Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

Versión para imprimir