Dentro de décadas, los que viviremos en guetos, seremos nosotros. Que cierto es.