Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 35 de 35

Tema: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

  1. #21
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    21. Diego Ordoñez parte a Zamora para hacer el reto


    DIEGO ORDOÑEZ PARTE Á ZAMORA PARA HACER EL RETO.

    (Anónimo)


    Despues que Bellido D'Olfos, Aquel traidor afamado,

    Derribó con cruda muerte Al valiente rey Don Sancho,

    Se allegan en una tienda Los mayores de su campo.

    Júntase todo el real Como estaba alborotado

    De ver el venablo agudo Que á su Rey ha traspasado.

    No se lo quieren sacar Hasta que haya confesado;

    Y ese conde Don García Que de Cabra era llamado,

    Viendo de tal modo al Rey, D'esta manera le ha hablado:

    -¡Oh rey, en quien yo tenia La esperanza de mi Estado!

    Véote tan mal herido Que remedio no he hallado

    Sino solo encomendarte A lo que eres obligado.

    Toma cuenta á tu conciencia, Y mira en lo que has errado

    Contra aquel alto Señor; Que te puso en tal estado.

    Al cuerpo no busques cura, Porque su tiempo es pasado;

    Ya son tus dias cumplidos, Ya tu plazo es allegado,

    Paga lo que te obligaste Cuando fuiste baptizado.

    La muerte, sierva y señora, No te da mas largo plazo,

    No consiente apelacion Sino que pagues de grado :

    Cumple curar de tu alma, Del cuerpo no hayas cuidado.-

    Respondió en aquesto el Rey, Todo en lágrimas bañado;

    Temblando tiene la lengua, Y el gesto tiene mudado :

    -Bien andante seades, Conde, Y en armas aventurado,

    En todo hablastes muy bien, Buen consejo me habeis dado :

    Yo bien sé cuál es la causa , Que en tal punto soy llegado

    Por pecados cometidos Al inmenso Dios sagrado,

    Y tambien fue por la jura Que á mi padre hube quebrado

    En cercar esta ciudad, Que á mi hermana hobo dejado.

    A Dios encomiendo el alma; Pues que estoy en tal estado

    Traedme los sacramentos Porque estó á muerte llegado.-

    Ansí se salió el alma, Y el cuerpo se le ha enfriado.

    Sus vasallos en aquesto A Zamora han enviado

    A aquese Don Diego Ordoñez, Un caballero estimado,

    A decir á los vecinos Como á su Rey ha matado

    El falso Bellido D'Olfos, Vasallo del rey Don Sancho,

    Por lo cual desafiaba Al traidor de Arias Gonzalo,

    Y á los zamoranos todos, Pues en ella se han hallado,

    Y á los panes, y á las aguas, Y á lo que no está criado,

    Y aun á todos los nacidos Que en Zamora son hallados,

    Y á los grandes y pequeños Aunque no sean engendrados.


    (Cancionero de romances. - It. TIMONEDA, Rosa Española.)


    Última edición por ALACRAN; 27/03/2022 a las 12:07
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #22
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    22. Al mismo asunto


    AL MISMO ASUNTO.

    (De Lúcas Rodriguez.)


    Con el rostro entristecido, Y el semblante demudado,

    Se arma para Zamora Ordoñez el castellano,

    Todo cubierto de luto Hasta los pies del caballo,

    Y debajo el luto lleva Un arnes muy bien tranzado,

    Puesta la lanza en el hombro, Un crucifijo en la mano.

    Con las devotas insignias Conocido va en el campo,

    Porque si él las llevaba Es por muerte del rey Sancho.

    Mirando va el crucifijo D'esta manera hablando:

    -Suplicote, Señor mio, Que me tengas de tu mano.

    Por la pasion que pasaste En aquesa cruz clavado,

    Y por la llaga mortal Que traspasó tu costado,

    Me quieras favorecer En este caso pensado.-

    Haciendo va juramento De no volver sin vengallo,

    Porque el traidor de Bellido Pague como falso y malo.

    Estas palabras decia Como hombre apasionado

    -Ayudadme, caballeros, Los que os llámais hijosdalgo,

    Que de los que no lo sois, No quiero ser ayudado-.

    (RODRIGUEZ, Romancero historiado.)





    Última edición por ALACRAN; 03/04/2022 a las 11:29
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #23
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    23. Reto de Zamora por Diego Ordoñez



    RETO DE ZAMORA POR ORDOÑEZ.

    (De Lúcas Rodriguez.)


    Ya Diego Ordoñez se parte, Ya del real se ha salido

    A reptar los zamoranos Por traidores, fementidos,

    Armado de piezas dobles En un caballo morcillo,

    En su mano gruesa lanza, El yelmo acerado y fino,

    Puso piernas al caballo Y en el muro la ha rompido,

    Y con voz muy alterada D'esta manera habie dicho :

    -Yo vos repto, zamoranos Por traidores fementidos;

    Repto los chicos y grandes, Y a los muertos, y á los vivos,

    Repto las yerbas del campo, Tambien los peces del rio,

    Réptoos el pan y la carne, Tambien el agua y el vino.-

    El buen viejo Arias Gonzalo Desde el muro ha respondido :

    -Hablaste como valiente, Pero no como entendido.

    ¿Qué culpa tienen los muertos De lo que hacen los vivos?

    ¿De lo que hacen los grandes Qué culpa tienen los chicos?

    Ya veis que estaba ordenado Y por ley establecido,

    Que el que reptare á concejo Se haya de matar con cinco-.

    - Bien lo entiendo, Arias Gonzalo, Bien entiendo lo que digo:

    Sálganse mañana al campo Antes qu'el sol sea salido.-


    (RODRIGUEZ, Romancero historiado.)





    Última edición por ALACRAN; 03/04/2022 a las 11:32
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #24
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    24. Arias Gonzalo desmiente las acusaciones de Ordoñez, y acepta el reto haciendo jurar a los zamoranos que no tuvieron parte en la muerte de don Sanchọ.

    “Nacimiento, vida y muerte del Movimiento Nacional”


    ARIAS GONZALO DESMIENTE LAS ACUSACIONES DE ORDOÑEZ, Y ACEPTA
    EL RETO HACIENDO JURAR Á LOS ZAMORANOS QUE NO TUVIERON
    PARTE EN LA MUERTE DE DON SANCHO.

    (Anónimo.)

    Arias Gonzalo responde Diciendo que han mal hablado :

    Mandan asinar varones Que juzguen en este caso.

    Doce salen de Zamora, Y otros doce van del campo.

    Arias Gonzalo se armaba , Para combatir el pacto :

    Consigo lleva cuatro hijos Que en el mundo Dios le ha dado :

    A todos los de Zamora D'esta manera ha hablado

    -Varones de gran estima, Los pequeños y de estado,

    Si hay alguno entre vosotros, Que en la muerte de Don Sancho,

    Y en la traicion de Bellido, Pueda encontrarse culpado,

    Digalo muy prestamente; De decillo no haya empacho,

    Que mas quiero irme en destierro, Y en Africa desterrado,

    Que no en campo ser vencido Por alevoso y malvado-

    Todos dicen prestamente Sin alguno estar callado :

    -Mal fuego nos queme, Conde, Si en tal muerte hemos estado :

    No hay en Zamora ninguno Que tal hubiese mandado.

    El traidor Bellido D'Olfos Por sí solo lo ha acordado :

    Muy bien podeis ir seguro; Id con Dios, Arias Gonzalo.-


    (Cancionero de romances.- It. Escobar, Romancero del Cid.)





    Última edición por ALACRAN; 03/04/2022 a las 11:39
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  5. #25
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    25. Al mismo asunto


    AL MISMO ASUNTO.


    Despues que Bellido D'Olfos, Ese traidor afamado,

    Derribó con cruda muerte Al valiente rey Don Sancho,

    Juntáronse en una tienda Los mayores de su campo;

    Y juntose todo el real Como estaba alborotado.

    Don Diego Ordoñez de Lara Grandes voces está dando,

    Y con coraje encendido retos, Muy presto se habia armado,

    Para retar á Zamora, Junto al muro se ha llegado,

    Y lanzando fuego vivo D'esta suerte ha razonado.

    -Fementidos y traidores Sois todos los zamoranos,

    Porque dentro d'esa villa Acogistes al malvado

    De Bellido, ese traidor, El que mató al rey Don Sancho

    Mi buen señor, y buen rey, De quien soy muy lastimado :

    Que los que acogen traidores Traidores sean llamados;

    Y por tales yo vos reto, Y á vuesos antepasados,

    Y á los que traidores son Los pongo en el mismo grado,

    Y á los panes, y á las aguas. De que sois alimentados,

    Y esto os faré conocer, Ansí como estoy armado,

    Y lidiaré con aquellos Que no quieren confesallo,

    O con cinco uno á uno, Como en España es usado

    Que lidie el que á concejo Como yo habia retado. –

    Arias Gonzalo, ese viejo, Ansí le habia fablado,

    Despues que hubo entendido Lo que Ordoño ha razonado.

    - Non debiera yo nacer, Si es como tú has contado;

    Mas yo aceto el desafío Que por ti es demandado,

    Y te daré a conocer No ser lo que has publicado.-

    Y á todos los de Zamora D'esta manera ha fablado :

    -Varones de grande estima Los pequeños y de estado,

    Si hay alguno entre vosotros Que en aquesto se haya hallado

    Dígalo muy prontamente; De decillo no haya empacho:

    Mas quiero irme d'esta tierra En Africa desterrado,

    Que no en campo ser vencido Por alevoso y malvado.-

    Todos dicen á una voz Sin alguno estar callado :

    -Mal fuego nos mate, Conde, Si en tal muerte hemos estado:

    No hay en Zamora ninguno, Que tal hubiese mandado.

    El traidor Bellido D'Olfos Por sí solo lo ha acordado:

    Muy bien podeis ir seguro; Id con Dios, Arias Gonzalo.


    (ESCOBAR, Romancero del Cid.)


    Última edición por ALACRAN; 24/04/2022 a las 11:44
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  6. #26
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    26. Arias Gonzalo con sus cuatro hijos se presentan por campeones de Zamora, retada por Ordóñez.


    ARIAS GONZALO CON SUS CUATRO HIJOS SE PRESENTAN POR CAMPEONES
    DE ZAMORA, RETADA POR ORDOÑEZ.

    (Anónimo)


    Despues que retó a Zamora Don Diego Ordoñez de Lara

    Vengador noble y valiente Del rey Sancho, que Dios haya,

    Su consejo tiene junto En palacio Doña Urraca,

    Por su hermano dolorida, Por su reto lastimada;

    Y como la vil envidia Cuanto no merece tacha,

    De la virtud enemiga, Peligro de la privanza ,

    Murmuraba maldiciente De Arias Gonzalo que falta ,

    Sospechando falsamente Que es por mengua su tardanza.

    A aquellos que lo calumnian, Empuñando la su espada ,

    Denodado les responde Nuño Cabeza de Vaca :

    - Aquel civil que presuma Temor, bajeza ó fe mala

    De Arias Gonzalo mi tio, Miente, miente por la barba :

    Y el que negare el respeto A sus venerables canas,

    A mí que las reverenció Me ponga la tal demanda.-

    Estando en esto, el buen viejo Entró grave por la sala,

    Arrastrando grande luto, Haciendo sus hijos plaza.

    La mano á la Infanta pide, Mesura fizo á la Infanta,

    Saludó á los homes buenos, Y de esta suerte les fabla :

    -Noble Infanta, leal concejo, Don Diego Ordoñez de Lara,

    Que para buen caballero Este apellido le basta ,

    En vez del Cid Don Rodrigo, Que con vos juró alianza ,

    Por la pro de su rey muerto Con infame reto os carga.

    A vuestro cabildo vengo, Con estos cuatro en compaña,

    Ciudadanos, fijos mios, De Lain Calvo sangre honrada.

    Tardéme un poco en venir, Que pláticas no me agradan

    Cuando los negocios piden Obras, valor y venganza.-

    A una el viejo y sus fijos Los largos capuces rasgan

    Quedando en armas lucidas; Lloró de nuevo la Infanta,

    Los viejos graves se admiran, La Infanta su sér alaba,

    Porque todos daban voces, Y nadie quien lidie daba.

    Arias Gonzalo prosigue Diciendo : -Recibe, Urraca,

    Mis canas para consejo, Mis fijos para batalla;

    Dales tu mano, señora, Que su juventud lozana

    Será invencible , si fuere De tu mano real tocada.

    Honrar a la gente buena, Y esotra comun pagarla,

    Le cumple al rey, que desea Domeñar fuerzas contrarias,

    Y con sangre de Don Diego Que se quite aquella mancha,

    Que a ti y á tu pueblo reta Con tan insufrible infamia :

    Y si esta sangre, que es buena, Y se ha de vender muy cara,

    Faltare, su muerte honrosa Viva mantendrá su fama.

    Yo seré el quinto y primero Que volveré por la causa ,

    Aunque mi vejez parezca Mocedad noble afrentada.

    Al campo me voy, señora, No me deis por esto gracias,

    Que el buen vasallo, al buen rey Debe hacienda, vida y fama-.


    (Romancero general. — It. Escobar, Romancero del Cid.)



    Última edición por ALACRAN; 24/04/2022 a las 11:45
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  7. #27
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    27. Arias Gonzalo arma caballero a su hijo menor, Pedro Arias, y le instruye de sus deberes como tal.


    ARIAS GONZALO ARMA CABALLERO Á SU HIJO MENOR, PEDRO ARIAS,
    Y LE INSTRUYE DE SUS DEBERES COMO TAL.

    (Anónimo.)


    El hijo de Arias Gonzalo, El mancebito Pedro Arias,

    Para responder á un reto Velando estaba unas armas.

    Era su padre el padrino, La madrina Doña Urraca ,

    Y el obispo de Zamora Es el que la misa canta :

    El altar tiene compuesto, Y el sacristan perfumaba

    A San Jorge y San Roman, Y á Santiago el de España :

    Estaban sobre la mesa Las nuevas y frescas armas,

    Dando espejos á los ojos, Y esfuerzo a quien las miraba.

    Salió el Obispo vestido, Dijo la misa cantada,

    Y el arnes pieza por pieza Bendice, y arma á Pedro Arias:

    Enlázale el rico yelmo, Que como el sol relumbraba,

    Relevado de mil flores, Cubierto de plumas blancas.

    Al armarle caballero Sacó el padrino la espada:

    Dándole con ella golpe Le dice aquestas palabras :

    -Caballero eres, mi hijo, Hidalgo y de noble casta,

    Criado en buenos respetos Desde los pechos del ama :

    Hágate Dios tal que seas Como yo deseo que salgas,

    En los trabajos sufrido, Esforzado en las batallas,

    Espanto de tus contrarios, Venturoso con la espada,

    De tus amigos y gentes Muro, esfuerzo y esperanza :

    No te agrades de traidores Ni les mires á la cara;

    De quien de tí se fiare No le engañes, que te engañas :

    Perdona al vencido triste Que no puede tomar lanza,

    No dés lugar que tu brazo Rompa las medrosas armas;

    Mas en tanto que durare En tu contrario la saña,

    No dudes el golpe fiero, Ni perdones la estocada :

    A Zamora te encomiendo Contra Don Diego de Lara,

    Que nada siente de honra Quien no defiende su casa.-

    En el libro de la misa Le toma jura y palabra.-

    Pedrarias dice :- Si otorgo Por aquestas letras santas.-

    El padrino le dió paz, Y el fuerte escudo le embraza,

    Y Doña Urraca le ciñe Al lado izquierdo la espada.

    (Romancero general)



    Última edición por ALACRAN; 08/05/2022 a las 12:01
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  8. #28
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    28. Mientras sus hijos le arman, Arias Gonzalo los anima para el combate


    MIÉNTRAS SUS HIJOS LE ARMAN, ARIAS GONZALO LOS ANIMA PARA EL COMBATE.

    (De Lúcas Rodriguez.)


    Aun no es bien amanescido, Qu'el cielo estaba estrellado,

    Cuando se armaba en Zamora El buen viejo Arias Gonzalo :

    Armanle sus cuatro hijos, Qu'ellos ya estaban armados.

    Mientras las armas le ponen Les dice el viejo esforzado.

    -De cinco que sois, mis hijos, Escogi solo los cuatro,

    Por ser yo el quinto y postrero, Que me hallaré en el campo.

    Bien conozco, hijos mios, Que este afan me era excusado,

    Pues do vosotros estais Ya yo soy privilegiado;

    Mas el repto de Don Diego A ninguno habie excusado,

    Ni viejo, chico, ni mozo, Ni por nacer, ni finado :

    Yerbas, aguas, plantas, peces, Todo lo tienen reptado,

    Y pues él nada reserva No quiero ser reservado.

    Mirad , hijos, que llevais Delante al que os ha engendrado;

    Mirad que dice el refran, En Castilla muy usado,

    «Por su ley, y por su Rey Y su tierra, está obligado

    A morir cualquiera bueno, Y mejor, si es hijodalgo».

    Mirad, hijos, que lo sois, De sangre d'este mi lado,

    Y que el honor ó la afrenta Eso queda en vuestra mano-.


    (RODRIGUEZ, Romancero historiado.)

    Última edición por ALACRAN; 08/05/2022 a las 12:07
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  9. #29
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    29. Arma Arias Gonzalo a sus hijos, y envía primero a Pedro Arias contra el retador de Zamora, Ordoñez.


    ARMA ARIAS GONZALO Á SUS HIJOS, Y ENVÍA PRIMERO Á PEDRO ARIAS
    CONTRA EL RETADOR DE ZAMORA, ORDOÑEZ.

    (Anónimo.)


    Tristes van los zamoranos Metidos en gran quebranto;

    Reptados son de traidores, De alevosos son llamados :

    Más quieren ser todos muertos, Que no traidores nombrados.

    Dia era de San Millan, Ese dia señalado,

    Todos duermen en Zamora; Mas no duerme Arias Gonzalo.

    Acerca de las dos horas Del lecho se ha levantado :

    Castigando está sus hijos, A todos cuatro está armando :

    Las palabras que les dice Son de mancilla y quebranto.

    - Ayudeos Dios, hijos mios, Guárdeos Dios, hijos amados,

    Pues sabeis cuán falsamente Habemos sido reptados:

    Tomad esfuerzo, mis hijos, Si nunca lo habeis tomado,

    Acordaos que descendéis De la sangre de Lain Calvo,

    Cuya noble fama y gloria Hasta hoy no se ha olvidado,

    Pues que sabeis que Don Diego Es caballero preciado,

    Pero mantiene mentira, Y Dios d'ello no es pagado :

    El que de verdad se ayuda De Dios siempre es ayudado.

    Uno falta para cinco, Porque no sois mas de cuatro,

    Yo seré el quinto, y primero, Que quiero salir al campo.

    Morir quiero, y no ver muerte De hijos que tanto amo.

    Mis hijos, Dios os bendiga Como os bendice mi mano.-

    Sus armas pide el buen viejo, Sus hijos le están armando,

    Las grevas le están poniendo, Doña Urraca habia entrado,

    Los brazos le echara encima Muy fuertemente llorando.

    - Donde vais, mi padre viejo, O para que estais armado?

    Dejad las armas pesadas, Que ya sois viejo cansado,

    Y sabeis que si moris Perdido es todo mi Estado.

    Acordáos que prometistes A mi padre Don Fernando

    De nunca desampararme, Ni dejar de vuestra mano.

    -Placeme, señora mia, Respondió Arias Gonzalo.-

    Cabalgara Pedro Arias Su hijo, que era el mediano,

    Que aunque era mozo de dias, Era en obras esforzado.

    Dijo : - Cabalgad, mi hijo, Que os esperan en el campo :

    Vais en tal hora y tal punto Que nos saqueis de cuidado.-

    Sin poner pié en el estribo Arias Pedro ha cabalgado :

    Por aquel postigo viejo Galopando ha llegado

    Adonde estaban los jueces Que le estaban esperando.

    Partido les han el sol, Dejado les han el campo.


    (TIMONEDA , Rosa Española.-It. WOLF, Rosa de romances.)



    Última edición por ALACRAN; 08/05/2022 a las 12:16
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  10. #30
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    30. Tres hijos de Arias Gonzalo mueren en el reto de Zamora; pero ésta
    queda por buena por haber salido de la estacada el retador antes
    de terminar el duelo.


    TRES HIJOS DE ARIAS GONZALO MUEREN EN EL RETO DE ZAMORA; PERO
    ESTA QUEDA POR BUENA POR HABER SALIDO DE LA ESTACADA
    EL RETADOR ANTES DE TERMINAR EL DUELO.

    (Anónimo.)

    Ya se salen por la puerta , Por la que salía al campo,

    Arias Gonzalo , y sus hijos Todos juntos á su lado.

    El quiere ser el primero Porque en la muerte no ha estado

    De Don Sancho, mas la Infanta La batalla le ha quitado,

    Llorando de los sus ojos Y el cabello destrenzado :

    -¡Ay! ruégovos por Dios, dice, El buen conde Arias Gonzalo,

    Que dejeis esta batalla Porque sois viejo y cansado :

    Dejaisme desamparada Y todo mi haber cercado;

    Ya sabeis como mi padre A vos dejó encomendado

    Que no me desampareis, Ende mas, en tal estado.-

    En oyendo aquesto el Conde Mostróse muy enojado :

    - Dejédesme ir, mi señora, Que yo estoy desafiado,

    Y tengo de hacer batalla Porque fui traidor llamado.-

    Con la Infanta , caballeros Juntos al Conde han rogado

    Que les deje la batalla, Que la tomarán de grado.

    Desque el Conde vido aquesto Recibió pesar doblado;

    Llamara sus cuatro hijos, Y al uno d'ellos ha dado

    Las sus armas y su escudo, El su estoque y su caballo.

    Al primero le bendice Porque era dél muy amado :

    Pedrarias habia por nombre, Pedrarias el castellano.

    Por la puerta de Zamora Se sale fuera y armado;

    Topárase con Don Diego Su enemigo y su contrario :

    -Sálveos Dios, Don Diego Ordoñez, Y él os haga prosperado,

    En las armas muy dichoso, De traiciones libertado :

    Ya sabeis que soy venido Para lo que está aplazado,

    A libertar á Zamora De lo que le han levantado.-

    Don Diego le respondiera Con soberbia que ha tomado :

    -Todos juntos sois traidores, Por tales seréis quedados.-

    Vuelven los dos las espaldas Por tomar lugar del campo,

    Hiriéronse juntamente En los pechos muy de grado;

    Saltan astas de las lanzas Con el golpe que se han dado;

    No se hacen mal alguno Porque van muy bien armados.

    Don Diego dió en la cabeza A Pedrarias desdichado,

    Cortárale todo el yelmo Con un pedazo del casco;

    Desque se vido herido Pedrarias y lastimado,

    Abrazárase á las clines, Y al pescuezo del caballo :

    Sacó esfuerzo de flaqueza Aunque estaba mal llagado,

    Quiso ferir á Don Diego, Mas acertó en el caballo,

    Que la sangre que corria La vista le había quitado :

    Cayo muerto prestamente Pedrarias el castellano.

    Don Diego que vido aquesto Toma la vara en la mano,

    Dijo á voces : -¡Ah Zamora! ¿Dónde estás, Arias Gonzalo?

    Envía el hijo segundo, Que el primero ya es finado.-

    Envió el hijo segundo, Que Diego Arias es llamado,

    Tornara á salir Don Diego Con armas y otro caballo,

    Y diérale fin á aqueste Como al primero le ha dado.

    El Conde viendo á sus hijos, Que los dos le han ya faltado,

    Quiso enviar al tercero Aunque con temor doblado.

    Llorando de los sus ojos Dijo :-Ve, mi hijo amado,

    Haz como buen caballero Lo que tú eres obligado :

    Pues sustentas la verdad, De Dios serás ayudado;

    Venga las muertes sin culpa, Que han pasado tus hermanos.-

    Hernan D'Arias, el tercero, Al palenque había llegado;

    Mucho mal quiere a Don Diego, Mucho mal y mucho daño.

    Alzó la mano con saña Un gran golpe le habia dado;

    Mal herido le ha en el hombro, En el hombro y en el brazo.

    Don Diego con el su estoque Le hiriera muy de su grado,

    Hiriéralo en la cabeza, En el casco le ha tocado.

    Recudó el hijo tercero Con un gran golpe al caballo,

    Que hizo ir á Don Diego Huyendo por todo el campo.

    Así quedó esta batalla Sin quedar averiguado

    Cuáles son los vencedores, Los de Zamora ó del campo.

    Quisiera volver Don Diego Á la batalla de grado,

    Más no quisieron los fieles, Licencia no le han dado.

    (Cancionero de romances. - It. Escobar, Romancero del Cid.)




    Última edición por ALACRAN; 05/06/2022 a las 12:21
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  11. #31
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    31. De cómo murió en el reto el tercer hijo de Arias, quedando empero
    dueño del campo, porque saltó la valla el caballo de su contrario.


    DE CÓMO MURIÓ EN EL RETO EL TERCER HIJO DE ARIAS, QUEDANDO
    EMPERO DUEÑO DEL CAMPO, PORQUE SALTÓ LA VALLA EL CABALLO
    DE SU CONTRARIO.


    (De Lucas Rodriguez.)

    Muerto había Don Diego Ordoñez, Dos hijos de Arias Gonzalo ;

    Para esperar al tercero, Un poco habíe descansado;

    Y entre tanto á Rodrigo Arias Ha llamado Arias Gonzalo.

    Háblale d'esta manera Con el rostro demudado :

    -No es menester que te diga, Hijo, que estás obligado

    A morir por tu concejo, Pues está tan claro y llano:

    Muévate ver, hijo mio, El campo en sangre bañado

    De aquella sangre inocente De un hermano y otro hermano :

    Y si no miras al suelo Por no quedar lastimado,

    Pues no puedes hacer menos, En la espada del contrario,

    Verás la sangre que corre, Que le llega hasta la mano.-

    Hablando d'esta manera, Mil bendiciones le ha echado :

    - Hijo, Dios vaya contigo, Y el apóstol Santiago :

    Gran razon llevas contigo Con que serás ayudado.-

    Y besándole en el rostro En lágrimas le ha bañado.

    Esforzara Rodrigo Arias, Por ser mozo y muy osado,

    A do le espera Don Diego, Que está comiendo un bocado.

    Mudó la lanza y escudo, Y ha tomado otro caballo.

    Vanse el uno para el otro, Muy recio se han encontrado :

    Rodrigo Arias es valiente, Trae á Don Diego acosado;

    Mas Don Diego con grande ira, Un reves le habíe tirado :

    Diole un golpe en la cabeza, Que la media le ha cortado.

    Con las ansias de la muerte, Un golpe habíe descargado,

    Que le dió a Diego Ordoñez, Como hombre desatinado.

    Cortóle las cabezadas, Hirió en el rostro al caballo,

    El caballo dió á huir, Viéndose desenfrenado.

    Quiérele tener Don Diego, Pero no le ha aprovechado ;

    Rodrigo Arias, aunque muerto, En el campo se ha quedado.


    (RODRIGUEZ, Romancero historiado.)





    Última edición por ALACRAN; 05/06/2022 a las 12:24
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  12. #32
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    32. El Cid da por buenos a todos los campeones, y por libre a Zamora de la acusación de alevosía



    EL CID DA POR BUENOS A TODOS LOS CAMPEONES, Y POR LIBRE Á ZAMORA
    DE LA ACUSACION DE ALEVOSÍA

    (De Lúcas Rodriguez.)


    A pié está el fuerte Don Diego Fuera de la empalizada,

    Que en sallando del caballo, Lo pasó de una estocada,

    Y para entrar en la lid, El un pié tiene en la raya.

    Unos dicen: - Ya es vencido.- Otros : - Vuelva á la batalla.-

    Unos le tiran de dentro, Otros le estorban la entrada.

    Aquí llegan los jueces, Y le mandan que se vaya,

    Que ellos juzgarán el caso Conforme al fuero de España,

    Y que guardarán justicia, Sin quitar á nadie nada.

    Obedeciendo Don Diego, Al real á pié tornaba;

    No quiso tomar caballo, Segun enojado estaba,

    Que ni mira de su bien, Ni de su mal le da nada.

    Ni mira que va herido, Ni que el ir á pié le daña,

    Ni que el real está léjos, Ni que la malla es pesada.

    La lanza lleva en el hombro, La adarga mal embrazada;

    A las veces va muy recio, Y otras veces se paraba.

    A ninguno habla que topa, Ni conoce á quien le habla.

    Alza los ojos al cielo, Y luego al suelo los baja.

    Unas veces va gritando, Y otras de tristeza calla;

    D'esta suerte va á su tienda, Y luego se echó en la cama.

    Ninguno le entraba á ver, Ni él á ninguno llamaba;

    Mas como se vido solo, De si mesmo se quejaba.

    - Don Diego Ordoñez, Don Diego, ¿Qu'es de la sangre de Lara,

    Y del buen Diego Proal, Y de Gonzalo Mudarra,

    Pues de su sangre ha venido Quien ha deshonrado á España?

    ¡Rodrigo Arias venturoso, Pues dentro de la estacada

    Has muerto como hijo-dalgo, En brava y cruel batalla!

    ¡Rey Don Sancho, señor mio, Maldita sea la crianza,

    Que en este traidor pusiste, Y el pan que comió en tu casa!

    ¿Qué dirá toda Castilla , Que me encargó la batalla,

    Sino que saqué el caballo, Porque el lidiar me cansaba?

    ¿Qué dirán los extranjeros, Cuando sepan esta hazaña,

    Sino que los castellanos, Porque gusto no les daba,

    Mataron a su señor, Con una traicion pensada?

    Cuando lo digan ansi, Tendrán razon muy sobrada;

    Pues los traidores son vivos, Y la injuria no es vengada.

    ¡Diego Ordoñez, tu rey muerto, Y estás echado en la cama!

    Iba á salir de su tienda, Cuando el Cid Ruy Diaz llegaba,

    Y abrazándose con él, D'esta manera le habla:

    -¿Donde vais, Don Diego Ordoñez? Que la sentencia ya es dada,

    Dando por libre á Zamora, Y à vos la victoria y palma.

    No os quejeis de la fortuna, Que no os fué contraria en nada,

    Que salirseos el caballo, Cosa fué por Dios guiada.-

    Con esto que dijo el Cid, Don Diego mas se aplacaba:

    Dejóse tomar la sangre, Y sus heridas curaba.


    (RODRIGUEZ, Romancero historiado
    )




    Última edición por ALACRAN; 03/07/2022 a las 12:43
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  13. #33
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    33. Sentencia dada por los jueces del campo, sobre el reto de Zamora


    SENTENCIA DADA POR LOS JUECES DEL CAMPO, SOBRE EL RETO DE ZAMORA.

    (De Juan de la Cueva.)

    Desde el muro de Zamora, Arias Gonzalo está viendo

    El campo del rey Don Sancho Todo alterado y revuelto,

    Los unos ir á una parte, Otros el suelo midiendo,

    Unos rayar la estacada, Y decir: - Salió huyendo.

    Otros decir: El caballo Tiene la culpa, y no el dueño,

    Que Don Diego Ordoñez hizo Cuanto debe á caballero.-

    En estas contrariedades, Grandes voces esparciendo,

    Mézclanse d'entrambas partes, Condenando y absolviendo.

    Esto mira Arias Gonzalo, Y el rumor confuso oyendo,

    No puede entender qué sea; Mas aguarda y tiene intento

    De ser el cuarto en la lid, A vengar sus hijos muertos:

    Y así, despedido el llanto, En ira y saña está ardiendo.

    Tiene el caballo ensillado, Y él armado de secreto;

    Por temor de Doña Urraca, Las armas habia cubierto

    Con el vestido de luto, Teniendo d'ella recelo

    Que ha de impedirle la ida, Cual otras veces lo ha hecho;

    Y así sin hablar palabra, Firme en este presupuesto,

    Aguarda oyendo las voces Y el rumor, que iba creciendo.

    Está con vista y oido, El viejo alterado, atento,

    Cuando de en medio de todos Vió salir un caballero,

    Y enderezar á Zamora, Y tras él muchos corriendo.

    Arias Gonzalo se puso Do pueda ser visto luego;

    Y d'encima de los muros, Lo llamaba con un lienzo.

    Viendo él que venía la seña, El caballo revolviendo,

    Conociendo á Arias Gonzalo, Llegó en alta voz diciendo.

    - A ti me envían los jueces, Y en nombre de todos vengo,

    A decirte la sentencia, Porque acabe ya este cerco.

    Habiendo Don Diego Ordoñez, En defensa de su reto,

    Muerto á tres en la estacada, Aunque cinco manda el fuero,

    Porque en el tercer combate, El caballo revolviendo,

    Lo sacó de la señal, Y del límite, huyendo,

    Dan á Zamora por libre, Y a él la gloria del hecho.-

    Arias Gonzalo se altera, Y sin responder, volviendo

    Lleno de ira y congoja, Nuevas lágrimas vertiendo,

    Nuevos suspiros derrama Con nuevas ansias gimiendo.

    A las voces que iba dando, La infanta salió corriendo,

    Alterada y sin color, Sobresaltada, temiendo,

    Los cabellos esparcidos Por los hombros, sin concierto,

    Dando unos dientes con otros, El cuerpo helado, tremiendo,

    Porque donde el temor reina Todo altera, y causa miedo

    Así cual á Doña Urraca, A la cual el viejo viendo

    Limpiando los lientos ojos, Así se llegó diciendo:

    - Nuestra lid es acabada, Fin tiene ya nuestro cerco,

    Por libre dan á Zamora, De traicion somos exentos;

    Aunque me cuesta tres hijos, Yo me huelgo de perdellos,

    Que incitados de su honra, Y la nuestra defendiendo

    Han muerto todos en campo, Por los nuestros, como buenos.

    Yo quedo alegre y ufano, Qu'en tal ocasion sean muertos

    Y que triunfe el vencedor De sus vidas, y no d'ellos,

    Que al fin mueren por su patria Como nobles caballeros,

    Poniéndola en libertad Del crimen que le fué impuesto,

    Dejándola en su nobleza, Su sangre en ella vertiendo,

    Entregándose á la muerte Eterna vida adquiriendo.-


    (DE LA CUEVA, Coro febeo, etc.)




    Última edición por ALACRAN; 03/07/2022 a las 12:47
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  14. #34
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    34. Por la muerte de sus hijos desafía Arias Gonzalo á Ordoñez; mas, como buenos caballeros, se explican y quedan amigos.

    POR LA MUERTE DE SUS HIJOS DESAFÍA ARIAS GONZALO Á ORDOÑEZ; MAS
    COMO BUENOS CABALLEROS SE EXPLICAN Y QUEDAN AMIGOS.

    (Anónimo)


    Ante los nobles y el vulgo D'ese pueblo zamorano,

    Hablando con Diego Ordoñez Está el viejo Arias Gonzalo.

    En las palabras que dice Con pecho feroz y airado

    Arias demuestra su enojo, Y Ordoñez su pecho hidalgo.

    -Cobarde, el viejo le dice, Animoso con muchachos,

    Pero con hombres de barba, Tímido cual liebre al galgo,

    Si yo a batalla saliera, No viviérades ufano,

    Ni trajera por mis hijos Aqueste capuz cerrado;

    Que por vos, el de Vivar, Le trajera cual le traigo,

    Siendo la menor hazaña Que se aplicara á mi brazo,

    Pues bien sé que sois Ordoñez, Mas arrogante que bravo,

    Y sabeis que en todo tiempo Obro mas de lo que hablo,

    Y con aquesto sábeis Que por miedo , el rey Don Sancho

    Estorbó que los tres condes, No entraran conmigo en campo;

    Contando mis valentías Cuando dijo al zamorano:

    «Mete hierro y saca sangre, «Y espolea ese caballo

    Y cuando maté á los dos, Por el que se fué escapando,

    Cual si yo fuera el vencido, Quedé mi barba mesando;

    Y tambien como los condes, Porque fueron tan osados,

    Del encuentro de mi lanza Volaron de los caballos,

    A cuya causa las damas Bajaron de los andamios,

    Y a competencia mi cuello Enlazaron con sus brazos,

    Por los que dieran mancebos, Sus tiernos y verdes años,

    Movidos solo de envidia De los d'este viejo cano.

    Tambien tendrédes memoria De cuando con diez paganos

    Tuve solo escaramuza Dando, de diez, nueve al campo;

    Y con aquesta noticia De cuando vencí á Albenzaidos,

    Saliendo de industria á pié, Y el diestro moro á caballo,

    Cuando le dejé la vida Porque dijo : - Arias Gonzalo,

    Mas vale ser tú vencido, Que ser vencedor de un campo.-

    Y otros bechos valerosos Que el mundo dice y yo callo,

    Porque en infinito tiempo, No hay tiempo para contallo.

    Porque de pavor no mueras, Aqueste estoque no arranco,

    Que está de un millon de muertos Boto y de sangre esmaltado.

    Estas honrosas hazañas Por tu infamia y mi honor saco;

    Las tuyas son que mataste Un rapaz, y otro muchacho.-

    El cortés Don Diego Ordoñez, Templóse de cortesano,

    Respondiendo á voces altas, Con órgano humilde y bajo;

    Y con el rostro risueño, Un poco torcido el brazo,

    De codo sobre la espada, Y el rostro sobre la mano,

    Le dice: – Aquesas proezas, Y esos hechos soberanos,

    El cielo y tu buena suerte Se las concedió á tu brazo:

    En tu causa soy testigo, Y por serlo en razon valgo,

    Y tú en las mias no vales Por testigo apasionado,

    Y aunque puedo referirte Valentías y hechos raros,

    Que casi imitan los tuyos, Aunque a los tuyos agravio,

    Solo diré por honrarme Con lo que me has deshonrado,

    Que les di muerte á dos hijos Del que ha sido tan honrado,

    Que se ha atrevido à venir Al real de su contrario.

    Repórtate, Gonzalo Arias, Repórtate, Arias Gonzalo.-

    El viejo, que ya tenia El corazon desfogado,

    Conoció haber emprendido Un hecho muy temerario;

    D'esto y del valor de Ordoñez, Viéndose tan obligado,

    Profesando su amistad Le pide la amiga mano.

    Dióla Don Diego de Lara, Con un semblante gallardo,

    Y tras darla, el uno al otro Enreda y cruza los brazos.

    Celebran las amistades Todos y el Cid castellano,

    Y con esto dió la vuelta A Zamora Arias Gonzalo.

    (Romancero general. - It. ESCOBAR, Romancero del Cid.)


    Última edición por ALACRAN; Hace 1 día a las 12:00
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  15. #35
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,212
    Post Thanks / Like

    Re: Romances del Cid (2ª parte): Sancho II de Castilla y el Cerco de Zamora

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    35. Al mismo asunto



    AL MISMO ASUNTO

    (Anónimo.)


    Sembrado está el duro suelo De la sangre zamorana

    Sembrado está el duro suelo De las piezas de las armas,

    Y del batir de los golpes, Surcada la empalizada.

    Rodrigo Arias queda muerto En medio de la estacada,

    Y su caballo à Don Diego, Sacó fuera de la raya,

    Y aun el animoso Ordóñez Volver quiere á la batalla,

    Para lidiar con los dos, Que por vencer le quedaban.

    El viejo Arias armado, Furioso empuña la lanza,

    Que quiere vengar con ella Tanta sangre derramada.

    Con la voz ronca y horrible Por medio de todos pasa,

    Y al matador de sus hijos, Dice airado estas palabras:

    - Pues la sangre, ardiente jóven, Crudo lobo, no te harta,

    Mata tu sed con la mia, De un viejo que te desama,

    Que yo beberé la tuya Con que mitigue mi saña,

    Y acompañaré mis hijos En la muerte por su patria-.


    (MADRIGAL, Segunda parte del Romancero general.)



    Última edición por ALACRAN; Hace 1 día a las 12:06
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 35
    Último mensaje: 23/01/2022, 11:39
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 02/01/2022, 12:18
  3. Respuestas: 16
    Último mensaje: 06/06/2021, 19:46
  4. Respuestas: 3
    Último mensaje: 03/01/2020, 12:48
  5. La epopeya castellana (II): El cerco de Zamora
    Por Gothico en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 24/02/2008, 22:39

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •