Es curioso como de un tiempo a esta parte las fuerza liberal-conservadoras han adoptado tácticas propias de las guerrillas marxistas del siglo pasado, usando la revuelta, el caos y la violencia...