Inspirador, este texto del Maestro Gelimer! Que aqui en Portugal también hace mucha falta la laboriosa y orgullosa actitud catalana de plantar cara a los problemas, de ver oportunidades en las crisis...