Sobran los lamentos


Cuando todos los lamentos
quedaron ya escritos en papel y en piedra.

Cuando el dolor se convierte
en el prólogo compartido de nuestras vidas
comunes y ajenas.