Es evidente que en la Iglesia hay gente a la que se les está yendo la olla. No me sorprende nada la crisis que la afecta, porque a la vista de lo que viene a continuación no puede ser de otra manera....