Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: ¿Peligro?

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,854
    Post Thanks / Like

    ¿Peligro?

    ¿PELIGRO?


    Desde que tengo uso de razón (bueno, si es que alguna vez he tenido algo de eso), escucho, con mucha compunción, que hay un peligro por ahí que va a acabar con todos. Cuando lo del muro de Berlín, yo era chico, pero me acuerdo. Aún hay quien no se ha enterado de que cayó, y sigue con el esquizoide canguelo de que una Unión Soviética rediviva nos va a devorar a todos.
    Pero bueno, a los años de finiquitarse el Pacto de Varsovia, resulta que Yanquilandia nos vendió la moto del 11 de septiembre, aquel terrible atentado que por lo visto, fue perpetrado por cuatro moros locos. Al igual que otro 11, de marzo, en Madrid, otros cuatro moros locos, con los suicidas de Leganés. Los que recibían Ronald Reagan en la Casa Blanca, ahora resulta que son los enemigos, los que nos van a privar de nuestra bonanza y nuestra libertad.


    ¿Qué la India tiene la bomba atómica? No pasa nada. Porque el enemigo es Irán, mientras que Arabia Saudita y todos los jeques de los petrodólares, esos que encarcelan a quien tenga una Biblia en casa y que prohíben conducir e ir al cine a las mujeres, son los aliados.


    Antes el peligro nuclear eran los soviéticos en Cuba, mientras que los talibanes eran entrenados como guerrilleros de la libertad. Ahora son los shiítas. ¿Quiénes serán mañana? Ah, ¿pero es que habrá un mañana?


    Y de todas formas, ¿acaso no sabemos que las armas más destructivas las tienen y utilizan Estados Unidos e Israel? Entonces, ¿quién ha sido el verdadero peligro todos estos años, quién lo es y lo seguirá siendo?


    A buen entendedor, pocas palabras bastan. Y basta ya de hipocresía y de miedos mediáticos. Paremos el Nuevo Orden Mundial o él nos acabará de parar a todos.

    ANTONIO MORENO RUIZ

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,859
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Peligro?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Encuentro muy interesante este artículo al respecto de lo que es Rusia hoy en día. El portal es sedevacantista, algo que no comparto en absoluto, pero eso no quita para que también haya buenas ideas, o las obtengan de otras fuentes. Personalmente considero que el interés de España, es decir, el de los españoles, pasa por un rearme moral y espiritual, por un volver a eso que se llaman "señas de indentidad" y que referidas a España no son otras que su Catolicismo. Esa es nuestra verdadera y más definitiva arma p<ara nuestra mejor defensa, nuestra anhelada autarquía, lo demás todo es circunstancial.


    LO QUE SE ESCONDE DETRÁS DEL CONFLICTO ENTRE LA OTAN Y RUSIA

    Por Fernando Roqué

    Documento PDF

    Viendo el engaño en el que caen tantos con respecto a Rusia y su rol en los acontecimientos de hoy, y los terribles que en breve se avizoran, pongo a consideración de los lectores del blog la información aportada por Brandon Smith, difundida en conferencias y en diversos medios alternativos. El presente artículo, uno de los muchos que de este autor han aparecido en Internet, resume en forma breve y clara lo que se esconde detrás de las apariencias de un enfrentamiento entre Rusia y Occidente. Y si bien el análisis de Smith es limitado en la medida en que prescinde de la dimensión teológica y espiritual como motivación última de los hechos históricos, y por ello deja sin explicación las instanciasmás profundas del secreto acuerdo entre los poderes en pugna, su atenta observación de los datos empíricos lo lleva a formular un juicio acertado, cuando habla de los verdaderos propósitos que se esconden detrás de las apariencias.
    No obstante, a pesar de tal limitación y de no ser lo más importante quese haya dicho sobre el tema, en su propio nivel de análisis, lo que B. Smith describe tiene su innegable valor, en cuanto descorre el velo que oculta lo que el verdadero poder no quiere se sepa. Por lo demás, lo que Smith revela no es tampoco algo nuevo. Por el contrario, sus denuncias no hacen sino corroborar algo desconocido por el gran público, pero nopara quienes indagan con alertado espíritu crítico los verdaderos entresijos del acontecer histórico. En efecto, para quien no ignora la historia de los últimos cien años, y tiene presente los principales eslabones de una cadena cuyo inicio podemos situar hace exactamente un siglo, cual es el financiamiento de la revolución bolchevique de 1917por la banca judía de los EEUU[1], y se continúa con la ayudaconsistente en cuantiosos pertrechos bélicos enviados por la mismísima Casa Blanca a la Rusia de Stalin, en un momento sumamente crítico de inminente derrumbe del frente de combate de los soviets, y sin los cuales la Rusia soviética y estalinista no habría podido mantenerse en pie en el concierto de las naciones, y mucho menos alcanzar más tarde el rango de superpotencia, incluso nuclear. Otro eslabón de la mencionada cadena está constituido por el ‘reparto’ del mundo llevado a cabo en la Conferencia-acuerdo de Yalta (1945), que podríamos definir como el primer ‘acto’ desembozado de la oculta élite sinárquica, continuado treinta años más tarde con el pacto de Helsinki (1975), que tiene lugar como expresión ‘institucional’ de un reacomodamiento de las ‘piezas del tablero’, en vistas de los últimos pasos decisivos para la instauración de la unidad política, económica y religiosa en el mundo.
    Lo que ha sucedido luego, es que tras el supuesto ‘colapso’ del comunismo y el consiguiente desmembramiento de la Unión Soviética,seguidos por la pretendida transformación (o perestroika) impulsada por Mikhaíl Gorbachov a inicios de la década del 90, muchos se tragaron el anzuelo y pensaron que Rusia había dejado atrás para siempre la ideología que sustentaba su régimen comunista, cuando he aquí que se trataba más bien –habida cuenta de su fracaso en cuanto modelo económico y social- de un más que oportuno cambio estratégico,entendido como un reacomodamiento general de las estructuras del poder, pero sin abandonar los principios fundamentales del marxismo-leninismo. Basta saber que fue Gorbachov uno de los primeros políticos -si no el primero- del Este, que predicó abiertamente sobre la necesidad de un solo gobierno mundial. Se conoce también su amplia participación en los foros mundialistas de los EEUU, en los que frecuentemente es invitado a exponer sus principios globalistas.

    He tenido la ocasión de leer algunos comentarios, por otra parte de buena pluma, caracterizados por una fuerte inclinación admirativa hacia Putin, a partir de algunas declaraciones del mismo en las que se presenta como el líder que Europa, Occidente y el mundo esperan y necesitan: mesurado pero al mismo tiempo firme frente a las pretensiones de Occidente, audaz a la hora de mover los trebejos en el el tablero de la geopolítica. Esta imagen, hábilmente resaltada por la prensa pro-rusa, sin duda que opaca a los decadentes y en algunos casos ‘desvirilizados’ dirigentes del mundo occidental. Y lo más sorprendente es que esos mismos comentaristas, hasta hace muy poco, alertaban sobre el peligro entrañado en el juego dialéctico por medio del cual nos querían arrastrar al más completo engaño.

    Quizás les falte conocer las bases de la ideología en la que sustenta su discurso el líder del Kremlin. Al efecto, se sabe que quien le suministra los ‘elementos’ fundamentales de su ideología, principio de su praxis política y de sus concepciones geopolíticas es Alexander Dugin, el cerebro que pergeña y motoriza las acciones y estrategias del líder ruso.Por cierto, no es éste el momento para extenderme sobre este personaje, que como un moderno Rasputin, representa un aspecto del poder en las sombras. Baste tan sólo con saber que se atribuye la autoría de la llamada ‘Cuarta doctrina política’. Este dato a muchos no les dirá nada si no reparan en que tal doctrina pretende ser una síntesis del pensamiento político griego, particularmente de Platón, y las ideas de Heidegger en torno a la noción de Dasein. Pero lo que en realidad constituye la construcción teórica de Dugin, se parece más a un retorno al pensamiento de la izquierda hegeliana, al que le ha anexado el dasein heideggeriano. En efecto, sabido es que en su obra Sein und Zeit (El Ser y el Tiempo), el filósofo alemán funda las bases de una renovada doctrina existencialista, frente a la vertiente existencial de un Sartre, por ej., en base a la noción de Dasein (ser-ahí). Dugin, por su parte toma esta idea de Heidegger, centrada en el individuo como portador de la existencia, y la extiende sin más al cuerpo social. Huelga decir lo que esto implica en cuanto a la concepción inmanente del hombre y la historia, como también a la construcción de un orden social que nada tiene que ver con el orden cristiano.

    Así pues, a despecho de los discursos en boca del líder ruso, en los quepor un lado se enumeran –fácil es hacerlo- los ‘morbos’ morales que infectan la sociedad occidental, y por otro se resalta el valor de la tradición y la cultura, al tiempo que se proclama el respeto por las identidades nacionales y culturales y su autonomía, lo que se esconde cuidadosamente es el verdadero rostro del Eurasianismo, nuevo modelo de ordenamiento geopolítico bajo la égida de Moscú, por cierto; y con proyección mundial desde luego. En otras palabras, la doctrina que informa la praxis política y las estrategias aplicadas a las realidades geopolíticas globales, tal como se deja entrever en la conducción del Kremlin (Putin-Dugin, o mejor Dugin-Putin) no es ajena al viejo profetismo mesiánico, espíritu que como se sabe, es el motor final del marxismo-leninismo, y cuyo sentido final consiste en la instauración del Paraíso en la tierra.

    Esto lo supieron ver con claridad algunos espíritus alertados, sin dejarse engañar por las apariencias ni llevarse por la capciosa y masiva propaganda de los grandes medios, de uno y otro lado. Entre éstos cabe mencionar a Hubert Bassot, que en su Du nouveau à l’Est, niet!, obrapoco o nada mediatizada, pero de referencia indispensable para comprender el nuevo ‘juego’ geopolítico mundialista desplegado por el Kremlin, expone su pensamiento al respecto.

    Otro que no se llamó a engaño fue el siempre lúcido P. Malachi Martin, el cual en su obra Le déclin et la chute de l’Église Romaine (Ed. Exergue,1997), trae a cuento la visión profética de Pio XII con respecto al futuro progreso del marxismo en Occidente y en el mundo.

    Como también lo advirtió antes el Dr. C. Disandro en varios de sus trabajos, especialmente en el opúsculo Imperio mundial, Revolución mundial y fuerzas nacionales, en donde explica básicamente que la Revolución, representada por Rusia, invade semánticamente todo el campo del Imperio, representado por EEUU; y ambos, a través del conflicto van generando la confluencia sinárquica que tiene por meta la instauración de un único poder mundial, un solo nomos, un único imperio planetario.

    Con todo, es preciso entender que los que gobiernan no son en realidad aquéllos que detentan las magistraturas políticas, trátese de un Obama o un Putin, sino la cúpula del poder oculto, el que siempre se mueve detrás de las bambalinas, como decía Disraeli. Y éste mismo según unesquema jerárquico de círculos concéntricos, en cuyo centro se encuentra el supremo consejo iniciático, por donde se canalizan las‘energías’ luciferinas, luego participadas a los diferentes órdenes o círculos de poder: Logia de Pasadena, Logia o Gnosis de Princeton,Rounde Table, Fabian Society, el R.I.I.A, el I.I.S.S., el C.F.R., la Conferencia Bilderberg, la Trilateral Commission, y muchos otros organismos mundialistas menos conocidos pero no por ello menos operantes. También cabe hacer mención aquí, como tentáculo operativodel poder oculto, a la influyente logia judía B’nai Berith, que tanto ha tenido que ver en los sucesos claves de la Roma apóstata, contando para sus ‘operaciones’ en el seno de la misma con la cooperación de numerosos falsos obispos, falsos cardenales y por cierto de la serie ya de seis impostores sentados en la Sede de Pedro.

    De entre la numerosa bibliografía concerniente al poder detrás de las bambalinas, como obras de referencia pueden consultarse con provechoLa Trilatérale et les secrets du Mondialisme, obra prologada por Henry Coston, y L’irrésistible expansión du mondialisme, ambas debidas a la pluma de Yan Moncomble; como también El Nuevo orden mundial, de Javier Losano.

    Así pues, en la hora presente, ninguno de los poderes visibles constituidos al frente de las naciones, tanto del Este como de Occidente, representa una alternativa posible para los pueblos, frente a los designios de dominación mundial y esclavización global por cuenta de aquella red oculta de poder, en la misma medida en que son instrumentos de la misma. Es decir que toda guerra, sea regional o continental, convencional o nuclear, que se desarrolle en adelante ante nuestros ojos, tendrá significado como un giro concentracionista más,como un paso adelante en la construcción del mencionado régimen de dominio unificado en toda la vastedad del orbe.
    Frente a esto, como acabamos de mencionar, es corriente hoy la opinión en muchos círculos bienpensantes acerca de que Rusia representa la única alternativa de un posible triunfo sobre las fuerzas conjugadas de un Occidente liberal, capitalista, pervertido y pervertidor de las naciones. Nada más errado, pues si es cierto que dichas fuerzas representan, en clave de lectura apocalíptica, la Babilonia pueblo o civilización, en tanto que EEUU y Nueva York significan lo que el Apocalipsis designa como la Gran Babilonia, nación y ciudad respectivamente; no es menos cierto que la Revolución mundial, cuyamás abisal manifestación hasta el presente lo constituye la revolución nihilista bolchevique, claro que sagazmente metamorfoseada hoy en día por su inspirador y motorizador, el Ángel del Abismo, con el ropaje deuna versión renovada del viejo imperio zarista, la que rescataría sus valores tradicionales junto a su indumento regio, imperial, pero vaciado eso sí de la fe en Cristo, y al que se lo presenta como capaz de instaurar los valores, principios y virtudes abandonados hace tiempo por Occidente, se puede sin culpa interpretar simbolizada por la Bestia escarlata sobre la que está sentada justamente la Ramera, según la visión de San Juan (Ap. 17).

    Es preciso entender, pues, que la opción que hoy se plantea, entre un Occidente pleno en toda clase de abominaciones, con las que ha contaminado al mundo entero (Ap..17 y 18), y una Rusia que de triunfar sobre tal enemigo, podría ser el comienzo de un resurgimiento del derecho y la justicia en el mundo, el imperio de los valores tradicionales y las virtudes que hicieron viriles y fuertes a los pueblos, es un engaño seductor, que lleva el sello del Seductor y Engañador por excelencia del género humano, propio de estos tiempos de apostasía y nihilismo en el mundo.

    No por nada en las últimas revelaciones, Fátima y Garabandal, Nuestra Señora ha dicho que Rusia esparciría sus errores por todo el mundo, en la medida en que no se hiciera caso de sus demandas. Para todos está claro, pues, que no se cumplió con sus pedidos, como reiteradamente ha expresado su queja en ese sentido.
    Por resultar congruente con lo que he expuesto, corroborado por losanuncios de la Virgen en cuanto a que una Rusia no convertida llegaría un día a ser el azote de Dios para una humanidad impenitente, no quisiera cerrar estas breves líneas introductorias sin hacer mención de los dos pasajes del Apocalipsis que parecieran confirmar, esta vez desde la luz de la Revelación canónica, tal interpretación.

    En el primero de esos pasajes leemos:”Y el sexto ángel tocó la trompeta, y oí salir de los cuatro cuernos del altar de oro, que está delante de Dios, que decía al sexto ángel, que tenía la trompeta:<<Suelta a los cuatro ángeles que están atados junto al río Éufrates>>. Y fueron soltados los cuatro ángeles, que estaban preparados para la hora, el día, el mes y el año, para matar la tercera parte de los hombres. Y el número de los ejércitos de la caballería se contaba por centenares de millones: oí su número.” (Ap., IX, 13-16.)

    El P. Castellani, en su comentario del Apocalipsis, interpreta que “los cuatro Ángeles atados más allá del Éufrates son cuatro reyes o reinos de Oriente, presumiblemente Rusia, China, India e Irán”.

    Y el segundo texto sagrado dice: “Y el sexto[ángel] derramó su copa sobre el gran río Éufrates, y su cauce se secó, para que se aparejase el camino de los reyes procedentes del sol naciente” (Ap. XVI, 12).

    También aquí ve el P. Castellani aludida la que él llama la Gran Guerra o Guerra de los Continentes, y dice: “Esta Frasca Sexta pues allana el camino al Oriente en armas contra el Occidente”. Apoya el Padre su parecer en la opinión de San Agustín, el cual, siguiendo a su maestro Lactancio, afirma taxativamente que “tras de ser quitado de la tierra el nombre romano, el Imperio volverá al Asia y de nuevo dominará el Oriente, y el Occidente servirá…”. Y en un pasaje de las Institutiones divinae, del mismo Lactancio, leemos: “De repente se levantará un Potentísimo, surgido del Asia, el cual, dominados tres asiáticos, hará alianza con los otros Reyes, y se constituirá en cabeza del mundo. Éste vejará a la tierra con un dominio inaguantable…” Se refiere obviamente al Anticristo.

    Así pues, la humanidad está al borde del abismo de una autodestrucción sin precedentes, en el que millones y millones pueden morir de un instante a otro como consecuencia directa del acontecer bélico, amén de la brusca interrupción de innumerables procesos biológicos en todo el planeta, por lapsos impredecibles, a consecuencia de las intensas radiaciones.

    Es preciso, entonces, tener muy en claro que los únicos ganadores de un eventual enfrentamiento termonuclear, no han de ser ni Rusia ni Occidente, ni ningún pueblo sobre la tierra, sino los que vienen pergeñando desde hace ya largo tiempo, con perfecta y perversa constancia diabólica, este proyecto de dominio mundial.
    Fernando Roqué

    [1] “El 14 de febrero de 1916 se celebró en Nueva York un Congreso de las Organizaciones Revolucionarias Rusas, alentadas e inspiradas por inteligentes israelitas. El magnate judío-americano Jacobo Schiff era uno de los que costeaban los gastos de estos trabajos políticos; ayudaba particularmente a León Trotsky, también israelita. Otros banqueros judíos, tales como Kuhn Loeb, Félix Warburg, Otto Kahn, Mortimer Schiff y Olef Ashberg, daban también su ayuda económica desde Nueva York.”(Salvador Borrego: Derrota Mundial, p. 20).

    [2] “Sobre la base de documentos publicados en inglés por un desertor de los servicios secretos rusos, nos ofrece un análisis que permite comprender la <<lógica del sistema didáctico>>, de la glasnost hasta la perestroika, que desemboca en la organización del nuevo espacio europeo, expresión de la etapa final del complot capitalista-marxista.”(Cita tomada de L’Église Éclipsée, p. 163).

    [3] “¿Qué es la revolución mundial? Lo digo en dos palabras, cargadas de gravedad contemporánea: es una religión y por ende es una semántica que la formula, la sostiene, la expande, la universaliza. ¿Qué es el imperio mundial? Ahora, en este tercio que resta de la segunda mitad del siglo XX, es el poder que con la técnica prodigiosa quiere formular o reformular la semántica bíblica. La diferencia es categórica: el Imperio de Reagan [Este trabajo fue elaborado en 1985] reformula la profecía desde el hecho tecnocrático, y el reaganismo es un grandioso proyecto fáustico, trocado en utopía liberal por influencia del cristianismo pietista de EEUU. La revolución de Moscú es una profecía veterotestamentaria que se funda en la misión renovadora y revolucionaria de la profecía. Esa revolución está dentro del Imperio de Reagan, mientras que la semántica de Moscú es el espacio inteligible mayor que engloba la utopía del dorado mundo propuesto por el presidente norteamericano”[Reagan].

    “El Imperio mundial se construye por decisiones fácticas, porque según esta línea utópica, profética, racionalista, sin fronteras para el hombre ni para la mente, hecho sobre hecho, invasión sobre invasión, ayuda sobre ayuda, nave espacial más nave espacial, producirá como ladrillo sobre ladrillo la casa que habita ese imperium. En frente se yergue la respuesta de la revolución mundial, que impregna la vasta extensión y fronteras de este imperio, como el agua que embebe una esponja” (Carlos A Disandro: Imperio mundial, Revolución mundial y Fuerzas nacionales, 1985).



    EL ASCENSO DEL ESTE Y EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

    Brandon Smith, 2014



    Las naciones, las culturas y las poblaciones se controlan mejor mediante el uso de falsos paradigmas.
    Esta es una táctica probada históricamente y explotada durante siglos por los oligarcas de todo el mundo. En virtud de la dialéctica hegeliana (la base misma de la ideología marxista y colectivista), se podría resumir la trampa de los falsos paradigmas de la siguiente manera:
    Si (A) mi concepto de libertad entra en conflicto con (B) tu concepto de libertad, entonces (C): ninguno de nosotros puede ser libre hasta que todos estemos de acuerdo en ser esclavos.

    En otras palabras: problema, reacción, solución

    Dos bandos se enfrentan entre sí en una contienda prefabricada. Cada lado es llevado a creer que su posición es la buena y correcta. Ninguna de las partes cuestiona la legitimidad del conflicto, ya que cada lado teme que hacerlo se traduzca en debilidad ideológica y desunión en sus propias filas. Así, las dos partes van a la guerra, a veces económicamente, a veces militarmente.


    Ambos gobiernos exigen que los individuos abandonen la libertad, la independencia y la autosuficiencia, un sacrificio que “se debe hacer”, para alcanzar la victoria.

    Al final, ni la nación ni la sociedad ganan realmente.

    Los únicos ganadores son los oligarcas, que proclaman lealtad a sus respectivos bandos, mientras en cambio, actúan de forma asociada entre sí desde el principio. Esos mismos oligarcas, que nunca han tenido la intención de atacarse el uno al otro, ni de perjudicarse entre sí.

    Su objetivo, su único objetivo, es la propia ciudadanía, esa masa atónita, ahora hipnotizada por la sorpresa y el terror.

    El método del falso paradigma y la dialéctica hegeliana están en plena vigencia en la actualidad.

    Hace sólo unos años, Rusia, China y los Estados Unidos eran aliados políticos y económicos. Hoy en día, esas alianzas están siendo desechadas rápidamente con el fin de dejar espacio para el conflicto, un conflicto útil sólo para una élite internacional selecta.

    Como he indicado en anteriores artículos (RUSIA TAMBIÉN ESTÁ CONTROLADA POR LA BANCA GLOBAL y EL GRAN TEATRO: ¿QUÉ HAY DETRÁS DE LA FALSA PUGNA ENTRE PUTIN Y OCCIDENTE?), cuando uno mira más allá de la retórica teatralizada entre Barack Obama y Vladímir Putin, lo que al final encuentra es que ambos gobiernos tienen la misma relación con la élite bancaria global.


    Durante sus dos mandatos presidenciales, Obama ha inundado su gabinete de empleados y ex-empleados de Goldman Sachs, una plataforma utilizada durante mucho tiempo por los financieros elitistas con aspiraciones mundialistas.

    ¿Y quién es el asesor económico principal de Vladímir Putin y el Estado Ruso? Goldman Sachs, ¡por supuesto!

    Las élites estadounidenses y europeas han estado pidiendo una centralización del poder económico bajo el control del Fondo Monetario Internacional, así como el establecimiento de una nueva moneda global.

    Y a nadie debería sorprender que Putin también quiera una nueva moneda global bajo el control del FMI.

    Obama recibe el asesoramiento y los consejos próximos y directos de globalistas como Zbigniew Brzezinski, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores y cofundador de la Comisión Trilateral, que en su libro “Between Two Ages: America’s Role In The Technetronic Era”, afirma:



    Por su lado, mientras ha gobernado, Putin ha sido directamente asesorado por Henry Kissinger, otro miembro del CFR y de la Comisión Trilateral, que en su momento dijo:



    Tanto Kissinger como Brzezinski califican a esta estructura económica y política mundial armonizada como “Nuevo Orden Mundial”

    El hecho de que los líderes políticos de Rusia y Estados Unidos estén siendo claramente dirigidos por ellos no debe tomarse a la ligera.

    China también ha reclamado una reestructuración del sistema monetario global, para que se cree una canasta de monedas centralizada bajo el dominio del FMI.

    Los lazos de China con la élite bancaria de Londres están bien documentados.


    El reclamo por parte de ambos lados de un nuevo sistema monetario que acabe con el dólar como reserva mundial, parece contradecir en gran medida la fantasía de que el Este y el Oeste están en desacuerdo. El camino hacia una moneda mundial y/o una gobernanza económica mundial, parece ir en paralelo a la consolidación de los vínculos económicos y militares entre las naciones orientales.

    Esto sugeriría que la subida del Este y la paralización de Occidenterepresentan una clara ventaja para los banqueros globales a largo plazo.

    Mientras los agentes de desinformación de los medios norteamericanos tratan de restar importancia a todo aquello que ponga en peligro la imagen de poderío de los EEUU y el dólar, los gobiernos del Este establecen alianzas con rapidez y se deshacen de la influencia norteamericana.

    Ya se ha cerrado el histórico acuerdo de suministro de gas entre Rusia y China para los próximos 30 años. Este acuerdo está transformando los viejos paradigmas relacionados con el comercio de energía.



    CLAVES DEL CONFLICTO OTAN-RUSIA | AMOR DE LA VERDAD
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El peligro de los católicos de caer en el maniqueismo
    Por Martin Ant en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 22
    Último mensaje: 28/10/2013, 19:59
  2. ¿ El Peligro Ruso ?
    Por Ordóñez en el foro Europa
    Respuestas: 20
    Último mensaje: 03/10/2013, 05:20
  3. Europa en peligro.
    Por Anorgi en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 17/04/2010, 02:38
  4. [FARO] Iberia, en peligro
    Por Chanza en el foro Economía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 01/08/2008, 03:54
  5. Andalucía, también en peligro.
    Por molondro en el foro Tertúlia
    Respuestas: 20
    Último mensaje: 29/06/2005, 20:40

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •