Ah, quién pudiera echarle mano a esa joya...