España ya no tenía ningún tipo de potencial bélico (como potencia) tras la Guerras de Independencia y la Iª Guerra Carlista. De haber pertenecido a la misma corona, su virrey, habría corrido la misma...