Quisiera yo que sea verdad que Ollanta ya no es seguidor de Hugo Chávez. Porque si no, lo que le vendrá a Perú es terrible.