Muy buen artículo. Me es fácil a veces caer en el puritanismo ante tanto mal en el mundo, un mundo que ya no tiene presente a Dios. Gracias.