Por ser una sociedad de cuño protestante calvinista, el racismo ha estado muy arraigado en EE.UU., y aunque ya no esté tan bien visto todavía queda bastante. Sembraron odio y discriminación y ahora...