Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 15 de 16 PrimerPrimer ... 5678910111213141516 ÚltimoÚltimo
Resultados 281 al 300 de 306

Tema: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

  1. #281
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    267

    Revista FUERZA NUEVA, nº 508, 2-Oct-1976

    LAS «LIMITACIONES» DEL MINISTRO SEÑOR REGUERA

    El ministro de Información y Turismo, Andrés Reguera Guajardo, ha manifestado en Tortosa que «existen tres limitaciones al amplio margen de información informativa... Son éstas: la institución monárquica, el respeto a las Fuerzas Armadas y la unidad nacional». Tanta simplificación es ya un sarcasmo. La Monarquía, Intérprete del Estado católico, social y representativo, que enuncia la Ley de Sucesión, las Fuerzas Armadas y la unidad nacional son valores de primera división. Pero la Monarquía, instaurada por Franco en la persona de Juan Carlos —no la Monarquía constitucional y parlamentaria, como con notoria infidelidad subraya «La Vanguardia» del 7 de septiembre—, tiene un abanico más amplio y sustantivo para promocionar. La moral pública, la familia, la participación política orgánica, entran también en el entramado de nuestras Leyes Fundamentales, así como la defensa de la sociedad contra el ateísmo y la depravación mental y moral, con tanto o más rigor que la propia Monarquía. No podemos caer en las contradicciones de la Restauración, que amparaba con gran hipocresía el respeto exterior a sus titulares, mientras permitía la corrupción de España, el anticlericalismo más soez y las propagandas demagógicas, republicanas, separatistas, anárquicas y marxistas. Y no es esto lo que juraron el ministro de Información y Turismo, ni el Gobierno, ni el Rey. Juraron ante Dios las Leyes Fundamentales y Principios del Movimiento Nacional, que incluyen la primacía total de la doctrina católica en la vida pública y del bien común nacional, sólo realizables en la unidad de la Patria, a cuyo servicio están la Monarquía y las Fuerzas Armadas. En esta escala de valores, sin eufemismos y con toda claridad.

    Los signos que estamos viviendo no son de fortaleza política ni de vitalidad de nuestro pueblo, sino de pansexualismo, de marxismo y de subversión hábilmente aceptada por los que tienen más obligación de enfrentarse con ella. (...) Y si en España sólo son invulnerables la Monarquía —constitucional y parlamentaria, según el lenguaje de «La Vanguardia»—, las Fuerzas Armadas y la unidad nacional, habremos de contestar- lo que Eugéne lonesco comentaba en «Le Monde» acerca del derecho de matar, o sea del aborto y de la eutanasia: «¿Cuánto tiempo? ¿Diez años? ¿Un año? ¿Tres meses? ¿Un día? Quizá nos veamos obligados a suplicar: ¡Un minuto más, señor verdugo!»

    Levantamos nuestra voz, no ya ante el Gobierno español, demasiado responsable de lo que ocurre, sino al propio Rey don Juan Carlos I, que, por sus juramentos y por su conciencia de Rey católico, está emplazado a las soluciones más drásticas. España no puede esperar ni un minuto más en esta agonía de la reforma-ruptura.

    Jaime TARRAGÓ

    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #282
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    268

    Revista FUERZA NUEVA, nº 508, 2-Oct-1976

    LO QUE ESPAÑA PRECISA

    Ví y oí en la Televisión (que se dice española) al presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez. Este, durante dieciocho minutos, nos explicó a los españoles cómo va a destruirse en unos meses, con los dos primeros gobiernos de la Monarquía, todo aquello que se construyó y levantó en cuarenta años de heroísmo primero, de sacrificio, trabajo, ilusión, entrega y unidad entre los hombres, las clases y las tierras de España después, guiados por la mano firme, la inteligencia clara, la voluntad decidida y el patriotismo acendrado de un Caudillo.

    Y confieso sinceramente que, cuando haciendo acopio de paciencia y buena voluntad le oía, sin darle al interruptor, hablar de la soberanía del pueblo como fuente de la verdad y de todos los derechos, y de los votos y las urnas como curalotodo milagroso que pondría remedio a todos nuestros males políticos, sociales, morales y económicos, me iba entrando la muy razonable duda de si don Adolfo nos hablaba en serio a los treinta y cinco millones de españoles o, por el contrario, nos estaba gastando una fina broma. (...)

    ***

    Ni llegaba a convencerme tampoco de que con ello se iba a restablecer el orden público y el prestigio de nuestras Fuerzas de Seguridad, tan maltratado hace tiempo y desde todos los ángulos, ni que habría de recobrarse la unidad, la libertad y la grandeza de la Patria —que no del «país»— rotas hoy en mil pedazos por la libre acción de los separatismos de toda clase, la constante coacción que sobre ella ejercen las internacionales de todo tipo y la permanente acción demoledora que sobre el prestigio de España y el alma de los españoles se realiza por todos los medios, sin que el Gobierno y la Administración hagan nada por impedirlo.

    Ni por supuesto creo que con urnas, votos y elecciones el campo vaya a rendir más; ni que la industria vaya a adquirir más seguridad y confianza o a aumentar la producción a fuerza de huelgas; o a subir la Bolsa al compás de las entrevistas que nuestros hombres de gobierno celebran con conocidos marxistas y separatistas; o el turismo a restablecer su ritmo a golpe de atracos, crímenes, disturbios y algaradas; y que los hombres y mujeres del pueblo español vayamos a recobrar la fe y la confianza que un día tuvimos en nuestro Caudillo y que desde luego hoy no tenemos en quienes mandan.

    Y si yo digo que no creo ni en las palabras del señor Suárez, a quien tanto adulan la televisión y la prensa —antes adularon a don Carlos Arias hasta que le empujaron y condujeron al desastre para luego volverle la espalda—, ni en el remedio electorero que nos ofrece a los españoles, ¿para qué vamos a hablar de lo que toda esa monserga va a conformar y a aplacar a las rojerías nacional e internacional, ya que lo que éstas en definitiva quieren y buscan es el asalto rápido al poder —mejor aun si se lo entregan en bandeja, a través de la «ruptura pactada», quienes ahora lo detentan— para una vez instaladas en él acabar con todas esas zarandajas de la democracia, la participación y la voluntad del pueblo soberano, en las cuales creen aún menos que yo, y ya es decir?

    ***
    (...) La verdad es que todos ellos hacen su juego personal, que nada tiene que ver con el supremo interés de España. Y que con reforma o con ruptura, con las Cortes y el Consejo Nacional o sin ellos, con el procedimiento de urgencia o con los decretos-leyes con los que nos amenazan, el final y la meta que se buscan son los mismos: acabar por la vía más rápida posible con toda la unidad, la libertad y la grandeza que a España le dieron unos años de heroísmo y de lucha, trabajo, disciplina, sacrificio y paz, mientras la nación marchó en orden y unida como querían nuestros Reyes Católicos.

    Sería estúpido y suicida empeñarse en no ver que hoy España está rota y corroída en sus cimientos por la falta de autoridad, de disciplina y de fe en sus propios destinos, y a merced de los dictados que llegan de Moscú o Praga, París o Amsterdan, Estocolmo o Londres, Nueva York o Roma. Rota por los separatismos más viles y repugnantes, por la lucha y el odio de clases, por las ambiciones bastardas de los partidos políticos y por las mezquinas apetencias de su clase dirigente degradada y abyecta, por los desórdenes y asonadas callejeras en los que imponen su voluntad los matones y profesionales de la subversión mientras la fuerza pública recibe órdenes de aguantar impertérrita los más atroces insultos; y que, puestas así las cosas, lo mismo nos da a los españoles que a esto le llamen democracia que europeísmo, participación del pueblo soberano que reconciliación, reforma que ruptura pactada o sin pactar, república que corona. Su verdadero nombre es el de traición a España.

    ***
    Ha llegado la hora de dejar a un lado las cobardes prudencias, las mezquinas y estériles querellas internas, las mentidas disciplinas y lealtades, las falsas posturas apolíticas, para recordar que la única lealtad que de verdad importa es la lealtad a España y a su destino inmortal, que es la que un día juramos al besar la Bandera; la hora y el momento preciso de no aguantar más que nuestros gobernantes sigan chalaneando con el reconocimiento de la «ikurriña», la autorización de las «diadas», la entrega de los sindicatos (y con ellos de doce millones de trabajadores a las Comisiones Obreras comunistas), el fraccionamiento y la dispersión de las regiones y las tierras de España.

    Todo tiene su límite en este mundo, y creo que le ha llegado el suyo a nuestra paciencia ante la quema impune de banderas españolas, el desfile grotesco de viejos fósiles rencorosos e incapaces y la dejación (que ya se adivina) del poder, en manos de un siniestro frente popular. (...)


    Juan MOSO GOIZUETA




    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #283
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    269
    Revista FUERZA NUEVA, nº 509, 9-Oct-1976

    Carta abierta al presidente del Gobierno

    Adolfo Suárez, presidente del Gobierno ha propuesto a los españoles un texto de ley que modifica sustancialmente las estructuras políticas de nuestra Patria. Acaba de descubrir la soberanía popular y nos la brinda con el fervor del converso para trasladarnos de un oscuro pasado —que es su pasado, en el que ocupó cargos importantes y vistió uniformes que nada tenían que ver con esa soberanía— a un futuro venturoso y feliz. Pues bien, esa ley tendrá por lo menos un voto en contra. El mío.

    • • •

    Yo, que no fui director de Televisión, ni gobernador civil, ni vicesecretario del Movimiento, ni de los cuarenta de Ayete, que solamente juré fidelidad en una ocasión, ante la bandera de España en el Llano Amarillo del campamento de Robledo, no puedo aprobar esa ley.

    Y no porque ese futuro feliz no se vea amanecer por ninguna parte, ni porque las huelgas y la inflación estén arruinando una economía antaño próspera, ni porque la Patria amenace romperse en cuatro o cinco pedazos, ni porque los muertos en la calle no sorprendan ya a nadie, ni siquiera porque sea don Adolfo Suárez el que ahora nos proponga la democracia inorgánica cuando antes era defensor y beneficiario de la democracia orgánica. Reconozco que cualquiera de ellas sería una razón poderosa. Es, sin embargo, otro el motivo de mi negativa.

    • • •

    El presidente del Gobierno parece estar ahora convencido de que el poder viene del pueblo, postulado básico de la soberanía popular que hoy nos predica. Yo, como católico, siempre he creído que el poder venía de Dios. Y esto no es una invocación retórica ni un formulismo sin importancia, sino que el aceptar uno u otro origen del poder encierra gravísimas consecuencias para el orden político.

    Si se proclama la soberanía popular, la ley es la expresión de la voluntad general, y será legal o ilegal, bueno o malo —al menos en lo que al Derecho positivo se refiere—, lo que esa voluntad decida. Aceptado ese principio, tendremos el aborto, el divorcio, la eutanasia, la desmembración de la Patria o lo que se quiera, sometidos permanentemente a la demagogia de unas elecciones o a los vaivenes de la opinión pública.

    La Monarquía, si queremos ser consecuentes con lo que proclamamos, deberá someterse a ratificación periódicamente, para ver si esa soberanía popular la sigue aceptando. Y como la Monarquía, el Ejército, los Tribunales, la Iglesia... El pueblo es soberano y él decide el bien o el mal. Si Dios existe o no existe, si el Rey está mejor en su palacio, en el exilio o en el cadalso; si los ancianos deben ser cuidados o si, por ser una carga inútil, están mejor muertos; si los padres son los responsables de la educación de los hijos o si ha de serlo el Estado...

    Si se acepta, en cambio, que el poder viene de Dios, el legislador ha de considerar cuál es la voluntad divina cuando trate de materias en las que ésta sea expresa y el Monarca no será un Rey Poste o Augusto Cero, sino el Príncipe Cristiano de nuestros clásicos, que, con más o menos defectos, pues todo ser humano es imperfecto, encarnó la Monarquía católica de la tradición española.

    En nada se opone, por otra parte, el origen divino del poder a la participación del pueblo en el control de ese poder y buen ejemplo de ello fueron nuestras Cortes tradicionales. De todo ello se quiere hacer borrón y cuenta nueva, sentando un principio, el de la soberanía popular, que para un católico es inaceptable.

    • • •

    Poco importa que el presidente del Gobierno no quisiera llegar tan lejos, no midiera el alcance de sus palabras o incluso no supiera en qué consistía la soberanía popular. Las causas producen inevitablemente sus propios efectos, y, cuando se ponen, tenemos que prepararnos a sus consecuencias. Por eso, y porque fue el mismo Dios quien dijo que había que obedecerle antes a El que a los hombres, cuando se someta la ley Suárez a referéndum, sí a ello llegamos porque antes no se haya deshecho España en el caos, mi voto será NO.

    Francisco José FERNANDEZ DE LA CIGOÑA



    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #284
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    270

    Revista FUERZA NUEVA, nº 509, 9-Oct-1976

    CARTA AL DIRECTOR DE «ABC»

    Nuestro colaborador Eulogio Ramírez dirigió al director de «ABC» la carta que reproducimos a continuación. Hasta el momento de redactar estas líneas no ha visto la letra impresa.

    Madrid, 24 de septiembre de 1976

    Señor don José Luis Cebrián Boné.
    Director de «ABC».
    MADRID.

    Mi respetado director y querido compañero:

    Hay un suceso de plena actualidad en España en el que no quieren reparar ni los más imparciales reporteros, ni los más sagaces comentaristas, ni los más egregios estadistas: que la democracia que hemos comenzado a vivir es el gobierno por la minoría, no el gobierno por la mayoría del pueblo.

    En efecto, de hecho, la minoría de los empleados de correo españoles están imponiendo su voluntad (sus opiniones, sus deseos, sus conveniencias) a la mayoría de los españoles. La mayoría de los españoles estamos padeciendo los funestos efectos de la huelga de correos. Y los empleados de correos están incurriendo en la injusticia social de continuar viviendo a expensas del trabajo de los demás españoles, al paso que niegan a sus conciudadanos, arbitrariamente, el fruto de su trabajo en los correos.

    Ayer, la minoría de los españoles han conseguido «despenalizar la ikurriña», contra la voluntad de la mayoría de españoles deseosos de que sean severamente castigados los responsables de la sangre de españoles derramada por arriar la «ikurriña», nada gloriosa para España.

    Mañana la minoría de los empleados del Metro o de los trabajadores de los teléfonos o del gas o de la electricidad o de los transportes por ferrocarril o por carretera, como en el caso de los controladores aéreos, impondrán su voluntad a la mayoría de los españoles.

    El Gobierno, en cada caso, acaba cediendo siempre ante la voluntad de la minoría y desatendiendo el bien común y la voluntad de la mayoría, que ni siquiera podemos hacer la huelga.

    Esto es la democracia realmente: se deteriora la calidad de la vida de manera alarmante, los trabajadores producimos menos, los estudiantes estudian menos para agitar y ser agitados más. Estamos entrenándonos para huelga general revolucionaria y en cuanto la «correlación de fuerzas» favorezca a los marxistas. acabarán con todo lo que queda en pie de la España eterna. ¿Con la Corona, no?

    Esperando ver esta carta publicada en «ABC», te saluda con todo afecto y respeto:


    Eulogio RAMÍREZ

    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  5. #285
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    271

    Con aplauso de la oposición rojo-separatista en la ilegalidad, “castiga” Suárez a dos díscolos militares del bunquer: tenientes generales De Santiago e Iniesta Cano
    Revista FUERZA NUEVA, nº 509, 9-Oct-1976

    Gobierno

    CREEMOS que en muy pocas ocasiones de la Historia de España nuestra Patria habrá estado gobernada dentro de unas normas administrativas y políticas de mayor confusionismo, falta de autoridad en la cosa pública, pactos nebulosos con los enemigos y contrasentidos, por no citar más.

    Una situación que desprestigia al Poder, que hace pensar o elucubrar al pueblo las más peregrinas teorías y que en la práctica se concreta en un caos administrativo, una ausencia de línea política a la cual gobernados y gobernantes seguir, un influjo cada día más acusado de los enemigos de España y una total incertidumbre en cuanto al futuro se refiere, sin contar el total desprestigio de la Administración como tal.

    Decretos que se dictan que inmediatamente se derogan, sin razón aparente, ni en su promulgación ni en su derogación; otros que se dictan y que inmediatamente se corrigen, como si en vez de ministros o funcionarios de altísima categoría nos gobernasen niños de párvulos, no son más que una pobre muestra de esto que decimos.

    Pero ahora, a todo ello, se le ha añadido el error garrafal, en todos los aspectos, de intentar sancionar o castigar a dos ilustres militares, los tenientes generales De Santiago e Iniesta, en una acción que más parece el «berrinche» del niño cuando se le contraría que la medida seria, justa y meditada de quien gobierna la nación y con autoridad y conocimiento de las leyes impone la disciplina necesaria en las personas o en la totalidad del cuerpo social.

    Ha sido una medida antipolítica y, desde luego, al margen de toda legislación castrense. Anunciar que ambos tenientes generales «pasaban a la reserva», según referencia oficial del Consejo de Ministros último, ha sido un «fiasco» total en el aspecto político y en el legal, aun cuando después —por las razones que sea— se haya tratado de paliar, desdiciéndose la Administración, aun cuando empecinándose en el fondo de la medida adoptada.

    Según nuestros conocimientos jurídicos, y a tenor de las vigentes leyes militares, los generales «sólo pueden pasar a la reserva a petición propia o al cumplir la edad reglamentaria». Pretender, «por analogía», aplicarles cualquier otra disposición sacada del baúl jurídico, además de no ser pertinente, como sucederá si esto sigue adelante, representaría la clásica «alcaldada», impropia del Poder en un sentido de entender éste dentro de la norma y la ética.

    A un general, como a cualquier militar, como a cualquier ciudadano, se le puede sancionar o penar si éste ha cometido delito o falta. Pero antes, lógicamente y de acuerdo con la justicia -y a tenor de las normas de un Estado de Derecho, previa comunicación al interesado de los cargos que se le imputan, oído éste por la autoridad judicial correspondiente y sentenciado por el Tribunal o autoridad superior —en caso de falta— que corresponda. Todo lo cual no se da en este caso, que juzgamos en su desarrollo totalmente arbitrario por parte de la Administración mientras no se sigan los trámites legales a los que hacemos mención.

    «Pifia» gubernamental sin duda todo este asunto, que además ha creado profundo malestar en las Fuerzas Armadas, diga lo que diga el oficialismo de los medios de comunicación. Medida, además, sospechosa en su profundidad, pues resulta extraño que sea fervientemente aplaudida por los grupos o partidos de la oposición marxista y se llegue, según nuestras noticias, a que dirigentes de los mismos se dirijan a la prensa para decir que es justa y que «hay que apoyar al Gobierno en esta ocasión». Consigna ésta que sabemos se ha distribuido a las organizaciones marxistas y afines a la vez que se alerta contra «cualquier medida o circunstancia que de la misma se derive y ponga en peligro al presidente Suárez».

    En resumen, una decisión «clásica» del actual Gobierno, de unas características concretas —aparte de, para nosotros, error legal—, a la cual no se procedió, pese a circunstancias parecidas o más graves en algunos casos, ni en la Dictadura, ni en la República, ni en la ahora llamada «dictadura» del Generalísimo Franco.

    Ramón de Tolosa


    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  6. #286
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    272


    Revista FUERZA NUEVA, nº 509, 9-Oct-1976

    ¡VIVA LA DEMOCRACIA… ASESINA!

    Es hora ya de una respuesta decisiva y drástica, sin miramientos

    CUANDO ya cerramos este número de FUERZA NUEVA, nos llega la terrible noticia del vil asesinato a sangre fría, con alevosía y con la cobarde manera propia de ETA, del presidente de la Diputación de Guipúzcoa, procurador en Cortes y consejero del Reino, señor Araluce, así como tres funcionarios del Cuerpo General de Policía de escolta y el conductor de su automóvil.

    Cuando el subsecretario de Justicia dice públicamente que «es muy posible una ampliación de la amnistía», cuando la tolerancia contra ETA y los separatistas de toda laya es la norma, al parecer habitual, del Gobierno; cuando se dictan consignas a los Cuerpos de Orden Público para que permanezcan indefensos y estoicos ante los ataques físicos de las turbas y se muestren impasibles frente a los más soeces insultos que en la calle se les hacen; mientras se toleran propagandas contra el Estado, la propia Monarquía y las Instituciones; mientras se vejan los más caros símbolos de la Patria o del Movimiento; mientras, como ahora vemos por enésima vez, el asesinato a manos de los marxistas separatistas llega una vez más, la Administración, los hombres que nos gobiernan sin más legitimidad que la de sus juramentos de lealtad a los Principios Fundamentales y a la continuidad jurídica del Régimen nacido del 18 de Julio, sigue en su tarea de hacernos creer que todo esto no importa con tal de que la democracia homologada con el cipayismo que nos impone Europa se entronice en España, aun cuando sea a costa de la conculcación de nuestras Leyes Fundamentales y el diario sacrificio de los españoles de bien y de los patriotas de nuestro pueblo.

    En las provincias vascas el terror es ya la norma cotidiana. Los españoles, vascos o no, no pueden permanecer más tiempo allí bajo el imperio del terror y el odio a España. Es ya una situación límite que necesita, sin más dilación, una drástica medida. Del Gobierno, si «todavía» siente a España y no quiere traicionar sus juramentos. Y de los españoles dignos, si el Gobierno dimite de sus obligaciones, y se ven forzados a la actuación que la Patria demanda y el Derecho natural nos señala como lícita.

    Lo que no se puede consentir es por más tiempo que bajo el lema de «democracia» se pierda el concepto de autoridad; que bajo la norma oficial de, conducirnos a una partitocracia liberal se destruya un Estado que ha permitido a los españoles casi cuarenta años de paz y progreso en todos los órdenes, en el respeto a la persona humana y a la vigencia total de la unidad de España. Lo que no se puede consentir, ni un día más, son los crímenes marxistas y de sus compañeros, separatistas o «demócratas» de toda índole.

    C. U.

    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  7. #287
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    273

    Revista FUERZA NUEVA, nº 510, 16-Oct-1976

    Estupefacto

    Me deja estupefacto que periódicos tan liberales como “El País” dediquen tres páginas completas a una denominada “Jornada de lucha” que resultó un fracaso completo con unos 40.000 o 50.000 huelguistas en una población laboral de más de un millón.

    Además se omiten por tan liberal y objetivo diario las coacciones de que fueron objeto muchos empleados para que no acudieran al trabajo, o lo abandonaran, las agresiones a los usuarios de autobuses o a las amas de casa que trataban de adquirir los alimentos cada vez más caros, no por maniobras franquistas sino por los logreros que proliferan hoy más que en la época de Franco. (…)

    Otro tanto de cargos es del arzobispado de Madrid-Alcalá, si no anatematiza con fuerza la ocupación de los templos para fines políticos inconfesables, los gritos y aplausos de los que nunca van a misa, en la concelebrada por el joven Carlos González y las pancartas dentro de la Ciudad Universitaria. Por el contrario, se niegan funerales por las fuerzas del orden asesinadas por desalmados, con el agravante de que los padres y familiares de aquel muchacho han desautorizado toda muestra de politización de la muerte de su hijo.

    Si esta es la España democrática que nos preparan el antiguo jefe de la CEDA [J. M. Gil-Robles] y hoy uno de los múltiples cabezas de ratón de la vaticanista-comunista-separatista Democracia Cristiana, o el no menos ilustre ex ministro (también con su pensión de por vida) Ruiz-Giménez, amén de otros íntegros señores con muchos millones y negocios en Guinea [García Trevijano]. Si vamos a volver a ser el vertedero de Europa, con la hez de Portugal, Francia, Alemania…, mejor es evitarlo a tiempo. Porque o seguimos las consignas de Franco, el mayor estadista desde los Reyes Católicos, o nuestra Patria será un caos entre el Málaga del separatismo y el Malagón de la desnacionalización de las multinacionales.

    Mariano ZUMEL GAVIDIA



    Última edición por ALACRAN; 29/06/2021 a las 13:45
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  8. #288
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    “miedo” gubernamental a qué diría la oposición democrática

    274

    Revista FUERZA NUEVA, nº 510, 16-Oct-1976

    EDITORIAL

    ¡Miedo!

    No pudo ser más penosa, triste, sin garra ni representativa de lo que la Nación esperaba, en aquel momento, la imagen que dio en RTVE el ministro de la Gobernación, Martín Villa, al dar lectura a ese neutro, absurdo y confuso comunicado que nada decía en relación con el quíntuple crimen de ETA en San Sebastián.

    Un ministro vacilante y nota oficial pobre en sus conceptos, timorata en su fondo, no cabe duda que clarificaban en ese momento la realidad en la que se asienta el segundo Gobierno de la Monarquía: el miedo.

    Un miedo a no herir a los enemigos del Régimen, del Estado vigente, que, se quiera aceptar o no, no es otro, en su única posible legalidad, que el nacido del hecho histórico y revolucionario concretado en la fecha heroica del 18 de julio de 1936.

    Esta es la gran verdad del momento político español: una Administración titubeante frente a quienes sin reparos se declaran sus contrarios ideológica e institucionalmente y buscan, de todas las maneras, la destrucción del Sistema que configura jurídicamente a esa misma Administración.

    Y un temor a romper con los que hasta hoy se han caracterizado por propiciar la subversión del Régimen; que actúan sin recato alguno en una tarea demoledora de todos los valores trascendentales del hombre y, con ello, de los del ser español y el destino histórico de la Patria.

    Fue un ejemplo vivo, ante la pequeña pantalla, de un gobierno vacilante, falto de autoridad, como si la acción represiva, lógica en estas circunstancias, no pudiera ser realidad por condicionamientos superiores, que físicamente contrariaban el mismo rostro de Martín Villa y daban a sus palabras un tono huidizo, inaceptable para los españoles que esperaban palabras contundentes, posiciones enérgicas (...)

    No sabemos si, en secreto, existe o no un pacto con la parcela más negativa de la oposición política, es decir, el separatismo. Aun cuando la tolerancia y mimo que se tiene con el PNV, las concesiones otorgadas –“ikurriña” incluida- a los grupos separatistas y a ciertos Ayuntamientos, durante el bien reciente viaje de Martín Villa por aquellas provincias, nos lo haga temer.

    Y lo tememos porque, si bien el Gobierno ha condenado esos crímenes -¡no faltaba más-, lo ha hecho como si tal tropelía, tal terrorismo, entrase en la normativa lógica de las cosas y se tratase sólo de “un desgraciado incidente que también pasaba en los tiempos de Franco” (...)

    “¡El Gobierno no caerá en la trampa!”, ”¡El proceso democrático no se detendrá!”, son manifestaciones que ya suenan a manidas, a disco muchas veces repetido desde el poder, como si a éste lo único que le importara fuese cumplir con las consignas recibidas de sabe Dios qué extraña y antiespañola dirección, marginando el sentir de nuestro pueblo, para sustituir sectariamente, por su acción, el bien de España por el logro de las apetencias de una partitocracia insolidaria y nefasta, al servicio de las dos grandes Internacionales tradicionalmente enemigas de la Patria: la marxista y la capitalista.

    Es triste constatar que el camino de la democracia que se nos quiere imponer desde las alturas (...) no puede conducirnos más que al caos, a la tolerancia con la subversión y al crimen impune.

    Y esto es así porque desde el Poder se ha creado la mayor crisis de autoridad de nuestra reciente historia patria. Una crisis que, insistimos, se genera por el miedo al enemigo, por el temor a ser puestos en la picota por quienes se han erigido en sus válidos interlocutores en la tarea de desmontar el Movimiento Nacional.



    Última edición por ALACRAN; 29/06/2021 a las 13:45
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  9. #289
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    Vergonzante funeral de cuatro policías acribillados por ETA en Guipúzcoa (ejemplo habitual del Gobierno Suárez, para escurrir el bulto, en casos similares):

    275



    Revista FUERZA NUEVA, nº 510, 16-Oct-1976

    “CON FRANCO SE VIVÍA MEJOR”

    Las escenas fueron muy similares a las acaecidas con motivo del acuchillamiento salvaje de otro policía, aquel ya lejano primero de mayo, cuando el señor ministro de la Gobernación había dado orden tajante que le llevó -al agente del orden- a morir sin hacer uso de su legítima defensa. Volvieron a salir las chapas a las solapas de los inspectores, medida que lleva a “Informaciones” a asegurar que lo hacían para no ser confundidos con la extrema derecha (“¡qué horror!”). Volvieron a los rostros de nuestros beneméritos agentes los gestos crispados de quienes se ven compelidos a ser acorralados como bestias salvajes, para morir inermes en nombre de la democracia. Ahí está la petición del Ayuntamiento de Pamplona. Que la policía vaya desarmada. Que sólo en el último estertor de la agonía pueda un guardia civil apaleado, aplastado el tricornio a sillazos... llamar a un agente de la Comisión de Derechos Humanos.

    A las cuatro de la madrugada, un policía explicaba a varios periodistas lo que significa exhibir la chapa, identificarse con el carné cortésmente... y sufrir acto seguido una puñada que te parte la ceja por parte del bolchevique de turno. Estábamos serenamente en la Puerta del Sol.

    Serenidad. Que no se detenga el proceso democrático que el pueblo anhela. Pero un millar largo de policías, muchas con sus familias, muchísimos con los coches del servicio, lanzando el “Alerta está” de sus faroles azules, se habían echado a la carretera con el decidido propósito de que los cadáveres de sus compañeros que venían de San Sebastián -asesinados como perros, y la expresión es del enemigo (ENEMIGO)- no fueran vergonzosamente quitados de en medio con la táctica del paño caliente de quienes han llegado a afirmar que la muerte de un policía es un simple gaje del oficio.

    Llegó el convoy con los féretros y su escolta y una caravana impresionante de coches entró en Madrid. Lástima que el pueblo no pudiera verlo.

    Se rechazó la capilla ardiente del Gobierno Civil y los policías caídos por Dios y por España tuvieron su túmulo funerario donde lo viene teniendo la ya larga serie de los que se van al otro mundo, dejando el de los vivos -y nunca mejor dicho- con la correspondiente medalla póstuma y el consejo de que sus familiares leerán la crónica de Fernando Onega en “Arriba”: “Contra terrorismo, democracia”.

    El Salón Canalejas de la Dirección General vio, finalmente, la presencia masiva y doliente de esa gran familia que empieza ya a estar harta y que lo que necesita no es democracia sino un Martínez Anido.

    Después del entierro, el “Cara al Sol”. Y las puertas de la catedral, cuando tantas iglesias están abiertas de par en par para la subversión y para las más horrendas e infectas complicidades… cerradas a cal y canto, después de haberse anunciado que allí iba a haber una misa oficialmente organizada por la autoridad competente, quien con este acto demuestra que carece de autoridad y de competencia. Y así va el fomento, mientras el pueblo va empezando a repetir cada vez con más insistencia. “Con Franco se vivía mejor”.

    José Sánchez Robles



    Última edición por ALACRAN; 07/07/2021 a las 20:05
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  10. #290
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    276

    Revista FUERZA NUEVA, nº 510, 16-Oct-1976

    FLACO SERVICIO A ESPAÑA

    Acotaciones a un proyecto político

    Con motivo de la crisis ministerial de junio, don Adolfo Suárez pasó de ministro secretario a presidente del Consejo de Ministros. Puestos a buscar razones a tal designación (acaso forzada por la terna entonces formulada por el Consejo del Reino) los periódicos tuvieron que echar mano de la entonces reciente intervención en las Cortes del señor Suárez en defensa del proyecto de Ley de Asociaciones Políticas.

    Flaco servicio le hicieron, pues su papel en tal ocasión se contradecía con el puesto que ocupaba. Cualquier otra persona menos el ministro secretario general del Movimiento podía justificar la amplia base asociativa propugnada que según muchos pareceres contradice las Leyes Fundamentales del Reino. Pues sus principios generales (Ley de 11 de febrero de 1939 sobre Responsabilidades Políticas) proscriben todas las organizaciones separatistas, anarquistas y marxistas.

    El marxismo en concreto viola la Ley de Principios Fundamentales en sus declaraciones sobre religión, unidad de la Patria, defensa de la familia, derecho de propiedad y unidad sindical.

    Falto tiempo a raíz de la constitución del nuevo Gobierno, para decir que venía con dinamismo de reforma y que “la Corona era el motor del cambio” (...) Estos liberales “al uso” son formidables. Tanto hablar de que el rey reina pero no gobierna, y cuando les conviene, como ahora, le colocan el sambenito de la reforma.

    El proyecto. Sus errores.

    En cuanto pasó agosto, el nuevo gabinete ministerial aprobó lo que se puede llamar “la reforma Suárez”, que vino a sustituir el proyecto de Arias Navarro y es bastante peor que éste. Contiene una peligrosísima carga de filosofía política, por supuesto equivocada, con los dos demoledores principios de la soberanía del pueblo y de su ejercicio por sufragio universal. Nuestros legisladores en ciernes, en vez de acometer los problemas que realmente urgen (orden público y cuestiones económicas), se dedican a dogmatizar en el terreno político complicando terriblemente las cosas con el gran riesgo de conducir en no lejana fecha a resultados trágicos.

    El tan traído y tan llevado en los últimos tiempos don Antonio Cánovas del Castillo se guardó muy mucho de consignar en la constitución de 1876 el llamado principio de la soberanía popular. Aquel código, de intento, deja en la penumbra quién sea el sujeto de la soberanía.

    Tampoco contiene su articulado la consagración del sufragio universal, obra de otro político de entonces, Sagasta. Es más, Cánovas llegó a decir en un acto público que el sufragio universal conducía al comunismo; y no le faltaba razón, pues, si no de modo inmediato, lleva a él a través de gobiernos débiles y claudicantes como los de Kerensky, Spínola y acaso el que actualmente existe en España, pues, aunque no hayan sido elegidos por este procedimiento, sus debilidades y componendas favorecen la instalación de gobiernos comunistas.

    El pueblo no es soberano en el sentido de que pueda pedir y le tengan que dar lo que quiera. Los principios esenciales de nuestra organización política y social forzosamente tienen que quedar fuera de sus decisiones. (...)
    Lógico por el contrario, es negarle idoneidad para representar la voluntad del pueblo.

    El sufragio universal como medio para averiguar la voluntad popular resulta tan disparatado como decir que los materiales de construcción apilados en un solar componen un edificio o que el conjunto de piezas de maquinaria que puede estar encima de una mesa constituye un reloj.

    En el tiempo que se ha utilizado en España, cuando no fue un divorcio absoluto entre la España real y la España oficial (en frase de Ortega) antes de 1923, condujo en cada una de las elecciones de 1931, 1933 y 1936 a las tragedias que representaron la II República, la revolución de Asturias y la guerra civil, justamente llamada Cruzada de liberación nacional.

    Y no se nos diga que en los países de Occidente (pues en otros, principalmente en el mundo comunista, no hay caso) se admiten tales principios, ya que son muy distintas sus condiciones y las nuestras. Además, en el caso más favorable, las luchas políticas así decididas conducen a un equilibrio de dos sectores de opinión, prácticamente opuestos, que incapacitan a aquellas naciones para cualquier empresa elevada y de beneficiosos resultados mundiales.

    Los errores de detalle del proyecto Suárez no son menores que los que tiene de forma.

    Al aplicar el bicameralismo, hace también electivo al Senado, salvo el pequeño número de sus miembros de designación real (...) La ojeriza contra la Cámara Alta se ve clara al negarle la facultad de promover la reforma constitucional. Y no resulta explícita ninguna representación corporativa.

    El solo empleo de las denominaciones Congreso y Senado es recusable, pues de inmediato lleva a aplicar los principios y estilos liberales.

    Tenga en cuenta quien proceda que, cuando la Ley de Principios (punto VII) habla de la Monarquía, el primer adjetivo que le coloca es el de tradicional. Y esto quiere decir que la instaurada (abstracción hecha de la superada cuestión dinástica) no es la monarquía liberal sino la carlista. Y en ésta ni el pueblo es sujeto activo de la soberanía ni es concebible el sufragio universal.

    Clima tempestuoso

    La situación de España hasta 1973 era bastante aceptable, se puede decir que buena. En dicho año la crisis energética provocada por el tercer mundo empezó a resentir nuestra economía.

    Y a partir del asesinato del almirante Carrero Blanco, la “apertura” intentada por Arias Navarro en sus dos gobiernos y continuada por el actual ha provocado y continúa, in crescendo, motivando un deterioro económico atizado por los partidos y organizaciones subversivas (los inclusos en la ya citada ley de Responsabilidades Políticas), que saben muy bien que sin un quebranto de este tipo es imposible que lleguen a hacerse con el poder.

    Huelgas y más huelgas siguen “cargándose al país”. De las más destacadas está la de controladores aéreos, que ante el mundo entero desacredita a nuestra aviación comercial. El turismo baja espectacularmente; y la bolsa está por los suelos (...)

    El separatismo actúa con toda su fuerza. Los catalanes con su “marxa” y su “Diada” retan al poder central. Y en las vascongadas se provocan, de intento, luctuosos sucesos para después organizar nuevas manifestaciones o multitudinarios funerales oficiados a coro por curas rojos o separatistas que exaltan más los ánimos. Los alcaldes de alguna provincia piden conjuntamente no sabemos qué (...) La única misión que por lo visto queda a los miembros de las Fuerzas de Orden Público es ofrecerse en holocausto por el triunfo de la “ikurriña”. (...)

    Y el Gobierno, de claudicación en claudicación, y en conversaciones con los llamados jefes de partidos de la oposición; oposición, en efecto, pero no con la que quepa dialogar. En cambio, no se les ocurre hablar con todas las asociaciones del Movimiento Nacional, y si lo hacen con algunas es de manera breve y casi formularia. (...)

    José ESTEPA



    Última edición por ALACRAN; 07/07/2021 a las 20:12
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  11. #291
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    277

    Revista FUERZA NUEVA, nº 511, 23-Oct-1976

    CONTRADICCIONES

    El gabinete Suárez, desde su acceso al Poder, se debate en un mar de contradicciones dialécticas invencibles y muy difíciles de soslayar. (…)

    Tales contradicciones se desprenden como fruto natural de las formulaciones de fe en la soberanía popular y en su consecuencia, la concepción de la ley como “expresión de la voluntad soberana del pueblo”, que, aparte de suponer un abandono de las ideas jurídicas imperantes dentro de la filosofía del Estado aún en vigor, pugnan con el propio pretérito y hasta con el presente de las personas integrantes del Gobierno.

    (…) Los titulares de la Presidencia del Gobierno (Adolfo Suárez) y de las carteras de Presidencia (A. Osorio), Gobernación (Martín Villa), Asuntos Exteriores (Oreja Aguirre), Relaciones Sindicales (De la Mata)… hace ya varios lustros que vienen ocupando puestos en la estructura política del Estado del 18 de Julio, cuando no del Movimiento Nacional y para nadie constituye un secreto que dicho Estado se levantó sobre unos pilares doctrinales muy distantes e, incluso, opuestos a la soberanía popular y a la ley como “expresión de la voluntad mayoritaria del pueblo” (…)

    Además -y eso es lo paradójico-, en todos los anteriores escaños públicos a los que ascendieron los titulares de las referidas carteras se observa la carencia absoluta del menor respaldo del sufragio universal, lógica legitimación para quienes proclaman sus convicciones democráticas (…)

    Exclusiva y excluyente

    Así, se propondrá al pueblo español la opción reformadora, como exclusiva y excluyente, sin concederle la minúscula oportunidad de pronunciarse por la continuidad perfectiva del Estado de la Cruzada, poniéndole, con estudiada deliberación, ante el dilema de aceptar la reforma o el caos.

    O se pregonará públicamente por el ministro de Gobernación que “el Gobierno es consciente de que… la mayor parte, la gran mayoría del pueblo español respalda el propósito de reforma política” y que “el Gobierno sabe que cuenta con la mejor parte de la sociedad española, que son además los más y los mejores”, cuando el propio Ministerio Suárez estampa en el preámbulo del proyecto de Ley de Reforma Política que “es obvio, dentro de una concepción democrática, que en las actuales circunstancias no se pueden reconocer o suponer como propias del pueblo aquellas actitudes que no hayan sido verificadas y contrastadas en las urnas”.

    O se declarará que los atentados terroristas de ETA “responden a un frío y meditado programa para impedir la democratización de la sociedad”, cuando no se oculta a nadie que tal “democratización” no seguiría el actual rumbo, de no haber alcanzado ETA su diana más conseguida el 20 de diciembre de 1973 a través del asesinato del almirante Carrero Blanco.

    Aparte de extender el equívoco entre el pueblo español acerca de la verdadera naturaleza, objetivos y éxitos alcanzados con la delincuencia terrorista en torno a la problemática separatista -analícese su agudización progresiva desde el segundo lustro de la década de los 60 hasta hoy-, delincuencia que, por cierto, tampoco es desconocida en Estados democráticos, como el Reino Unido, Italia y la República Federal Alemana.

    O se permanece impasible ante las significativas ausencias de aplausos para el Gobierno en las Cortes y en el Consejo Nacional.

    En cambio, la ikurriña tolerada, el deterioro creciente de la paz pública, la salida a la superficie del comunismo, la práctica legalización del socialismo marxista, las huelgas salvajes, la claudicación pública que supuso el desplazamiento de un miembro del Gobierno al despacho de un conocido comunista… representan la cosecha típica del sistema democrático. Recuérdese que hace ya más de cuatro décadas que Spengler observaría que lo llamado por las constituciones liberales “orden” y “democracia” “no es más que la anarquía hecha costumbre”.

    Despojo voluntario

    No obstante, la contradicción más peligrosa y fundamental en que incurre el Gobierno Suárez radica en el despojo voluntario de la propia legitimidad y en acudir a la de los adversarios del Estado en vigor, inherente a la proclamación de fe en la soberanía popular y en la voluntad mayoritaria manifestada por sufragio universal. (…)

    Y como no resultaba difícil de prever, ya han empezado los primeros escollos debidos a la dialéctica característica y connatural de la soberanía popular: exigencia de someter a plebiscito la Monarquía, de la apertura de un periodo constituyente donde participen todos los grupos políticos; de un Gobierno provisional de amplio espectro político; calificación de reforma otorgada a la del Ministerio Suárez…

    Al prescindir de la filosofía política de la legitimación propia del Estado de la Cruzada para adentrarse en el campo -la liberal democracia- escogido por los adversarios de tal Estado, se da un paso decisivo, cuyo regreso la última vez que se emprendió costaría un mar de lágrimas y de sangre. Y paso harto arriesgado, ya que se ha penetrado en el terreno donde impera el adversario del Régimen, quien lleva cuatro décadas a la espera de que se caiga en la candidez de brindar una segunda oportunidad precisamente dando ese paso; pues, quiérase o no, sus títulos, a la luz de la rousseauniana soberanía popular, aparecen más brillantes y añejos.

    Carlos ONIS


    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  12. #292
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    … significativo silencio cómplice de prensa, “intelectuales”, asociaciones y partidos, ante el crimen perpetrado por un piquete marxista contra la vida de un sencillo trabajador fallecido en un hospital

    278

    Revista FUERZA NUEVA, nº 511, 23-Oct-1976

    EDITORIAL

    Extraño silencio

    Cuando vemos cómo la muerte de un delincuente común es bastante motivación para que los grupos o partidos enemigos del Régimen agiten a sus más o menos numerosas huestes y las lancen a la calle, para actuar vandálicamente y atacar todo principio de ley y orden. Cuando otras muertes de asesinos son bandera de subversión en todo el territorio nacional y sirven de pretexto para los más furibundos ataques a las Fuerzas de Orden Público y las Instituciones del Estado. Cuando cualquier humano error en la aplicación de la ley sirve para que ciertos llamados “intelectuales” y determinadas asociaciones pongan su grito condenatorio en múltiples manifiestos o sirva de telón de fondo en reuniones multitudinarias, nos parece bastante significativo, aleccionador y claro, el extraño silencio de estos dirigentes, de estos “intelectuales”, de estos grupos, asociaciones o partidos contrarios al Sistema, ante el crimen perpetrado por un piquete marxista contra la vida del trabajador Vicente Velasco Garren, fallecido hace unos días en un hospital vizcaíno.

    Vicente Velasco era un simple trabajador. Un joven obrero que no cometió más falta que querer, en un día de huelga política, hacer uso de su derecho y deber de asistir a su trabajo. De no dejar, ante una imposición demagógica, de utilizar su libre albedrío, su libertad, esa libertad tan engañosamente enarbolada como estandarte por el marxismo, para asistir a su deber de hombre consciente. Un derecho y un deber que le ha causado la muerte, ante el silencio de esa prensa canallesca que se rasga hipócritamente las vestiduras ante cualquier hipotética infracción “de la derecha”, ante cualquier exceso posible e individual de la autoridad, ante cualquier supuesto y casi nunca comprobado abuso policial.

    Un crimen silenciado por sus “compañeros” de clase, como dicen los marxistas cuando les conviene. Un crimen ocultado por la HOAC, CC. OO., UGT, USO, CNT y tantas otras siglas que ilegalmente pululan en el mundo del trabajo. Un crimen sin abogados que se “hagan parte civil” en la acusación. Un crimen que no ha sido condenado, que sepamos, ni por “Cambio 16”, ni “El País”, ni “Posible”, ni por Ramón Tamames, ni Marcelino Camacho, ni Raúl Morodo, ni Nicolás Redondo, ni Ricardo de la Cierva, ni Gil-Robles, ni tantos otros, por no citar a más.

    Pero lo más triste, lo más indignante, un crimen sin condena oficial alguna. Un silencio miedoso por parte de la propaganda oficial, de los medios de comunicación al servicio del Estado o Secretaría General, al menos en cuanto al enjuiciamiento de la noticia y a la lógica y natural repulsa editorial de tal hecho.

    Por todo ello, ante tal extraño y vergonzante silencio de los subversivos y de los oficialistas, nosotros queremos levantar en este caso, como en tantos otros, nuestra voz condenatoria, nuestra voluntad de no inhibirnos en denunciar abiertamente, a través de nuestra pluma, actos como éste, a la par que oramos por el alma de quien, sin más motivación que la de su profesión, ha sido muerto alevosamente, a consecuencia de la agresión de unos comandos marxistas, sin que esas voces que otras veces se alzan, sin que esos hombres que otras veces protestan, cuando su postura condenatoria es contra quienes pueden representar la autoridad o el ideal del 18 de Julio, lo hagan ahora, permaneciendo callados, en silencio verdaderamente cómplice, cuando no auténticamente responsable de tal miserable crimen.

    Si nadie se ha levantado para pedir un minuto de silencio ateo y materialista por Vicente Velasco, nosotros desde estas páginas de Fuerza Nueva, sí protestamos con santa ira por esa impunidad que tememos acompañe al crimen y levantamos nuestra oración a Dios por el eterno descanso de ese humilde trabajador español.




    Última edición por ALACRAN; 22/07/2021 a las 13:34
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  13. #293
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    279



    Revista FUERZA NUEVA, nº 511, 23-Oct-1976

    Hierve la sangre

    (…) Ante el quíntuple asesinato del día 4 de octubre en San Sebastián no es suficiente con condenar la violencia “venga de donde venga”, según términos muy en boga de la prensa actual. Hay que levantar un constante clamor de protesta y exigir de las autoridades que tienen “el monopolio de la fuerza”, que la empleen con todo rigor, pero sin acoquinarse después transigiendo con la amnistía total en la que tanto insisten los “bondadosos”, “clementes” y “afables” demócratas, sobre todo cuando la víctima es un patriota o un servidor del orden público y hay que salvar a algún asesino.

    Claro que, si para ello, hemos de contar con la objetividad del diario “El País” y otras publicaciones hoy muy en boga, estamos aviados. Como muestra, basta con ver el número del 5 de octubre en el que comenta el crimen de la ETA en San Sebastián. Solamente una vez y en letra pequeña puede leerse la palabra “asesinato·. A cuatro columnas, en la última página, “Mucha colaboración para continuar con la reforma política”, pero nada o casi nada execrando el crimen.

    En cambio, en el número del 23 de septiembre, a dos columnas, en la primera página, y a cuatro en la última, repite hasta la saciedad la palabra “asesinato” del joven Carlos González, dando por cierto que fue ejecutado por un comando de la extrema derecha al grito de “Viva Cristo Rey”. Los vieron por dónde vinieron, cómo dispararon y por dónde se marcharon. Es posible que, como la ETA y el FRAP tienen la desfachatez de reivindicar sus crímenes, al no hacerlo para éste, los periódicos bien informados e “independientes” tienen la facilidad de achacarlos al que bien les parece.

    Y para soliviantar aún más los ánimos, en el número del 6 de octubre, encabeza la primera página. “Vandalismo tras los funerales de San Sebastián […] grupos armados recorrieron las calles de la ciudad maltratando incluso a mujeres y a niños”. Es el colmo.

    Manuel BERCEBAL LAFUENTE


    Última edición por ALACRAN; 22/07/2021 a las 13:34
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  14. #294
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    280


    Revista FUERZA NUEVA, nº 511, 23-Oct-1976

    MAO Y FRANCO

    Con menos de un año de diferencia, han muerto dos ancianos casi de la misma edad, dos conductores de pueblos, dos hitos en sus respectivas historias que, si acaso, sus sucesores pueden intentar oscurecerlos con el deseo de desmontar su obra, nadie jamás podrá descabalgarlos del lugar donde sus hechos los han colocado y que forzosamente reconocerán las generaciones venideras. Son dos hombres tan opuestos como semejantes, igual que sus naciones, a las que medio mundo separa: Mao y Franco.

    Mao acaba de morir, y la prensa española, esa prensa tan aficionada a exaltar cualquier hombre de izquierdas, sea nacional o foráneo, se ha desmelenado en su honor. Mao el Grande, Mao el Glorioso, Mao el Poeta… Mao el Dios Único, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Uno, sin embargo, está de acuerdo en que esta glorificación de Mao-Tsé Tung es merecida y al gran revolucionario chino se le debe el homenaje del recuerdo; sin embargo, nadie se ha molestado en matizar que esta hazaña de llevar a su nación a la reunificación, a colocarse entre las tres potencias mundiales, lo ha hecho Mao aupando a la China comunista sobre un pedestal de millones de cadáveres, no sólo de enemigos políticos, sino de obreros y campesinos muertos de hambre, de fatiga y de desesperación.

    Si el fin justifica los medios, ¿por qué se ha criticado tan ferozmente a Hitler por emplear este método expeditivo en sus campos de concentración? Los horrores de la China de Mao se han silenciado totalmente, pero todos recordamos lo que fueron aquellos primeros años, con los trabajos exterminadores, las comunas donde se encerraban a los hombres aparte de sus mujeres e hijos, con los fusilamientos de cristianos, con aquel régimen de ignominia, de terror y de cárcel. (…)

    Los periódicos no cesan de alabar al Mao que ha conseguido la reunificación de la China, pero ¿acaso Franco no realizó la unificación de la España desgarrada por los separatismos en el año 1939? Esto, que los periodistas españoles tanto exaltan en el mandarín rojo fallecido, ¿no es todo lo contrario de lo que escriben cuando se refieren a nuestra Patria? Les parece bien que China sea una sola, inmensa, poderosa nación, y, sin embargo, buscan y aúllan para que España sea un mosaico de nacionalidades separadas, rivales, unidas (si llegan a estarlo) por un débil Estado federal.

    Hablan o escriben, asimismo, de cómo Mao hizo independiente a su patria de las potencias extranjeras que acampaban en su suelo como señoras, pero ¿acaso Franco no nos hizo levantar la cabeza con orgullo de sabernos tan libres de esas naciones extranjeras como nunca lo habíamos estado desde que los Borbones llegaron a España? ¿Acaso no gritábamos con soberbia ¡España libre!? Entonces, ¿por qué ahora sólo piden que vayamos mendigando por repúblicas y monarquías liberales una sonrisa, un certificado de buenos chicos, una limosna que nos haga más europeos y más simpáticos a las logias y a las multinacionales?

    Y, por último, ¿qué periódico, qué sesudo periodista experto en política internacional, qué político admirador de Mao ha pedido que toda su obra de estadista, de conductor del pueblo chino, sea desmontada y arrumbada como anacrónica y dictatorial? ¿Quién ha pedido la libertad, la democracia, las elecciones para los esclavos del comunismo maoísta? Todavía no se ha alzado ni una voz ni se ha escrito una línea gritando ¡libertad y amnistía! para los presos chinos, para los ciudadanos y siervos chinos.

    Y si esto es así, ¿con qué derecho nos han embrutecido a los españoles con estos gritos para dentro de nuestra nación? ¿Por qué nosotros tenemos que olvidar todo lo que conseguimos con nuestra guerra, llevados al triunfo por el Caudillo Franco, y, en cambio, no se pide lo mismo para los triunfadores de aquella otra guerra civil que acaudillara y venciera Mao-Tsé Tung? ¿Es que acaso la libertad de 800 millones de asiáticos no es tan respetable como la de 35 millones de europeos? ¿Por qué esa caterva de socialistas, de cristiano demócratas, de liberales, no gritan, aúllan y exigen la democracia de esos 800 millones de esclavos? (…)

    ¿Acaso alguien les ha preguntado a los treinta y cinco millones de españoles si no estábamos contentos con el régimen que trajimos, aceptamos y elevamos durante cuarenta años? ¿Qué autocracia es esta que echa por la borda un Estado sin pedir siquiera su opinión a los que gobierna, sin permitir más prensa que la que le conviene y sin dar voz ni voto a los ciudadanos para decidir su destino colectivo? Por eso no nos extraña nada que tantas gentes, en las alturas, hayan magnificado a Mao: es su maestro.

    Manuel ÁLVAREZ DE SOTOMAYOR


    Última edición por ALACRAN; 29/07/2021 a las 13:48
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  15. #295
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    281



    Revista FUERZA NUEVA, nº 511, 23-Oct-1976

    La autoridad diocesana donostiarra, ¿apoya el terrorismo vasco?

    Hemos consignado la idea contenida en el encabezamiento de estas líneas con interrogante, pero también pensamos que no faltaríamos a la verdad si la formuláramos en sentido sencillamente afirmativo: La autoridad diocesana donostiarra apoya el terrorismo vasco.

    Así la frase resulta en verdad terrible, espantosa, escalofriante. (…) El hecho resulta inconcebiblemente horrendo. Pero ahí están las tristísimas, las monstruosas realidades que lo prueban.

    Una de ellas la aducimos a continuación: es un documento emanado del Secretariado Diocesano de San Sebastián. Fue distribuido su texto -provisto del sello del obispado- en los templos de la diócesis el pasado mes de junio (1976), a la salida de las misas de algunos domingos y también fue leído en muchas misas dominicales.

    Su mismo título ya insinúa el carácter tendencioso, opuesto al poder público y condenatorio suyo, del documento, que va encabezado así: Ante el sufrimiento de un pueblo. Como era de esperar y de temer, claro está que este escrito, aunque no descaradamente pero sí entre líneas e implícitamente, carga la culpa de cuantas anomalías ocurren en el País Vasco -incluso las horrendas matanzas perpetradas por los terroristas de ETA- al actual régimen.

    Estos criminales, a la luz de este documento diocesano donostiarra, no tienen nada de delincuentes ni asesinos, sino que constituyen la necesaria e inevitable consecuencia de la inicua opresión a que el Gobierno de la Nación tiene sometido al pueblo vascongado.

    Es inconcebible el grado de apasionamiento político que se ha apoderado de una parte considerable del clero guipuzcoano, bajo cuya constante presión actúa la jerarquía diocesana, que no es sino un juguete de esos grupos de acción. (…)

    Sobre el documento distribuido y leído en la mayoría de los templos de Guipúzcoa el pasado mes de junio, de su carácter oficial no cabe dudar, ya que aparece publicado en el número del Boletín del Obispado correspondiente al mes de julio. Refleja, por tanto, el pensamiento de la jerarquía eclesiástica diocesana.

    Transcribimos a continuación sus pasajes principales, donde encontrará el lector los siguientes aspectos y hechos:

    1º Cómo no condena jamás, expresa y directamente, los crímenes y asesinatos cometidos por los terroristas de ETA, a los que no considera en sí mismos, en su propio ser criminal y terrorista: criterio del todo opuesto al Derecho Natural y al Evangelio.

    2º Cómo condena y reprueba las intervenciones armadas de los agentes de la ley, como si fuesen auténticos crímenes: criterio también del todo opuesto al Derecho Natural y al Evangelio.

    3º Cómo jamás culpa a los a los terroristas de ETA y a los crímenes y desmanes por ellos perpetrados, así como al programa subversivo que tratan de implantar mediante el pánico y la violencia, la situación actual de inquietud y zozobra en que vive, en grandes sectores el pueblo guipuzcoano.

    4º Cómo -entre líneas e implícitamente- culpa al poder público de la nación de la situación de sufrimiento del pueblo vasco.

    5º Cómo omite sistemáticamente toda palabra y todo concepto que signifique acatamiento, ayuda a la autoridad civil, colaboración cívica con ella y a ella, a fin de asistirle en la solución de los problemas, como es obligación primaria de todo ciudadano, según el Derecho Natural y el Evangelio. (…)

    De S.I.R. (Nº 20)




    Última edición por ALACRAN; 29/07/2021 a las 13:53
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  16. #296
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    282

    Revista FUERZA NUEVA, nº 512, 30-Oct-1976

    El caos sube como la espuma, PERO TODO SE EXPLICA

    Reconozcamos que la dinámica política española de estos tiempos está plagada de hechos, situaciones y actividades sorprendentes (…) Estas sorpresas políticas atañen no sólo a los actos, sino también a las omisiones.

    En cuanto a los actos, señalaremos solo aquellos que, a nuestro parecer, son los más relevantes, porque hay tantos, que sería prolijo enumerarlos en su totalidad.

    Pero fijémonos: un ministro de asuntos Exteriores viaja por media Europa, exponiendo nuestros proyectos de “democratización”. Vienen a nosotros jefecillos para “ayudarnos” en nuestro trabajo político e inspeccionar el proceso. Se autorizan provocaciones separatistas en varios puntos de nuestra geografía. Cada vez que el comunismo mata, se habla de atentado contra la democracia (“Contra tiros, democracia”, dice la portada de una revista). A todo el mundo ha llegado ya la voz sonora de nuestra Administración gubernamental, anunciando un futuro democrático que se está gestando.

    En cuanto a las omisiones, “todo pasa como si” por Real Decreto-Ley se hubiera implantado la impunidad. Los más graves delitos de lesa patria dejan de ser perseguidos. El caos se intensifica en proporción geométrica. Todos nos preguntamos, atemorizados. “¿Adónde vamos a parar? ¿Qué va a ser de España? ¿Quién podrá impedir, a estas alturas, el hundimiento total?”

    No tenemos, por tanto, más remedio que leer entre líneas: con ello, queremos decir que viene a nuestro conocimiento aquello que se oculta de modo directo, pero que se hace inteligible tomando las situaciones “a contrapelo”.

    ***
    La realidad es que, desde algún tiempo antes de la muerte del Caudillo, estamos diciendo a todo el mundo -incluidos los españoles- que aquí no tenemos democracia. Precisamente ahora, justo en el tiempo en que hay más libertad, porque casi todo lo que se castiga en cualquier país de Occidente no es perseguido en España. Justo ahora, decimos, es cuando más se resalta el hecho de que no tenemos democracia todavía. Todo está, por ahora, reducido a “proyectos de democratización”, como tantas veces vienen oyendo los europeos y los norte y sudamericanos, y el resto de la tierra.

    ¿Dónde hay, ahora, más huelgas que en España? ¿Dónde no se castiga el separatismo, como en España? ¿Dónde se deja perder una inmensa reserva de divisas (6.000 millones de dólares) en poco tiempo, como en España? ¿Dónde, como en España, se mata, y queda casi todo reducido a procesos inacabables, en espera de nuevas amnistías? ¿Dónde, como en España, se vilipendia lo más noble? ¿Dónde, como en España, se admite toda clase de amenazas subversivas y contra-constitucionales, a través de prensa autorizada?

    Pero todos los días nos encargamos de decir al mundo que estamos gestando la libertad democrática, “eso que todavía no tenemos”. Que nadie se desespere: la paz y el orden volverán, o, cuando menos, se restablecerán en gran medida.

    ***
    Todas estas situaciones no son más que el fruto o la expresión de una táctica cuidadosamente programada. Y, por sí misma, ha de revelar la grandeza de lo que vamos a perder con el pregonado “cambio”.

    Tenemos que esperar a que haya Congreso de Diputados. Tenemos que esperar a que empiecen a funcionar los partidos políticos. Tenemos que esperar a que se efectúen las “elecciones libres” por sufragio universal.

    Y será entonces cuando empecemos a notar que el orden poco a poco se va restableciendo, que el comunismo mata menos, que hay menos huelgas, que hay menos delitos impunes, etc.

    Pero ¿por qué? La razón es obvia: el Poder, llegada esa ocasión, se desprenderá de su “debilidad”. La debilidad del Poder es puro artificio. Si el Poder quisiera, todo el caos se resolvería en dos días. Pero el Poder no quiere. Ha de esperar a que se instaure la democracia. Llegado este tiempo podremos “comprobar” lo siguiente:

    1º El Régimen franquista sólo podía ser bueno en cuanto regentado por la persona de Franco (“el irrepetible”), pero todo es caos si no se cambia el sistema.

    2º La democracia “homologada” es el mejor sistema político, en defecto de "un ser excepcional" ("que sólo una vez lo da la Historia") como Franco. El Régimen de Franco (la democracia orgánica), sin Franco, no puede subsistir (véase ahora mismo).

    ***
    Todo esto estaría muy bien. Pero lo que ocurre es que el desorden y toda la impunidad actuales han sido pura creación, directa o indirecta, de los Gobiernos que gestionan la democracia, para que luego el pueblo español y el resto del mundo puedan llegar a las dos conclusiones anteriores.

    Porque -y en esto no han caído los planificadores, según parece- los Gobiernos “gestores” se han excedido: “se han pasado de rosca”, como dice el pueblo. Ni un solo español mayor de edad ignora que este caos y este libertinaje y estas matanzas que nos rodean los puede resolver en el acto cualquier medianía, con tal de que tenga a su favor la investidura de Autoridad.

    Y eso precisamente es lo que nos hace pensar, a la fuerza, que no se trata de que “no hay un Franco que lo arregle todo”, sino que desde arriba no se quieren arreglar las cosas, antes al contrario, se favorece por omisión, cuando no por acción, toda la demagogia, todo el caos, toda la anarquía y la impunidad de que venimos hablando, hasta tanto no se llegue a la nueva situación, hija de todos los perjurios que se vienen cometiendo hace ya demasiado tiempo.

    ***
    Se trata, en suma, de una locura, cuyo desenlace nadie puede conocer -aunque se crea tener previsto- (…) Sólo queda el colofón.

    ¿Es que no podía producirse la transformación “democrática” sin previo caos?

    No. Porque la democracia, y más en los países meridionales, lleva implícito el desorden. Pero, exacerbando éste hasta el paroxismo, la vuelta al normal desorden democrático parecerá orden. Es como el que después de tener un buen rato metida la mano en agua muy fría, al meterla después en agua tibia le parece caliente.

    Es la relatividad aplicada a la sensación política. Y después el socialismo.

    Juan RÍOS DE LA ROSA


    Última edición por ALACRAN; 29/07/2021 a las 14:17
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  17. #297
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    283

    Revista FUERZA NUEVA, nº 512, 30-Oct-1976

    ¿Reto a las Cortes?

    Alguien dijo que la Corona era el “motor del cambio”. Nosotros creemos, ante lo que presenciamos en el ruedo político español, que la dinámica cambiante del Movimiento nacional, del Régimen del 18 de Julio, tal vez tenga el nombre de Torcuato Fernández Miranda.

    La que sí se nos hace extraña es la posición adoptada ahora por Fernández Miranda [presidente de las Cortes] en cuanto a la aceleración de la “reforma política” y su indudable parcialismo en pro de la línea gubernista, tendente a conseguir, sea como sea, aun a través de innegables y hábiles legalismos constitucionales, que el proyecto de ley de Reforma Política presentado por el Gobierno a las Cortes consiga los dos tercios necesarios de votos de los procuradores para que se convierta en Ley.

    (Sobre las irregularidades e ilegalidad del proyecto de ley de Reforma política de Suárez ver los artículos del hilo:
    http://hispanismo.org/historia-y-antropologia/28317-ilegalidad-de-la-ley-para-la-reforma-politica-de-adolfo-suarez-para-la-transicion.html )

    Y decimos esto ante lo que se ha publicado en la prensa sobre declaraciones del presidente de las Cortes en torno al procedimiento de urgencia en los debates en cuanto a la discusión de este proyecto de decreto-ley, pero sobre todo a la “insinuación” -curiosamente propiciada con anterioridad por Luis Apostua, en su habitual sección del diario “Ya”- de que en el supuesto de que los procuradores no aprobasen -por las dos terceras partes preceptivas- este proyecto reformista, el Gobierno podría “considerar caducada la prórroga de la actual legislatura”, con lo que, de cierta manera legal, prácticamente se habrían disuelto las actuales Cortes.

    Esto, unido al sistema anunciado de “votación nominal”, para que “el pueblo sepa cómo han votados sus representantes”, según frase de Fernández Miranda, pensamos significa un reto total a la independencia de la Cámara, una maniobra absolutamente contraria a ese espíritu democrático y de sumisión a la libertad de pensamiento del que el Poder se hace supremo valedor (…)

    Amenazar el libre ejercicio del voto con una medida “dictatorial” como la señalada anteriormente, así como obligar a una forma de votación contraria a la forma secreta, que los cánones de la democracia inorgánica señalan como la única pura, son medidas que nada dicen en favor de esa intencionalidad democratizadora de la que el Gobierno Suárez y sus órganos de poder vienen alardeando en estos tiempos. No obstante, conste que, a nosotros, a título personal, nos parece bien el voto nominativo, para que efectivamente todos sepamos a qué atenernos.

    Ramón de Tolosa

    Última edición por ALACRAN; 13/08/2021 a las 13:10
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  18. #298
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    284


    Revista FUERZA NUEVA, nº 513, 6-Nov-1976

    CORTES ESPAÑOLAS: COACCIONES Y «PROMESAS» INADMISIBLES

    Los procuradores deben mantener su independencia a la hora de votar

    LOS medios informativos nacionales —incluida la radio-televisión—, no cesan una y otra vez de indicar, directa o indirectamente, a los procuradores en Cortes cómo y qué deben votar cuando se plantee en el pleno la aprobación o no de los Proyectos de Reforma Política y Sindical.

    Uno, que votó en su día por un procurador de su provincia para que cumpliera con lo dispuesto en las Leyes Fundamentales del Régimen, espera que no falte al juramento que hizo al tomar posesión del cargo. No obstante, cuando a través de la pantalla de TVE y de Radio Nacional —exclusivamente al servicio del Gobierno, que es quien patrocina la Reforma— o de la prensa subvencionada por internacionales bien conocidas, observamos
    la brutal campaña de mentalización del pueblo español para que vote «SI» a las citadas Reformas, tememos que los pobres de espíritu, o los que se han creído de verdad eso de los futuros enchufes en determinado y nuevo organismo sindical, cedan ante semejantes presiones y promesas y falten al solemne juramento hecho en su día ante los Evangelios.

    Los procuradores que tengan esposa e hijos tendrán que explicar, sobre todo ante estos últimos, un hecho tan repugnante como el cometer perjurio. Sus hijos, que sabrán de memoria los Mandamientos de la Ley de Dios, recordarán a estos procuradores que el segundo de estos Mandamientos, la Ley más alta que sólo el Sumo Hacedor podría variar, dice: «NO JURARAS SU SANTO NOMBRE EN VANO.» ¿Se han puesto a pensar los señores procuradores, si son católicos (y tienen que serlo para ejercer el cargo), que cometen no solamente perjurio sino también, como consecuencia de ello, un grave pecado al faltar a uno de los Mandamientos de la Ley de Dios?

    • • •

    Pero vamos con el objetivo principal de este comentario. Decíamos que los procuradores, sobre todo los que por sus débiles convicciones o por ambición política, están siendo sometidos a una auténtica prueba de fuego por quienes, contra viento y marea (aunque España se hunda en el caos, si ello satisface a los países «demócratas», que sólo quieren ver humillada a nuestra Patria) se han empeñado en meternos violentamente en la boca un repulsivo purgante.

    Ninguna clase de coacción, ninguna clase de «ofrecimientos de futuros cargos», ningún temor a cesar como represalia en los puestos que hoy ocupan debe influir en el ánimo de los procuradores a la hora de votar. El sano pueblo español estará, no hay que dudarlo, pendiente de estas hipotéticas posibles represalias.

    El presidente de las Cortes (Torcuato Fdez. Miranda), en unas peregrinas declaraciones, ha dicho que sólo puede ser admitida la votación secreta cuando se trata de la dignidad de una persona; olvida que, en los países de más pura democracia, esa democracia que pordiosean ciertos señores, la votación SECRETA es consustancial con el sistema. Tan secreta que en muchos países (Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, etc.) hasta se le habilita al votante una especie de cabina con las cortinas corridas para que «secretamente» pueda llenar su papeleta.

    Naturalmente que tales declaraciones son denigrantes para los procuradores en Cortes a los que, por lo visto, se les sigue considerando unos imbéciles. Si el presidente quiere —contra el criterio de la inmensa mayoría de los miembros de las Cortes— que las votaciones sean nominales y que cada uno exponga su opinión, no lo hace por ese camelo de la dignidad, sino porque teme lo peor, lo peor para su criterio, naturalmente.

    • • •

    Al imponer este sistema de votación antidemocrático —después de alardear tanto de democracia—, es indudable que lo que se persigue es evitar la desbandada de tanto «servidor de la Administración» que ostenta la condición de procurador y de otros tantos que han creído en ciertas promesas. Unos moralmente comprometidos con la Administración, otros a la espera del enchufe, y un tercer grupo compuesto por «amigos» que han prometido, a lo peor, «ser buenos chicos» y decir «SI».

    Si el voto, como mandan los cánones de la democracia que se nos quiere imponer desde arriba, fuera secreto, los procuradores lo pensarían dos veces y votarían de acuerdo con su conciencia y, sobre todo, de acuerdo con el solemne juramento hecho ante los Evangelios. De todas formas, estamos seguros de que los hombres de bien, los hombres de honor, que no desean pasar a la Historia como perjuros, que han querido siempre, como católicos, que sus hijos respeten los Mandamientos de la Ley de Dios, votarán, en cualquier circunstancia, con un «NO» rotundo, claro, contundente para vergüenza y escarnio de los que no cumplen con su deber, y que no podrán quejarse si sus hijos tampoco cumplen otro de aquellos Mandamientos: «Honrar padre y madre».

    Si en un país considerado como «el no va más» de la democracia, como Estados Unidos, el cometer perjurio le costó la presidencia de la nación a Nixon y ahora mismo se están buscando las cosquillas a Ford por si en alguna de las declaraciones sobre el caso de soborno, que costó la presidencia a su antecesor, existen indicios de «perjurio» para inhabilitarlo como candidato a la presidencia, ¿cómo es posible que en nuestras Cortes, llegado
    el momento, algunos de los procuradores puedan caer en el DELITO de perjurio sin que los tribunales de justicia intervengan?

    • • •

    En una entrevista con el almirante Carrero Blanco —cuyos asesinos aún siguen paseándose por ahí— del conocido periodista Emilio Romero («Prólogo para un Rey»), al preguntarle sobre su opinión ante el deseo creciente que exponían algunos procuradores de agruparse por regiones y hasta por grupos con el fin de globalizar actitudes y desindividualizar las Cortes, el señor Carrero Blanco contestó con firmeza:
    «Mi opinión es totalmente contraria a ese deseo de agrupación dentro de las Cortes, que dice usted que actualmente se nota. Todos los procuradores en Cortes (así lo dice taxativamente su Ley constitutiva) representan al pueblo español, deben servir a la nación y al bien común y NO ESTAR LIGADOS POR MANDATO IMPERATIVO ALGUNO. Formar grupo, ligarse al mandato de quien lo dirija ES INADMISIBLE y no creo que ningún procurador en Cortes, QUE HA JURADO FIDELIDAD A LOS PRINCIPIOS DEL MOVIMIENTO Y DEMÁS LEYES FUNDAMENTALES, vaya a incurrir en PERJURIO

    Con estas claras y contundentes palabras del ilustre militar, del hombre que interpretó fielmente los deseos del Caudillo, ponemos punto final a este comentario. Las destacadas personalidades que recientemente han hecho temerarias declaraciones que tratan de invalidar la legalidad vigente, deben reflexionar si deben o no permanecer en el cargo o convertirse en reos de perjurio ante Dios y ante los hombres.

    HORACIO

    Última edición por ALACRAN; 13/08/2021 a las 13:19
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  19. #299
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    285

    Revista FUERZA NUEVA, nº 513, 6-Nov-1976

    La Patria del señor Oreja

    • Marcelino Oreja, que naturalmente forma parte del séquito oficial del Rey en su viaje por Francia como ministro de Asuntos Exteriores, ha hecho unas manifestaciones a la revista gala «L'Express» y, en ese morboso afán por quedar exculpado de faltas inexistentes o de vinculaciones a un Régimen al que le debe todo, incluso la vida, y hacer profesión de democratismo a ultranza; repito, Marcelino Oreja, hijo de un protomártir español, del que no ha heredado obviamente una vocación heroica, ha hecho unas manifestaciones a la referida publicación francesa. Parece lo propio y no hay nada que objetar.

    Pero lo que resulta insólito e inaudito es que el señor Oreja, para explicar la actual postura de algunos españoles gobernantes e incluso explicar la postura de nuestra Patria en los años de su mejor gloria, haya dicho, poco más o menos, que España es como una prostituta que en peregrinación a los Santos Lugares se encontró a un Santo y éste le disuadió de tan largo viaje, recomendándola simplemente el cambio de vida. Y eso estamos haciendo, según el ministro hispano del Exterior. Increíble pero verdad.

    Hasta ahora se han dicho muchas cosas de España, subestimándola, menospreciándola o calumniándola y, además, y con harto frecuencia, por parte de los propios españoles. No es cosa nueva, y ya Bartrina pudo hacer aquel epigrama que decía: «Si oís a un hombre hablar, fácil es ver dónde vio la luz del sol; si os alaba a Inglaterra, es inglés: si os habla mal de Prusia, es francés y, si os habla mal de España, es español.» La Historia nos ha mostrado, desgraciadamente, un rico muestrario de Judas nacionales, desde los asesinos de Viriato a los actuales tránsfugas de nombres bien conocidos, pero nunca habíamos escuchado de ningún español lo que Oreja acaba de declarar a una revista francesa. Se dirá que es un símil o una metáfora; pero ni con la mayor libertad literaria, ni con la mayor licencia retórica, se puede admitir que nadie compare a la Patria a una prostituta, considerando su pasado, inmediato o remoto, como pecado que hay que purgar cambiando de vida, a indicación de un «santo», que en este caso parece que es Giscard y la compaña.

    • Es de creer que la poco afortunada y ofensiva expresión del ministro Oreja ha sido involuntaria, y es él mismo el primero en lamentarla a poco que la medite. Pero, en cualquier caso, se me ocurre advertir con respeto y con objetividad si no ha confundido los términos el declarante, ya que si toma la Historia verá que es ahora cuando se está prostituyendo la Patria por parte de algunos, ya que hasta hace poco España era digna y respetada, incluso temida y odiada por todo el mundo, en tanto que en la actualidad cualquier mequetrefe de Bruselas, París, Londres o Washington se atreve a opinar sobre ella e injerirse en su política interna. Jamás, en 2.000 años de Historia, nunca había sido humillada tanto una nación que siempre tuvo a gala su orgullo, con una personalidad ante la que se inclinaron siempre, de grado o por fuerza, las demás. Por eso, pudo decir Walter Schubart: «La amplitud de su espíritu hizo de España la primera nación que logró la unidad y la primera que concibió como idea la política mundial.» Incluso más, pues Rudolf Lothar señaló: «Es un pueblo de sentido aristocrático que se conduce como el mejor nacimiento que el resto de la Humanidad... Creo que Dios, en el Paraíso, habló ya con Adán de la tierra española, teniéndola por el pueblo elegido»

    • Para el señor Oreja, sin embargo, España es la pecadora que ha de cambiar de vida para ser perdonada por los santos de la Europa democrática. Pero si realmente, por la subversión de valores típicamente masónica, esa Europa es la de la pornocracia y la copropolítica, será un honor ser «pecador» y seguir siéndolo; es decir, jamás pertenecer a ella.

    EL DIRECTOR



    Última edición por ALACRAN; 13/08/2021 a las 13:25
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  20. #300
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,621
    Post Thanks / Like

    Re: Revista ‘Fuerza Nueva’: de la muerte de Franco a la Constitución (1975-78)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    286


    Revista FUERZA NUEVA, nº 514, 13-Nov-1976

    ANARQUÍA O ESTADO DE DERECHO

    EL presidente Suárez ha adoptado, asumido y hecho suya la ruptura preconizada desde hace años por la “Platajunta”, convirtiéndola prácticamente en su programa de gobierno, institucionalizándola. Institucionalizar es mucho más que legalizar. Dicha ruptura supone la destrucción del Sistema y abrir un proceso constituyente que llevará «a partir de cero», «quiérase o no», corno proclama Gil-Robles, uno de los principales inspiradores del Gobierno Suárez y de la ruptura pactada. Es «el único caso en la historia de ruptura desde dentro», según reconocen escritores áulicos en «Ya» (Emilio Atard, García Escudero).

    Pero, ante los hechos que estamos presenciando y sufriendo los españoles, nos preguntamos si en esta emulación o pugilato rupturista entre el Gobierno y la oposición se va a dar algo más insólito todavía, si la autodemolición de España y de la obra de Franco va a ir acompañada de la destrucción del principio de autoridad, legalidad, derecho, disciplina y convivencia social, lo cual equivaldría a implantar la anarquía, (…); si el demoliberalismo decimonónico total a que vamos no acabará en el neoanarquismo de las escuelas actuales. Porque la realidad es que estamos viviendo bajo un sistema de ambigüedades, claudicaciones, impunidades y lenidades; un sistema de ilegalidad legal, como ha dicho un ex ministro; en «un vacío de legalidad en el que las Leyes Fundamentales están vigentes pero no rigen», según reconoce, sin lamentarlo, un ex ministro de Justicia democristiano que tanto ha contribuido a ese vacío; una situación «en que lo ilegal es tolerado y no se sanciona», como lamenta el presidente del Consejo de Estado; en que las normas legales acordadas por Gobierno y Cortes no se cumplen, como señala el general Campano; una situación, en suma, de anarquización tolerada, a la que no sabemos si por ironía o por sarcasmo se llama Estado de Derecho.

    El balance o recapitulación que vamos a hacer de la serie de actos y actividades de desarme moral y anarquización latente nos revelará hasta qué extremo de «tolerancia» está llegando este Gobierno de la Monarquía liberal.

    Anarquía tolerada

    Fue inconcebible el espectáculo consentido en septiembre último, de exaltación y homenaje reparador a los criminales convictos y confesos ejecutados y a los autores de 62 asesinatos, bastantes por la espalda. El alcalde de Vergara, ante 174 representantes de municipios vasco-navarros, afirmó textualmente que no es fácil tipificar como delitos de sangre acciones cometidas en un contexto en el que la fuerza constituye el derecho, y que estas palabras, «pienso, manifiestan el sentir general del pueblo». Aunque parezca imposible, el ministro de la Gobernación (R. Martín Villa) no ha actuado, y de ahí que el alcalde exclame: «iNo puedo quejarme de la buena disposición de las autoridades superiores!» (Entrevista con Antonio de Santis en «Ya», que la intitula «Nuevo
    abrazo de Vergara».) Y, sin embargo, existe el artículo 123 del Código Penal, que castiga «los ultrajes a la nación española y al sentimiento de su unidad», artículo que está vigente y en letra muerta.

    En la manifestación de las organizaciones comunistas y separatistas realizada con autorización oficial en Vigo el 21 de septiembre, se mantuvo un minuto de silencio ante el Palacio de Justicia y otro ante las fuerzas de orden público, en homenaje al terrorista vigués ejecutado por asesinato de un policía, y en ella se pidió la disolución de los cuerpos represivos. («Ya», 1-IX-76.) ¿Se concibe mayor trágala a la Administración de justicia y al orden jurídico? Nuestra sociedad, ante estos hechos, parece haber agotado su capacidad de asombro.

    Un viejo y desacreditado político profesional que no vaciló en colaborar y servir a la República «de sangre, fango y lágrimas», en reciente mitin democristiano pidió un minuto de silencio «en memoria de los que murieron por la democracia».

    En Cataluña, representantes de Colegios de Abogados han pedido también la disolución de las fuerzas armadas, así como otros más radicales «e interesados en que, cuando las masas salgan a la calle, aquéllas permanezcan acuarteladas» («El Alcázar», 2-IX-76). El 1 de octubre, en Madrid, un grupo de abogados invadió los locales del Tribunal de la Magistratura de Trabajo imponiendo suspensiones de juicios y organizándose mítines en su lugar: «a la justicia prenden». Otros grupos de letrados exigen amnistía total, incluidos, por tanto, los delitos comunes. ¿Existe acaso sociedad alguna en que no haya penalidad para el delito?

    En la iglesia de Montserrat (Barrio de Moratalaz, Madrid), en el funeral por los criminales ejecutados, después de la homilía se leyeron comunicados de Coordinación Democrática. En una reunión comunista, en otra iglesia del barrio, se vendieron más de mil ejemplares de «Mundo Obrero» («Ya»).

    En la Escuela de Verano —dotada con subvención estatal de 9.000 millones de pesetas de la Universidad autónoma barcelonesa, había «stand» permanente para la venta de revistas y publicaciones leninistas, trotskystas, cenetistas y, sobre todo, del FRAP, autor del asesinato de una decena de guardias. Todo esto se permite en nuestro actual «Estado de Derecho».

    Nunca, ni durante la República, se han quemado más banderas españolas. En Vascongadas casi es un hecho cotidiano. En Ibarra (Guipúzcoa) queman dos, sustituidas por «ikurriñas». La Guardia Civil actúa. El alcalde dimite en protesta de su actuación «excesiva», haciendo su jefe caso omiso de las órdenes que «dicté en pleno uso de mis facultades de alcalde y delegado gubernativo» (Agencia Cifra). Este caso, típico «del alguacil alguacilado», refleja la actitud de convivencia antiespañola y antilegal de varias autoridades locales en la región.

    La «marca» separatista catalana, más o menos teóricamente desautorizada, de hecho tuvo lugar en varias zonas. Y es que, paradójicamente, la indulgencia oficial suele extremarse al límite ante los separatismos.

    La enumeración de subversiones e infracciones «toleradas» se haría interminable.

    Una prima al terrorismo

    Este proceso de anarquización convertido en situación casi normal reviste una extraordinaria gravedad por su contenido y finalidad, que es el marxismo y el separatismo, y por la condición de sus protagonistas, que implica la inversión de la pirámide social; porque no son cuatro desarrapados, sino que una parte de ellos ejerce funciones o autoridad públicas, o son abogados, profesionales, universitarios, eclesiásticos; es decir, pertenecen a los estamentos depositarios de los principios políticos, jurídicos, sociales, espirituales componentes de la tabla de valores que cimentan a toda sociedad civilizada. Son grupos muy minoritarios que prevaliéndose de la posición y predicamento inherentes a su status social, y movidos por finalidades y ambiciones políticas en las que entran el resentimiento, el sectarismo, el señoritismo burgués, el vedettismo y el encumbramiento personal y político, utilizan los resortes de la violencia, la persecución al contrario en ideas, el terrorismo ideológico y la disolución moral como instrumento corrosivo contra la comunidad nacional, en una vocación por el caos, a la sombra de la tolerancia otorgada.

    Por todo ello nos parece suicida la aparente actitud gubernamental «de permitirlo todo». La prensa ha publicado una carta de cierto secretario del Comité Central del P.C en la que éste refiere que las acciones armadas de septiembre de 1975 fueron decididas por el Comité Permanente del FRAP y por el pleno del Comité Central (del que él era secretario) del PC. «En cualquier país moderado y hasta flemático esto sería perseguible de oficio», afirma nada menos que Blanco Vila.

    Nunca, nunca debió autorizarse, ni en letras de molde ni en acto o manifestación alguna, nada que significase glorificación ni homenaje a los ejecutados en 1975 y demás autores de asesinatos; y sin embargo ha habido una tolerancia que creemos no habría existido en ningún país occidental, en los mismos países que nos azuzan e imponen tolerancias inauditas que ellos no practican, y ha constituido agobiante trágala para los familiares de los asesinados, así como para las fuerzas armadas y para el sentido jurídico, ético y humano de los españoles, y un desprestigio de la cosa pública.

    Nunca debió abrirse masivamente la frontera, concediendo pasaporte a más de 300 exiliados de ETA, desde sus fundadores a los cuadros de acción. Los resultados inmediatos de tanta «apertura», a la vista están. ETA, favorecida con la más increíble amnistía —72 amnistiados—, está más desafiante que nunca. Y todavía el ministro de Justicia (Landelino Lavilla) anunciaba que podrá ampliarse más.

    El señor Martín Villa dice que la autoridad no es negociable; pero, ante una especie de plante o protesta colectiva de varios municipios vascos, acude a aquellas provincias y el resultado es un plan de ilimitadas concesiones, desde la protección a las «ikastolas» —focos de odio a España—(declaradas de utilidad social, ¡hasta el proyecto de relegar a la Guardia Civil a las áreas rurales! Y quiera Dios que no a otras concesiones de privilegios fiscales.

    En otra ocasión leemos que seis guardias fueron heridos en Guipúzcoa, uno con pérdida de ojo. Hubo detenciones, pero seguidamente surgieron dimisiones de alcaldes, huelgas y paros, y «que ya no quedan detenidos».

    A los pocos días de la matanza quíntuple en San Sebastián, un brigada de la Guardia Civil es herido, otro guardia apaleado y otros acorralados; no hubo detenciones. (Agencia Logos).

    En las innumerables algaradas, alborotos, coacciones, piquetes, agresiones por toda la nación, se producen detenciones, pero casi invariablemente los detenidos son puestos en libertad. ¿No es esto una prima a la impunidad, ese oficial cruzarse de brazos ante el desafío de los brazos en alto?

    La sombra de Berenguer

    Nos alarma sobre todo la impavidez adoptada por el Gobierno, que no quisiéramos se convirtiera en obstinación o en ceguera. El presidente viene repitiendo que hay que desdramatizar en la cuestión vasca y en todas; pero, cuando la realidad es dramática, su enorme dramatismo no pueden deshacerlo las palabras, las declaraciones pomposas ni las habilidades políticas. Es lógico que cunda la inquietud por todo el país, herido además por la política de bandazos, «desde la legalidad» oficial, para demoler toda la obra de Franco, y de trágala desatada en la prensa por algunos medios audiovisuales, por los partidos políticos y en la calle.

    Una nación no puede liarse la manta a la cabeza, que es lo que se está haciendo, paralizar y liquidar la paz, prosperidad y bienestar alcanzados, y poner en juego sus destinos y sus más altos valores nacionales —como son la unidad patria y la no servidumbre extranjera— al solo objetivo de imponernos una democracia formal, cuyas consecuencias hemos experimentado durante siglo y medio. Y que para tan menguado logro haya que permitirlo todo y que pasar por todo...

    Los españoles tenemos metida en el alma y en la mente la etapa del gobierno Berenguer-Aznar (1930-31) y su ceguera, que tan enorme semejanza guarda con el momento actual. El historiador, académico y miembro de la CEDA Jesús Pavón, en sus conocidos estudios ha señalado que lo que provocó la caída de la Monarquía y el caos subsiguiente fue el empeño de volver al punto de partida, al régimen de partidos, a los mismos partidos de antes de la dictadura de Primo de Rivera. Es una quimera que se pagó bien cara, porque tales retrocesos son imposibles en la vida de los pueblos.

    Carmelo VIÑAS Y MEY

    Última edición por ALACRAN; Hace 4 semanas a las 13:37
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 3 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 3 visitantes)

Temas similares

  1. Errores de base en Fuerza Nueva
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 22
    Último mensaje: 05/04/2019, 20:48
  2. Homenaje a Blas Piñar en el 50 aniversario de Fuerza Nueva
    Por Trifón en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 31
    Último mensaje: 05/04/2018, 19:50
  3. Respuestas: 17
    Último mensaje: 10/05/2013, 09:51
  4. De Juana militó en Fuerza Nueva
    Por Arnau Jara en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 23/03/2007, 20:25
  5. En el 40 aniversario de Fuerza Nueva
    Por rey_brigo en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 08/11/2005, 13:26

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •