Está igual de cerca que estaba en el siglo I, para Dios no hay tiempo.