Desde luego, cuesta imaginar espectáculo más lamentable que este de hace unos pocos días; el simulacro de funeral más propio de un aquelarre en las piedras de Stonehenge que de otra cosa todavía...