Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 14 de 14 PrimerPrimer ... 4567891011121314
Resultados 261 al 274 de 274

Tema: Angustia Coronavírica

  1. #261
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Gracias a Dios.

  2. #262
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Mujeres alzan la voz en defensa de los niños no nacidos y en oposición
    a las vacunas manchadas con sangre de abortos


    El aborto es el equivalente actual de la Matanza de los Inocentes. Como mujeres,
    alzamos nuestro clamor femenino para que resuene en todo el mundo. Esta declaración
    brota del fondo de nuestro corazón maternal, entregado a defender la causa de la vida y
    combatir la cultura de la muerte. Por consiguiente, declaramos de todo corazón: «No
    queremos ser cómplices de la actual Matanza de los Santos Inocentes, y en
    consecuencia nos negamos a aceptar toda vacuna en cuya preparación se hayan utilizado
    células derivadas de fetos humanos abortados».

    El aborto, origen de tejidos empleados para producir vacunas


    Encaremos con franqueza la realidad del aborto. A nivel mundial, aproximadamente
    uno de cada cinco embarazos termina en aborto; el número anual de abortos se calcula
    entre 40 y 50 millones anuales1. Desde que el aborto empezó a ser un negocio
    importante, no menos de 2500 millones de nasciturus han sido asesinados en el vientre
    de su madre. Reflexionemos por un momento en esta cifra, e intentemos sondear la
    profundidad de este abismo sin fondo.


    La excepcionalmente bárbara crueldad del siglo XX, con sus dos mortíferas contiendas
    mundiales e incluso con ideologías más mortíferas aún, no se acerca ni de lejos a la
    indecible magnitud de esta matanza de proporciones mundiales de quienes son los más
    indefensos entre los seres humanos. No podemos menos que tenerlo presente mientras
    reflexionamos sobre la moralidad de las vacunas fabricadas a partir de células
    procedentes de fetos humanos abortados.


    Este genocidio de niños por nacer es de una magnitud inimaginable, pero es igualmente
    inadmisible por su detestable brutalidad: la manera en que se cometen esos asesinatos es
    de una crueldad inconcebible. Tengamos en cuenta algunos de los métodos más
    extendidos de realizar abortos2. Imaginemos un niño con nueve semanas de gestación:
    es capaz de dar volteretas en el seno materno, fruncir el ceño y tragar. Para abortarlo, se
    introduce en el útero un tubo hueco terminado en una punta con una cuchilla afilada, y
    por el otro extremo se conecta a una potente aspiradora; corta al niño en pedazos
    pequeños que son aspirados, pasan a un frasco y terminan en la basura.


    Pensemos ahora en una niña al final de su tercer mes de gestación: es capaz de llorar en
    silencio --y a veces lo hace-- en el claustro materno, así como de sentir dolor. Para
    abortarla, se introduce un fórceps en el seno de la madre, el cual atenaza y retuerce los
    huesos de la criatura y termina por desmembrar totalmente su cuerpecito. Con toda
    probabilidad, la espina dorsal se quebrará y el cráneo resultará machacado mientras es
    extraída del cuerpo de la madre.


    Por último, imaginemos un nasciturus de 20 semanas de vida: es capaz de reconocer la
    voz de la madre. Para abortarlo, el médico inserta una larga aguja en el abdomen de la
    madre por la que le inyecta una solución salina que es tragada por el feto; se trata de un
    tóxico corrosivo que lo quema por dentro y por fuera. En cosa de un día, la madre da a
    luz a un niño muerto o agonizante. En estos casos, muchos niños nacen vivos y mueren
    abandonados. Es una muerte más cruel que la de los niños sacrificados en la Gehenna,
    el valle vecino a Jerusalén donde los israelitas sacrificaron por un tiempo a sus hijos
    quemándolos vivos en las fauces del dios cananeo Moloc. El fuego de aquellos infanticidas
    los consumía más rápido que a las víctimas actuales. Cuando hoy en día la colocan en las
    manos de Moloc, la criatura no deja de temblar hasta que por fin se queda quieta y callada
    en un charco de sangre que se enfría rápidamente. Hasta hace poco estaba arropado en
    el calor del vientre materno; ahora yace sin vida en una sala esterilizada, completamente
    desnudo y sin nadie que llore su muerte3.


    El fruto de la investigación con tejidos fetales


    Por si no fuera suficiente con la cantidad y brutalidad de estos abortos, hoy en día se
    cultivan 4 miembros de niños abortados con miras a la investigación médica en una
    especie de terrorífica pesadilla feticida. Los aborteros reconocen que han modificado los
    procedimientos quirúrgicos5 a fin de que algunos miembros queden intactos y les sean
    de utilidad a los investigadores. Imaginemos ahora al niño de antes, no quemado por la
    solución salina sino nacido vivo de un modo tan horroroso como cuando los aztecas, en
    sus sacrificios humanos, arrancaban el corazón a su víctimas sobre la piedra del
    sacrificio mientras aún latía: tras nacer la criatura, tal vez por cesárea6, la criatura
    experimenta un dolor indecible mientras el abortero le extirpa con suma rapidez el riñón
    --sin anestesia-- para que en pocas horas se le pueda hacer llegar al investigador
    cómplice, todavía fresco7. Sabiendo esto, ¿cómo podemos beneficiarnos tranquilamente
    de su sacrificio recibiendo una vacuna que en el algún momento de su producción se
    sirvió de tejidos de esas criaturas, da igual cuánto tiempo haga de ello?


    A pesar de eso, hay quienes insisten en afirmar que ese mal quedó atrás, se cometió
    hace décadas, mientras otros sostienen que es lícito recibir una vacuna de origen
    abortivo porque la cooperación con el mal es remota8. Ahora bien, ¿reflejan esas
    posturas la verdadera dimensión y gravedad de la situación? El mal consistente en
    emplear líneas celulares que provienen de fetos abortados no sólo comprende el
    asesinato original, sino la comercialización continuada del cuerpo del niño, así como la
    negativa a enterrar sus profanados restos. No sólo eso; el uso de tejido celular de origen
    abortivo en el desarrollo de la investigación médica sin duda alguna impulsa, y siempre
    impulsará, la demanda de nuevos tejidos de origen abortivo9. Las líneas celulares
    procedentes de fetos abortados no duran indefinidamente10, y son un poderoso incentivo
    para que los fabricantes de vacunas creen nuevas líneas que se correspondan con las
    viejas, por lo que prefieren experimentar con criaturas abortadas del mismo sexo y la
    misma edad aproximada11. Esto ha ocurrido numerosas veces en las últimas décadas; la
    línea celular de origen fetal más reciente es de 201512. Es más, dada la notoria falta de
    clamor contra el empleo de dichas líneas celulares, la investigación biomédica con
    tejidos de niños abortados se ha extendido en los últimos decenios, llegando incluso a la
    adquisición y tráfico de cadáveres de nasciturus asesinados13 para su utilización en
    investigaciones que normalmente no se consideraría ético realizar en un ser humano14.
    Moloc nunca está satisfecho.


    Lo único que perpetúa todos estos males es la aceptación pasiva y temporal de vacunas
    moralmente comprometidas. Reflexionemos en que se ha instado como un deber moral15
    a usar la vacuna triple vírica (SPR), creada en 1971 y comercializada por Merck, en
    vista de su posible capacidad para reducir el síndrome de la rubéola congénita (cosa que
    no hace16). La vacuna SPR contiene componentes de rubéola moralmente
    comprometidos para los que se recurrió a casi un centenar de abortos17, y a pesar de las
    declaraciones de nuestros obispos en el sentido de que los católicos que reciben la


    vacuna deben objetar a que se les dé otros usos18, sigue utilizándose al cabo de 50 años.
    La voz de los pastores y de los fieles no ha acallado la tácita aprobación que en la
    práctica manifiestan. Lo cierto es que la aceptación generalizada de las vacunas de
    origen abortivo, y en particular por parte de cristianos, no hecho otra cosa que contribuir
    a la cultura de la muerte19. No podemos quedarnos cruzados de brazos mientras
    gradualmente se va normalizando el uso de fetos humanos en la investigación médica
    como una faceta desafortunada de la medicina actual. Es hora de que el clero y los
    laicos planten firmemente cara a este horror y defiendan con la mayor determinación20 el
    derecho a la vida de los más vulnerables. ¡Hay que poner coto a esta maligna
    ramificación del aborto!

    Vacunas anticovid y tejidos fetales


    Estudiemos ahora el caso actual de las vacunas contra el covid-19, muchas de las cuales
    se producen a partir de líneas celulares de origen fetal21, ya sea directamente durante el
    proceso de elaboración o indirectamente en las pruebas. Algunos sostienen que dicho
    uso no es sólo moral sino que de hecho es una obra de caridad para con el prójimo22 en
    vista de la gravedad de la pandemia. Con toda humildad , aconsejamos que semejantes
    declaraciones, entre las que se cuentan las de algunos obispos23 e incluso el Vaticano24,
    se basan en una evaluación incompleta de la ciencia de las vacunas y la inmunología.
    Rogamos a quienes tal aconsejan que reevalúen sus declaraciones a la luz de los
    siguientes datos:


    1. En las vacunas propuestas que, según se ha informado, utilizaron células
    procedentes de fetos «sólo durante las pruebas» se emplean células HEK-
    293 [Human Embryonic Kidney-293] como parte integral de la producción25 de
    ARN mensajero y las volvieron a emplear para confirmar la eficacia del ARN
    mensajero, en algunos casos haciendo más de una prueba26 de confirmación.
    2. No se han sometido a pruebas rigurosas las vacunas en cuestión a fin de verificar
    su eficacia para prevenir la infección o la transmisión del virus SARS-CoV-227; en
    vez de eso, se ha evaluado la reducción de la gravedad de los síntomas en los
    pacientes de casos confirmados de covid-19. Esta mera evaluación de modestos
    efectos protectores puede estar seriamente exagerada28.
    3. La tasa de supervivencia media en las infecciones de SARS-CoV-2 es del 98,3%29,
    por lo que no es probable que unas vacunas con tan poca eficacia tengan un impacto
    significativo.
    4. Hay entre 5 y 10 veces más probabilidades de que la vacuna produzca reacciones
    adversas que las de la gripe, y causa entre 15 y 26 veces más dolores de cabeza,
    fatiga y mareos (segun datos de VAERS30). La vacuna también ha tenido muchas
    más reacciones graves y causado numerosas muertes31. Los datos reunidos en lo
    referente a seguridad son insuficientes para determinar posibles efectos a largo
    plazo32.
    5. Dado el carácter experimental de estas vacunas33, instar, obligar o coaccionar a
    recibirlas constituye una infracción directa de la Declaración Universal sobre
    Bioética y Derechos Humanos34.
    La suma de todos estos factores es prueba de que las declaraciones que justifican el uso
    de las vacunas para el covid en cuya elaboración se ha hecho no sólo hacen caso omiso
    de la gravedad e inmediatez de los crímenes contra el nasciturus, sino que no tienen en
    cuenta las pruebas científicas sobre la enfermedad y lo inadecuado de las vacunas
    actualmente propuestas y de sus riesgos conocidos y desconocidos.


    En conclusión, los cristianos estamos llamados a sentir como Cristo y unir nuestros
    corazones al Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María. Por tanto,
    no vamos a colaborar con este culto infanticida tan extendido. No podemos seguir
    ofreciendo ese grano de incienso a Moloc. Ha llegado la hora de imitar a los primeros
    cristianos, que estaban dispuestos a dar la vida por la Verdad. No seremos cómplices.
    ¡Es hora de dar la cara!


    + 8 de marzo de 2021
    Festividad de San Juan de Dios,
    patrono de los hospitales y los enfermos
    Día Internacional de la Mujer


    [1] Thomas D. Williams, PhD, “10 de enero de 2021.
    [2] “All the Facts You Ever Need to Know about Abortion Methods”,LifeSiteNews.com.
    [3] Agradcimientos a Karen Darantière, “ Devons-nous refuser les vaccins fabriqués à partir
    de cellules dérivées de fœtus humains avortés? ”, Le Blog de Jeanne Smits, 22 de enero de 2021.
    [4] Meredeth Wadman, “The Truth about Fetal Tissue Research”, Nature Magazine, 9 de diciembre de
    2015.
    [5] Debra Vinnedge, “Forsaking God for the Sake of Science”, Children of God for Life, 13 de junio de
    2012.
    [6] Ibid.
    [7] Debra Vinnedge, “Aborted Fetal Cell Line Vaccines and the Catholic Family: A Moral and
    Historical Perspective”, Children of God for Life, Octubre de 2005.
    [8] Sociedad San Pío X, “Is it Morally Permissible to Receive the Covid-19 Vaccine?”, 4 de
    diciembre de 2020.
    [9] Dra. Theresa Deisher, “Recently Aborted Baby DNA in Vaccines”, Sound Choice Pharmaceutical
    Institute, 1 de noviembre de 2019.
    [10] Debra Vinnedge, “Aborted Fetal Cell Line Vaccines and the Catholic Family: A Moral and
    Historical Perspective”, Children of God for Life, Octubre de 2005.
    [11] Christine Beiswanger PhD, “A Brief History of IMR-90”, Coriell Institute for Medical Research,
    2004
    [12] Carol Szczepaniak, “The Ethics of the Walvax-2 Cell Strain”, Nebraska Coalition for Ethical
    Research, 14 de marzo de 2016.
    [13] “Coalition Fetal Tissue Research Letter,” Endocrine Society, 16 de septiembre de 2019.
    [14] Stacy Trasancos, “How Aborted Children are Used in Medical Research in 2020,”National Catholic
    Register, 15 de diciembre de 2020.


    [15] “Moral reflections on vaccines prepared from cells derived from aborted human
    fetuses”, Academia Pontificia para la Vida, 9 de junio de 2005
    [16] Catherine J.M. Diodati, “Immunization: history, ethics, law and health”, Integral Aspects, 1999.
    [17] Debra Vinnedge, “Vaccines from Abortion: Time to Report the Truth”, Children of God for Life,
    20 de mayo de 2019.
    [18] “ Instructión Dignitas Personae sobre algunas cuestiones de bioética , Congregation for the
    Doctrine of the Faith, 8 de septiembre de 2008.
    [19] Popa Juan Pablo II, encíclica Evangelium Vitae”, 25 de marzo de 1995.
    [20] Pope John Paul II, exhortación apostolic postsinodal Christifidelis Laici, 30 de diciembre de 1988.
    [21] “Covid-19 Vaccines and Treatments in Development”, Children of God for Life, 12 de enero de
    2021.
    [22] “Pope Francis to have Covid-19 vaccine, says it is the ethical choice for all”,Reuters, 9 de enero
    de 2021.
    [23] Chairmen of the Committee on Doctrine and the Committee on Pro-Life Activities, “Moral
    Considerations Regarding the New Covid-19 Vaccines”, Conferencia Episcopal de los Estados Unidos.
    [24] “Nota sobre la moralidad del uso de algunas vacunas contra la covid-19”, Congregación para la
    Doctrina de la Fe, 21 de diciembre de 2020.
    [25] Daniel Wrapp, et al. “ Cryo-EM structure of the 2019-nCoV spike in the prefusion
    conformation ”, Science Magazine, 13 de marzo de 2020.
    [26] “Guidance on Getting the COVID-19 Vaccine”, Children of God for Life.
    [27] Pfizer, “A Phase 1/2/3 Study to Evaluate the Safety, Tolerability, Immunogenicity, and Efficacy
    of RNA Vaccine Candidates Against COVID-19 in Healthy Individuals”, BioNTech.
    [28] Peter Doshi, “Pfizer and Moderna’s ‘95% effective’ vaccines—we need more details and the
    raw data”, BMJ Opinion, 4 de enero de 2021.
    [29] John P.A. Ioannidis, “Infection fatality rate of COVID-19 inferred from seroprevalence
    data”, Bulletin of the World Health Organization, 14 de octubre de 2020. Article ID: BLT.20.265892.
    [30] VAERS, Vaccine Adverse Event Reporting System.
    [31] Amanda Woods, “23 die in Norway after receiving Pfizer Covid-19 vaccine: officials”, New York
    Post, 15 de enero de 2021.
    [32] Entrevista a Bill Gates, “Vaccine Safety Compromise”, BBC Breakfast, 12 de abril de 2020.
    [33] “How the Pfizer-BioBTech Covid-19 Vaccine was Developed”, 60 Minutes, 21 de diciembre de
    2020.
    [34] Naciones Unidas, Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, 19 de octubre de
    2005.

    FIRMANTES (88 mujeres de 25 países)


    FIRMANTES DE RENOMBRE INTERNACIONAL (2)


    Dra. Wanda Półtawska, Polonia. Doctora en medicina, especialidad psiquiatría y
    víctima de experimentos pseudomédicos en el campo de concentración nazi de
    Ravensbrück


    Abby Johnson, activista pro vida, Estados Unidos


    OTRAS FIRMANTES, POR CONTINENTES


    ÁFRICA (6)


    Lesotho
    Celestina Tiheli, directora de Human Life International Lesotho

    Kenya


    Maximiliane Muninzwa, agente pro vida


    Namibia


    Marion Matheis, enfermera y activista pro vida


    Tanzania


    Alice Kawonga Hagamu, Human Life International Tanzania


    Zimbabwe


    Monica Chihambakwe, Human Life International Zimbabwe
    Veronica Chawasemerwa, Human Life International Zimbabwe

    LAS AMÉRICAS (56)


    Centroamérica


    Guatemala


    Mercedes Wilson de Arzú, fundadora y directora de fundadora y directora de Familia de las Américas


    Costa Rica


    Clara Milena Perdomo, psicopedagoga, miembro de Opciones Heroicas, instructor de
    planificación natural de la familia para la Conferencia Episcopal de Costa Rica

    Norteamérica


    México


    Dr. Pilar Calva MD, especialista en genética clínica, profesora de bioética y asesora
    para los Derechos del Concebido
    Arlene Gugino Gaytán, miembro de Misión Guadalupana y del Consejo Diocesano de
    Mérida para las Capillas de Adoración Perpetua
    Laura Rebeca Lecuanda Gómez, directora del Centro de Ayuda para la Mujer en
    Ensenada, Baja California
    Marcela Vaquera Guevara, presidenta del Frente Nacional por la Familia en Baja
    California
    Effy de Lille, licenciada en Ciencias de la Familia, Centro Cultural Mater Dei
    María del Carmen Limón, coordinadora, Asociación Mexicana para la Superación
    Integral de la Familia
    Rubí Peniche de Mac Gregor, activista pro vida en Chiapas
    Brenda Lourdes Del Río Machín, activista por los derechos de la mujer, directora de
    Que viva México
    Patricia López Mancera, presidenta del Centro de Estudios y Formación Integral para la
    Mujer y coordinadora del of Frente Nacional por la Familia, Quintana
    Mercedes Pizzuto de Marván, historiadora del arte, master en orientación familiar y
    presidenta de Por la Vida y la Familia en Querétaro
    Marta Eugenia Menéndez Losa, miembro de 40 dias por la Vida
    Gladys Noemí Alayola Montáñez, consagrada del Instituto para la Liberación y
    Crecimiento Espiritual de las Almas
    Gabriela Tejeda Morales, orientadora familiar y directora of Vida y Familia
    Rossana Villares Moreno, Movimiento Frena
    Silvia Rovelo Nájera, Grupo Apostólico Betel
    Luz Marie Orcí, catedrática universitaria y fundadora de la Organización para la
    Restauración, Consolidación e Integración de la Familia
    Lilia Pastrana, miembro de 40 días Por la Vida
    Patricia Pesqueira de Erosa, miembro de Misión Guadalupana


    Verónica Dorbecker Puerto, miembro de Misión Guadalupana
    Claudia Susana Nevárez Quintana, licenciada en relaciones industriales y miembro de
    Red de Apoyo a la Familia
    Fernanda Patricia Terán Quintero, licenciada en administración internacional de
    empresas y coordinadora de acción política para la Coalicion de Grupos a Favor de la
    Vida y la Familia
    Mireya del Carmen Rivera Ramirez, consagrada del Instituto para la Liberación y
    Crecimiento Espiritual de las Almas
    Alma Elisa Saldaña Rivera, licenciada en derecho y coordinadora de la Coalicion de
    Grupos a Favor de la Vida y la Familia
    María de los Ángeles Pavón Rodriguez, miembro de la Asociación Católica
    Internacional Consecratio Mundi
    Susana Troyo Rodríguez, consagrada del Instituto para la Liberación y Crecimiento
    Espiritual de las Almas
    Aida Rosa Cardin de Rosado, miembro de Misión Guadalupana
    Alejandra Yáñez Rubio, abogada de Conciencia y Derechos Humanos
    Adriana Olguín Ruiz, miembro de la Familia Religiosa del Inmaculado Corazón y de la
    Divina Misericordia
    María Luisa Rubio Barthell de Ayuso, miembro de Misión Guadalupana
    Carmen Moreno Sánchez, miembro de Misión Guadalupana
    Ileana López Rscoffie, Mision Guadalupana
    Suhad Serna Slim, Directora, licenciada en educación primaria y representante de Ola
    Celeste Salvemos Las 2 Vidas
    Dra. María de Lourdes Pérez Soto, médica y anestesióloga
    Antonieta López Valdés, licenciada en bioética
    Cecilia Álvarez Vales, miembro de Misión Guadalupana
    Andrea Ana Paula del Villar, directora y fundadora de Fundación Tú Decide
    Isabel Olguín Villar, miembro de Brigadas Católicas
    Haydee Namur Zurita, miembro de la Asociación Católica Internacional Consecratio
    Mundi


    Estados Unidos de América


    Pamela Acker, master en ciencias y autora de “Vaccination: A Catholic Perspective”
    (2020)
    Sra./Dra.Deirdre M. Byrne, POSC, Little Workers of the Sacred Hearts, cirujana general
    Dra. Grazie Christie, MD, radióloga, asesora normative para The Catholic Association y
    presentadora del programa de radio de EWTN “Conversations with Consequences”
    Dra. Angela Lanfranchi, MD, cofundadora de del Breast Cancer Prevention Institute
    Debi Vinnedge, fundadora de Children of God for Life

    Sudamérica


    Argentina


    Marcela Errecalde, vocera de Latinoamérica por las 2 Vidas y activista pro derechos
    humanos
    Yamila Alfonsina Ríos, obstetriz


    Brasil


    Anna Carolina Papa Tavares de Oliveira, abogada pro vida
    Chirlei Matos Santos, enfermera
    Christine Nogueira dos Reis Tonietto, congresista pro vida


    Ecuador


    Sonia María Crespo, psicoterapeuta familiar y directora de la Fundación Familia y
    Futuro
    Amparito Medina Guerrero, coordinadora de obras de desarrollos social, activista pro
    derechos humanos, Red Vida y Familia
    Ximena Izquierdo, directora de of EWTN para Hispanoamérica

    Paraguay


    Hadhara Brunstein, doctora en medicina, endocrinóloga y presidenta de Médicos por la
    Vida


    Venezuela


    Christine de Marcellus Vollmer, presidenta de Provive, Alive to the World

    ASIA (13)


    Japón


    Sakura Izumi, activista pro vida
    Shigeko Ooka, secretaria del movimiento pro vida de Japón


    Kazajistán


    Dina Khalelova, pediatra y ativista pro vida
    Asel Schultz, apostolado de sanación postaborto y voluntaria de “Give Life”, Kazajistán


    Malaysia


    Dorothy Kuek, Human Life Service Miri, Malaysia


    Filipinas


    Dra. Ligaya Acosta, directora regional para Asia y Oceania de Human Life International
    Dra. Cynthia Domingo, Doctors for Life
    Dra. Jacqueline King, Doctors for Life
    Dra. Dolores Octavia No, ex presidenta de Doctors for Life
    Dra. Eleanor Palabyab, ex presidenta de Doctors for Life


    Taiwán


    Sr. Fideles, director of Saint Gianna Beretta Molla Prolife Center
    Meilin Liang, Saint Gianna Beretta Molla Prolife Center
    Ruihua Wong, Saint Gianna Beretta Molla Prolife Center

    EUROPE (11)


    Austria


    Dra. Eva-Maria Hobiger, MD, radiooncóloga, Viena
    Francia
    Karen Darantière, madre católica, cofundadora de la Confraternidad de María
    Corredentora
    Jeanne Smits, máster en derecho, periodista y bloguera pro vida


    Alemania


    Hedwig v. Beverfoerde, portavoz de Aktionsbündnis für Ehe und Familie –
    DemoFürAlle
    Dorothee Ehrhardt, vocal de Europäische Ärzteaktion
    Gabriele Kuby, socióloga y autora de “The Global Sexual Revolution: Destruction of
    Freedom in the Name of Freedom” (2015)
    Inge M. Thürkauf, actriz, perodista y conferencista pro familia


    Polonia


    Kaja Godek, fundadora de la fundación Life and Family


    Rusia


    Olga Kukhtenkova Ph.D., directora de la version rusa de IFamNews, activista pro
    derechos de la familia
    Alexandra Mashkova, coordinadora de campañas de “For Family Rights” NGO,
    fundadora de Respuesta Inmune, movimiento de oposición a la vacunación obligatoria


    España


    Dra. Isabel Bellostas Escudero, pediatra y miembro de Médicos por la Verdad



    https://edwardpentin.co.uk/wp-conten...NATORIES-2.pdf

  3. #263
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Tragacionistas

    Juan Manuel De Prada

    Hace apenas unas semanas, unas declaraciones de la actriz Victoria Abril sobre la plaga coronavírica y los remedios que se han arbitrado para contenerla provocaban gran escándalo entre los biempensantes que babean de fascinación idolátrica cuando cualquier actor famoso pontifica sobre el cambio climático, o sobre el fascismo, o sobre cualquier otro asunto del que no tiene ni puñetera idea, ensartando topicazos sistémicos. Que es, por cierto, lo que hacen casi siempre los actores famosos: vomitar como loritos las paparruchas y lugares comunes que interesan a los que mandan, para obtener a cambio mejores contratos y el aplauso gregario de las masas cretinizadas.

    Habría que empezar diciendo que la opinión de la actriz Victoria Abril sobre la plaga coronavírica tiene el mismo valor que –pongamos por caso– la opinión del actor Javier Bardem sobre el cambio climático. Sin embargo, las paridas y lugares comunes sobre el cambio climático que el actor Javier Bardem repite como un lorito desde las tribunas más encumbradas son consideradas dogma de fe por los biempensantes. Puede que la actriz Victoria Abril soltase también algunas paridas sobre la plaga coronavírica; pero, al menos, no prodigó los lugares comunes pestíferos que suelen soltar sus compañeros de profesión (más pestíferos cuanto más famosos son). Y, junto con algunas paridas y observaciones dudosas, Victoria Abril soltó también algunas verdades como templos que merecen nuestra consideración; y, en algunos casos, nuestro aplauso ante su valentía, pues por atreverse a pronunciarlas firmará en los próximos años menos contratos (que se repartirán las actrices que ensarten con mayor entusiasmo las paparruchas sistémicas que interesan a los que mandan). Por lo demás, las paridas y observaciones dudosas que Victoria Abril deslizó en sus declaraciones se pueden refutar tranquilamente, sin necesidad de desprestigiarla, como hacen los jenízaros del discurso oficial que pretenden convertirnos en ‘tragacionistas’; o sea, en botarates que se tragan las versiones oficiales y las repiten como loritos o actores comprometidos (con su bolsillo y con la bazofia sistémica circulante).

    Sólo los tragacionistas se niegan a aceptar, por ejemplo, que China ha ocultado deliberadamente (con la ayuda impagable de los mamporreros de la OMS) los orígenes del virus. Sólo los tragacionistas se niegan a reconocer que la plaga coronavírica ha propiciado los más variopintos experimentos de biopolítica e introducido prácticas de disciplina social completamente arbitrarias e irracionales (empezando, por cierto, por el uso de mascarillas en espacios abiertos) que se ciscan en los tan cacareados ‘derechos’ y ‘libertades’ de las antaño opíparas y hogaño escuálidas democracias. Sólo los tragacionistas se niegan a asumir que la plaga ha sido utilizada como excusa por gobernantes psicopáticos para devastar las economías locales, provocando la ruina de infinidad de pequeños negocios, condenando al paro a millones de personas y favoreciendo la hegemonía de las grandes corporaciones transnacionales. Sólo los tragacionistas se niegan a discernir las burdas manipulaciones, medias verdades y orgullosas mentiras que han propagado nuestros gobernantes y sus voceros mediáticos durante el último año. Sólo los tragacionistas se niegan a discutir la eficacia de medidas restrictivas caprichosas y confinamientos desproporcionados que, además, han tenido altísimos costes sociales y económicos. Sólo los tragacionistas se niegan a admitir que las vacunas son una terapia experimental que se está administrando sin cumplir los plazos y los protocolos de seguridad establecidos y cuyos efectos secundarios no se han explorado suficientemente (aunque, desde luego, sus efectos bursátiles sean de sobra conocidos). Sólo los tragacionistas, en fin, se niegan a examinar todas estas evidencias, tal vez porque si lo hicieran tendrían que confrontarse con su estupidez gregaria y su sometimiento lacayuno a las consignas sistémicas.

    Son estos tragacionistas, pues, los auténticos negacionistas, que con tal de sentirse abrigaditos en el rebaño renuncian a la ‘nefasta manía de pensar’. Pues el ‘negacionismo’, aparte de un empeño desquiciado en prescindir de la realidad, es también un anhelo gregario, una penosa necesidad de buscar protección y falsa seguridad en conductas tribales. Y no hay conducta más tribal que tragarse las versiones oficiales sin someterlas a juicio crítico, señalando además como réprobos a quienes osan ponerlas en entredicho. Tal vez esos réprobos suelten de vez en cuando alguna parida; pero al menos no regurgitan el pienso que se reparte a los borregos.



    https://www.xlsemanal.com/firmas/202...uel-prada.html


  4. #264
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    La vacuna, divinidad misteriosa a la que sin embargo hay que ofrecer sacrificios


    Marco Tosatti

    Estimaos amigos y enemigos de Stilum Curiae, el amigo Paolo Deotto nos ha señalado este caso – real – del que es testigo personal, ligado a la locura pandémica vacunal que estamos sufriendo. Nos parece justo presentarlo a vuestra atención. Buena lectura.

    §§§

    El caso de una persona, veterana de operaciones graves e inmunodeprimida, a la que, con gran ligereza, se le propone recibir la vacuna. Además, los mismos que la proponen especifican que no saben nada sobre la eficacia de la vacuna…

    Este caso me fue comunicado recientemente por los familiares de una persona inmunodeprimida que acababa de ser sometida a una cirugía mayor, a causa de una enfermedad muy grave.

    Llega una llamada del hospital, para avisar de que era posible recibir la vacuna contra el Covid. Objeción del interesado: pero usted mismo me ha dicho que durante al menos tres meses, en mis condiciones, ni siquiera se debe hablar de ello.

    Respuesta: sí, bueno, pero, vamos, usted está bastante bien, se puede hacer. Y de todos modos, quede claro que nosotros, sin embargo, no estamos en condiciones de dar ninguna indicación sobre la eficacia de la vacuna en sí. Y menos aún, sobre los eventuales efectos indeseables.

    El interesado se niega y ahí se acaba todo por ahora.

    La experiencia es poco menos que alucinante: se propone a una persona que se encuentra en un estado de salud precario -aunque mejorando- que reciba una vacuna para la que los mismos profesionales sanitarios que la proponen se esfuerzan en especificar que no saben si servirá realmente y si no causará problemas, quizá incluso graves.

    Lo único que se puede deducir es que, en la atmósfera de histeria vacunal, que hay que mantener viva, se va al azar, quizás para poder anotar en el boletín de notas un gran número de vacunas inoculadas.

    ¿Pero la vacuna sirve realmente? ¿Qué inmunidad da? ¿Y por cuánto tiempo? ¿Y los vacunados pueden contagiar a otros, o no? ¿Y qué riesgo corre realmente la persona vacunada en cuanto a efectos no deseados, especialmente cuando se encuentra, como en este caso, en una situación de inmunodepresión?
    ¿Quién lo sabe?

    Nosotros, querido señor, no estamos en condiciones de responder a estas preguntas. Sólo le pedimos una cosa: ¿quiere venir a vacunarse? ¿Sí o no? ¿No? Muy bien, buenos días.

    La lógica se ha dado vuelta, se ha invertido: ya no es la vacuna para el hombre, sino el hombre para la vacuna.

    ¿Por qué? Pues bien, la razón no se conoce, o mejor dicho, tememos saberlo realmente, y es una razón que va mucho más allá incluso del enorme negocio para las empresas farmacéuticas. No es sólo la codicia por el dinero lo que manda aquí. Hay algo mucho peor.

    Ya no es la vacuna para el hombre, sino el hombre para la vacuna. Largas colas frente a los sacerdotes de esta nueva y misteriosa deidad, todos allí para ofrecer el músculo deltoides en religiosa espera -por cierto, también Mattarella y Draghi (¿pero sabemos a ciencia cierta lo que había en esas jeringas?)- y luego quizás conceder una breve entrevista exudando “sentido cívico” al periodista de turno.

    ¿Se muere alguien? ¿Y es quizás más que “alguien”? Bah, quién sabe, lo que sea, alguno ha muerto. Y en todo caso, con excepcional rapidez y granítica certeza se establece que no murió por la vacuna.
    Pero disculpen, señores, ¿cómo pueden decir que no murió por la vacuna cuando ustedes mismos han dicho que saben poco o nada sobre esta vacuna?

    Qué vergüenza, entonces eres un negacionista. Asocial. Tal vez incluso un fascista. Pero para arreglar a gente como tú, el próximo DPCM [Decreto del Presidente del Consejo de Ministros] o DL [Decreto Ley], o lo que sea, está en proyecto. En cualquier caso, el cuchillo por el mango lo tenemos nosotros…





    https://www.marcotosatti.com/2021/04...r-sacrificios/

  5. #265
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Vacunas: ¿conspiraciones o intereses?


    (Por Gonzalo García) –


    De verdad que no tengo ninguna vocación de conspiranoico. No creo que en ninguna vacuna nos metan microchips que se activan por las redes 5G y con los que nos controlarán, ni nada de esas cosas que se dicen. No soy «antivacunas», en genérico. Mis hijos se han puesto todas las que les iban correspondiendo, y algunas no incluidas en el calendario financiado por la sanidad pública. También es verdad que alguna en particular, y después de hablarlo con los pediatras, se pusieron en fechas diferentes a las en principio indicadas. Y básicamente mi actitud es la misma con la situación actual: Si hay una vacuna con el suficiente tiempo de uso para haber estudiado en profundidad su comportamiento y además la enfermedad de la que protege supone un riesgo que yo considere más importante que cualquiera de sus efectos, me la pondré. Aunque confío más (o confiaría, si me dejasen) en tratamientos curativos que en supuestos preventivos.

    De momento no se dan ninguna de las dos circunstancias. Cuando cambien, veremos.

    Pero escucho que, tras los pufos de AstraZeneca y Jansen la Unión Europea ya está considerando que, tras este arreón inicial en el que van a pinchar lo que sea que consigan, romperá su contrato con esas vacunas y sólo administrará las de Pfizer yModeRNA. Es decir, las de ARN mensajero que, recordemos, NO SON VACUNAS en el sentido estricto de la palabra sino tratamientos externos sobre nuestro sistema inmunitario. Tratamientos que hasta ahora únicamente se habían utilizado de manera experimental con pacientes terminales de cáncer sobre los que, por tanto, no se pudo nunca observar el efecto a largo plazo y sobre los que el cálculo del riesgo/beneficio es muy distinto que sobre personas sanas.

    Y, no, no es que me tenga que volver conspiranoico porque ese tratamiento vaya a hacer tal o cual cosa sobre ese sistema inmunitario (que también, pero eso lo dejo, de momento, aparte), sino que esos dos jarabes, o mejor dicho las empresas dueñas de esos dos jarabes tienen algo en común que tiene poco que ver con la química. Entre sus accionistas mayoritarios están Vanguard, Blackrock, State Street,Fidelity…

    Y ¿quiénes son esa gente? Pues fondos de inversión especulativa que, además de invertir en la industria farmacéutica, controlan hoy por hoy, con cifras de inversiones de muchos (pero muchos, muchos, muchos) miles de millones de dólares o de euros, los índices más importantes de las bolsas mundiales (en España está presente en prácticamente TODOS los valores del IBEX35), los grandes medios de comunicación (en España son grandes accionistas de Atresmedia, de Mediaset o de Prisa), y además poseen enormes participaciones de deuda de los estados.

    Imagen: La Información

    Ah, un dato adicional: Pfizer está dejando caer que vamos hacia un escenario de «vacunación crónica» en la que toda la población deberá vacunarse al menos una vez al año, preferiblemente cada seis meses.


    Imagen: rtve.es

    Es decir, hacia un escenario de miles de millones de dosis anuales que los estados comprarán sí o sí, a unos 15 euros por chupito. Por decreto.

    Y ahora piensen fríamente si confían tranquilamente en la independencia de bancos (¿les he dicho que son grandes accionistas del Santander o BBVA?), gobiernos híperendeudados o grandes medios a la hora de contarnos sobre la fiabilidad y seguridad de los productos que venden sus propios dueños.

    Imagen: Cinco Días

    Vuelvo al inicio: yo no soy conspiranoico. Sólo tengo la mala costumbre de leer alguna letra pequeña y de no creerme a ciegas todo lo que dicen los dueños sobre sus productos en los anuncios. Si usted quiere creer en todo lo que le cuentan y no leer jamás las condiciones para así no llevarse disgustos, allá usted. El miedo es libre. Pero es SU miedo, no el mío.

    Piensen en las consecuencias que tendría un «tropiezo» de Blackrock o de Vanguard. A quién le afectaría. Y qué estarían dispuestos a hacer los «interesados» (es decir, que su interés depende en alguna medida de esos gigantes) para evitar esos problemas.

    Pues ya está.

    «Es la economía, estúpido». El capitalismo y el libre mercado en su máxima expresión. Liberales, inclinad vuestra testuz ante ellos.




    https://www.ahorainformacion.es/blog...s-o-intereses/

  6. #266
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Carta Abierta al Obispo Schneider Sobre las Vacunas y la Medicina ética


    19 de abril de 2021

    A Su
    Excelencia Ilustrísima y Reverendísima
    Monseñor Athanasius Schneider

    Obispo titular de Celerina
    Obispo Auxililar de María Santísima de Astaná



    Excelencia Reverendísima:

    Muchas personas en todo el mundo han leído la intervención de V.E. el 19 de febrero de 2021 –Desenmascarando a COVID-19: Vacunas, Mandatos y Salud Global – con gran consuelo, reconociendo en ella una rara y preciosa voz de la verdad.

    También en Italia las asociaciones y grupos comprometidos con el derecho a la vida no han permanecido indiferentes. Muchos han encontrado en el llamado de V.E. a un “nuevo movimiento por la vida” -que combata “en forma clara e inequívoca contra los medicamentos contaminados por el aborto, contra el abuso de partes del cuerpo del niño no nacido”- un poderoso estímulo para repensar la acción, ciertamente sin abandonar la meritoria batalla llevada a cabo hasta ahora durante décadas, sino llevándola a una plenitud coherente en la nueva perspectiva de una crítica integral de la legitimidad ética y legal del uso de células embrionarias y fetales en la experimentación y en la industria farmacéutica, cosmética (y afines).

    Esto pretende ser precisamente una respuesta de adhesión a su llamamiento del 19 de febrero.
    La defensa de la vida humana inocente desde la concepción hasta la muerte natural no puede admitir compromisos ni excepciones. ¡O es intransigente e integral, o no lo es! ¡O es lúcida y rigurosamente coherente, o no lo es!

    Reconocer que el ser humano es persona desde su concepción y que nunca deja de serlo, sea cual sea el estado clínico físico y psíquico en el que se encuentre hasta su muerte natural, implica necesariamente tener que reconocer como homicidio cualquier supresión de la vida humana, sin distinción de la edad o condición, prenatal o postnatal, de la víctima.

    La supresión de la vida humana inocente no sólo es siempre gravemente ilícita, desde el punto de vista moral, sino que debe ser siempre jurídicamente reprobable. La condena penal del homicidio, sea cual sea la edad prenatal o postnatal de la víctima, es exigida por la justicia, necesaria para todo ordenamiento jurídico.

    Ningún ordenamiento jurídico positivo puede pretender ser reconocido como legítimo si contempla la posibilidad de suprimir legalmente a una persona humana inocente. Asimismo, ningún ordenamiento jurídico positivo puede presumir de legitimidad si prevé la posibilidad legal de cosificar e instrumentalizar la vida humana inocente con fines de investigación y/o producción (farmacéutica, cosmética, alimentaria).

    Una sociedad que no sólo tolera, sino que incluso llega a considerar normal el uso sistemático y habitual de células derivadas del asesinato de seres humanos inocentes en edad prenatal para los más variados fines, ha perdido la razón y la justicia, así como la capacidad de juicio ético.

    Quienes defienden el derecho a la vida, para no caer en una contradicción fatal, no pueden dejar de ser inequívocos al afirmar la absoluta ilicitud moral y jurídica de cualquier forma de aborto voluntario (quirúrgico o químico-farmacológico), así como de cualquier producción y criopreservación de embriones humanos, manipulación y explotación de embriones humanos, infanticidio, eutanasia y suicidio asistido. ¡Pero esto no es suficiente todavía!

    Corresponde a los defensores de la vida humana, para no condenarse a la incoherencia y/o a la irrelevancia, tomar nota del hecho de que la producción, la cosificación y la manipulación de los embriones humanos, así como la explotación de las células fetales obtenidas de personas humanas en edad prenatal, forman hoy en día parte de un enorme y global sistema económico, técnico e industrial.

    Condenar el aborto, pero sin condenar esa enorme estructura tecno-productiva de la utilización cosificadora/instrumentalizadora de la vida humana en la edad prenatal, si no es hipocresía, es ciertamente miopía intelectual y operativa.

    La batalla en defensa de la vida humana hoy sólo puede ser TAMBIÉN un compromiso contra aquellas prácticas y estructuras que degradan la vida inocente a reserva de material biológico, utilizable en el campo de la experimentación y de la producción.

    Es un deber que se debe cumplir por todos los medios y del modo más eficaz, entre ellos el de el de despertar todas las conciencias.

    Es ante todo una batalla cultural. Se trata de rechazar de la manera más clara posible esa cultura del deseo que considera al ser humano en el período prenatal como disponible para cualquier fin, incluso para convertirse en material de consumo.

    Es una tarea que hay que llevar a cabo de todas las maneras y de la forma más eficaz, sobre todo llamando a cada persona al compromiso de:


    • rechazar CUALQUIER producto (farmacéutico, cosmético, alimentario) que tenga la más mínima relación con la supresión de vidas humanas inocentes;
    • boicotear (por ejemplo, negándose a ser clientes, accionistas, tenedores de bonos, etc.) a TODAS aquellas empresas que utilicen células embrionarias y/o fetales en sus actividades de producción o experimentación.



    Se trata entonces de actuar a nivel jurisprudencial y legislativo, para que cualquier uso de células embrionarias y fetales humanas derivadas de la supresión de la vida humana inocente sea legalmente reprendido y sancionado penalmente, e igualmente se prohíba legalmente cualquier comercio de células y/o tejidos humanos.

    Esto NO va en contra de la medicina y los productos farmacéuticos, sino a favor de una producción éticamente llevada a cabo de medicamentos y cosméticos. Ninguna vacuna, ningún medicamento, ningún cosmético, ningún alimento debe producirse o probarse utilizando células embrionarias y/o fetales humanas, obtenidas del asesinato de un inocente. Todo uso y todo comercio de células y tejidos embrionarios/fetales humanos, derivados de la supresión de una vida inocente, es moralmente inaceptable y debe ser legalmente excluido.

    Este es el compromiso integral y coherente para las asociaciones y grupos que tienen como objetivo la defensa de la vida humana.

    Por ello, nos comprometemos a dar continuidad ideal y una implementación generosa al llamamiento lanzado por V.E. el 19 de febrero de 2021.

    Le pedimos su bendición:

    Mirco Agerde – Movimento Mariano Regina dell’Amore
    Gianfranco Amato – Giuristi per la Vita
    Antonio Brandi – Associazione Pro Vita & Famiglia
    Giorgio Celsi – Associazione Ora et labora in difesa della Vita
    Francesco Fontana – Associazione Iustitia in Veritate
    Giovanni Formicola – Opzione Benedetto
    Massimo Viglione – Confederazione dei Triarii


    • Francesco Agnetti (giurista)
    • Francesco Mario Agnoli (magistrato, Presidente aggiunto della Suprema Corte di Cassazione, già membro del Consiglio Superiore della Magistratura)
    • Milton Amabile (farmacista)
    • Francesco Avanzini (medico)
    • Dottoressa Patrizia Azzali (medico)
    • Pier Luigi Bianchi Cagliesi (giornalista)
    • Antonio Bianco (coordinatore della Triarii Web Tv)
    • Eleonora Bonfanti (studentessa, Presidente di Nova Civilitas Giovani)
    • Luca Campanotto (giurista)
    • Fabio Candalino (giurista)
    • Maria Capozza (giurista, presidente Associazione Giovanna d’Arco ONLUS)
    • Marco Casadei (medico)
    • Anna Egidia Catenaro (giurista, presidente Associazione Avvocatura in Missione)
    • Ugo Cepparulo (giurista)
    • Palmiro Clerici (medico veterinario)
    • Cecilia Collini (giurista)
    • Dottoressa Marina Corsi (farmacista)
    • Dottoressa Cristina Costa (docente)
    • Dottoressa Silvana De Mari (medico)
    • Matteo De Martino (medico)
    • Donato Carmelo Dellino (medico, responsabile dell’Associazione Medicina e Persona Puglia)
    • Alfredo de Matteo (membro del Comitato per la Marcia per la Vita)
    • Luca Di Fazio (giurista)
    • Stefano Fontana (presidente Associazione LiFE-libertà famiglia educazione)
    • Enzo Fortunato (presidente Associazione Europa Benedettina)
    • Paolo Gabelli
    • Luca Ghirardi (giurista)
    • Cristiano Gobbi (giurista e canonista, Presidente Circolo culturale G. Mattiussi S.J.)
    • Roberto Grieco (medico)
    • Emilio Guidi
    • Paolo Gulisano (medico)
    • Dottoressa Maria Eleonora Iannucci (farmacista)
    • Vladimir Kosic (già Assessore alla Sanità della Regione Autonoma Friuli Venezia Giulia)
    • essa Rosanna Lallone (consulente Welfare del Centro servizi al volontariato di Bari)
    • Alessandro Laudani (medico)
    • Stefano Martinolli (medico)
    • Dottoressa Wanda Massa
    • Massimiliano Mirto (docente di filosofia)
    • Carmine Napolitano (medico)
    • Simone Ortolani (giornalista, Presidente Associazione culturale San Michele Arcangelo)
    • Dottoressa Valentina Plano (farmacista)
    • Domenica Riello (giurista)
    • Manuela Romano (giurista)
    • Mauro Roseano (medico)
    • Dottoressa Arianna Scala (farmacista)
    • Bruno Sconocchia (giurista, presidente Associazione Sunodia)
    • Clara Suardi (ostetrica)
    • Paolo Tanga (già Direttore Principale di Banca d’Italia)
    • Luciano Tenze (medico)
    • Enrico Tolentinati (medico)
    • Chiara Torti (ostetrica)
    • Marco Tosatti (giornalista)
    • Daniele Trabucco (docente di diritto costituzionale)
    • Giovanni Turco (docente di filosofia del diritto)
    • Dottoressa Chiara Margherita Ulisse (infermiera)
    • Piero Uroda (farmacista, Presidente dell’Unione Farmacisti Cattolici Italiani)
    • Aldo Maria Valli (giornalista)
    • Dottoressa Maria Prassede Venturini (medico)
    • Fabrizio Verduchi (Presidente di Italia Cristiana)




    https://www.marcotosatti.com/2021/04...edicina-etica/

  7. #267
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Razones científicas y morales -ambas- para no vacunarse… que las hay

    No obstante, la Iglesia permite la vacunación contra el Covid e incluso el Papa Francisco se ha vacunado.

    Eulogio LópezEulogio López

    26/04/21




    Por ahora, lo mejor, con gran diferencia, que he leído sobre el uso de vacunas anti-covid, que utilizan líneas celulares procedentes de embriones humanos.

    Lo pública la revista ‘Ahora’, de los tradicionalistas-carlistas. Si quiere usted decidir si debe vacunarse o no, o, al menos, vacunarse sabiendo lo que hace, no puede dejar de leerlo.

    Al menos, tras su lectura, comrpobará los clasificados como los “reparos morales” para vacunarse, especialmente con las grandes vacunas como AstraZeneca, Janssen, etc son… algo más que reparos morales: son ‘evidencias científicas’, que diría Pedro Sánchez.

    Dicho esto, es cierto que la Iglesia -la Sagrada Congregación para la doctrina de la fe- ha permitido, como mal menor, vacunarse y que el Papa Francisco se ha vacunado y animado a ello. Pero el mal menor es un bien capidisminuido. Desde luego, tiene poco que ver con la santidad que se exige a todo cristiano. Una cosa es la solicitud y otra es el “ser perfectos como vuestro padre Celestial es perfecto”.


    https://www.hispanidad.com/enormes-m...25738_102.html
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  8. #268
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Debido a la estructura de la información de AHORA es mejor ir directamente al enlace:

    https://www.ahorainformacion.es/blog...unas-y-aborto/
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  9. #269
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Pues parece que lo he conseguido. Gracias por intentarlo, Valmadian. A veces yo también problemas para copiar algunas cosas. Aquí está el artículo completo para el que quiera leerlo. Parece que ha pasado todo menos lo destacado en negrita, pero no me voy a tomar el trabajo de resaltarlo por la longitud del texto. Merece la pena verlo:



    ¡Escandaloso! Vacunas y Aborto



    (por Luis B. de PortoCavallo) –

    Todo lo que rodea a la potente industria farmacéutica global ―y sus «lobbies» de presión―, es enigmático, oscuro, confidencial, misterioso, hasta tenebroso y, en algunos casos, terrorífico.

    Se ha desmentido hasta la saciedad, e incluso se han burlado, tachando poco menos que de paranoicos peligrosos, a quienes advertían que para la fabricación de muchas vacunas se utilizan células provenientes de fetos abortados.

    El debate ha vuelto a surgir al salir a la luz algo, que intencionadamente, se oculta tras claves indescifrables. Varias de las vacunas producidas frente al SARS-CoV-2 están utilizando líneas celulares de origen humano, de fetos abortados, en concreto las denominadas HEK-293 y PER.C6, práctica muy polémica y silenciada.

    En ambos casos se trata de células de embriones humanos abortados, a las que denominan “células inmortales” por su capacidad de reproducirlas artificialmente en grandes tanques indefinidamente, desarrollados en Leiden, Holanda, bajo la indecente excusa de que “no son abortos” propiamente, sino “líneas celulares seguidas” de fetos a los que, en su día, se les practicó el aborto “atendiendo a requisitos legales”.

    [WADMAN, Meredith;
    Abortion opponents protest COVID-19 vaccines’ use of fetal cells.
    Science, 5 Jun 2020
    https://www.sciencemag.org/news/2020...se-fetal-cells

    Vaccines that use human fetal cells draw fire.
    Science, 12 Jun 2020; Vol. 368, Issue 6496, pp. 1170-1171
    https://science.sciencemag.org/content/368/6496/1170]

    No hay más que visitar la página web oficial de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios y comprobar que es cierto [https://www.aemps.gob.es/]




    En cada una de las entradas que se especifica en <Información sobre la vacuna>se puede encontrar la ficha técnica, documento descargable en PDF







    En ese documento hay que fijarse en el segundo apartado


    1. COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA

    Astra Zeneca / Universidad de Oxford:





    Janssen / Johnson & Johnson:




    Las líneas celulares de origen humano de fetos abortados, que se han desarrollado, denominadas HEK-293 y PER.C6 (entre otras), se limitaban, hasta ahora, a procesos de investigación como herramientas experimentales en desarrollo.

    El HEK-293 es una línea celular derivada de cultivos de células de riñón de embrión humano, transformadas con ADN de adenovirus, desarrollada desde 1973. Se utiliza, en investigación en biología celular, para la experimentación de producción de la industria biotecnológica e investigación de terapias génicas.

    El PER.C6 es una línea celular derivada de cultivos de células de retina embrionaria humana, transformadas con fenotipo de ADN de adenovirus, desarrollada desde 1985. Desde 1998 se investiga con ellas, buscando un sistema de fabricación industrial para la producción de vacunas contra la gripe (influenza) y terapias génicas.

    Los adenovirus son una familia de virus contagiosos, de ADN no encapsulado, que pueden provocar enfermedades e infectar a los humanos (y a los animales). Se están utilizando para obtener ADN para terapia génica.

    La terapia génica humana es una técnica experimental reciente de tratamiento de enfermedades mediante la alteración del material genético del paciente, consistente en la introducción de la copia de un gen en las células del paciente.

    Pero estos métodos necesitan, todavía, ser perfeccionados para que puedan llegar a formar parte del sistema terapéutico habitual, ya que se desconoce si realmente es factible, si pueden ser útil y los posibles efectos y consecuencias, especialmente, a largo plazo. Los adenovirus podrían incrementar el riesgo decontraer otras infecciones inmunodeficientes, debido a la alteración del sistema inmunológico.

    Al menos 6 de los productos candidatos a vacunas del SARS-CoV-2 utilizan estos cultivos de células de origen humano:





    cinco, entre los que se encuentra el de la Universidad de Oxford, el estadounidense de Janssen y el candidato chino de CanSino, usan cultivos celulares para producir adenovirus con limitada capacidad de replicación en grandes cantidades. En otro, el de la Universidad de Pittsburgh, las células HEK-293 se utilizan para producir la proteína S (spike) [espícula] viral del SARS‑CoV‑2.

    La de Moderna y Pfizer – BioNTech, utilizan nanopartículas lipídicas (LNP) PEGiladas que recubren, encapsulando, como vehículo de administración, las frágiles hebras de ARNmensajero monocatenario (ARNm), con caperuza en el extremo 5º, producido mediante transcripción in vitro acelular a partir de moldes de ADN correspondientes, que codifica la proteína S (spike) del SARS-CoV-2.

    Las nanopartículas lipídicas PEGiladas son formulaciones farmacéuticas extremadamente nuevas. Tanto las nanopartículas lipídicas sólidas (SLN, sLNP), como las nanopartículas lipídicas (LNP), como vehículo de administración de fármacos, apenas se aprobaron por primera vez, en 2018 en fármacos destinados a neuropatías hereditarias mortales.

    Un problema importante para el uso de LNP, como vehículo de suministro de ácidos nucleicos (ADN y ARN) es que, en la naturaleza, tanto los lípidos como los ácidos nucleicos tienen una carga eléctrica negativa, lo que significa que no se mezclan entre sí, por lo que, para su uso, con el fin de transfectar los ácidos nucleicos en células, han tenido que ser creados artificialmente, lípidos catiónicos (lípidos cargados positivamente).

    Moderna utiliza su propio lípido catiónico ionizable patentado, llamado SM-102, mientras que Pfizer y BioNTech se hicieron con la licencia de un lípido catiónico ionizable llamado ALC-0315 de Acuitas.

    Sin embargo, desde finales de 1990, se sabía por experimentos in vitro que este uso de lípidos catiónicos tenía efectos secundarios no deseados en las membranas celulares y, por otro lado, los lípidos destinados a ARN de interferencia (ARNip), de cadenas cortas, no funcionaban para cadenas de ARNm, mucho más largas, lo que llevó a una extensa investigación sobre la creación de nuevos lípidos catiónicos ionizables apropiados para ARNm.

    Polémicas anteriores por otras vacunas

    Para la fabricación de algunas otras vacunas virales, como la de la rubeola,varicela, herpes zóster, rabia o hepatitis A y otras, frente a adenovirus, también se han usado cultivos de células de origen de embriones humanos, las llamadas fibroblastos WI-38 y MRC-5 células de tejidos pulmonares, reproducidas mediante métodos de división celular, mitosis, etc., en laboratorio,cuyo origen también son fetos producto de abortos.

    Las vacunas disponibles en España, actualmente, en cuyo proceso de producción se han utilizado líneas celulares de embriones humanos WI-38 y MRC-5, de fetos abortados, según datos comprobados en las fichas técnicas de todas las vacunas disponibles) son:
    WI-38: componente de rubeola de M-M-RVAXPro y de ProQuad.

    MRC-5: componente de rubeola de Priorix, componente de varicela de ProQuad, Varilrix, Varivax, Zostavax, Antirrábica Merieux, Havrix 720/1440, Vaqta 25/50 y el componente de hepatitis A de Twinrix ped./adultos.

    En la fabricación de varios fármacos destinados al tratamiento de la hemofilia, fibrosis quística y artritis reumatoide, entre otras, se utilizan también estos cultivos celulares de origen humano producto de fetos abortados.

    Otras vacunas utilizan células Vero, de riñón de mono (rotavirus, polio y encefalitis japonesa), células embrionarias de pollo (medicamento Rabipur, gripe y fiebre amarilla) o células de levadura recombinantes (hepatitis B).

    A este respecto es clarificador el artículo del científico español José Luis Redondo Calderón, “Vacunas, Biotecnología y su Relación con el Aborto Provocado”, Cuadernos de Bioética, vol. XIX, núm. 66; 2008/2ª, págs. 321 a 353; órgano oficial de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica.http://aebioetica.org/revistas/2008/19/2/66/321.pdf

    ¿Cuál dicen que es la posición de la Iglesia Católica respecto al uso de estas técnicas y vacunas?


    Los falsos y falaces argumentos se repiten, exactamente igual, en todos aquellos lugares donde se PRETENDE justificar estas ABERRACIONES con las queSE ESTÁ EXPERIMENTANDO CON LA HUMANIDAD, sin su conocimiento, ni consentimiento.

    SE MIENTE descaradamente y una vez más se tergiversa y se retuerce LA VERDAD:

    1º―las líneas celulares bio-industriales “no son abortos propiamente dichos”.
    [NO, SON ALGO TODAVÍA PEOR, MÁS PERVERSO Y MALVADO si cabe, por eso se ENCUBRE Y DISTORSIONA su origen]

    2º―De todos modos, esos abortos “fueron legales” (sic).
    [COMO SI ESA IMORALIDAD FUERA “ACEPTABLE”]

    3º―“no hay alternativas” y lleva ya muchos años haciéndose.
    [SI NO FUESE TAN TRÁGICO, hasta sería gracioso que los “CIENTIFICOS” DIGAN que “NO SON POSIBLES” ALTERNATIVAS. Si no las hay hoy, es porque hay UN INTERÉS CULPABLE EN NO BUSCARLAS y que lleve “haciéndose desde hace mucho tiempo” SÓLO CORROBORA LA MALA FE DE SU OCULTACIÓN]

    4º― en “ciencia” no hay dudas morales, sólo resultados (incluidos los experimentos de los que se desconoce las consecuencias finales). Las dudas morales, especialmente las de los “obtusos” católicos, son ridículas y, además, “ya están resueltas”.
    [INHUMANO, INMORAL y FALSO DE TODA FALSEDAD]

    Tanto el documento de 2005, “Moral Reflections on Vaccines Prepared From Cells Derived From Aborted Human Foetuses como el de 2017, al que hacen referencia, son respuestas a unas consultas de casos particulares concretos, en que unos padres plantean la preocupación y el dilema moral de suministrar alguna de esas vacunas a sus hijos y la respuesta está orientada a dar consuelo espiritual a esos padres, a la responsabilidad ante una situación de salud general y, por otro lado y al mismo tiempo, se emite la condena de la industria e investigaciones sin escrúpulos y sin ética. En ningún caso y bajo ningún concepto son extrapolables como doctrina general.

    Aún y así, lo que el documento dice, NO ES lo que dicen que dice.

    Veamos:

    «Aplicación al uso de vacunas preparadas a partir de células procedentes de embriones o fetos abortados voluntariamente




    »[…] En cuanto a las enfermedades contra las cuales no existen vacunas alternativas disponibles y éticamente aceptables, es correcto abstenerse de usar estas vacunas si se puede hacer sin que los niños, e indirectamente la población en su conjunto, corran riesgos significativos para su salud.

    »[…] En cualquier caso, sigue existiendo el deber moral de seguir luchando y empleando todos los medios legales para hacer la vida difícil a las industrias farmacéuticas que actúan sin escrúpulos y sin ética. Sin embargo, el peso de esta importante batalla no puede ni debe recaer sobre niños inocentes y sobre la situación de salud de la población, especialmente en lo que respecta a las mujeres embarazadas.

    »En resumen, se debe confirmar que:

    ―existe la grave responsabilidad de utilizar vacunas alternativas y de hacer una objeción de conciencia con respecto a aquellas que tienen problemas morales;

    ―en lo que respecta a las vacunas sin alternativa, se debe reafirmar la necesidad de impugnar para que se preparen otras, así como la legalidad de utilizar las primeras mientras tanto, en orden a evitar un riesgo grave, no solo para los propios hijos, sino también, y quizás más específicamente, por las condiciones de salud de la población en su conjunto, especialmente para las mujeres embarazadas;

    ―la licitud del uso de estas vacunas no debe malinterpretarse comodeclaración de la licitud de su producción, comercialización y uso, sino que debe entenderse como una cooperación material pasiva y, en su sentido más leve y remoto, también activa, moralmente justificado como extrema ratio debido a la necesidad de velar por el bien de los hijos y de las personas que entran en contacto con los niños (mujeres embarazadas);

    ― dicha cooperación se da en un contexto de coacción moral de la conciencia de los padres, que son forzados por optar a actuar contra su conciencia o, de otra manera, poner la salud de sus hijos y de la población en su conjunto, en riesgo. Esta es la opción de una alternativa injusta, que debe ser eliminada lo antes posible».

    https://www.immunize.org/talking-abo...andocument.htm
    [en inglés]

    El criterio ético sobre esta cuestión se encuentra claramente explicado en laInstrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe Dignitas Personae, de 2008 en los puntos §34 y §35. El texto, literalmente, dice:

    «Sobre La utilización de “material biológico” humano de origen ilícito

    34. Para la investigación científica y la producción de vacunas u otros productos a veces se usan líneas celulares que son el resultado de intervenciones ilícitas contra la vida o la integridad física del ser humano.La conexión con la acción injusta puede ser inmediata o mediata, ya que generalmente se trata de células que se reproducen con facilidad y en abundancia. Este “material” a veces es puesto en comercio o distribuidogratuitamente a los centros de investigación por parte de los organismos estatales que por ley tienen esta tarea. Todo esto da lugar a diferentes problemas éticos, sobre la cooperación al mal y el escándalo. Por lo tanto, conviene enunciar los principios generales a partir de los cuales quienes actúan en recta conciencia puedan evaluar y resolver las situaciones en las que podrían quedar involucrados a causa de su actividad profesional.

    Cabe señalar en primer lugar que la misma valoración moral del aborto «se debe aplicar también a las recientes formas de intervención sobre los embriones humanos que, aun buscando fines en sí mismos legítimos, comportan inevitablemente su destrucción. Es el caso de los experimentos con embriones, en creciente expansión en el campo de la investigación biomédica y legalmente admitida por algunos Estados… El uso de embriones o fetos humanos como objeto de experimentación constituye un delito en consideración a su dignidad de seres humanos, que tienen derecho al mismo respeto debido al niño ya nacido y a toda persona» [54]. Estas formas de experimentación constituyen siempre un desorden moral grave [55].

    35. Se configura un problema distinto cuando los investigadores usan un “material biológico” de origen ilícito, que ha sido producido fuera de su centro de investigación o que se encuentra en comercio. La Instrucción Donum vitæ ha formulado el principio general que debe ser observado en estos casos: «Los cadáveres de embriones o fetos humanos, voluntariamente abortados o no, deben ser respetados como los restos mortales de los demás seres humanos. En particular, no pueden ser objeto de mutilaciones o autopsia si no existe seguridad de su muerte y sin el consentimiento de los padres o de la madre. Se debe salvaguardar además la exigencia moral de que no haya habido complicidad alguna con el aborto voluntario, y de evitar el peligro de escándalo»[56].

    En ese sentido es insuficiente el criterio de independencia formulado por algunos comités de ética, según el cual sería éticamente lícita la utilización de “material biológico” de origen ilícito, a condición de que exista una separación clara entre los que producen, congelan y dan muerte a los embriones, y los investigadores que desarrollan la experimentación científica. El criterio de independencia no es suficiente para evitar una contradicción en la actitud de quienes dicen desaprobar las injusticias cometidas por otros, pero al mismo tiempo aceptan para su trabajo el “material biológico” que otros obtienen mediante tales injusticias.Cuando el delito está respaldado por las leyes que regulan el sistema sanitario y científico, es necesario distanciarse de los aspectos inicuos de esos sistemas, a fin de no dar la impresión de una cierta tolerancia o aceptación tácita de acciones gravemente injustas [57]. De lo contrario, se contribuiría a aumentar la indiferencia, o incluso la complacencia con que estas acciones se ven en algunos sectores médicos y políticos.

    Se objeta a veces que consideraciones como las arriba expuestas parecen presuponer que los investigadores de recta conciencia deberían oponerse activamente a cualquier acción ilícita llevada a cabo en el campo médico, con lo que su responsabilidad ética se ampliaría de modo excesivo. El deber de evitar la cooperación al mal y el escándalo es en realidad parte de la actividad profesional ordinaria del médico. Ésta debe ser planteada correctamente y, a través de ella, se ha de dar testimonio del valor de la vida, oponiéndose también a las leyes gravemente injustas. Hay que precisar que el deber de rechazar el “material biológico” deriva de la obligación de separarse, en el ejercicio de la propia actividad de investigación, de un marco legislativo gravemente injusto y de afirmar con claridad el valor de la vida humana. Esto vale también en ausencia de cualquier conexión próxima de los investigadores con las acciones de los técnicos de la procreación artificial o con las de aquéllos que han procurado el aborto, e incluso cuando no haya un acuerdo previo con los centros de procreación artificial. Por eso el mencionado criterio de independencia es necesario, pero puede ser éticamente insuficiente.

    Por supuesto, dentro de este marco general existen diferentes grados de responsabilidad. Razones de particular gravedad podrían ser moralmente proporcionadas como para justificar el uso de ese “material biológico”. Así, por ejemplo, el peligro para la salud de los niños podría autorizar a sus padres a utilizar una vacuna elaborada con líneas celulares de origen ilícito, quedando en pie el deber de expresar su desacuerdo al respecto y de pedir que los sistemas sanitarios pongan a disposición otros tipos de vacunas. Por otro lado, debemos tener en cuenta que en las empresas que utilizan líneas celulares de origen ilícito no es idéntica la responsabilidad de quienes deciden la orientación de la producción y la de aquéllos que no tienen poder de decisión».

    ____________________________________
    El pasado domingo 14 de junio de 2020, en la Misa de Corpus Christi, celebrada en la Catedral de Valencia, el Cardenal Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, advertía, refiriéndose a las vacunas experimentales para el SARS-CoV-2, con el subsiguiente rasgar de vestiduras de los hipocritones oficiales y oficialistas:

    «Nos encontramos con la dolorosísima noticia de que una de las vacunas se fabrica a base de células de fetos abortados. Así de claro. Y eso es inhumano, eso es cruel, y ante eso no podemos alabarlo ni bendecirlo, todo lo contrario».

    El P. Fr. Michael Copenhagen (Prof. en la Chesterton Academy of Rochester, NY) es, también, otra de las voces que clama por aquellos que no tienen voz, en el seco desierto del corazón de la ciencia, advirtiendo abierta y crudamente de la inmoralidad de usar todo tipo de medicamentos procedentes de abortos, en su artículo “Restore Ye to Its Owners: on the immorality of receiving vaccines derived from abortion” [Restaurar a sus dueños: sobre la inmoralidad de recibir vacunas derivadas del aborto]:

    «Un niño es arrancado del útero de su madre y luego, inmediatamente, diseccionado, si es posible vivo, con el corazón latiendo para que la muestra sea fresca. Luego se lleva un pedazo del órgano del niño a un laboratorio, se sumerge en una enzima para descomponer el tejido en células individuales y cuando una línea celular “inmortal” se reproduce continuamente, se ha obtenido después de muchos abortos, siendo patentado y las células se multiplican industrialmente en tanques, convirtiéndose en fábricas virales».

    Las industrias farmacéuticas señaladas por usar células procedentes de abortos ―con las que se enriquecen―, son:

    ―Moderna And NIAID (HEK 293).
    ―Johnson & Johnson/Janssen Tech (PER.C6).
    ―Inovio Pharmaceuticals (HEK 293).
    ―The University of Oxford (HEK 293).
    ―CanSino Biologics (HEK 293).
    ―University of Pittsburgh (HEK 293).
    ―Altimmune (PER.C6).
    ―Massachusetts Eye and Ear (HEK 293).

    Por muchas escusas, falsos argumentos y falaces justificaciones que se propongan ypor mucho desprecio o denigración que se arrojen, los católicos no pueden aceptar la “fabricación” de medicamentos en que se usen “células de fetos abortados”, en definitiva, es “inhumano y cruel” y se tiene el deber de exigir información, de denunciar y protestar ante la inmoralidad y de presionar para que se sigan líneas de investigación acordes al orden natural y al bien común, siendo imposible que pueda darse éste, en ausencia del primero.


    https://www.ahorainformacion.es/blog...unas-y-aborto/

    Última edición por Hyeronimus; 26/04/2021 a las 17:44

  10. #270
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Monseñor Schneider: Oponerse con Fuerza al Caos Moral y a la Cultura de la Muerte

    21 de abril de 2021


    Marco Tosatti

    Queridos amigos y enemigos de Stilum Curiae, Monseñor Athanasius Schneider ha respondido a la carta abierta enviada por siete organizaciones provida sobre el tema de las vacunas y la medicina ética. Este es el mensaje de Monseñor Schneider.



    Nur-Sultan, 19 de abril de 2021


    A los presidentes Mirco Agerde, Gianfranco Amato, Antonio Brandi, Giorgio Celsi, Francesco Fontana, Giovanni Formicola, Massimo Viglione


    ¡Alabado sea Jesucristo! Estimados señores:

    Al caos moral que parece imponerse hoy en el mundo, a las derivaciones transhumanistas que se van haciendo cada vez más explícitas, a la cultura de la muerte que domina la legislación de los Estados contemporáneos, es necesario oponerse con fuerza, resueltamente, con la entereza de la verdad y la intransigencia de la voluntad en el bien.

    Esta es la necesidad de un nuevo movimiento pro vida, sin compromisos, sin complejos de inferioridad ante el mundo, nunca subordinado a las ideologías de la modernidad. Un movimiento pro vida que afirme con valentía y firmeza la absoluta ilegalidad de cualquier ataque a la vida humana inocente desde la concepción hasta la muerte natural.

    Este nuevo movimiento pro vida no puede permanecer en silencio ante esa monstruosa y global estructura de pecado que clama venganza ante Dios: el uso habitual por parte de las industrias farmacéutica, cosmética y alimentaria de células humanas procedentes de embriones y fetos abortados.

    La explotación de embriones y fetos humanos como reserva de material biológico es una abominación a la que todo hombre razonable de buena voluntad debería oponerse, denunciando su naturaleza perversa y diabólica.

    Agradezco de corazón a Ustedes, estimados señores Mirco Agerde, Gianfranco Amato, Antonio Brandi, Giorgio Celsi, Francesco Fontana, Giovanni Formicola y Massimo Viglione por la Carta Abierta que me han dirigido. Agradezco las realidades asociativas de las que ustedes son guía: il Movimento Mariano Regina dell’Amore, l’Associazione Giuristi per la Vita, l’Associazione Pro Vita & Famiglia, l’Associazione Ora et labora in difesa della vita, l’Associazione Iustitia in Veritate, la Comunità Opzione Benedetto, la Confederazione dei Triarii. Les agradezco el compromiso para constituir ese nuevo movimiento provida en Italia que tanto se necesita.

    También agradezco a los firmantes de la Carta, médicos, juristas, hombres de cultura y de ciencia.

    Espero que esta noble y valiente iniciativa de Ustedes en Italia pueda inspirar iniciativas similares en otros países.

    Invoco la bendición divina para todos los que apoyan esta iniciativa


    Si desea firmar la petición, puede hacerlo en este enlace:

    https://www.provitaefamiglia.it/petizione/stop-alluso-di-linee-cellulari-di-feti-abortiti-per-produrre-vaccini-firma-anche-tu 5.300





    https://www.marcotosatti.com/2021/04...-de-la-muerte/

  11. #271
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Pocos medios se hacen eco de esta noticia, tan pocos que consultando docena y media cada día sólo la he encontrado en éste. Pero vaya por delante de qué se trata y, particulamente, de dónde parte.


    El IPSE se prepara para su guerra en los tribunales contra la obligatoriedad de las vacunas en España



    REDACCIÓN - 21 JULIO 2021


    El Instituto de Política Social (IPSE), ha impulsado la campaña “Mi cuerpo mi decisión”, una campaña en la que exigen que se respete la libertad de decisión de aquellas personas que no quieren vacunarse.

    La campaña ha surgido ante lo que consideran una falta muy grave de información sobre lo que supone esta vacuna, ya que señalan que se está ocultando las cifras de aquellos que están siendo hospitalizados a causa de nuevos contagios, una vez se han vacunado, por lo tanto, han pedido que se respete la libertad de decisión de aquellas personas que no deseen someterse a lo que consideran una “vacuna experimental” ya que indican e inciden en que no han pasado mínimo 5 años para probar que la vacuna puede salir a las calles y distribuirse, es más señalan que ya de por sí no se puede confiar de una vacuna de la cuál no hay responsabilidades si ocurren efectos graves.

    “Mi Cuerpo mi decisión, es una campaña que hemos impulsado desde el Instituto de Política Social (IPSE), para pedir que se respete la libertad de decisión de aquellas personas que no deseen vacunarse, que se les respete y que no se les “intimide” ni mucho menos “acose” por haber tomado una decisión que consideran libremente”, quien declara estas palabras, es el mismo presidente del Instituto de Política Social (IPSE), Pablo Hertfelder García-Conde, quién además ha señalado que duda de la efectividad de esta vacuna ya que se están dando casos de ingresos y contagios entre personas ya vacunadas de ambas dosis.

    “Desde el IPSE, sabemos que se quiere obligar de una manera u otra a que la sociedad se vacune, si no lo haces se estigmatiza a las personas diciéndoles que no son solidarios y que no son responsables, cuando cada quién es libre de determinar que quieren hacer. Lo más preocupante es que sin duda alguna aquí no hay responsables si te produce un efecto secundario grave e irreparable, se lavan las manos y entonces no puede exigir nada, por lo tanto esta vacuna no es tan segura como dicen, sino aparecerían responsables que asumirían toda culpa si alguien tuviese un efecto secundario peligroso ” Señala el presidente del Instituto.

    La entidad ha recordado que lo más chirriante de todo esto es que se quiere “restringir” los derechos y libertades de las personas que no se hayan vacunado, principalmente señalan que en muchos trabajos ya te preguntan si estás vacunado o no y te instan a que lo hagas, les preocupa que esto pueda ocasionar despidos, coartar libertades, no permitiendo a las personas no vacunadas acudir a centros de ocio, centros comerciales, restaurantes, locales....

    “Hay muchas formas de obligar a alguien a que se vacune, no permitiendo su entrada en establecimientos, no permitiendo que se viaje, despidiendo del trabajo o no contratando gente no vacunada... Esto no se puede tolerar, exigimos de manera inmediata que se garantice esta libertad, de no hacerlo llevaremos a los tribunales cuantos casos sean necesarios.” Incide Hertfelder GarcíaConde, presidente del Instituto de Política Social.

    La entidad, ha recordado que estarán dispuestos a llegar ante los tribunales si es necesario, señalan que no se puede consentir que se atente contra la libertad y mucho menos imponer el miedo sobre los ciudadanos que no se quieran vacunar.Exponen que cuentan con un equipo jurídico para hacer frente a todas las demandas que sean necesarias interponer contra la “obligatoriedad” si se impone de las vacunas y señalan que darán voz a todas aquellas personas que no deseen vacunarse.



    https://elcorreodeespana.com/politic...n-Espana-.html
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  12. #272
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Mientras se silencian los debates importantes, nos entretienen con las mismas bazofias tragacionistas

    Que el invierno nos pille bien confesadicos y comulgadicos y con un detente en el bolsillo de la camisa.




    Por Juan Manuel de Prada en Kontrainfo.com

    Hace unos días, un fantoche con chiringuito en Andalucía, chupóptero de todas las tetas partitocráticas, afirmaba que «el 72 por ciento de los pacientes andaluces en UCI» por coronavirus eran «negacionistas de la vacuna». Sus mismos cofrades de chiringuito tuvieron que salir a corregir la burda intoxicación (inmediatamente divulgada por la prensa sistémica), en la que no había respetado ni los porcentajes. Resulta que el 37% de los andaluces en UCI han recibido la pauta completa de lo que el fantoche sistémico llama «vacuna», mientras el 63% restante lo componen en gran medida sesentones a los que ya habían administrado la primera dosis de Astrágala y estaban esperando tan pichis la segunda, así como jovenzuelos a los que todavía no habían convocado.

    La cruda realidad es que cada vez son más los vacunaditos y vacunaditas que terminan contagiados de coronavirus; la cruda realidad es que muchas de las personas que están muriendo en las UCIS de los hospitales españoles se habían sometido previamente a las terapias génicas experimentales. Si las personas que cada día fallecen por coronavirus fuesen «negacionistas de la vacuna» la propaganda oficial no haría sino repetirlo machacona e intimidatoriamente. No dicen ni pío sobre esta espinosa cuestión (con la complicidad servil de la prensa sistémica) porque saben perfectamente lo que está sucediendo; y se han juramentado en el silencio.

    Cada vez son más los médicos y auxiliares sanitarios sometidos a la terapia génica experimental que contraen el coronavirus, algunos de forma virulenta. Por lo demás, los datos procedentes de países donde la ‘vacunación’ está mucho más avanzada son descorazonadores. Mientras tanto, los ‘expertos’ sistémicos urden defensas cada vez más rocambolescas de las terapias génicas experimentales, con acompañamiento de gráficos cuquis, para concluir (con una palabrería digna de Feliciano de Silva) que, cuanta más gente haya «vacunada», más porcentaje de «vacunados» habrá entre los contagiados; y que, cuando las cifras de «vacunación» se acerquen al 100%, los contagiados «vacunados» serán también casi el 100%. ¡Con un par de cojones! Sólo un pueblo por completo genuflexo y temblón puede transigir con tales bazofias.

    Mientras la prensa sistémica se dedica a divulgar los sermones diarios del doctor Simón, un ‘experto’ como la copa de un pino, se silencia el debate sobre los peligros de las terapias elaboradas a partir de una fracción activa del ácido ribonucleico del virus. Y se silencia también el debate sobre los efectos que una ‘vacunación’ masiva en una población expuesta al virus pueda tener en el surgimiento de nuevas variantes más virulentas o contagiosas.

    Y, mientras se silencian los debates importantes, nos entretienen con las mismas bazofias tragacionistas: que si los jóvenes son irresponsables, que si hay que ponerse la mascarilla, que si patatín y que si papatán. Que el invierno nos pille bien confesadicos y comulgadicos y con un detente en el bolsillo de la camisa.





    https://www.tradicionviva.es/2021/07...-con-las-misma

  13. #273
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Entrevista a monseñor Schneider: «Las normas anticóvid pueden ser como una prefiguración de lo que será la Marca de la Bestia»


    Jeanne Smits, corresponsal en París

    Martes 31 de agosto de 2021

    LifeSiteNews: Las autoridades francesas han dispuesto la obligatoriedad de la vacunación para los profesionales de salud y todas las personas que cuiden de enfermos o de ancianos. Abarca de los bomberos hasta los asistentes sociales que cuidan de ancianos confinados en casa. Ha habido una enérgica movilización contra esta imposición de la vacuna. Para otros, las autoridades han dispuesto un salvoconducto sanitario: quien no esté vacunado puede obtener uno, válido por 72 horas, tras someterse a una prueba PCR que dé negativo. En el fondo, esto está pensado para impedir que lleven una vida normal, ya que sin esa prueba --que tendrían que repetir cada tres días-- no tendrán acceso a los centros comerciales, restaurantes y gran cantidad de hoteles, salas de concierto, cines, etc. Desgraciadamente, no se ha excluido de este plan a los templos, y está también prohibido visitar a los hospitalizados, así como entrar en un hospital salvo por una urgencia. Al exigírsele el uso de un código QR, quien no esté vacunado se convierte de hecho en un paria al que se le amenaza con fuertes multas por la menor infracción de la ley. ¿Qué le parece este plan?

    Monseñor Athanasius Schneider: Yo diría que en esencia va contra los derechos humanos y la dignidad de la persona, porque como dice, crea dos clases de personas en la sociedad, y los no vacunados se están perdiendo en la práctica casi todos los derechos que tienen los demás. Eso supone una suerte de esclavitud, ya que carecen de derechos: en el fondo, no tienen libertad. A mí me parece muy peligroso; divide a la sociedad en dos clases. Como digo, en esencia es contrario a los derechos y la dignidad de la persona; volvemos a las sociedades totalitarias. Hemos conocido sistemas totalitarios en los que determinados grupos de personas por motivos diversos, por ejemplo raciales; se las señalaba con un signo externo y no tenían los mismos derechos civiles que los demás.

    Por eso, es un fenómeno muy peligroso. Nos acercamos a eso con el pretexto, naturalmente, de tomar medidas preventivas de salud. No es sino un pretexto, porque no hay pruebas fehacientes de que las vacunas sean realmente eficaces para prevenir el contagio. Hay incluso casos probados --no son teorías de conspiración-- de personas, cuyos nombres se conocen, que han contraído el virus después de vacunarse; han dado positivo, y en algunos casos su salud ha empeorado. En vista de que ya se han dado casos así, debería entenderse como una señal de que la vacunación no puede ser una exigencia absoluta; por tanto, es preciso protestar contra estas flagrantes vulneraciones de los derechos fundamentales y aun contra la negación de esas pruebas. Cuando en la sociedad en que vivimos se niega sin más lo evidente, ello es prueba de que vivimos en una dictadura, porque sólo un sistema político dictatorial niega la evidencia para llevar a cabo sus planes. Está claro que existe un programa para vacunar a todo el mundo con miras a alcanzar unos objetivos políticos, sociales o ideológicos.

    LSN: El Tribunal Constitucional de España ha resuelto hace poco que es anticonstitucional la obligatoriedad de la administración de una vacuna cuya eficacia es teórica, incluso en el caso de una epidemia de grandes proporciones.

    M.S.: Ésa al menos es una buena noticia: que el Gobierno no puede obligar a nadie a vacunarse. Y el Consejo Europeo resolvió algo parecido. Eso ya es una buena señal, porque cuando el gobierno tiene plena potestad sobre las personas y puede decidir lo que éstas tienen que hacer con su cuerpo, cae el último bastión de la intimidad, porque uno es dueño de su cuerpo. Al decretar la obligatoriedad de vacunarse, los gobiernos declaran --y no en teoría sino de facto-- que se han hecho los dueños de nuestro cuerpo. Para mí, es el comunismo llevado al extremo, porque el fin del comunismo es decretar que todo es propiedad del Estado, como los medios de producción y todo lo demás: la enseñanza, la familia, todo es comunitario. Y ya hasta el cuerpo, el propio cuerpo, se está convirtiendo en propiedad del Estado.

    Los comunistas ya empezaban a confiscar los hijos a los padres que no plegaban a la ideología del Estado y se los llevaban a campamentos de adoctrinamiento. ¡Les quitaban los hijos a los padres! Ahora algunos países de Europa Occidental están haciendo lo mismo; se llevan a los hijos de las familias que se oponen a que en el colegio les enseñen ideología de género. Y estamos presenciando algo parecido con la obligación de vacunarse. Que te pidan el pasaporte cóvid y te obliguen a someterse a una prueba cada tres días es una coacción práctica, muy astuta y descarada para obligar a la gente a vacunarse. Me pregunto: ahora que el Consejo de Europa y el Tribunal Constitucional de España han dictaminado que el Estado no tiene derecho a obligar a nadie a vacunarse, ¿aplicarán los gobiernos estas decisiones? ¿Quién tendrá autoridad para garantizarnos que se aplicarán? Pero por algo se empieza, y es un avance positivo.

    LSN: En Francia ya hay 11 vacunas obligatorias para los menores de 2 años, entre ellas la de la rubéola, que en muchos casos está mancillada de aborto. Pero no se exigen salvoconductos ni códigos QR para demostrar que se está vacunado con ellas. ¿Cree que con la imposición de un código QR entramos en una nueva etapa?

    MS: Claro, porque nos tienen totalmente fichados. Se acabó la libertad, hasta para algo tan íntimo como el cuerpo. Como el código contiene información sobre nuestro organismo, desde luego hace mucha diferencia. Por eso hay que protestar contra ese código que afecta algo tan privado como el propio cuerpo.

    LSN: Vuestra Excelencia se opone enérgicamente al empleo de células de origen fetal procedentes de abortos en la elaboración, producción y pruebas de vacunas contra el cóvid. Como todos sabemos, muchos expertos en teología moral explican que si una persona recibe una de esas vacunas la cooperación con el mal sería remota, y teniendo en cuenta todo lo que está en juego, se puede aceptar esa inyección. Vuestra Excelencia ya ha hablado a fondo en numerosas ocasiones de estos temas; ha explicado lo que opina del asunto. Hoy me gustaría preguntarle si no le parece que esos teólogos están privando a los católicos del apoyo que la Iglesia debería a su derecho --no digamos ya deber-- de objetar en conciencia, el cual puede llegar a rechazarlos?

    MS: Eso está claro, porque las autoridades eclesiásticas dicen que bueno, que uno puede ponerse esa vacuna porque existe una teoría moral que asegura que la cooperación material es remota. Tranquilizan y apaciguan las conciencias con esas palabras, pero en el fondo lo que hacen es debilitar totalmente la resistencia que hay que oponer.

    Hay que resistir ese horrendo fenómeno de nuestra sociedad que es la industria de los fetos, y protestar contra él. Es preciso distinguir entre dos industrias que están estrechamente ligadas: la del aborto, que ya de por sí es terrible, y la otra, la de los fetos; la que utiliza tejidos procedentes de niños abortados y comercializa órganos y tejidos de bebés asesinados. En este caso se emplean en la investigación o la producción de medicamentos y vacunas. O sea, que las vacunas en cuya producción se han utilizado esas líneas celulares, o que se han probado en ellas, son de hecho parte de esa industria fetal. Hay que distinguir esa industria de la del aborto, aunque estén relacionadas. Pero la fetal nos es más próxima; cuando se utiliza el producto, la vacuna, procede directamente de la industria fetal. Es decir, que ya no estamos tan alejados de esa industria, y supone una grave inmoralidad participar con pleno conocimiento y libertad en ese horroroso fenómeno de nuestra sociedad. Para un católico, la industria fetal es inmoral y muy grave, porque si no protesta enérgicamente y sin pelos en la lengua, al menos contra el empleo de líneas procedentes fetos y la vacunación en ellas, colabora de hecho con ella, y sobre todo comete un grave pecado de omisión.

    Por consiguiente, una grave responsabilidad pesa sobre la Iglesia, incluso sobre el Vaticano y los teólogos que tranquilizan y aplacan conciencias neutralizando de eso modo la resistencia. La cosa es grave.

    Yo añadiría otro fenómeno. Hace poco conversé con una señora que ha experimentado una conversión profunda. Antes de convertirse se hizo varios abortos, y después de convertirse a Dios se dio cuenta del horror de ello. Le hablé de las vacunas de origen abortivo, y me dijo que ella entendía mejor que yo la terrible situación de las vacunas y medicamentos de origen abortivo, o incluso que cualquier mujer que haya abortado. Afirmó: «Para mí, todo lo que tenga que ver con el empleo de tejidos abortivos en la producción de medicamentos es terrible, porque el aborto me dejó una herida profunda». Añadió que dijo no podía aceptar ninguna medicina o vacuna que tuviera la menor relación con el asesinato de un niño.

    LSN: Me encuentro con muchas personas que, por diversos motivos, se oponen tajantemente a la vacuna, pero si no se la ponen se juegan su puesto de trabajo, el pan de sus hijos. Dicen: mi obligación es mantener a mi familia, y no tengo más remedio que vacunarme, aunque me opongo totalmente. A esto hay que añadir que con muchos medicamentos y otras vacunas que muchos ya se han puesto en Francia pasa lo mismo- ¿Qué les diría a esas personas?

    MS: En el caso de otros medicamentos y vacunas que estén contaminados por abortos, necesitaríamos la prueba; las compañías farmacéuticas tienen que demostrar que esa medicina está contaminado o se probó con células fetales. Por lo que respecta a las actuales vacunas anticóvid más populares, como las de Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson y Sputnik, la industria farmacéutica lo ha reconocido. En cuanto a otros fármacos, todavía no hemos visto un reconocimiento público, por lo que al no haber pruebas se pueden usar. Pero habría que preguntarlo con todas las medicinas. Desde el momento en que la empresa farmacéutica me demuestra que un medicamento cualquiera está salpicado con sangre de aborto, tengo la obligación de dejarlo y medicarme con otro. Hay que buscar empresas y médicos que nos puedan facilitar otros fármacos que no tengan un origen abortivo, o al menos remedios naturales; quizá esto último sea lo más eficaz.

    Lo segundo es más difícil, porque se trata de personas que saben que se juegan su puesto de trabajo, sobre todo los padres que tienen que ganarse el pan para su familia. Desde luego, la cuestión es peliaguda. Pero al menos deben hacer todo lo que esté en sus manos para que no les pongan la vacuna. Pueden objetar en conciencia; tal vez puedan pedir a su médico una declaración de que por motivos de salud no se pueden vacunar; digamos, porque tengan una alergia. En ese caso, tendrán que buscar todos los medios posibles para evitarlo, o incluso cambiar de trabajo aunque ganen menos. Ésa es la opción y no la vacuna, para no apoyar la industrial fetal; no los aborteros sino la industria fetal.

    A mí me parece que Dios premiará con muchos dones espirituales a quienes opten por ganar menos dinero en vez de cooperar con la industria fetal. Desde luego no se morirán de hambre; ¡Dios nunca lo permitiría! Ésa fue la experiencia de mi familia en tiempos del comunismo. Mis padres no colaboraban con el partido; por eso, no podían ejercer una profesión oficial, no estaba permitido. Eran simples trabajadores que cobraban un sueldo muy bajo, y vivíamos con mucha sencillez. Pero Dios no nos abandonaba; éramos felices con nuestra fe, que nos aportó riquezas para toda la vida, a pesar de que los que habían aceptado las condiciones impuestas por el partido tenían un nivel de vida más alto que nosotros y que otras personas como los cristianos. De modo que pienso que devolver la prioridad a la vida eterna, tan olvidada en estas últimas décadas. Aun en la Iglesia, incluso entre buenos católicos, estábamos invadidos por una especie de materialismo, por el gran apego a la vida material, que se priorizaba sobre lo eterno y lo espiritual.

    Es cuestión de principios: yo aconsejaría cambiar de trabajo, aunque tuviera que dedicarme a una tarea más humilde como barrer las calles. Todavía podría mantener a mi familia aunque ganara menos. Yo creo que es una decisión de conciencia, pero Dios premiará a quien lo haga, claro, y será una señal de protesta y un testimonio de que no colaboramos con la infame industria fetal.

    LSN: ¿Qué respondería a quienes afirman que medidas como el pasaporte cóvid o la vacunación generalizada son imprescindibles para que todos podamos recuperar las libertades, y que negarse a recibir la vacuna es síntoma de egoísmo? Lo hacen constantemente: llaman egoístas a los que no se vacunan.

    MS: No, no es egoísmo. La libertad de quien se vacune será aparente, porque el pasaporte cóvid lo habrá convertido en un esclavo, ya que entonces su cuerpo será propiedad del Estado; en cierta forma ya no será de él, con esos códigos y demás. Así se pierde la libertad. ¿Cómo se puede calificar de egoísmo cuando no está demostrado que la vacuna impida contraer el virus? No está demostrado que una vez recibida la vacuna no se pueda contraer o transmitir el cóvid. Si no nos vacunamo, somos más libres.

    LSN: ¿Es el código QR una tentativa de imponer la marca de la Bestia de la que habla el Apocalipsis, o una especie de precursor de ella, teniendo en cuenta que los no vacunados se arriesgan a ser víctimas de confinamientos que impiden a muchos ganarse la vida o estudiar una carrera?

    MS: Se podría decir que es tal vez una prefiguración de la marca de la Bestia. Yo no diría que ya sea la marca de la Bestia tal cual. No dispongo de todos los elementos para afirmarlo, pero al menos podemos decir que es una especie de anticipo, porque dice el Apocalipsis que quien no tenga la marca en la mano o en el cuerpo no podrá comprar ni vender. Está muy próximo cuando dicen que quien no tenga el cuerpo marcado con la vacuna --eso es una marca-- no podrá entrar en ciertas tiendas y supermercados, así no pueden comprar ni vender, eso ya está pasando literalmente.

    Creo que tenemos que hacernos a la idea de que pueden excluirnos de la sociedad. Quizás sea posible crear otros sistemas: Por ejemplo, quienes se opongan a la vacuna podrían crear por ejemplo una red de intercambio, de trueque de productos a pequeña escala de particular a particular, o tiendas pequeñas que no estén obligadas a exigir el certificado de vacunación, o puestos al aire libre, o redes privadas de intercambio. A mí me parece que algo así sería posible. En Francia ya hay protestas multitudinarias contra la obligación de la vacuna. Creo que de esas protestas podría surgir un nuevo sistema de compra y venta de productos de primera necesidad, dado que es tanta la gente que participa. Esperemos que en otros países se puedan implantar sistemas así.

    Hay que buscar otras opciones; es muy importante nada más para comprar y vender productos. Si se nos excluye del transporte público, trenes, autobuses y demás, se podría crear un sistema de transporte con vehículos privados. Hay que estudiar ya todas las posibilidades factibles para evitar esta dictadura que quieren imponer sobre nuestros cuerpos y nuestra libertad. Si no lo hacemos, habrá un totalitarismo sin barreras y será el fin de toda sociedad humana.

    Apelo incluso a los no creyentes, a toda persona de buena voluntad: empiecen ya a planear otros sistemas de transporte, de compra y venta de productos, quizá también para la enseñanza, con centros de estudio privados. Hay que crearlos, al menos en teoría y más tarde en la práctica, con toda esa buena gente que se está manifestando; para ver cómo se puede sobrevivir. Hay que forjar una alianza internacional de protesta planteando otras opciones. De lo contrario nos las veremos con un sistema totalitario sin remedio. Hay que evitarlo a toda costa.

    LSN: ¿Se podría considerar el código QR utilizado como prueba de vacunación una modalidad de la marca de la Bestia?

    MS: Sí. Ese código contiene toda la información referente a la salud personal que ya está en manos del Estado. Según entiendo, el código en cuestión está relacionado con la vacuna. La vacuna contiene al menos algunos rastros de abortos, por muy lejano que esté el terrible asesinato de de niños, que ya de por sí es un acto satánico. La utilización de sus cuerpos, de sus tejidos, es también de por sí satánica, porque supone rebelión contra Dios, el Dador de la vida. En este caso, las vacunas manchadas de aborto tienen también sus huellas satánicas, aunque sean remotas, huellas de la Bestia. Así pues, la vacuna, con su correspondiente número de código, es un precursor de la marca de la Bestia. No digo que sea la marca misma de la Bestia, quede claro, pero en parte podría ser ya un adelanto de esa marca, y por ello hay que evitarla también. En cierto modo ese código es inmoral porque, repito, las autoridades ya se están adueñando totalmente del cuerpo de las personas.

    LSN: En su opinión, ¿sería en teoría permisible estudiar maneras de eludir la ley para librarse de su rigor? Por ejemplo, mediante certificados falsos de vacunación?

    MS: Imponer de facto la vacunación es un abuso de autoridad por parte del Estado, y eso ya es inmoral. Repito, con ello el Estado se está apoderando de nuestro cuerpo y nuestra intimidad, y eso contraviene los derechos fundamentales. Dios ha dispuesto la estructura de la sociedad, y el gobierno no puede hacerlo. La vacunación obligatoria por ley, intrínsecamente maligna y relacionada o manchada con sangre de abortos y la industria fetal es inmoral. En vista de que se trata de una imposición a la fuerza, a mí me parece que sería lícito presentar un certificado falso.

    Yo compararía esta situación con las leyes inmorales que impusieron algunos gobiernos contra los judíos. Sabemos que Pío XII y los obispos, cuando los nazis perseguían a los judíos, permitieron la utilización de documentos falsos para protegerlos. Se permitió porque las leyes contra los judíos eran intrínsecamente inmorales.

    Sería una forma de legítima defensa: defender el cuerpo y la intimidad personal de un agresor y opresor. Del mismo modo que uno defiende a sus hijos de quien los quiera matar o esclavizar. Digamos que una madre está en casa con sus hijos y llega gente mala que se los quiere llevar. Lógicamente la madre dirá que no, los tiene que defender. Sería una locura que dijera: «Sí, aquí están, ahora les abro y les digo dónde están«. Sino que dirá: «No, aquí no están». Aunque no sea cierto, lo hace porque es intrínsecamente malo llevarse a los niños prisioneros. Cuando no hay otra salida, es el último recurso para defenderse de las agresiones del Estado.

    LSN: ¿Cuál sería exactamente la responsabilidad del político elegido que vota por semejantes medidas? En Francia han conseguido la aprobación por parte de la Asamblea y el Senado. En todas las ocasiones, una proporción considerable de parlamentarios faltaba, no estaban presentes. ¿Qué responsabilidad tienen, a su juicio, los funcionarios del Estado elegidos por votación que votaron a favor de esas leyes o se ausentaron y no votaron contra ellas? ¿O la de los policías que están obligados a hacerlas cumplir?

    MS: Yo diría que los diputados tienen plena responsabilidad, porque están para el bien común de los ciudadanos, fueron elegidos para trabajar en pro de él. Cuando se abstienen a la hora de votar esas disposiciones dictatoriales y totalitarias destinadas a controlar totalmente a la población, a expropiarlo a uno o expropiar su cuerpo imponiendo vacunas obligatorias, cometen un acto de maldad, porque participan en la labor de convertirnos en esclavos del Estado, hacen de nuestro cuerpo de propiedad estatal. Es inmoral colaborar con la elaboración de leyes así, y también lo es abstenerse. En cuanto a los policías que se encargan de hacer cumplir esas normas, tienen menos responsabilidad, porque cumplen órdenes del Estado. Puede que ellos mismos no estén convencidos, pero como los obligan no tienen tanta responsabilidad al hacer cumplir leyes injustas. Yo creo que en algunos casos los agentes de la policía, como ciudadanos responsables, pueden encontrar maneras de proteger a las personas no siendo muy severos, por ejemplos en controles rutinarios, sin dejar de obedecer formalmente la ley. En todas las dictaduras, incluso en los campos de concentración nazis, hay policías que se les arreglan para ayudar a la gente.

    LSN: ¿Qué consejo espiritual daría a los católicos preocupados? Veo que muchos están aterrorizados con lo que se nos viene encima. ¿Qué les aconsejaría?

    MS: En primer lugar, lo que dice Nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio: no temáis a los que matan el cuerpo, sino a los que arrebatan el alma o la dañan. No debemos temer a las autoridades; lo que hay que hacer es dar prioridad al alma, a nuestra vida espiritual, a la vida de oración y los sacramentos, para estar bien arraigados en la oración todos los días. Hay que estar arraigados en la Fe, en la convicción de que, en últimas, nuestra vida está en las manos de Dios y no en las de las autoridades, ¡ni siquiera en una dictadura, en un gobierno totalitario! Estamos en manos de Dios, que es nuestro Padre celestial. Es nuestro Padre aun cuando en ciertas épocas estemos en peligro, perseguidos y humillados, como con estas vacunaciones forzadas. Es un tiempo relativamente breve, así que tenemos que ver más allá, con amplitud de miras, porque al final Dios lo permite para el bien de nuestras almas. Dice San Pablo que todo redunda en mayor beneficio de los que aman a Dios, que no hay mal que por bien no venga --un mayor bien-- para los que aman a Dios. Si estamos firmemente arraigados en la Fe, confiando en la Providencia de nuestro Padre Celestial y sabemos que nuestra vida está en manos de Él, deberíamos confiar. Sabemos que esta dictadura covídica, este totalitarismo, es relativamente breve; ¡no es la eternidad! La historia siempre ha demostrado que las dictaduras no duran mucho, y Dios les hará ver a esos nuevos dictadores de la salud que el poder de ellos es limitado. Hemos de creer que Dios intervendrá en la historia.

    Debemos también centrarnos en que es posible que esto sea una llamada de Dios para que profundicemos en nuestra vida de oración. Tenemos que dar más importancia a los sacramentos en nuestra vida, con confesión, comunión y oración más frecuentes. Quizá deberíamos estar más unidos con quienes se oponen a esta dictadura, formar una cadena. A lo mejor estos tiempos difíciles nos brindan una oportunidad de confesar a Dios, de serles fieles. Y Dios es tan bueno que siempre nos da las fuerzas que necesitamos, nos premia en las dificultades y nos consuela. Este es mi consejo, mi recomendación.

    LSN: Da la impresión de que existe una intención de apropiarse del cuerpo humano, que se está trazando e incluso llevando a cabo un plan transhumanista. ¿Es concebible que Dios permita que el hombre caiga --en la caso de la mayoría, inconscientemente-- en algo tan contrario a su voluntad para la humanidad?

    MS: No creo, porque Dios se reserva para Sí mismo su poder divino para crear, de modo que no llegará a producirse de un modo significativo ese nuevo ser humano al que aspiran los transhumanistas. No lo conseguirán; Dios no lo consentirá. El Señor es Él. Tenemos que creerlo. Es posible que produzcan algunas cosas, pero no serán seres humanos, jamás, porque el alma, que es la parte esencial del ser humano, la crea Dios. Repito: no creo que Dios lo tolere. El poder para crear lo tiene Él, le está reservado a El. Si siguen con esas barbaridades tan blasfemas, llegará el final de los tiempos del que habla el Apocalipsis, el Juicio Final. Y Jesús nos dijo que cuando lleguen esos tiempos levantemos la cabeza porque se acerca la salvación. Levantemos la cabeza confiados; ¡la salvación está cerca! Una vez más, hay que aprovechar esta situación como una oportunidad de afianzar nuestra fe, nuestra vida de oración, y estar más cimentados en la vida eterna futura, sobrenaturalmente más orientados a la vida eterna, porque vivimos en el valle de lágrimas del que cantamos en la Salve, hac lacrimarum valle. Ésa es nuestra situación, pero sentimos también la intensa alegría de que tenemos una Madre que nunca nos abandona y siempre está a nuestro lado. Ese es mi consejo: recordar que nunca nos abandonará, que es la omnipotencia intercesora rogando por nosotros. Velara por nosotros, y siempre tenemos que refugiarnos bajo su manto. Hoy más que nunca debemos rezar: «Sub tuum presidium confugimus, Sancta Dei Genitrix»; bajo su amparo nos acogemos.




    https://www.lifesitenews.com/news/in...paign=catholic

  14. #274
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Angustia Coronavírica

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Un fracaso indisimulable


    Juan Manuel de Prada


    Señalaba Unamuno con su vehemencia característica que "es una disposición del espíritu muy frecuente en todas partes, pero mucho más en los pueblos de cultura incipiente o advenediza --y como advenediza, pegadiza--, la fe ciega en la ciencia, tanto mayor cuanto menor es la ciencia de los que la poseen". Y añadía el maestro, refiriéndose a estas masas cretinizadas que profesan la fe ciega en la ciencia, que "tienen siempre algún mote con que defenderse de nuestros asaltos; nos llaman místicos o teólogos o paradojistas o, en último caso, ignorantes". Para concluir que "apenas sospechan el mar desconocido que se extiende por todas partes en torno al islote de la ciencia, ni sospechan que a medida que ascendemos por la montaña que corona el islote, ese mar crece y crece y se ensancha a nuestros ojos, que por cada problema resuelto surgen veinte problemas por resolver".

    Ocho meses después de que las terapias génicas experimentales fuesen presentadas como la purga de Benito, su fracaso de ha vuelto indisimulable. Como ha señalado Robert Malone, el inventor de la técnica del ARN mensajero, la administración masiva de terapias génicas experimentales no servirá para erradicar el virus. Además, se ha probado que provocan multitud de efectos secundarios a corto plazo (muchos más que otras vacunas que, con una incidencia negativa mucho menos relevante, han sido retiradas); y se ha probado también que su acción protectora es muy limitada temporalmente, amén de muy débil, como prueba el hecho de que los vacunados se infecten con una carga vírica semejante a los no vacunados y contagien a personas sanas. Estas afirmaciones no las hace un negacionista locoide, sino el inventor de la técnica empleada en esta terapia génica experimental.

    Falta todavía por determinar si, como aseguró Luc Montagnier, la administración masiva de estas terapias génicas experimentales está relacionada con la emergencia de nuevas variantes del virus. Tampoco sabemos todavía los efectos secundarios que estas terapias génicas tendrán a medio y largo plazo. Ese mar infinito de problemas sin resolver se empezará a atisbar este invierno; pero habrán de pasar muchos años antes de que conozcamos su extensión. Lo que sabemos por el momento es que las muertes por coronavirus no hacen sino crecer semana tras semana en pleno verano; y que la inmensa mayoría de los muertos son ancianos vacunados. Sin embargo, la propaganda sistémica trata de maquillar esta evidencia dando publicidad a los casos de no vacunados, y asegurando grotescamente sin ninguna base científica que, en caso de que no se hubiesen administrado las terapias génicas experimentales, la mortandad habría sido mucho mayor.

    Desgraciadamente, quienes más obligados estaban a explorar el mar desconocido que se extiende por todas partes en torno al islote de las terapias génicas experimentales --médicos y periodistas-- han resuelto apuntarse al silencio de los corderos. Así, mientras callan, los fecundan al modo Zeus fecundó a Dánae.





    https://www.abc.es/opinion/abci-juan...3_noticia.html

Página 14 de 14 PrimerPrimer ... 4567891011121314

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •