Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 3 de 4 PrimerPrimer 1234 ÚltimoÚltimo
Resultados 41 al 60 de 73

Tema: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolicismo

  1. #41
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    La inhibición eclesiástica en España

    40

    Revista FUERZA NUEVA, nº 505, 11-Sept-1976

    ENTRE EL DESGOBIERNO Y LA DIMISIÓN

    (...) La inhibición eclesiástica en España

    El avance arrollador del marxismo y devastador de la civilización occidental y cristiana, obra de “los cosacos”, como previó nuestro Donoso Cortés en el siglo XIX y predijo León Bloy en el XX, nos lo traen esos caballos de Troya que son los cristianos (demócratas cristianos o liberales) que, merced al desgobierno y dimisión del Magisterio de la Iglesia, introducen el comunismo en España. El Papa, el nuncio apostólico, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Tarancón, consienten que ciertos exponentes católicos, que incluso ocupan cargos en organizaciones eclesiásticas pontificias, como la Comisión Justicia y Paz (Ruiz-Giménez) , o que declaran que la suya es una política “de inspiración cristiana”, contribuyen por inhibición a que “los cosacos”, los comunistas, cobren en nuestra Patria una fuerza que no tienen por qué cobrar.

    Y el Papa, su nuncio apostólico y el arzobispo de Madrid, cardenal Tarancón, consienten que en la capital de España haya algún párroco, como don Mariano Gamo, que se declara comunista; que haya parroquias, como la de Jesús Divino Obrero, que están dispuestas a prestar sus locales para mítines procomunistas; que haya parroquias donde evangelizan sacerdotes, como el padre Díez Alegría o el jesuita Llanos, que no tienen empacho en declarar que han hecho la opción marxista. Y hacemos gracia al lector de los casos de Barcelona, Vich, Málaga, etc., donde ocurren cosas similares a ciencia y condescendencia de la Nunciatura Apostólica, que tiene perfectamente informado al Papa de lo que acontece en España. (…)

    Eulogio RAMÍREZ

    Última edición por ALACRAN; 08/12/2021 a las 13:51
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #42
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic


    40


    Revista FUERZA NUEVA, nº 505, 11-Sept-1976

    Previsible

    Mientras tanto va monseñor Tarancón y declara, respecto a la negociación del Concordato, que la Iglesia está dispuesta a renunciar a todos los privilegios, pero que “no pueden ser tomados por privilegios los que no son más que derechos”.

    ¡Ay, si el Estado hubiera dicho lo mismo!

    Juan NUEVO



    Última edición por ALACRAN; 08/12/2021 a las 14:09
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #43
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    Ante la permisión de pornografía en kioskos, carta al entonces responsable, el ministro sr. Reguera:

    42

    Revista FUERZA NUEVA, nº 508, 2-Oct-1976

    CARTA ABIERTA A UN MINISTRO DEMÓCRATA CRISTIANO

    DICEN que el ministro de Información y Turismo es de ideología demócrata cristiana. Si es así, habrá que creerlo con fe. Ya que fe es creer lo que no vemos. Porque desde que la democracia cristiana que ese ministro representa, que por otra parte nos aseguran es la más conservadora de las múltiples que parecen existir, ha asumido la responsabilidad de nuestros periódicos y revistas, la pornografía se ha adueñado de las publicaciones españolas hasta extremos verdaderamente repugnantes.

    La exhibición de carne de las portadas de nuestras revistas asombrará hoy a un suizo o a un belga, que no están acostumbrados a ser asaltados desde las estanterías de los kioscos de sus patrias respectivas por esa feria del sexo agresivo y descarado que hoy padecemos los españoles de todas las edades.

    ***
    No se trata de que en Bélgica o en Suiza no puedan adquirirse revistas como éstas o aún peores. Desgraciadamente para ellos también gozan allí de esa «libertad». Pero por lo menos tienen el pudor de no exhibirlas con la desvergüenza con que aquí se hace. Y evitan el lamentable espectáculo de esos grupos de niños que hoy vemos ante cualquier puesto de venta de revistas, cometiendo tal vez su primer pecado, por la tolerancia de un ministro que dicen es demócrata cristiano.

    Yo no sé si eso podrá ser democracia. Si lo fuera, realmente vivíamos mejor en España sin ella. Pero de lo que sí estoy cierto, y a ver si algún obispo progresista me desmiente, es de que eso no es cristiano. Más aún. Que eso es radicalmente anticristiano. ¿O es que el ministro no oyó nunca lo de que «a quien escandalice a uno de esos pequeños, más le valía que le ataran una piedra de molino al cuello y lo arrojaran al fondo del mar»?

    Pudiera ser que el ministro de Información y Turismo, inmerso en altas preocupaciones de reformas constitucionales y de gobierno de un país que de la noche a la mañana parece resultar ingobernable, no se hubiera dado cuenta de lo que son hoy nuestras revistas. Tal vez no se acerque nunca a un kiosco y no haya visto la basura que hoy pueden adquirir nuestros hijos al precio de un helado. Por eso yo rogaría que si alguien tiene acceso a él le hiciera esta protesta mía que estimo compartirán multitud de padres españoles porque si no la compartieran verdaderamente podríamos decir: ¡pobre España ¡

    ***
    Y sería conveniente que quedara constancia pública de que el ministro de Información ya estaba informado, pues así los católicos españoles podríamos saber con toda seguridad a qué atenernos. Que sería, entre otras cosas:

    • Que el ministro de Información y Turismo, demócrata cristiano según dicen, no es sólo responsable objetivo y tal vez subjetivo de las ocasiones de pecado próximas a que se está sometiendo a nuestros hijos, sino responsable total por omisión. La piedra de molino...

    • Que el ministro de Información y Turismo, demócrata cristiano según dicen, es responsable asimismo del escándalo que también produce al llamarse cristiano y permitir como gobernante con ese apellido una política, en materia propia de su competencia, totalmente anticristiana. La piedra de molino...

    • Que el ministro de Información y Turismo, demócrata cristiano según dicen, es también responsable de hacer todo lo contrario de lo que los padres católicos españoles quieren o deben querer. Como para que después venga a pedirnos nuestros votos, solo o en compañía de algún obispo.

    • Que la democracia cristiana, de la que dicen forma parte ese ministro, y de la que dicen también que es la más conservadora de todas las existentes, pues alguna está incluso colaborando con el comunismo, de cesión en cesión y de debilidad en debilidad nos llevará, como a Italia, al divorcio, al aborto, al comunismo y a todo lo que rechazan los católicos y la Santa Madre Iglesia. También como para que nos pida después los votos, ella sola o respaldada por la misma Conferencia Episcopal.

    ***
    Cuando se plantea una batalla con el propósito de defender solamente la última trinchera, esa batalla está perdida de antemano. Son ya muchas, no las conquistadas por el enemigo, sino las entregadas con cobardía y vileza. Hoy se nos plantea la de la pornografía, y los católicos españoles debemos defenderla. Con el ministro o contra el ministro. Pero en el convencimiento de que si tuviera que ser contra él, su nombre y el de sus amigos debería ser recordado siempre para saber con quién nunca podríamos colaborar, si no queremos terminar llorando como mujeres lo que como hombres no supimos defender.

    Francisco José FERNANDEZ DE LA CIGOÑA

    Última edición por ALACRAN; 16/12/2021 a las 14:16
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #44
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    "Discriminación"

    43

    Revista FUERZA NUEVA, nº 508, 2-Oct-1976

    La discriminación

    (...) Es asombrosa la discriminación entre muertos que está haciendo la izquierda española, incluidos obispos. En esta España en que a los muertos se les respetaba, un muerto fortuito en lucha por imponerse “ellos” en la calle, trae consigo funerales y manifestaciones con intencionadas homilías de seudointelectuales y dudosamente cristianos obispos católicos...; y (otros) muertos por la espalda, sin juicio, sin defensa, sin siquiera preselección, se quedan sin obispales homilías. Que Dios se lo demande, pues dicen representarle. (...)

    Eulogio RAMÍREZ

    Última edición por ALACRAN; 16/12/2021 a las 14:16
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  5. #45
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    Sofismas episcopales sobre socialismos buenos y capitalismos malos

    44

    Revista FUERZA NUEVA, nº 508, 2-Oct-1976

    HACERNOS SOCIALISTAS

    (…) Aberración de los obispos y teólogos.

    Los obispos catalanes y algunos otros obispos y teólogos españoles (como Setién, Palenzuela, Belda, Cardedal, Alberdi, Sebastián, Martín Velasco, González Ruiz, etc.) aplican el ideal cristiano a la realidad de los Estados liberal-capitalistas y los encuentran abominables y estructuralmente condenables. Esos mismos obispos y teólogos aplican el mismo ideal cristiano al ideal de los Estados socialistas, encontrándolo convergente con el cristianismo. Pero ese proceder no es correcto: los Estados socialistas reales son todavía más condenables que los Estados capitalistas, como acaba de poner de manifiesto en “La tentation totalitaire” el profesor y periodista francés Jean François Revel, no obstante haberse declarado marxista recientemente para “Mundo Diario” de Barcelona. (…)

    Correcto enjuiciamiento del liberalismo y del socialismo

    Cuando los cristianos, obispos, teólogos o simples fieles seglares pretendan enjuiciar el socialismo y parangonarlo con el capitalismo no es lógico ni es lícito que apliquen el ideal cristiano al ideal socialista y a la realidad capitalista. Lo lógico y lo lícito es juzgar por igual el ideal socialista y el ideal capitalista (política, social, económica y culturalmente) a la luz del ideal cristiano. Sólo entonces se puede apreciar cuál de los dos ideales es mejor, desde el punto de vista cristiano, si el ideal de la sociedad liberal-capitalista o el ideal de la sociedad marxista. Después, lo más importante, si no se quiere hacer moralismo, es enjuiciar con criteriología cristiana igualmente la realidad de la sociedad basada en el liberalismo (democracia parlamentaria en lo político y capitalismo privado o economía de mercado libre en lo económico) y, al mismo tiempo, la realidad de la sociedad basada en los postulados del socialismo marxista (dictadura del proletariado en lo político y economía colectivizada). Prevengo contra el moralismo, porque hay obispos y teólogos que, a veces, pretenden ignorar lo que la ciencia indiscutible nos enseña que no puede exigir la moral.

    El socialismo científico es intrínsecamente perverso

    Solo cuando hacemos esta doble operación llegamos a la conclusión a que llego el Magisterio oficial de la Iglesia con Pío XI, aunque ahora renieguen de ella algunos obispos y teólogos en España: que el socialismo científico, es decir, “el comunismo es intrínsecamente perverso”, estructuralmente perverso, cosa que no acontece con la sociedad liberal, que es no más que una secularización del cristianismo.

    Es repudiable el “socialismo científico” desde el punto de vista cristiano, y desde el simple punto de vista político, económico y, por supuesto, moral. Pero es recusable igualmente desde el punto de vista racional y lógico, puesto que, en virtud de su dialéctica y su praxis, que lo hacen incognoscible, indefinible y contradictorio, pueden esperarse de él las mayores tropelías políticas, los mayores absurdos económicos y las más inesperadas e inhumanas aberraciones morales. (…)

    Eulogio RAMÍREZ



    Última edición por ALACRAN; 16/12/2021 a las 14:20
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  6. #46
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    "¿De una vez, señores obispos? ¿somos cristianos o socialistas?"



    Revista FUERZA NUEVA, nº 509, 9-Oct-1976

    ¿DE UNA VEZ, SEÑORES OBISPOS? ¿SOMOS CRISTIANOS O SOCIALISTAS?

    Algunas voces episcopales siguen confundiendo.

    Solo la Iglesia descubre el error anticristiano del socialismo.

    No es raro que la intervención del magisterio eclesiástico, al condenar errores insidiosos, hasta entonces inconsistentes o mal definidos, acabe en este resultado paradójico de revelarlos, por así decir, a ellos mismos, al tiempo que el magisterio eclesiástico los revela a los otros. No se trataba más que de un estado de espíritu, de un conjunto de tendencias sin aparente conexión... Entonces la Iglesia se pronuncia: mientras que los heresiarcas protestan de su pureza de intención, se lamentan de ser incomprendidos, declaran que sus concepciones son envaradas y tergiversadas, al imponerles una forma sistemática que ellos jamás imaginaron, la Iglesia extrae, bajo las fórmulas anodinas o equivocas, aun bajo las conclusiones materialmente aceptables, el principio secreto que las anima y que las vicia. No es siempre, pues, en los fautores de opiniones heterodoxas donde se encuentra la exposición más penetrante y más profundamente auténtica de estas opiniones, cuyo alcance y cuyas insuficiencias teológicas se les escapan a menudo; a veces, el error no recibe su fórmula perfecta y definitiva más que en el texto en que la Iglesia lo condena”.

    “Tal es seguramente el caso del socialismo. Los mismos socialistas deben renunciar a entenderse sobre la definición de su doctrina. Ignorando el sentido profundo y la naturaleza teológica del socialismo, los socialistas se contentan con saludar y describir los aspectos más cautivadores del socialismo, para seducir a la clientela del día. Solamente la Iglesia, divinamente asistida y rica de una memoria milenaria, descubre bajo la catadura cambiante del socialismo el error profundamente anticristiano que lo constituye esencialmente”.

    La cita es larga, pero digna de ser reproducida no sólo por la autoridad del “Dictionnaire de Théologie Catholique", Vacant, de la que está tomada, sino por su rabiosa, increíble actualidad. Porque, como hacía patente no hace mucho el profesor Alessandrini en “L’Osservatore della Domenica” (que él dirige, no sin el consentimiento y la orientación expresa de Pablo VI y de su Secretaría de Estado), hasta ahora, oficialmente, sobre el socialismo, el Magisterio oficial de la Iglesia sólo ha sentenciado de esta guisa: “El socialismo… se funda sobre una doctrina de la sociedad humana propia suya, opuesta al verdadero cristianismo. Socialismo religioso, socialismo cristiano, implican términos contradictorios: nadie puede ser a la vez buen católico y verdadero socialista… Considérese como doctrina, como hecho histórico o como “acción social”, el socialismo, si sigue siendo verdadero socialismo, aun después de haber cedido a la verdad y la justicia en los puntos indicados, es incompatible con los dogmas de la Iglesia católica, puesto que concibe la sociedad de una manera sumamente opuesta a la verdad cristiana”. (Pío XI, “Quadragesimmo Anno”, 120, 117, BAC, págs 751 y 752. Los subrayados son nuestros).

    “La Verdad” de Pamplona, contra los Papas

    No obstante, José María Osés, en “La Verdad”, órgano oficial del Arzobispado de Pamplona, sostiene la tesis contraria a ésta del Papa Pío XI. La cosa no tendría mayor importancia si Osés fuese comunista o adherido a cualquier otro de los socialismos posibles, camuflados o proteicos. Pero es importante que esa tesis sea sostenida por quién, como Osés, es sacerdote y es profesor de cursos y cursillos sobre esta materia impartidos oficialmente en el seno de la Iglesia y, sobre todo, secretario de la Comisión Episcopal para el Apostolado Social (obrero). Y tiene especial significación por otra razón accesoria; los pronunciamientos de Osés se producen después de haber yo señalado que las “Orientaciones cristianas sobre participación política y social”, dadas por la Comisión Episcopal de la que Osés es secretario, no orientan a los españoles sobre la cuestión más importante y grave hoy: ¿puede un católico en España colaborar de alguna manera con el comunismo? ¿Puede un católico ser comunista, teniendo en cuenta que el comunismo es el objetivo último de los “socialistas científicos”?

    El episcopado español no quiere orientarnos

    Explícita o Implícitamente, yo he formulado estas cuestiones en FUERZA NUEVA (31-VII-76)
    http://hispanismo.org/crisis-de-la-iglesia/28387-tarancon-y-su-iglesia-en-la-transicion-al-servicio-de-los-enemigos-del-catolicismo-2.html#post175427postulando: “Los obispos españoles debían pronunciar ese “juicio moral” sobre la colaboración católico-comunista, tanto más cuanto que repetidamente han esgrimido ese derecho-deber de pronunciar el “juicio moral” sobre la vida pública en la última época de Franco”. Y yo mismo soy el periodista a que innominadamente se refiere Osés en “La Verdad” y que interpeló a monseñor Yanes en la presentación a la prensa de las susodichas “Orientaciones”, en la que Osés estuvo presente.

    Es falsa la afirmación de Osés en el sentido de que yo “le pedía una condenación taxativa del Partido Comunista u otro de los partidos marxistas”. Aunque los católicos tenemos derecho a pedírsela a nuestros obispos, lo que yo pedía es que la Jerarquía eclesiástica española nos orientara en esta materia. ¿O es que hemos de creer los católicos que el Episcopado español, sobre la colaboración católico-comunista, no se halla en comunión con Pablo VI y con los obispos italianos, que acaban de condenar, teórica y prácticamente, la colaboración de los católicos con los comunistas?, interrogaba yo a monseñor Yanes.

    Pero el secretario de la CEASO quiere desorientarnos

    Los obispos españoles competentes (la Comisión para el Apostolado Social, respaldada por la Comisión Permanente del Episcopado) no han querido responder oficialmente a este requerimiento mío, a pesar de que, como yo hice constar al secretario de la Conferencia Episcopal Española (a monseñor Yanes), era notorio el hecho de que en España muchos católicos, incluso con mandato episcopal (como es el caso del profesor Ruiz-Giménez), están colaborando con los comunistas en organizaciones políticas subversivas (como la Platajunta), en el Partido Comunista, en el PSOE, en la UGT, en CC.OO, y en otros sindicatos marxistas.

    Y para llenar esta laguna la falta de orientación, escribe Osés en “La Verdad” de Pamplona, como respondería un marxista.

    Nuestra Jerarquía católica quiere hacer olvidar la realeza de Cristo

    José María Osés sostiene, en efecto, que “se podría pertenecer a un partido comunista por razones éticas o de eficacia… A la política no se deben llevar las religiones, la creencia”. La tradicional e imperativa incitación homologada por el Vaticano II en el sentido de “instaurar todas las cosas en Jesucristo, las que están en el cielo y las que están en la tierra” (el Vaticano II proclama la realeza de Cristo en su constitución dogmática “Lumen Gentium”, induciéndonos a trabajar por ella), es olvidada o desdeñada por Osés y silenciada por nuestros obispos en sus “Orientaciones cristianas sobre la participación política y social” de 9 de julio pasado, lo mismo que prescindan de esa realeza y de esa soberanía de Dios sobre lo político, en su comunicado oficial de la reunión permanente del 25 de septiembre último.

    Soberanía popular sumisa a la soberanía divina

    Nuestros obispos, ahora, “hacen un llamamiento a la conciencia de los ciudadanos”, para que se forje un clima “que haga posible y efectivo el ejercicio de la soberanía popular”… “de suerte que quede garantizada la absoluta igualdad de oportunidades a todos los grupos participantes”, sin que los obispos, ni en julio ni en septiembre, manifiesten explícitamente que, según la teología y la filosofía políticas católicas y según el derecho público cristiano, la “Pacem in Terris” y la “Gaudium et Spes”, bien considerado el asunto, la soberanía popular sólo es lícita cuando se ejerce en los términos y bajo la soberanía de Dios, es decir, de la ley moral o natural, conforme a justicia, a libertad, a verdad y caridad objetivas, diría Juan XXIII. Aceptar la soberanía popular sin cortapisas, sin respeto a la moralidad, es tanto como renegar de la divina Revelación. Y dar “igualdad de oportunidades” a las asociaciones marxistas que la Iglesia continúa considerando “intrínsecamente perversas” (según el dictamen de Pío XI), no prohibir la colaboración de los católicos con ellas (como lo ha prohibido la Iglesia en Italia), es en algún modo apartarse realmente de la comunión con Pablo VI y con el episcopado italiano.

    Cuando los clérigos están contra Dios

    Cuando vemos que nuestros obispos no nos orientan de tal manera que podamos, como quería Jesucristo, “vivir en el mundo, sin salirnos del mundo, pero preservados del mal” y cuando observamos que el sacerdote y secretario de la Comisión Episcopal para el Apostolado Social, José María Osés, nos induce a poner entre paréntesis nuestra fe, a renegar de Cristo tácitamente ante los hombres que hacen la política socialista y comunista, entrando a colaborar con ellos en la praxis que, hasta ahora, indefectiblemente, hace a los hombres marxistas (como a los sacerdotes, religiosos y militantes de organizaciones de apostolado obrero conocidas), es menester volver al Evangelio, a la divina Revelación directamente. No sin razón, el teólogo de la Comisión Internacional que asesora al Vaticano Louis Bouyer ha escrito un libro demostrativo de “La descomposición del catolicismo” y otro más reciente (de 1975) mostrando cómo están “Los religiosos y clérigos contra Dios”, sin excluir obispos.

    Necesitamos palabras de vida eterna

    (…) El hombre que busca a Dios necesita “palabras de vida eterna”, como decía San Pedro a Jesús. Y como uno se acerca a los comunicados de los obispos españoles que se reúnen en Comisión Permanente o en Comisión Episcopal para el Apostolado Social (presididos sea por el cardenal Tarancón, sea por monseñor Díaz Merchán) y sólo encuentra en esos comunicados palabras de vida temporal, recetas políticas, sociales y económicas, palabras de hombres que carecen de especial preparación y de experiencia políticas y desprovistos de carismas políticos, uno se ve obligado a apelar a la divina Revelación. (…)

    Las comisiones de obispos me dan “palabras de vida temporal”

    Los obispos me hablan de cómo debo yo adaptarme al “orden” que nos impone en España hoy la ideología atea del liberalismo. Los mensajes de Osés me inducen a actuar coadyuvando al advenimiento de la sociedad socialista, camino de la comunista. ¡Qué extraño, qué decepcionante este hecho de que mis obispos me prediquen el liberalismo, condenado por los papas, hasta Pablo VI inclusive en la “Octogesima Adveniens”, al paso que el sacerdote secretario de la CEASO, supliendo o prolongando a los obispos que lo han comisionado, me predique el socialismo y ninguno de los ministros de Cristo me predique ya el cristianismo! En España, los obispos más evolucionados o progresistas predican abierta o solapadamente el socialismo (los de la CEASO y los catalanes). Los menos evolucionados predican al liberalismo (los de la Comisión Permanente en general y quienes los eligieron). Y los nada evolucionados, los tradicionales (la minoría) continúan predicando sólo el cristianismo, como San Pablo. “Ningún militante de Dios se implica en asuntos temporales”, según este Apóstol.

    Vanas falacias humanas y mundanas

    (…) El mensaje de nuestros obispos y de Osés pone entre paréntesis a Dios y nos induce no a morir para el mundo, sino a trabajar conjuntamente con los ateos liberalista y socialistas, para construir un nuevo paraíso terrenal, una nueva torre de Babel.

    El católico abomina lo peor, que es el socialismo real

    La predicación de estos hombres de Iglesia, hoy, pretende que coadyuvemos con los infieles (contra el precepto de San Pablo a los corintios), conforme a los dictados de “la soberanía popular” y haciendo caso omiso de la “soberanía de Dios”, de la Ley de Dios (natural o revelada). Según estos mensajes, habría que adaptarse al mundo en que vivimos, un mundo no de inspiración cristiana, sino de inspiración liberalista (naturalista y racionalista atea, según León XIII en la “Libertas”) o de inspiración atea marxista (según Pío XI en la “Divini Redemptoris” y en la “Quadragessimo Anno”).

    Hay dos clases de liberalismo, de socialismo y de comunismo: el platónico, el idealizado, el que está escrito en los libros de utopistas o de pícaros; y el realizado histórica y realmente por los liberalistas, por los socialistas y por los comunistas. Entrambos los hemos conocido “realizar” en España y son a cuál más abominables. El socialismo realizado por los socialistas hay que conocerlo en sus testigos (Milovan Djilas en “La sociedad imperfecta”, etc.; Soljenitsin en “Carta a los dirigentes de la Unión Soviética”, “Archipiélago Gulag” etc. El socialismo es lo peor: la ausencia de Dios. El católico no quiere lo peor, quiere un mundo y una sociedad con Dios.


    Eulogio RAMÍREZ


    Última edición por ALACRAN; 20/12/2021 a las 14:28
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  7. #47
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    "Silencios"

    Revista FUERZA NUEVA, nº 510, 16-Oct-1976

    Silencios

    Fue el cardenal Wyszynski, primado de Polonia, el primero que tuvo el acierto y el valor de proclamar que, además de una “Iglesia del silencio”, como se llamaba entonces a la que sufría persecución bajo la tiranía comunista, había una “Iglesia de los sordos”, compuesta por los católicos de Occidente, seglares o eclesiásticos, que no querían oír los gritos de los mártires de la persecución roja, para que no sufriera entorpecimiento su política de buena amistad con los verdugos.

    Mucho se ha movido la Iglesia desde entonces, y no en el sentido que la denuncia del cardenal Wyszynski exigía. Ya ni siquiera se habla de la “Iglesia del silencio”. Puede que, por rutina, aún esté inserto el día dedicado a ella en los calendarios litúrgicos: ¿pero en qué iglesia, en qué pastoral, en qué homilía de los obispos o del Vaticano se rinde homenaje a los perseguidos o se condena a los perseguidores? Por el contrario, se ha visto a la Iglesia colaborar con los comunistas para facilitar la persecución, como en el caso del cardenal Mindszenty, al que se obligó por la obediencia a abandonar la sede episcopal que los enemigos de Dios no consiguieron que lo hiciera ni por el martirio ni por la amenaza.

    La “Iglesia del silencio” ha desaparecido silenciada en una voltereta pirandelliana. Y la “Iglesia de los sordos” se ha convertido en una “Iglesia de los voceras” que intenta ahogar los gritos de los perseguidos, tapándolos con el insulto y el desprecio. Hoy, para cierta Iglesia, el mártir, el que ose ser mártir es un retrógrado, un inmovilista, un enemigo de la adaptación del catolicismo a las exigencias de los tiempos. ¿A quién se le ocurre dar ocasión a que el verdugo le mate? Que se acaben los hombres capaces de morir por Cristo y verán que pronto se acaban los perseguidores...

    Juan NUEVO


    Última edición por ALACRAN; 23/12/2021 a las 14:03
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  8. #48
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    "Monseñor Lefebvre y otros monseñores"

    47

    Revista FUERZA NUEVA, nº 511, 23-Oct-1976

    Monseñor Lefebvre y otros monseñores

    Aunque no lo queramos confesar, muchos españoles sentimos simpatía por monseñor Lefebvre, no sólo por su postura tradicional, que tiene su indudable atractivo litúrgico y religioso, sino comparándolo con los monseñores que padecemos aquí, salvo honrosísimas excepciones, de las que, por extraña casualidad, no aparecen ahora en TVE ni la prensa de carril.

    Estos monseñores ocupados en la democracia y en la “justicia social”, en vez de limitarse a cumplir y predicar los Evangelios, parecen más bien ejecutivos de empresa o directores de cualquier partido político. Hasta su léxico ha cambiado. Difícilmente con su aspecto y sus expresiones pueden despertar sentimientos piadosos o religiosos al mejor dispuesto. Para poder significarse como “padres”, es preciso poseer ese aspecto pastoral y bondadoso que produce sensación de santidad y hace suponer el despegue a los bienes y poderes temporales.

    Estos monseñores parece que olvidan que, a partir de los años 40, impusieron en España una durísima censura relativa a todo lo relacionado con el sexto mandamiento. Entonces la moralidad se medía escrupulosamente en centímetros de falda o escote, y el no portar medias podría suponer el veto a la entrada de los templos. Ahora todo está permitido o, por lo menos, tolerado. En mi opinión, igual que “se pasaron” antes, se están extralimitando ahora. No es admisible que las modas influyan de esta manera en las directrices de la Iglesia, institución secular, ajena a los bandazos de los criterios personales y oportunistas.

    Por último, estos monseñores olvidan que no sólo deben al Generalísimo Franco el poder seguir ejerciendo su ministerio, sino que más de uno de ellos, de no ser por el Caudillo de la Cruzada, hubiera sido asesinados por las hordas marxistas. Sin embargo, ahora la califican de “guerra civil”, simple engañosamente. No en vano fue reconocida como Cruzada defensora de la Cristiandad por el Vaticano y las Conferencias Episcopales del universo.

    Para mayor abundamiento, no podemos los católicos auténticos consentir que esos monseñores cedan los lugares sagrados, o consientan sean cedidos, a organizaciones contrarias al cristianismo y no para celebrar actos religiosos, sino para huir de la justicia y preparar la subversión, el separatismo y el terrorismo.

    No, monseñores, seamos claros. No se puede jugar con la credibilidad de los pobres feligreses: dureza para unos y contubernios y tolerancias para los auténticos enemigos de la Iglesia y la Patria. Esto, monseñores, es o culpable o suicida. Elija cada uno el calificativo que le cuadre.

    Cierto sacerdote admitía que actualmente existe escándalo pero que podía ser constructivo. Yo creo que difícilmente puedan ser edificantes esas conductas y los atuendos, por llamarlos de alguna manera, de algunos sacerdotes, con celebraciones que más se acercan al folklore que a la liturgia que nos enseñaron nuestros mayores.

    M. S.




    Última edición por ALACRAN; 29/12/2021 a las 13:25
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  9. #49
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    Sobre un documento episcopal del infame dúo donostiarra Argaya-Setién

    48



    Revista FUERZA NUEVA, nº 511, 23-Oct-1976

    La autoridad diocesana donostiarra, ¿apoya el terrorismo vasco?

    Hemos consignado la idea contenida en el encabezamiento de estas líneas con interrogante, pero también pensamos que no faltaríamos a la verdad si la formuláramos en sentido sencillamente afirmativo: La autoridad diocesana donostiarra apoya el terrorismo vasco.

    Así la frase resulta en verdad terrible, espantosa, escalofriante. (…) El hecho resulta inconcebiblemente horrendo. Pero ahí están las tristísimas, las monstruosas realidades que lo prueban.

    Una de ellas la aducimos a continuación: es un documento emanado del Secretariado Diocesano de San Sebastián. Fue distribuido su texto -provisto del sello del obispado- en los templos de la diócesis el pasado mes de junio (1976), a la salida de las misas de algunos domingos y también fue leído en muchas misas dominicales.

    Su mismo título ya insinúa el carácter tendencioso, opuesto al poder público y condenatorio suyo, del documento, que va encabezado así: "Ante el sufrimiento de un pueblo". Como era de esperar y de temer, claro está que este escrito, aunque no descaradamente pero sí entre líneas e implícitamente, carga la culpa de cuantas anomalías ocurren en el País Vasco -incluso las horrendas matanzas perpetradas por los terroristas de ETA- al actual régimen.

    Estos criminales, a la luz de este documento diocesano donostiarra, no tienen nada de delincuentes ni asesinos, sino que constituyen la necesaria e inevitable "consecuencia de la inicua opresión a que el Gobierno de la Nación tiene sometido al pueblo vascongado".

    Es inconcebible el grado de apasionamiento político que se ha apoderado de una parte considerable del clero guipuzcoano, bajo cuya constante presión actúa la jerarquía diocesana, que no es sino un juguete de esos grupos de acción. (…)

    Sobre el documento distribuido y leído en la mayoría de los templos de Guipúzcoa el pasado mes de junio, de su carácter oficial no cabe dudar, ya que aparece publicado en el número del Boletín del Obispado correspondiente al mes de julio. Refleja, por tanto, el pensamiento de la jerarquía eclesiástica diocesana.

    Transcribimos a continuación sus pasajes principales, donde encontrará el lector los siguientes aspectos y hechos:

    1º Cómo no condena jamás, expresa y directamente, los crímenes y asesinatos cometidos por los terroristas de ETA, a los que no considera en sí mismos, en su propio ser criminal y terrorista: criterio del todo opuesto al Derecho Natural y al Evangelio.

    2º Cómo condena y reprueba las intervenciones armadas de los agentes de la ley, como si fuesen auténticos crímenes: criterio también del todo opuesto al Derecho Natural y al Evangelio.

    3º Cómo jamás culpa a los a los terroristas de ETA y a los crímenes y desmanes por ellos perpetrados, así como al programa subversivo que tratan de implantar mediante el pánico y la violencia, "la situación actual de inquietud y zozobra en que vive, en grandes sectores el pueblo guipuzcoano".

    4º Cómo -entre líneas e implícitamente- culpa al poder público de la nación de la situación de "sufrimiento del pueblo vasco".

    5º Cómo omite sistemáticamente toda palabra y todo concepto que signifique acatamiento, ayuda a la autoridad civil, colaboración cívica con ella y a ella, a fin de asistirle en la solución de los problemas, como es obligación primaria de todo ciudadano, según el Derecho Natural y el Evangelio. (…)

    De S.I.R. (Nº 20)



    Última edición por ALACRAN; 29/12/2021 a las 13:34
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  10. #50
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    "¿Descatolizamos España?"

    48



    Revista FUERZA NUEVA, nº 512, 30-Oct-1976

    A Pablo VI

    ¿DESCATOLIZAMOS ESPAÑA?

    Santo Padre: Es obvio que no se evangeliza, que no se puede evangelizar monologando; que si el Apóstol tiene que decir las primeras palabras, es el infiel, es el proselitismo o catecúmeno y es, incluso, el creyente quienes tienen que decir las segundas palabras, aun cuando deba pronunciar las últimas aquel que haya recibido de Dios el poder de gobernar la Iglesia, a la cual “le faltaría algo importante si le faltase su propia opinión pública”, como ya nos enseñó Pío XII en 1950, dirigiéndose especialmente a nosotros los periodistas.

    No quieren los gobernantes de la Iglesia que haya canales eclesiales ni áreas de encuentro orgánico, canónico, regular y estable donde los gobernados (los seglares) podamos dialogar con sus gobernantes y substanciar sus diferencias. Ni siquiera responden adecuadamente a los obispos, la curia, la Secretaría de Estado vaticanas a las cuestiones que, por carta, planteamos los fieles a nuestros pastores. Entonces es necesario que, a las invitaciones, incitaciones, “cartas cristianas”, notas pastorales, homilías, discursos etc., de nuestros gobernantes eclesiásticos, demos los católicos de a pie la debida respuesta, siquiera sea recurriendo a la prensa privada. (…)

    ¿Es que la jerarquía de la Iglesia lo que pretende es descatolizar España, desespañolizarla?

    Para el obispo de Huesca la Iglesia Católica ya no tiene la verdad revelada

    Leísmos, Santo Padre, en “La Vanguardia” (13-VIII-76), el diario de más circulación en España a lo que creo, que el obispo don Javier Osés ha declarado: “Esta filosofía (que marcó en su día la elaboración del Concordato) no está vigente. Las líneas que informan el Concordato de 1953 están formuladas partiendo de que la Iglesia católica tiene la verdad, toda la verdad dada por Jesucristo, y el Estado, un Estado que se crea fiel a sí mismo, debe apoyar a la Iglesia, defenderla y promoverla. De aquí venía esta ayuda del Estado a la Iglesia -dentro de la filosofía de la que hablo- y, a su vez, la Iglesia servía de aglutinante para realizar esa unidad también entre los ciudadanos. Y esto ha sido lo que hemos llamado “nacionalcatolicismo”. Filosofía ésta que hoy no se encuentra vigente y que es radicalmente distinta las perspectivas alumbradas en el Concilio Vaticano II”.

    Si la Iglesia pacta con el Estado, pierde su identidad, según este obispo

    El periodista interrogaba a monseñor Osés acerca de la fórmula inventada por Montalembert, practicada por Cavour, desautorizada por la Santa Sede y que por ello hubo de retractar el conde de Montalembert, por liberal y realmente opresiva de la Iglesia:

    - “El señor Areilza hablaba de una Iglesia libre y un Estado libre que deben pactar una mutua concordia de intereses para las relaciones del futuro. ¿Podrían ser éstas, bases del nuevo convenio Iglesia Estado, en el caso de que lo haya?”

    Y a esto responde el prelado de la diócesis de Huesca:

    -Considero una seria objeción el que la Iglesia se ponga en trance de pactar, porque no veo claro cómo conservar así su identidad de comunidad del espíritu; parece más una potestad… Pienso que el sistema concordatario corresponde a otra época precedente… y creo no tiene viabilidad. Hay que partir de ver cuál es hoy la función de un Estado moderno, que quiere ser plenamente democrático, y cuál la de una Iglesia que quiere ser fiel a su misión. Creo que el Estado, en cuanto Estado, no debe ser confesional. La Iglesia, hoy, y en el futuro todavía más, tendrá que realizar una política de acuerdo con su misión, defendiendo una opción de justicia, de libertad de liberación de la gente más oprimida”.

    Por una Iglesia sin vinculaciones sociológicas, angelical

    Este pensamiento y esta mentalidad parecen identificarse con los de los obispos Setién y Palenzuela (junto con los teólogos Alberdi, Belda, Cardedal, Martín Velasco y Sebastián que asesoran a la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española en sus “Afirmaciones para un tiempo de búsqueda”:

    Por todo ello es preciso reconocer la validez de los esfuerzos por independizar a la Iglesia de las vinculaciones sociológicas y políticas que la impiden realizarse a sí misma auténticamente como una comunidad. En España ha dominado una situación de excesiva identificación entre la Iglesia y las realidades sociológicas. El catolicismo era un elemento configurador del patrimonio cultural, de la identidad social y hasta del ordenamiento político. Esto ha traído un debilitamiento de los aspectos personales y libres de la fe. Las instituciones civiles tienden cada vez más a regirse por las convicciones racionales que son patrimonio común de la población. El sistema de “nacional- catolicismo” lleva sin remedio al empobrecimiento religioso de la Iglesia y al autoritarismo político. Los cristianos, al asumir sus compromisos civiles y políticos, deben hacerlo según su propia conciencia y bajo su personal responsabilidad. Es urgente sentar las bases para que los problemas políticos o jurídicos que se pueden plantear dentro de poco entre nosotros no se quieran resolver en el campo de los ordenamientos civiles por procedimientos y mucho menos por imposiciones religiosas” (1-VI-1976).

    La Iglesia cambia de visión, según el cardenal Tarancón, que se confiesa “ingenuo y complaciente con el mundo”

    Idéntica mentalidad parece compartir el cardenal Tarancón al enseñar:

    El Concilio Vaticano II ha replanteado muy seriamente las relaciones que la Iglesia ha de mantener con la sociedad civil. La misma visión que nos presenta de la Iglesia es muy distinta a la que teníamos hace algunos años. El documento sobre libertad religiosa plantea el problema cívico y jurídico-legal de la práctica de la religión en términos distintos a como lo planteaba hace cincuenta años el Derecho Público Eclesiástico. Si el hecho sociológico tenía antes una importancia decisiva, y lo considerábamos un gran bien porque facilitaba la práctica de la vida cristiana, es considerado más bien ahora por la otra vertiente: el obstáculo que puede representar para el compromiso personal. Si el recurso al poder era considerado antes como un bien, es temido ahora comúnmente porque oscurece la fuerza sobrenatural del Evangelio. Métodos y procedimientos justificados en otras épocas han perdido hoy su justificación y serían una auténtica rémora para que los hombres de la nueva generación se encontrasen con Cristo a través de las de la Iglesia” (27-VI-1976).

    El Concilio inició una renovación debida (sic) a que el mundo la deseaba de una manera extraordinaria (no se sabe bien si el cardenal ha querido decir “de vida” o “debido a”; en cualquier caso parece que interesa más destacar que “el mundo la deseaba” e interesa menos destacar que “Dios la deseaba”; es obvio que se está llevando a cabo como “la desea el mundo”, puesto que el mundo la alaba). “El gran problema de la Iglesia español es el pasar de una sociedad en la cual todos eran católicos por decreto a una sociedad pluralista también religiosamente. Yo no me considero político, ni me considero diplomático; al contrario, creo que soy ingenuo” (11- IX- 76).

    La Iglesia, en cuanto a confesionalismo, debe lavarse las manos

    Más explícito o, por lo menos, más concreto ha sido el profesor universitario, sacerdote y rector del CEU, Giménez y Martínez de Carvajal:

    A mi entender, debe desaparecer la norma concordada. Es decir, la Iglesia no deberá exigir al Estado que se declare confesional. El Estado quedará así libre para, según la voluntad del pueblo manifestada por medios auténticamente democráticos, modificar o no las actuales formas constitucionales sobre la confesionalidad. No creo que deba mantenerse una confesionalidad doctrinal basada en un juicio de valor. El Estado como tal no puede hacer una profesión de fe religiosa ni emitir un juicio valorativo de orden sobrenatural. Una confesionalidad puramente sociológica no sería contraria ni a las actuales exigencias del derecho internacional ni a la doctrina propugnada por el Concilio Vaticano II, siempre que se reconozca y respete el derecho a la libertad en materia religiosa a todos los ciudadanos y comunidades religiosas”.

    Sin embargo, en las actuales circunstancias españolas:

    Tal vez sería más oportuno establecer un régimen de no confesionalidad. En una sociedad pluralista como la actual no puede invocarse la obligación que tendría el Estado que la representa de dar culto al Dios verdadero y de proteger a la religión revelada” (2-IX-1976).

    ¿Debemos obedecer a Pablo VI o a esos obispos y teólogos?

    Su Santidad que, como los obispos y Papas que nos precedieron, tanto viene recomendándonos “la fidelidad a las instituciones y tradiciones religiosas de la Iglesia en España (*) reserva de lo esencial” (cito de memoria) como nos decíais en la canonización reciente de Santa Teresa María Jornet, observaréis que las exhortaciones y pensamientos u opiniones de nuestros pastores de hoy no sólo son contrarios, aparentemente, al pensamiento de Su Santidad, de nuestros predecesores sino a lo establecido sino a lo establecido en Concilio Vaticano II e incluso contradictorios entre sí, como podría hacer patente a renglón seguido si esta carta no se hubiese ya hecho desmesuradamente larga.

    La confusión que estos contradictorios pensamientos crean en los fieles españoles sólo pueden ser dilucidados por aquel que, como el sucesor de Pedro, ha recibido de Dios el encargo de confirmar a sus a sus hermanos en la fe” y no con una breve homilía, sino con una encíclica. ¡La cosa no es para menos!

    Por eso apelo a Su Santidad para que nos saque de dudas y de perplejidades. Parece que tenemos derecho “los siervos de Dios” a que nos “parta el pan” aquel que, como Su Santidad, ha aceptado la función de padre y siervo de todos los católicos, antes de que se consume la descatolización de España, la fundamentación de su Constitución y de su vida pública (política, económica y social) en principios y postulados ateos, extraños a la historia y a las tradiciones de la Iglesia y del Estado en nuestra Patria.

    Devoto hijo de la Iglesia.

    Eulogio RAMÍREZ


    (*) COMENTARIO NUESTRO: Suponer que Pablo VI, por alguna afirmación contraria puntualísima y fuera de contexto, no simpatizaba con el "progresismo" de la jerarquía española es ridículo. En textos anteriores, el propio sr. Ramírez confesaba que “sobre la situación religiosa de España la Nunciatura Apostólica tiene perfectamente informado al Papa”. Sobre la postura cómplice de Pablo VI con los progresistas, pueden verse más arriba, los artículos (4) “El pontificado de Pablo VI y España” y (26) “Muertos sin corona” y otros numerosísimos textos. Y ello, sin entrar en textos concretos del Vaticano II (que silenciaba el sr. Ramírez), Gaudium et Spes, p. ej, que venían a decir lo mismo o daban pie a tales opiniones heterodoxas de obispos y teólogos españoles.
    Herejías y errores advertidos en la Gaudium et Spes (Vaticano II)
    .
    Última edición por ALACRAN; 29/12/2021 a las 17:10
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  11. #51
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    "Que el obispo los atienda en su palacio"

    49

    Revista FUERZA NUEVA, nº 513, 6-Nov-1976

    QUE EL OBISPO LOS ATIENDA EN SU PALACIO

    Esto piden en Las Palmas para los obreros en paro

    Con motivo del encierro en la catedral de Las Palmas de Gran Canaria de un grupo de obreros en paro -capitaneados, según parece, por un conocido activista que invitó recientemente a Marcelino Camacho-, la prensa de la capital isleña ha publicado varias cartas de ciudadanos que muestran su indignación ante este hecho ya tan manoseado de los encierros. De entre estas cartas hemos entresacado dos, publicadas en el diario “El Eco de Canarias”, y que, como se verá, se comentan por sí solas

    ***

    ENCIERRO EN LA CATEDRAL

    "Sr. Director de “El Eco de Canarias”:

    Verá usted: le voy a contar lo que me pasó el sábado. Soy viuda y tengo por costumbre ir por la tarde a la catedral a rezar. Como vivo en Vegueta, me cae cerca. Fui el sábado y me encontré con la verja trancada con una gruesa cadena y un candado. Detrás de la verja había un señor, muy amable, que me dijo que la catedral estaba cerrada y que no se podía entrar, y que si pertenecía a los parados o algo así, me pareció entender. Le dije que no, pero que quería entrar a rezar. Me dijo que no se podía entrar y que los obreros parados se habían encerrado para protestar porque no tienen que comer. Les dije que por qué no iban a Cáritas, pero el señor me hizo caso, y como no me dejaba entrar, me marché.

    Ya he oído por la radio y he leído en los periódicos que algunas veces los obreros se encierran en las iglesias, y la última vez era en la iglesia de San Agustín. A mí me duele que los obreros no tengan trabajo y no tengan que comer, pero me parece que no deberían encerrarse en las iglesias, que son para rezar, o por lo menos dejar entrar a los que vamos a ellas. Me duele porque soy viuda y también me veo muy apurada con la miseria de pensión que tengo.

    Al pasar por delante del palacio del obispo pensé que por qué el obispo no les permite a los obreros encerrarse en su palacio, que bien grande es. Así las iglesias quedarían para el culto divino y nadie se molestaría. Y el señor obispo podría albergar a los obreros en su palacio, atenderles bien, hablar con ellos y mandar que los atendiera Cáritas".

    Agustina PINO SUÁREZ RAMÍREZ


    ***

    AL SEÑOR OBISPO

    "Ya es hora de que las iglesias sólo sean el tabernáculo divino y no se conviertan en un tabernario.

    Es una pena que estas repetidas acciones de encerrarse un grupo de personas en los templos desvirtúen su única gran misión.

    Creo que el pueblo debe tener otros medios llamativos para reivindicar sus derechos.

    Entre otros, se me ocurre éste: dado que nuestro señor obispo se muestra generoso e incondicional con estas personas que atraviesan problemas socioeconómicos, permitiendo y consintiendo su permanencia en la casa de Dios -casa de oración-, interrumpiendo o alterando los cultos divinos, le sugiero que en lo sucesivo los acoja en su palacio episcopal, lugar que, modestamente, considero ideal, amplio y saludable, al no afectar a ningún acto litúrgico o al recogimiento de los feligreses, y donde igualmente se les puede ayudar a resolver sus problemas o facilitar sus gestiones oficiales y oficiosas.

    De esta manera nos demostrará, señor obispo, que su altruismo es de un verdadero padre que cuida a sus hijos".

    Un cristiano comprometido

    Última edición por ALACRAN; 07/01/2022 a las 17:38
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  12. #52
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    "La moral en huelga"

    50


    Revista FUERZA NUEVA, nº 514, 13-Nov-1976

    La moral, en huelga

    LO más sensacional de la huelga madrileña (una vez de carteros, otra de bomberos, otra de controladores, otra de empleados de los transportes, etc.) no es el grado de galvanización y de aterrorización conseguido sobre las masas trabajadoras por los líderes marxistas, por los burgueses marxistas que las vertebran y movilizan, con ser esta movilización de masas sensacional, puesto que en modo alguno puede ser ni espontánea ni improvisada, al ser tan masiva.

    Lo más sensacional, lo más grave, lo más importante es el silencio de Dios, de los vicarios de Dios, la huelga de los embajadores de Dios, del Papa, de los obispos y de los ministros de la palabra de Dios, en general, ante las huelgas.

    Los ministros de la palabra eterna de Dios (siempre actual) no nos enseñan la moral sobre la huelga; no pronuncian su «juicio moral» sobre las huelgas, cuando tantas palabras de vida temporal y tantos «juicios morales» ociosos pronuncian. Más todavía: los ministros del Señor de todos, a menudo, toman partido por los huelguistas, con perjuicio del bien común y de la mayoría del pueblo, sea dirigiendo huelgas, sea acogiendo a los huelguistas en aquellos inmuebles que Jesucristo quiso que fuesen no más que «casa de oración».

    ¿Qué pasa? ¿Han tomado partido claramente los ministros de Dios en favor de los huelguistas, sin saber si es justa su causa, de acuerdo con la doctrina moral que sobre ella enseñaba la Iglesia? El silencio de los clérigos respecto a las huelgas, ¿no es ya favorecer a uno de los partidos en liza?

    ¿No decía San Pablo a los tesalonicenses (y lo aceptan Marx, Lenin y la Constitución soviética) que aquel que no trabaje tampoco tiene derecho a comer, «que tampoco coma»?

    ¿Es lícito, es justo socialmente, negar a los conciudadanos el fruto de nuestro trabajo (sea como panaderos, sea como carteros, sea como autobuseros, etc.), cuando no renunciamos a seguir beneficiándonos del trabajo de los demás que no quieren o no pueden ir a la huelga?

    Dicen los comentaristas de prensa (aficionados o juristas) que en España no hay una verdadera legislación sobre la huelga. Pero ¿es que tampoco hay una moral? ¿Debemos ir a la huelga sin miramientos morales? Y cuando las «jerarquías inermes» (clérigos, moralistas, etc.) no ofician, ¿habrá que apelar a las armas para mantener el orden o conformarse con el desorden, con la injusticia social de las huelgas?

    Eulogio RAMÍREZ

    Última edición por ALACRAN; 07/01/2022 a las 17:42
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  13. #53
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    En el primer 20-N, niega Tarancón permiso para celebrar una misa al aire libre en la plaza de Oriente por las almas de Franco y José Antonio

    51

    Revista FUERZA NUEVA, nº 515, 20-Nov-1976

    Preces por un cardenal

    El arzobispo de Madrid, cardenal Enrique y Tarancón ha prohibido una misa por Franco que iban a ofrecer sus fieles (los de la Iglesia y de Franco). Tal desafuero ha producido indignación incluso en los católicos más comprensivos; pero, si bien se mira, nuestro prelado ha sido consecuente, porque si prohibió en su día (1973) la entrada de la Virgen de Fátima en Madrid, ¿íbamos a ser mejor tratados sus hijos? No importa que Su Eminencia haya tolerado o permitido otras misas donde el sacrilegio o la profanación han sido implícitos, como en la recientemente oficiada en la Ciudad Universitaria, con asistencia de elementos subversivos. A los desvíos y proclividades de nuestro pastor estamos acostumbrados (…)

    Por eso es mejor lo que ha recomendado Blas Piñar, perdonar y pedir por nuestro arzobispo “porque no sabe lo que se hace”. Son tiempos de terror y de confusión y muchos espíritus débiles titubean y caen incluso. (…)

    De cualquier modo, al pedir por José Antonio y por Franco, no está de más hacerlo por Enrique y Tarancón (…)

    EL DIRECTOR
    Última edición por ALACRAN; 17/01/2022 a las 13:09
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  14. #54
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    52

    Revista FUERZA NUEVA, nº 515, 20-Nov-1976

    EDITORIAL

    Orgía de infamias

    La prohibición decretada por el cardenal Enrique y Tarancón para celebrar la Eucaristía en el acto convocado por la Confederación Nacional de Combatientes, el día 20 de noviembre, en memoria de José Antonio y de Franco, representa una triste muestra del arzobispo de Madrid, que se enmarca en su veleidosa trayectoria política de los últimos tiempos y señala, a la vez, la ingratitud personal del prelado hacia quien restableció el crucifijo en las escuelas, decretó la confesionalidad católica del Estado, dotó generosamente a la Iglesia de bienes económicos y, en todo momento de su vida y de su muerte, se declaró sin reticencias hijo fiel de la Iglesia y católico ferviente.

    Esta acción prohibitiva (…) significa también una muestra degradante para quien la dictó -símbolo bien distinto de sus loas a Franco, a José Antonio y a la misma Falange cuando el purpurado era presidente de la Acción Católica Española-, pero, al mismo tiempo, es una clara muestra de un clima vergonzoso, auténtica orgía de infamias, que en torno al caudillo Francisco Franco y al ideal nacional y cristiano que él representó en vida se ha suscitado, desde el instante mismo de su muerte, en nuestra Nación. (…)

    Orgía de infamias de la cual la prensa es público exponente, regocijándose en muchos casos con la suspensión de esa misa proyectada por el alma de quienes fueron cristianos viejos y españoles preclaros, y que señala un clima moral de la patria absolutamente deteriorado bajo la influencia de un suicida o interesado “dejar hacer” gubernamental, que encierra mucho de traición y muy poco de fidelidad a las esencias de la Patria, y, sobre todo, a los juramentos (…)



    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  15. #55
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    53

    Revista FUERZA NUEVA, nº 515, 20-Nov-1976

    EXEQUIAS POLITIZADAS

    En la Iglesia y en el Estado, como fiel católico y como ciudadano español, yo tengo derecho a decir -y lo digo- que, en mi opinión, la negativa del arzobispo de Madrid, cardenal Tarancón, a la celebración del oficio de difuntos en el primer aniversario de la muerte del Jefe del Estado español, Generalísimo Franco, y en el cuadragésimo aniversario del fusilamiento de José Antonio (en aquel año en que todavía los Papas no pedían la conmutación de la pena de muerte, ni los obispos solicitaban la amnistía), constituye una torpeza política antipastoral y, además, un escándalo. Y la nota del Gabinete de prensa del Arzobispado, lejos de justificar la medida y de mitigar el escándalo, los encona, porque no aduce razones convincentes, antes al contrario, hace pensar que hay acepción de personas, coacción o miedo en el Arzobispado de Madrid de cara al ateísmo invasor y al secularismo difuso.

    Admito que está en su derecho el cardenal -puesto que tiene potestad para ello- a prohibir ese funeral. Pero el ejercicio de ese derecho en tales términos, del que nadie, salvo el Papa -y acaso la Iglesia-, podría pedirle cuentas, no hace al cardenal irresponsable ante Dios y ante la Historia. De todo lo que hace y deja de hacer el cardenal de Madrid ha de juzgarlo Dios. Y la Historia, además, dirá, definitivamente, si su parcialidad o medrosidad de hoy -nuevo gesto de su devastador pontificado- fueron beneficiosas o perjudiciales para la religión y la paz religiosa y civil en España.

    Que la Iglesia no tome partido

    El cardenal Tarancón nos obsequió el pasado domingo 31 de octubre con una “carta cristiana” que yo tuve el placer y la edificación de oírla de viva voz por Radio Madrid y de releerla integra en “ABC” (...) Y no bien oída a las nueve horas de la mañana del 31 de octubre la carta del cardenal, pensé en el funeral de aniversario por los fieles católicos difuntos José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco, muertos pública y ejemplarmente en el seno de la Iglesia católica. Y me dije para mi coleto: ¡Perfecto! ¡Que ni éste ni ningún otro funeral de Madrid, de San Sebastián o de Pamplona, etc., que ningún acto litúrgico ni lugar o persona eclesiásticos sirvan ni puedan servir para fines partidistas, tanto menos cuanto más es la santa misa (que no es solamente Eucaristía) un sacramento de unidad!

    Los riesgos de una religión pública y social

    Nos escribía el cardenal Tarancón, en efecto: “En una sociedad como la nuestra, en la que las celebraciones eclesiales estaban plenamente entrañadas en la vida social, se corre el riesgo de subrayar excesivamente el aspecto humano de ciertos actos de culto -las exequias o la celebración de la Eucaristía-, aunque fuesen legítimos”.

    En este punto cabe hacerle una observación al cardenal. Las celebraciones eclesiales no solo “estaban”, sino que siguen estando entrañadas en la vida social, porque así lo ha querido siempre la Iglesia y sigue queriéndolo. Aun sin advertirlo, los mismos obispos (auxiliares) de Madrid practican un catolicismo sociológico pro-marxista. En la vida social y aun en la vida política. ¿Por qué, si no, accedió el cardenal Tarancón a oficiar la misa “De Spiritu Sancto” impetrando las gracias del cielo sobre el recién proclamado Rey de España, don Juan Carlos I? ¿Por qué consiente el ministerio sacerdotal a marxistas? ¿Es que su gesto de ahora nos promete que si un día sobreviniera a España la República, por voluntad del que don Juan Carlos y sus Gobiernos han llamado “el pueblo soberano”, tiene derecho un obispo a negar al pueblo católico la posibilidad de concurrir masivamente (en misa de campaña, por eso) a una misa de masas en que, ante Dios y ante los hombres, los católicos reconozcamos que es de la misericordia de Dios de quien procede y quien produce la salvación eterna de nuestros líderes políticos, en la que creemos y por la que oramos?

    El riesgo de politización pudo evitarse

    Ciertamente, “la Eucaristía que se celebra por un hermano difunto no es un homenaje al muerto” y, por eso mismo, después de haberlo así establecido en su carta el cardenal, nadie podría haberse llamado a engaño si el cardenal hubiese accedido al funeral en la plaza de Oriente: ni los que solicitaban ese funeral, ni quienes iban a asistir a él, ni los que fueran a relatarlo o a comentarlo. Y el cardenal, además, podía haber exigido a los organizadores o demandantes, el compromiso formal de no convertir esa misa de difuntos en un acto político de partido.

    Ciertamente, como ha dicho muy bien el arzobispo de Madrid, “la Eucaristía no puede concebirse contra nada ni contra nadie..., no es un acto social al muerto”. Razones de más para autorizar esa misa. Por otra parte, el propio arzobispo de Madrid debiera haberse ofrecido para oficiar ese funeral, porque, de esa manera, por un lado, él hubiera podido aprovechar la oración fúnebre para hacer pública y autorizada manifestación del significado meramente religioso de aquella misa: y, por otro lado, él hubiera podido suspenderla al punto, apenas estuviese convencido de que, burlándole, alguien pretendía abusar de la Iglesia en provecho de un partido político, cosa que ha sucedido en muchas misas en la diócesis de Madrid-Alcalá, y en otras diócesis españolas, sin que lo impidan los competentes obispos.

    Pero el cardenal Tarancón es quien ha politizado

    Al negar la autorización de la misa, “ipso facto”, de hecho, el arzobispo de Madrid, por un lado, se ha identificado con los planes del Gobierno Suárez, el cual, según dicen tácitamente sus exponentes, no es representativo del pueblo español y, por eso, nos impone la "reforma política". Pero al tomar nuestro arzobispo el partido del Gobierno y al contrariar al pueblo de Dios que le pedía ese funeral, en eventual sufragio de Franco y de José Antonio y, en cualquier caso, en honor de Dios públicamente confesado, el cardenal hace una opción política y “eo ipso” politiza el funeral y todo este lamentable asunto.

    El cardenal Tarancón, que pudo haber evitado la politización de este funeral, tomando -como le corresponde por su autoridad eclesiástica- las riendas y la responsabilidad de la misa, oficiándola en persona, lo único que ha logrado es que a toda primera página, en cabeza, sentencia e interprete el diario más escandaloso de Madrid (*): “Tarancón, contra los ultras. Prohíbe la misa por Franco en la Plaza de Oriente”. El arzobispo de Madrid se convierte en un antiobispo, en un hombre de partido.

    Lo que oculta y pone de manifiesto la nota del Arzobispado

    El decir, como dice la nota del Gabinete de prensa del Arzobispado, “el señor cardenal-arzobispo ha considerado conveniente no acceder a esta petición, ya que cree no concurren suficientes razones pastorales para que la Eucaristía sea celebrada dicho día en la plaza de Oriente”, es un decir que no justifica nada y que contribuye a aumentar nuestro escándalo, puesto que no hace patentes tales razones.

    Nos escandaliza el pensar que el arzobispo de Madrid carece de potestad y de autoridad suficientes sobre los católicos para conseguir que una acción de suyo religiosa aparezca como tal. No consta que el cardenal invocara su autoridad para conseguir que las pancartas, los gritos político-partidistas y todo cuanto desdijera del ámbito sagrado, quedaran excluidos de esta misa y pospuestos para una manifestación política una vez concluida la misa propiamente dicha.

    Consta, por el contrario, que el cardenal ha coincidido con el Gobierno, cuyas medidas es notorio, que no comparte el pueblo. Ahora, cuando la Iglesia es postulante, estaríamos, pues, en los tiempos más odiosos de las connivencias o complacencias mutuas entre los poderes eclesiástico y civil -sean pactadas, sean servicialmente brindadas-, contra la voluntad del pueblo, si es que esto sucedió alguna vez.

    El cardenal debe medir a todos con la misma medida

    Y, por supuesto, los mismos sagrados principios que el cardenal invoca ahora, para que se tenga por sincera su invocación, han de ser igualmente invocados para prohibir que, debajo de la cruz, en la losa sepulcral que haya de cubrir la huesa del jesuita José María de Llanos, aparezca el número de carné de las Comisiones Obreras que acaban de entregarle, dado que las Comisiones Obreras, mayoritariamente dirigidas por líderes comunistas, son instrumento al servicio del Partido Comunista de España: no es compatible la cruz con símbolos marxistas. Y, por lo mismo también, desde estos principios, ha de prohibir el cardenal que en las propiedades eclesiásticas de Alcobendas tenga lugar la asamblea de la Agrupación Socialista Madrileña, que además de político-partidista es anticatólica, en cuanto declaradamente marxista. Y ha de prohibir que en las parroquias de Madrid tengan lugar las asambleas de las Comisiones Obreras y los mítines políticos marxistas y liberalistas.

    No puede haber dos pesos y dos medidas para jugar y para decidir discriminatoriamente, según enseña Jesucristo. Y con la misma medida que juzga a los “ultras” de derecha ha de juzgar a los “ultras” de izquierda. Y, en todo caso, a los fieles católicos no ha de tratarlos peor que a los fieles marxistas, a los infieles acatólicos que se aprovechan de la Iglesia para sojuzgarla y aniquilarla en cuanto cobran el poder para ello.

    Eulogio RAMÍREZ


    (*) "Diario 16"
    Última edición por ALACRAN; 17/01/2022 a las 18:13
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  16. #56
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    "A monseñor Tarancón"

    54

    Revista FUERZA NUEVA, nº 516, 27-Nov-1976

    A monseñor Tarancón

    Imitando a su colega Jubany, que hizo lo mismo el 4 de abril en Barcelona, prohibió la misa en la Plaza de Oriente. No me extraña nada de estos cardenales “sin privilegios”. ¿Dónde hacen, pues, las misas, visto que las iglesias sirven para mítines comunistas con internacionales y puños en alto? ¿Por qué no tiene reaños para prohibir el comunismo y los mítines, las algaradas, reuniones y encierros en los templos que levantó el Régimen de Franco, a quien niega ahora una misa?

    ¿Comprende el señor Tarancón, sin privilegios, el Tarancón abucheado el 20 de diciembre de 1973 en Castellana, 3, el Tarancón abucheado el 21 de diciembre de 1973 en el entierro del inolvidable almirante Carrero Blanco, el Tarancón que hubiera sido abucheado por tercera vez el 22 de diciembre del mismo mes y año al salir de los funerales por Carrero Blanco, si no hubiera salido por la puerta trasera hacia Valencia, después de que don Julio Rodríguez Martínez, ministro de Educación y Ciencia, a quien felicito nuevamente por la sabia intuición que tuvo, le negara la mano, comprende por qué sigo repitiendo yo, Lefebvre? Los cardenales prohíben misas, autorizan mítines comunistas en los templos, los curas apóstatas recomiendan no bautizar a los niños, como el padre Domingo, de Hospitalet de Llobregat…

    Mientras tanto, se proclama que la masonería está en la Iglesia, y Radio Vaticano renuncia a interponer querellas por caridad y por no darle importancia. Se ha cubierto usted de gloria, señor Tarancón.

    Ramón Castells Soler

    Última edición por ALACRAN; 24/01/2022 a las 12:56
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  17. #57
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    … sobre el flamante y escandaloso matrimonio canónico (con todas las licencias y bendiciones apostólicas) del famoso comunista, ex-presidiario y exjesuita Francisco García Salve.

    (La principal aventura que lanzó a este personaje al "estrellato" fue su activísima participación en los sucesos vandálico sacrílegos de la "cárcel de Zamora" Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973) )

    55

    Revista FUERZA NUEVA, nº 516, 27-Nov-1976

    EL CURA QUE NO CURA

    (…) En adelante, el “ex cura” Paco, en lugar de ser embajador de Cristo, va a ser embajador de Marx, de Lenin, de Stalin, etc. ¡Esto hay que apuntarlo en la cuenta del Concilio Vaticano II y de la pastoral funestísima por él incoada, merced a lo cual no se ganan nuevas ovejas, sino que se pierden no sólo ovejas sino pastores, y muchos!

    Lo que, de todos modos, no se comprende es cómo, siendo Francisco García Salve comunista convicto y confeso y miembro del Comité Ejecutivo del Partido Comunista español, se le permite que contraiga matrimonio canónico.

    En la Curia Diocesana de Madrid, por mucho que haya querido disuadírsele con razones de toda índole, es claro que, ante la obstinación del que presenta un rescripto de la Curia romana autorizándole para contraer matrimonio canónico, nada pueden hacer sin violar el Derecho de la Iglesia. Parece ser que el señor García salve ha firmado toda clase de documentos dando testimonio de que profesa la fe católica y tiene propósito de educar a sus hijos en la misma fe. ¿Traicionando al PCE?

    Es pues, en la Sede Apostólica donde radica la anomalía que nos escandaliza y nos indigna como católicos. En Roma no pueden ignorar lo que es público y notorio y así habrá de constar en el expediente canónicamente incoado por monseñor Palenzuela, obispo de Segovia, demandando la reducción al estado laical del antiguo jesuita, exclaustrado posteriormente e incardinado por dicho obispo en su diócesis.

    Como es público y notorio que el Obispado de Madrid-Alcalá -donde se ha casado el señor García Salve- publicó en su Boletín del 10 de agosto de 1949, con la exhortación episcopal para cumplirlo, el Decreto del Santo Oficio de 1. VII. 49 estipulando que a un católico “no le es lícito inscribirse en los partidos comunistas o favorecerlos”; que “no puede ser admitidos a los sacramentos aquellos fieles que “consciente y libremente se hayan inscrito o hayan favorecido al comunismo (¡atención, profesor Ruiz Giménez!) y que “quedan excomulgados” los católicos que “profesen la doctrina comunista, materialista y anticristiana y, principalmente, los que la defiendan o propaguen”.

    Por eso, si en Roma se excomulga a Franzoni, “a pari”, a García Salve parece que debiera declarársele excomulgado.

    Si, como parece, García Salve ha perdido la fe católica y adquirido la marxista, firmará todo lo que le pongan por delante si con ello hace propaganda de que se puede ser católico y comunista.

    Pero ¿debe permitir la autoridad eclesiástica tal propaganda?

    Eulogio RAMÍREZ

    Última edición por ALACRAN; 24/01/2022 a las 13:01
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  18. #58
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    Donar a "Cáritas", cada vez más difícil...

    56


    Revista FUERZA NUEVA, nº 522, 8-Ene-1977

    Cada vez más difícil

    Los señores que ocupan los puestos de dirección de Cáritas se han empeñado en hacer las cosas cada vez más difíciles. Si alguien pensaba en una despolitización ideológica del organismo creado para asistir a los pobres, que hiciera posible la colaboración de quienes se apartaron porque su conciencia no les permitía sostener unas actividades contrarias a sus legítimos ideales nacionales y religiosos, se pueden ir despidiendo. En vez de un movimiento hacia la conciliación, se observa una radicalización de las posturas, como si dijeran: “¿No quieres una taza? Pues toma taza y media”. Claro que los que se quedan sin la taza son los pobres (¿y qué culpa tendrán ellos?), a quienes se pudiera socorrer con el dinero de los excluidos y que ahora se pierde o busca otras fórmulas de aplicación que pueden no ser las más idóneas, y no por culpa de los donantes, sino por la improvisada sustitución de un instrumento técnico, que tan eficaz resultó en el pasado al servicio de la Caridad.

    Según una información. Publicada en “Ya”, el director de los servicios centrales de Cáritas y secretario general del organismo, Luis González-Carvajal, ha dicho: “Además de las campañas clásicas, Cáritas quiere poner su granito de arena en cuestiones sociales y de derechos humanos, como la objeción de conciencia, sin abandonar ni mucho menos, su función promocional y asistencial”.

    ¿Usted, querido lector, es partidario de la objeción de conciencia, es decir, de que hay unos ciudadanos que se excusan de servir a la Patria con las armas, sin perjuicio de beneficiarse de la paz o independencia mantenida a costa del sacrificio de los que no ponen objeciones? Me figuro que no. Entonces, ¿por qué ni una sola peseta de las que usted pueda dar aun organismo de caridad se va a gastar en propósitos contrarios a sus sentimientos religiosos y patrióticos?

    El señor González-Carvajal es muy dueño de alentar la objeción de conciencia, mientras se lo permitan las leyes. Pero que lo haga con su dinero, no con el de unos cristianos a los que no ha consultado sobre la materia.

    Juan Nuevo
    Última edición por ALACRAN; 02/02/2022 a las 13:14
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  19. #59
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    "CARTA AL REY" de la Asociación de Sacerdotes y Religiosos de San Antonio María Claret, en sentido opuesto al de las jerarquías de la Iglesia española de entonces hacia la Reforma Política del presidente Suárez:

    57


    Revista FUERZA NUEVA, nº 522, 8-Ene-1977

    CARTA AL REY

    La firma el presidente de la Asociación de Sacerdotes y Religiosos de San Antonio María Claret

    Con una fecha anterior a la celebración del Referéndum (15-XII-76), don José Bachs Cortina, presidente de la Asociación de Sacerdotes y Religiosos de San Antonio María Claret de Barcelona, envió al Rey una carta indicativa, desde el punto de vista católico, de la peligrosidad de una ley sometida a aprobación popular. Reproducimos íntegro su texto por tener un valor teológico y moral de primer orden, al estar amparada por la solidaridad de 1.200 sacerdotes de la región catalana.

    Barcelona, 14 de diciembre 1976.

    A S. M. don Juan Carlos I
    Rey de España
    Madrid

    Majestad:

    Con una lealtad sacerdotal que se manifiesta en nuestra oración diaria por el acierto en los gravísimos deberes que la Realeza encarna para bien de España, y con la solidaridad de los 1.200 sacerdotes que forman Asociación de Sacerdotes y Religiosos de San Antonio María Claret, que presido, y muchos de los cuales son personas eminentes en ciencias teológicas y virtudes sacerdotales, me creo en la obligación de elevar a V. M. los siguientes postulados:

    1. Característica fundacional de la Monarquía es su profesión de fe católica. Luego, coherentes con esta afirmación que obliga ante Dios, os pedimos que neguéis vuestra firma regia al Referéndum, cualquiera que sea su resultado, por su carácter intrínsecamente anticatólico, entrañado como aprobación de la Ley de Reforma Política, que se basa en la soberanía popular entendida según la ideología de la Revolución francesa, expresamente condenada por la Santa Iglesia en todo su Magisterio. Dejamos aparte las consideraciones jurídicas que invalidan el Referéndum por no haberse cumplido lo previsto en el artículo 65 de la Ley Orgánica. San Pablo nos dice que la autoridad humana, en este caso el Monarca, “es ministro de Dios, vengador para castigo del que obra mal” (Rom. XIII-4). Y el mayor mal para una sociedad es que cuando la misma Ley y sus mantenedores arrancan y niegan que la autoridad viene de Dios, entronizando la mentira de que el sufragio universal justifica cualquier arbitrariedad, aun las más antinaturales y contrarias al Decálogo, ése es el mayor mal.

    2. La firma de la Ley de Reforma Política atraería sobre España males incalculables y consecuencias tan nefastas como el divorcio, el aborto, el inmoralismo. Supondría también el vacío moral a la propia autoridad. En plazo próximo la caída de la propia Monarquía que, ilegitimada por su incumplimiento de las Leyes Fundamentales y Principios del Movimiento Nacional, perdería no sólo el consenso popular, sino también la protección de Dios. Y la Monarquía, desvalorizada en su legitimidad de ejercicio por su desviación de las fuentes de la Instauración y de los juramentos prestados, abocaría a España al desorden, a los secuestros, a los manejos de las sectas, a los enfrentamientos sangrientos y a una República socialista y soviética. Y esta tremenda responsabilidad recaería en la fatídica rúbrica a la Ley de Reforma Política.

    Con una lealtad que no es cortesana sino de cara a Dios y a la salvación de la propia alma del Rey, al bien de España y de su Monarquía, en conciencia iluminada por la Revelación, el Magisterio eclesiástico y las lecciones de la historia de España, con el respeto máximo le saluda y pide al Señor la fortaleza para el cumplimiento de la misión de Rey en esta hora, a cuyo fin damos conocimiento de esta carta dirigida a V. M., a todos los asociados, para que se promueva en toda nuestra Asociación una campaña de oraciones para estos supremos intereses de la Iglesia y de la Patria.

    José BACHS CORTINA, pbro.
    Presidente



    Última edición por ALACRAN; 02/02/2022 a las 13:24
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  20. #60
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,109
    Post Thanks / Like

    Re: Tarancón y su Iglesia en la "transición": al servicio de los enemigos del catolic

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Escándalo ante una entrevista a mons. Palenzuela, obispo de Segovia, ("Un obispo se confiesa") aparecida en una revista para adultos, entre informaciones de “travestis”, señoritas desnudas, propaganda de “juguetes eróticos”, etc.,

    (Revista "Yes", número 2, 1976)

    58

    Revista FUERZA NUEVA, nº 522, 8-Ene-1977

    LA DIGNIDAD EPISCOPAL

    (Con la revista “Yes” en la mano)

    (…) El señor Palenzuela es el actual obispo de Segovia. Y según la revista “Yes”, “el obispo más polémico de las dos Castillas”. No entro en la discusión. Que otros obispos reclamen si se consideran más polémicos que él. Pero hay algo en lo que el señor Palenzuela se lleva la palma. Él es el que tiene el honor, miserable honor para un católico y para un obispo, de ser el primer prelado que aparece en compañía de mujeres desnudas de toda la historia de la Iglesia española. En un obispo, una vergüenza y una indignidad.

    La revista “Yes” es una publicación erótica, pornográfica o como quiera que se llamen esos productos de la actual sociedad que hoy multiplican sus títulos y sus agresiones a la moral de los católicos españoles desde los quioscos de la prensa. Pues bien, entre más de dos docenas de fotografías de agraciadas señoritas total o parcialmente desnudas, entre los chistes más groseros que imaginarse pueda, entre informaciones de “travestis”, ataques a la moral de la Iglesia, propaganda de “juguetes eróticos”, etc., el obispo de Segovia (ocho fotografías en diversas “poses” y seis páginas de texto) es un triste ejemplo del grado de crisis que atraviesa la Iglesia española

    Nadie, y tampoco un obispo está libre de que cualquiera de estas revistas publique información sobre él y la acompañe de fotografías. Pero de ahí a hacer unas declaraciones expresas para la revista va un abismo. Un abismo que el obispo de Segovia no ha vacilado en cruzar sin reparar en sagrados deberes para consigo mismo, para con sus diocesanos y para con todos los católicos españoles.

    Si sorprendieron su “ingenuidad”, cosa extraña en tan inteligente “teólogo” y creyó el obispo que lo aparecido en “Yes” era destinado a una revista piadosa, era obligado una protesta inmediata y la más firme desautorización. Cosa que entiendo no se ha producido. Si era plenamente consciente del contexto en que iba a aparecer su entrevista, los calificativos que su proceder merece no es necesario escribirlos. (...)

    F. de la C.





    Este obispo había sido el valedor y protector del comunista y presidiario jesuita P. García Salve, durante los sucesos vandálicos de la cárcel de Zamora, en 1973

    Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)





    .
    Última edición por ALACRAN; 02/02/2022 a las 13:55
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Página 3 de 4 PrimerPrimer 1234 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Discursos de Blas Piñar (durante y contra la "transición")
    Por ALACRAN en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 28
    Último mensaje: Hace 5 días, 13:21
  2. Respuestas: 3
    Último mensaje: Hace 2 semanas, 12:41
  3. Respuestas: 61
    Último mensaje: 14/06/2020, 19:40
  4. "La sociedad tradicional y sus enemigos" (Recensión de J. M. de Prada)
    Por Martin Ant en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 05/05/2019, 20:26
  5. Respuestas: 2
    Último mensaje: 16/01/2013, 21:23

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •