Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 32 de 32

Tema: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

  1. #21
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    21. Gánase Coímbra de los moros con la ayuda de Santiago Apóstol. El rey arma caballero al Cid,
    calzándole las espuelas la Infanta Urraca.


    GÁNASE Á COIMBRA, DE LOS MOROS, CON LA AYUDA DE SANTIAGO APÓSTOL.
    - EL REY ARMA CABALLERO AL CID, CALZÁNDOLE LAS ESPUELAS
    LA INFANTA URRACA
    .

    (Anónimo.)

    Cercada tiene á Coimbra Aquese buen rey Fernando;

    Siete años duró el cerco, Que jamas lo hubo quitado,

    Porque el lugar es muy fuerte De muros bien torreado.

    No Hay vianda en el real, Que todo lo habian gastado.

    Ya quieren alzar el cerco, Al Rey monjes han llegado

    De aquese gran monasterio Que nombrado era Lormano,

    Que con trabajo crecido Habian mucho trigo alzado,

    Mucho mijo y aun legumbres, Y al Rey todo se lo han dado

    Rogándole no alce el cerco, Que darian vianda abasto.

    El Rey se lo agradeció, Tomó lo que le fué dado ,

    Partiólo por sus campañas, Viandas les han abondado ;

    Quebrantaron muchos muros, Los moros se han amistado.

    Dádose habian al Rey La villa y todo su algo;

    Solo fincan con las vidas, Que el Rey se las ha otorgado.

    En tanto que dura el cerco Un romero habia llegado,

    Que viene de allá de Grecia Al apóstol Santiago.

    Astiano habia por nombre, Obispo es intitulado.

    Faciendo estaba oracion Ante el Apostol muy santo.

    Astianos oyó decir Que el apostol Santiago

    Entraba en las grandes lides Armado y en un caballo

    A pelear con los moros En favor de los cristianos.

    El Obispo que lo oyó Muy mucho le habia pesado :

    -Non le digais, caballero, Pescador era llamado.-

    Y con esta gran porfia Dormido se habia quedado.

    Santiago se le aparece Con llaves en la su mano,

    Y con muy alegre rostro Dijo: - Tú faces escarnio

    Por llamarme caballero, Y en ello tanto has cuidado ,

    Vengo yo ahora á mostrarte Porque no dudes en vano.

    Caballero soy de Cristo, Ayudador de cristianos

    Contra el poder de los moros, Y d'ellos soy abogado.-

    Estando en estas razones Traido le fué un caballo;

    Blanco era y muy hermoso, Santiago le ha cabalgado

    Guarnido de todas armas, Limpias, blancas, relumbrando,

    Y á guisa de caballero A ayudar va al rey Fernando,

    Que yace sobre Coimbra Habia ya siete años.

    -Y con estas llaves mismas, Dijo, que llevo en mis manos,

    Abriria yo el lugar; Mañana el dia llegado

    Daréselo yo al Rey, Que lo ha tenido cercado.-

    Y en aquesta propia hora Al Rey habia entregado.

    Nombróse Santa María La mezquita que han hallado,

    Consagrándola en su nombre, Y en ella se habia armado

    Caballero Don Rodrigo De Vivar, el afamado.

    El Rey le ciño la espada; Paz en la boca le ha dado,

    No le diera pescozada Como a otros habia dado,

    Y por hacerle mas honra La Reina le dió el caballo,

    Y Doña Urraca la infanta, Las espuelas le ha calzado.

    Novecientos caballeros Don Rodrigo habia armado;

    Mucha honra le hace el Rey Y mucho fuera loado,

    Porque fuera muy valiente En ganar lo que es contado,

    Y en otros muchos lugares Que á su Rey ha conquistado.


    (SEPÚLVEDA, Romances nuevamente sacados, etc. It. ESCOBAR, Romancero del Cid.)

    Última edición por ALACRAN; 26/09/2021 a las 19:51
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #22
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    22. El Cid pide el tributo al moro



    EL CID PIDE EL TRIBUTO AL MORO.

    (Anónimo.)


    Por el val de las Estacas Pasó el Cid á mediodía,

    En su caballo Babieca : ¡Oh que bien que parecia!

    El rey moro que lo supo A recibirle salia :

    Dijo: - Bien vengas, el Cid: Buena sea tu venida,

    Que si quieres ganar sueldo, Muy bueno te lo daria,

    O si vienes por mujer Darte he una hermana mia.-

    - Que no quiero vuestro sueldo Ni de nadie lo querria,

    Que ni vengo por mujer, Que viva tengo la mia:

    Vengo á que pagues las parias Que tú debes á Castilla.-

    -No te las daré yo, el buen Cid , Cid; yo no te las daria :

    Si mi padre las pagó Hizo lo que no debia.-

    -Si por bien no me las das, Yo por mal las tomaria.

    -No lo harás asi, buen Cid, Que yo buena lanza habia.

    -En cuanto á eso, rey moro, Creo nada te debia,

    Que si buena lanza tienes, Por buena tengo la mia :

    Mas da sus parias al Rey, A ese buen rey de Castilla.

    -Por ser vos su mensajero De buen grado las daría-.


    (Codice del siglo XVI.)


    Última edición por ALACRAN; 26/09/2021 a las 19:42
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #23
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    23. Defiende el Cid de una violencia a Axa, dama de Abdalla, al cual
    iba buscando para combatirle.


    DEFIENDE EL CID DE UNA VIOLENCIA Á AXA , DAMA DE ABDALLA,
    AL CUAL IBA BUSCANDO PARA COMBATIRLE.

    (De Lúcas Rodriguez.)


    Cuando el rojo y claro Apolo El hemisferio alumbraba,

    Y cuando su Hermana bella En el otro se mostraba ,

    Por una verde espesura De árboles bien cercada,

    Donde dulces ruiseñores Muy claramente cantaban,

    Y donde el céfiro manso Sabrosamente soplaba,

    Con esfuerzo y gallardía Un caballero pasaba

    En un caballo fogoso Bordado el jaez de plata.

    Las armas de fino acero, Todo de blanco se armaba;

    Una lanza larga y gruesa, Y en ella veleta blanca,

    Ha salido de Castilla, Y entra bravo en Lusitania :

    Solo va a buscar un moro Que el fuerte Audalla se llama,

    Que la fama de sus hechos Por toda España volaba.

    En medio de su camino El caballo se paraba.

    Don Rodrigo es de Vivar, Que con la espuela le daba;

    Mas el caballo por eso Adelante no pasaba.

    Como esto vido Rodrigo En los estribos se alzaba:

    Por ver qué cosa seria, A todas partes miraba.

    Hincando la lanza en tierra En ella el cuerpo afirmaba ,

    Y oyó una voz que decia, Aunque no vio quién la daba ;

    -¡Oh ingrata y cruel fortuna ¿Di si estás de mi vengada,

    Pues me has quitado la vida Y con ella el bien del alma?-

    Metióse por la espesura Por saber quién lamentaba ;

    Cuando no lejos de si Vió que un moro se quejaba ;

    Tendido en la fresca yerba, Que en sangre teñida estaba

    De las heridas que tiene, Que todo el cuerpo le pasan.

    Cuando lo vió Don Rodrigo, Movido de grande lástima,

    Apeóse del caballo; Mas aun no bien se apeaba

    Vió estar cuatro caballeros, Y con ellos una dama,

    Que de ellos se defendia, Aunque ya cansada estaba;

    Y como vió a Don Rodrigo A grandes voces le llama :

    -Ayudeisme, caballero, Si cortesia en vos se halla :

    Yo soy Axa, sin ventura Cautiva del fuerte Audalla.-

    Arremetió Don Rodrigo, Poniendo en ristre la lanza:

    Los cuatro vienen a él, Y cada cual le encontraba.

    No le mueven de la silla, Y él á uno derrocaba :

    Vuelve furioso á los tres, Poniendo mano á la espada :

    Dió al uno tan fuerte golpe, Que en tierra lo derribaba :

    Los dos se vuelven huyendo, Y el de ellos no se curaba.

    A la dama se volvia Por saber lo que pasaba :

    Antes por la espesura Iba buscando a su Audalla.

    No curó mas de seguirla; Mas en Castilla se entraba ;

    Y así hizo buena obra A quien la pensó hacer mala.


    (RODRIGUEZ, Romancero historiado)

    Última edición por ALACRAN; 26/09/2021 a las 19:50
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #24
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    24. El Cid combate y mata al moro Abdalla, rey de Sevilla


    EL CID COMBATE Y MATA AL MORO ABDALLA, REY DE SEVILLA

    (Anónimo.)


    Por el val de las Estacas El buen Cid pasado habia :

    A la mano izquierda deja La villa de Constantina.

    En su caballo Babieca, Muy gruesa lanza traia :

    Va buscando al moro Abdalla, Que enojado le tenia.

    Travesando un antepecho, Y por una cuesta arriba,

    Dábale el sol en las armas, ¡Oh qué bien que parecia!

    Vido ir al moro Abdalla Por un llano que allí habia,

    Armado de fuertes armas ; Muy ricas ropas traia.

    Dábale voces el Cid; D'esta manera decia :

    -Espéresme, moro Abdalla , No demuestres cobardía.-

    A las voces que el Cid daba El moro le respondia :

    -Muchos tiempos ha, buen Cid, Que esperaba yo este dia,

    Porque no hay hombre nacido De quien yo me esconderia;

    Porque desde mi niñez Siempre huí cobardia.-

    -Alabarte, moro Abdalla Poco te aprovecharia;

    Mas si tú eres lo que dices En esfuerzo y valentia,

    Sé que a tiempo eres venido Que menester te sería.-

    Estas palabras diciendo Contra el moro arremetia;

    Encontróle con la lanza, En el suelo le derriba;

    Cortárale la cabeza, Sin le hacer descortesia.


    (TIMONEDA, Rosa española. It. WOLF, Rosa de Romances)


    Última edición por ALACRAN; 10/10/2021 a las 19:57
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  5. #25
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    25. El Cid hace que los reyes moros sus tributarios presten homenaje al rey Fernando y le entreguen los tributos.


    EL CID HACE QUE LOS REYES MOROS SUS TRIBUTARIOS PRESTEN HOMENAJE
    AL REY FERNANDO Y LE ENTREGUEN LOS TRIBUTOS.

    (Anónimo)


    En Zamora está Rodrigo En corte del rey Fernando,

    Padre del rey sin ventura A quien llamaron Don Sancho,

    Cuando llegan mensajeros De los reyes tributarios

    A Rodrigo de Vivar, Al qual dicen humillados :

    -Buen Cid , á tí nos envían Cinco reyes tus vasallos,

    A te pagar el tributo, Que quedaron obligados,

    Y por señal de amistad Te envían mas cien caballos,

    Veinte blancos como armiños, Y veinte rucios rodados,

    Treinta te envían morcillos, Y otros tantos alazanos,

    Con todos sus guarnimientos De diferentes brocados,

    Y a mas á Doña Jimena Muchas joyas y tocados,

    Y a vuestras dos fijas bellas Dos jacintos muy preciados,

    Dos cofres de muchas sedas Para vestir tus fidalgos.

    El Cid les dijera: --Amigos, El mensaje habeis errado,

    Porque yo no soy señor Adonde está el rey Fernando :

    Todo es suyo nada es mio, Yo soy su menor vasallo.-

    El Rey agradeció mucho La humildad del Cid honrado,

    Y dijo a los mensajeros ; Decidles á vuestros amos

    Que aunque no es rey su señor, Con un rey está sentado,

    Y que cuanto yo poseo El Cid me lo ha conquistado,

    Y que yo estoy muy contento En tener tan buen vasallo.

    El Cid despidió a los moros Con dones que les ha dado,

    Siendo dende allí adelante El Cid, Ruiz Diaz llamado,

    Apellido, entre los moros, De home de valor y estado.


    (Romancero general.- It. ESCOBAR, Romancero del Cid.)


    Última edición por ALACRAN; 10/10/2021 a las 19:56
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  6. #26
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    26. Al mismo asunto


    AL MISMO ASUNTO.

    (De Lorenzo de Sepúlveda.)

    En Zamora estaba el Rey Que Fernando se decia,

    Con el está Don Rodrigo De Vivar en nombradía.

    Mensajeros han llegado Que á Don Rodrigo le envían

    Sus vasallos, reyes moros ; Grandes haberes traian.

    Son las parias que le dan hecho Despues que á ellos vencia.

    Quiérenle besar la mano; Rodrigo no consentia

    Hasta besar la del Rey, Y ellos luego lo cumplian.

    Despues que se la han besado A Rodrigo se volvian;

    Hincados están de hinojos, Y las manos le pedian.

    Rodrigo se las ha dado; Los mensajeros decian :

    -Cid Rui Diaz, tus vasallos, Como á señor que te estiman,

    Te envían este presente, Las parias son que debian.

    Bésante tus piés y manos; Para tí gran bien querian,

    Por que tú, Cid, lo mereces, Y eres el mejor que habia,

    Tiénense por muy dichosos, Porque tú, Cid, los vencias.-

    Rodrigo tomó el presente, El quinto al Rey ofrecia :

    Conócele señorio; Mas el Rey no lo queria.

    Mucho se lo agradeció Y á los suyos les decia :

    -D'este dia en adelante, - Cid á Rodrigo le digan;

    Pues moros se lo llamaron, Mucho á el le convenia.»


    (SEPÚLVEDA, Romances nuevamente sacados, etc.)

    Última edición por ALACRAN; 10/10/2021 a las 19:59
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  7. #27
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    27. El Cid se opone a que el Rey se reconozca feudatario del Imperio, aunque el Papa lo había mandado.
    -Vence al conde de Saboya.


    EL CID SE OPONE Á QUE EL REY SE RECONOZCA FEUDATARIO DEL IMPERIO,
    AUNQUE EL PAPA LO HABIA MANDADO. -VENCE AL CONDE DE SABOYA

    (Anónimo.)

    La silla del buen Sant Pedro Victor Papa la tenia,

    Y el Emperador Enrique Ante él se humilló y decia :

    -Ante vos, el Padre Santo, Mi querella proponia

    Contra aquese rey Fernando. Que á Castilla y Leon tenia,

    Porque todos los cristianos Por señor me obedecian,

    Solo él no me conoce Ni mi tributo me envía :

    Constreñidle, Santo Padre, Que me obedezca este dia-

    El Papa envió su mandado En que pedido le habia

    Que le fuese tributario, So pena que enviaria

    Y daria su cruzada Porque no le obedecia.

    Muchos reyes que allí estaban Que en concilio presidian,

    Retaban al rey Fernando Si esto cumplir no queria.

    El Rey cuando vió las cartas , Pena recibido habia,

    Porque si esto va adelante, A sus reinos mal vendria.

    A los sus honrados homes Su consejo les pedia;

    Ellos al Rey aconsejan Faga lo que le pedian,

    Porque de ser obediente Al Papa, á él convenia,

    Y si facerlo no quiere A sus reinos mal vendria,

    Porque vendrán contra él Reyes que lo desafian.

    No estuvo en este consejo El buen Cid, que ido se habia

    A ver á Jimena Gomez, Su esposa , que bien queria,

    Y habia muy poco tiempo Que el buen Cid la conocia.

    Estando fablando en esto Don Rodrigo entrado habia ;

    El Rey cuando vido al Cid Lo que ha pasado decia,

    Y rogólo le aconseje Lo que sobre eso haria.

    El Cid cuando tal oyó El corazon le dolia :

    Fabló su razon al Rey, D'esta manera decia :

    -Rey Fernando, vos nacisteis En Castilla en fuerte dia,

    Si en vuestro tiempo ha de ser A tributos sometida,

    Lo cual nunca fué hasta aquí, ¡Gran deshonra nos sería!

    Cuanta honra Dios nos dió, Si tal faceis, es perdida.

    Quien esto vos aconseja Vuestra honra no queria ,

    Ni de vuestro señorio Que á vos, Rey, obedecia.

    Enviad vuestro mensaje Al Papa y á su valía ,

    Y á todos desafiad De vuesa parte y la mia.

    Pues Castilla se ganó. Por los reyes que ende habia,

    Ninguno les ayudó De moros á la conquista:

    Mucha sangre les costó , La vida me costaria

    Antes que pagar tributo , Pues à nadie se debia.-

    El Rey lo tuvo por bien Lo que el buen Cid le decia :

    Al Papa envió el mensaje, Y por merced le pedia

    No ayude tal sinrazon Sobre lo que no la habia ;

    Y al emperador Enrique Y a aquellos que lo seguian,

    A todos desafiaba, Y que buscarlos queria.

    Ocho mil y novecientos Caballeros ya venían,

    Parte de ellos son del Rey, Y otros que el buen Cid tenia :

    Por Capitan general A Don Rodrigo tenian.

    Pasaron los puertos de Aspa, Y al encuentro les salia

    Ramon, conde de Saboya, Con muy gran caballeria.

    Con el Cid hubo batalla, La lid fué mucho ferida,

    Mas Rodrigo venció al Conde, Y en la prision lo ponia.

    Soltólo con las rehenes De una hija que tenia ;

    En ella hubo el buen Rey Un fijo que se decia

    Don Fernando, cardenal De ese reino de Castilla,

    Tambien Don Rodrigo Diaz Otra batalla vencia

    Del mayor poder de Francia, Que al encuentro le salia,

    Sin que el Rey se hallase en ella, Que atras quedádose habia.

    Los reyes y emperadores Con toda la su valía

    Cuando vieron el estrago, Que el buen Cid faciendo iba,

    Por merced piden al Papa ; Que al Rey Fernando le escriba

    Que á Castilla se volviese, Que tributo no querian;

    Que contra el poder del Cid Ninguno se ampararia.

    El Rey cuando vió el mensaje A su tierra se volvia :

    Túvose por muy contento, Y al Cid se lo agradecia.


    (SEPÚLVEDA, Romances nuevamente sacados, etc.
    - It. ESCOBAR, Romancero del Cid.)




    Última edición por ALACRAN; 24/10/2021 a las 19:54
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  8. #28
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    28. El rey y el Cid acuden á Roma, y este derriba la silla del de Francia para dar lugar preferente á la del de Castilla



    EL REY Y EL CID ACUDEN Á ROMA, Y ESTE DERRIBA LA SILLA DEL DE FRANCIA
    PARA DAR LUGAR PREFERENTE Á LA DEL DE CASTILLA

    (Anónimo)

    A concilio dentro en Roma El Padre Santo ha llamado.

    Por obedecer al Papa, Este noble rey Fernando

    Para Roma fué derecho, Con el Cid acompañado.

    Por sus jornadas contadas En Roma se han apeado :

    El Rey con gran cortesia Al Papa besó la mano,

    Y el Cid y sus caballeros Cada cual de grado en grado:

    En la iglesia de San Pedro Don Rodrigo habia entrado,

    Do vido las siete sillas De siete reyes cristianos,

    Y vio la del rey de Francia Junto a la del Padre Santo,

    Y la del Rey su señor Un estado mas abajo.

    Fuése á la del rey de Francia, Con el pié la ha derribado;

    La silla era de marfil, Hecho la ba cuatro pedazos,

    Y tomó la de su Rey Y subióla en lo mas alto.

    Habló allí un honrado duque Que dicen el Saboyano:

    -Maldito seas, Rodrigo, Del Papa descomulgado,

    Porque deshonraste un Rey El mejor y mas preciado.-

    Oyendo el Cid sus razones D'esta manera ha fablado :

    -Dejemos los reyes, Duque, Y si os sentis agraviado

    Hayámoslo entre los dos; De mi á vos sea demandado.-

    Allegóse cabe el Duque, Un gran bofeton le ha dado

    El duque le respondio: -Demandetelo el diablo-

    El Papa cuando lo supo Al Cid ha descomulgado;

    Sabiéndolo el de Vivar Ante el Papa se ha postrado.

    -Absolvedme, dijo, Papa, Si no, será os mal contado.-


    (TIMONEDA, Rosa española. - It. ESCOBAR, Romancero del Cid.)

    Última edición por ALACRAN; 24/10/2021 a las 19:53
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  9. #29
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    29. Carta de Jimena al Rey, quejándose de que tiene siempre al Cid apartado de ella



    CARTA DE JIMENA AL REY, QUEJÁNDOSE DE QUE OCUPÁNDOLE EN GUERRAS,
    TIENE SIEMPRE AL CID APARTADO DE ELLA

    (Anónimo.)

    En los solares de Burgos A su Rodrigo aguardando,

    Tan en cinta está Jimena, Que muy cedo aguarda el parto.

    Cuando ademas dolorida, Una mañana en di-santo,

    Bañada en lágrimas tiernas Tomó la pluma en la mano,

    Y despues de haberle escrito Mil quejas á su velado,

    Bastantes á domeñar Unas entrañas de mármol,

    De nuevo tomó la pluma, Y de nuevo tornó al llanto,

    Y d'esta guisa le escribe Al noble rey Don Fernando.

    » A vos, mi señor el Rey, El bueno, el aventurado,

    » El magno, el conqueridor, El agradecido, el sabio,

    » La vuesa sierva Jimena, Fija del conde Lozano,

    » A quien vos marido disteis Bien así como burlando,

    » Desde Burgos os saluda Donde vive lacerando:

    » Las vuesas andanzas buenas Llévevoslas Dios al cabo.

    » Perdonadme, mi señor, Si no os fabló muy en salvo,

    » Que si mal talante os tengo Non puedo disimulallo.

    » Qué ley de Dios vos enseña Que podais por tiempo tanto

    » Cuando afincais en las lides, Descasar á los casados?

    » ¿Qué buena razon consiente Que á un garzon bien domeñado,

    » Falagüeño y homildoso Le mostreis á ser leon bravo?

    »¿Y que de noche y de dia Le traigais atraillado

    » Sin soltalle para mi Sino una vez en el año?

    » Y esa que me le soltais, Fasta los pies del caballo

    » Tan teñido en sangre viene Que pone pavor mirallo;

    » Y cuando mis brazos toca, Luego se duerme en mis brazos :

    » En sueños gime y forceja, Que cuida que está lidiando.

    » Apenas el alba rompe Cuando lo están acuciando

    » Los esculcas y adalides Para que se vuelva al campo.

    » Llorando vos lo pedí, Y en mi soledad cuidando

    » De cobrar padre, y marido, Ni uno tengo, ni otro alcanzo;

    » Que como otro bien no tengo, Y me lo habedes quitado,

    » En guisa le lloro vivo, Cual si estuviera finado.

    » Si lo faceis por honralle, Mi Rodrigo es tan honrado

    » Que no tiene barba, y tiene Cinco reyes por vasallos.

    » Yo finco, señor, en cinta, Que en nueve meses he entrado ,

    » Y me podrán empecer Las lágrimas que derramo

    » Non permitais se malogren Prendas del mejor vasallo

    » Que tiene cruces bermejas, Ni á Rey ha besado mano.

    » Respondedme en puridad Con letras de vuesa mano

    » Aunque al vueso mandadero Le pague yo su aguinaldo.

    » Dad este escrito a las llamas, Non se faga de palacio,

    » Que á malos barruntadores Non me será bien contado.»


    (Romancero general. -- It. ESCOBAR, Romancero del Cid.)


    Última edición por ALACRAN; Hace 4 semanas a las 13:54
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  10. #30
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    30. Respuesta del Rey a la carta de Jimena


    RESPUESTA DEL REY Á LA CARTA DE JIMENA

    (Anónimo)


    Pidiendo a las diez del dia Papel á su secretario,

    A la carta de Jimena Responde el rey por su mano.

    Despues de fazer la cruz, Con cuatro puntos y un rasgo,

    Aquestas palabras finca A guisa de cortesano :

    «A vos, Jimena la noble, La del marido envidiado,

    » La homildosa, la discreta, La que cedo espera el parto,

    » El Rey que nunca vos tuvo Talante desmesurado,

    » Vos envía sus saludes En fe de quereros tanto.

    » Decisme que soy mal rey Y que descaso casados,

    » Y que por los mis provechos Non curo de vuesos daños :

    » Que estáis de mí querellosa Decis en vuesos despachos,

    » Que non vos suelto el marido Sino una vez en el año,

    » Y que cuando vos le suelto En lugar de falagaros,

    » En vuesos brazos se duerme Como viene tan cansado.

    » Si supiérades, señora, Que vos quitaba el velado

    » Por mis enamoramientos Fuera con razon quejaros;

    » Mas si solo vos lo quito Para lidiar en el campo

    » Con los moros convecinos, Non vos fago mucho agravio.

    » A non vos tener en cinta, Señora , el vueso velado,

    » Creyera de su dormir Lo que me habedes contado;

    » Pero si os tiene, señora, Con el brial levantado...

    » No se ha dormido en el lecho Si espera en vos mayorazgo :

    » Y si en el parto primero Un marido os ha faltado,

    » No importa, que sobra un rey Que os fara cien mil regalos.

    » Non le escribades que venga, Porque aunque esté á vueso lado,

    » En oyendo el atambor Será forzoso dejaros.

    » Si non hubiera yo puesto Las mis huestes á su cargo,

    » Ni vos fuerais mas que dueña, Ni él fuera mas que un fidalgo.

    » Decis que vueso Rodrigo Tiene reyes por vasallos :

    » ¡Ojalá como son cinco Fueran cinco veces cuatro!

    » Porque teniéndolos él Sujetos á su mandado ,

    » Mis castillos y los vuesos No hubieran tantos contrarios.

    » Decis que entregue á las llamas La carta que me habeis dado :

    » A contener herejías Fuera digna de tal pago;

    » Mas si contiene razones Dignas de los siete sabios,

    » Mejor es para mi archivo Que non para el fuego ingrato :

    » Y porque guardeis la mia Y non la fagais pedazos,

    » Por ella á lo que pariérdes Pormeto buen aguinaldo.

    » Si fijo, prometo dalle Una espada y un caballo,

    » Y dos mil maravedís Para ayuda de su gasto.

    » Si fija, para su dote Prometo poner en cambio

    » Desde el dia que naciere, De plata cuarenta marcos.

    » Con esto ceso, señora, Y no de estar suplicando

    » A la Virgen, vos alumbre En los peligros del parto».


    (Romancero general. -- It. ESCOBAR, Romancero del Cid.)

    Última edición por ALACRAN; Hace 4 semanas a las 14:01
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  11. #31
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    31. Doña Jimena sale a misa de parida



    JIMENA SALE Á MISA DE PARIDA: DESCRÍBESE SU CORTEJO Y TRAJE

    (Anónimo)


    Salió á misa de parida A San Isidro en Leon

    La noble Jimena Gomez, Mujer del Cid Campeador.

    Para salir, de contray Sus escuderos vistió;

    Que el vestido del criado Dice quién es el señor.

    Un jubon de grana fina La bella dama sacó,

    Con fajas de terciopelo Picadas de dos en dos;

    De lo mismo una basquiña Con la mesma guarnicion,

    Donas que la diera el Rey El dia que se casó,

    Y con los cabos de plata Un muy rico ceñidor,

    Que á la Condesa su madre El Conde en donas le dió.

    Lleva una cofia de papos De riquísimo valor,

    Que le dió la infanta Urraca El dia que se veló;

    Dos patenas lleva al cuello Puestas con mucho primor,

    Con San Lázaro y San Pedro Santos de su devocion,

    Y los cabellos que al oro Disminuyen su color,

    A las espaldas echados, De todos hecho un cordon.

    Lleva un manto de contray, Porque las dueñas de honor,

    Miéntras mas cubren su rostro, Mas descubren su opinion.

    Tan hermosa iba Jimena Que suspenso quedó el sol

    En medio de su carrera Por podella ver mejor,

    Y a la entrada de la Iglesia Al rey Fernando encontró,

    Que para metella dentro De la mano la tomó.

    Dijo el Rey: Noble Jimena, Pues el buen Cid Campeador,

    Vueso dichoso marido Y mi vasallo el mejor,

    Que por estar en las lides Hoy de la iglesia faltó,

    A falta del brazo suyo Yo vuestro bracero soy;

    Y a aquesa fermosa Infanta Que el cielo divino os dió,

    Mando mil maravedis Y mi plumaje el mejor.-

    Non le agradece Jimena Al Rey tanto su favor;

    Que le ocupa la vergüenza, Y á sus palabras la voz.

    Las manos quiso Jimena Besarle, y él las huyó :

    Acompañóla en la iglesia, Y a su casa la volvió.


    (ESCOBAR, Romancero del Cid.)



    Última edición por ALACRAN; Hace 5 días a las 13:02
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  12. #32
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,785
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (Iª parte): época del rey Fernando I de Castilla

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    32. Hace testamento el rey Fernando, olvidando en él a sus hijas. -Urraca le increpa sobre este olvido.


    HACE TESTAMENTO EL REY FERNANDO, OLVIDANDO EN ÉL A SUS HIJAS
    -URRACA LE INCREPA SOBRE ESTE OLVIDO


    (Anónimo.)

    Acababa el rey Fernando De distribuir sus tierras

    Cercano para la muerte Que le amenaza de cerca,

    Cuando por la triste sala, De negro luto cubierta,

    La olvidada infanta Urraca Vertiendo lágrimas entra;

    Y viendo a su padre el Rey, Con debida reverencia

    De hinojos ante la cama La mano le pide y besa;

    Y despues de haber mostrado Con tierno llanto sus quejas,

    -Entre divinas y humanas, ¿Qué ley, padre, vos enseña

    Para mejorar los homes Desheredar á las fembras?

    A Alfonso, Sancho y García, Que están en vuesa presencia;

    Dejais todos los haberes, Y de mí non se vos lembra.

    Non debo ser vuesa fija, Que os forzara si lo fuera

    A tener de mí lembranza La vuesa naturaleza.

    Si legitima non soy Magüer que bastarda fuera,

    De alimentar los mestizos Habedes naturaleza,

    Y si ansi no es, decid: ¿Qué culpa me deshereda?

    ¿Qué desacato vos fice Que tal castigo merezca?

    Si tal tuerto me faceis, Las naciones extranjeras

    Y los vuesos homes buenos ¿Qué dirán cuando lo sepan?

    Que non es derecho, non, Ni tal es razon que sea,

    Pudiendo ganalla en lides, Dar á los homes facienda.

    Dejaisme desheredada, Pero catad que soy fembra,

    Y lo que podré facer Sin varon y sin facienda.

    Si tierras no me dejais Iréme por las ajenas,

    Y por cubrir vueso tuerto Negaré ser fija vuesa.

    En traje de peregrina Pobre iré, mas faced cuenta

    Que las romeras á veces Suelen fincar en rameras.

    Sangre noble me acompaña, Mas cuido que mi nobleza

    Como extraña olvidaré, Pues que por tal me desechas.-

    Tales palabras habló, Y esperando la respuesta

    Dio principio al tierno llanto, Poniendo fin a sus quejas.


    (Romancero general. – ESCOBAR, Romancero del Cid)


    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 6
    Último mensaje: 27/06/2021, 12:59
  2. Respuestas: 16
    Último mensaje: 06/06/2021, 20:46
  3. Proclamación de Fernando III el Santo como Rey de Castilla 2019
    Por Hyeronimus en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/06/2019, 14:05
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 13/06/2018, 13:43
  5. Por qué Fernando anexionó Navarra a Castilla
    Por Reke_Ride en el foro Navarra
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 03/10/2009, 01:29

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •