Lo curioso es que esos nombres también se los pone gente que en principio no parece que tenga raíces vascas. Se me ocurren, por ejemplo: Iker Casillas, Imanol Arias, Julen Ariza.