JOSE MARIA RUIZ-MATEOS


Carta desde mi celda




UNA monja mercedaria, encantadora, con cara angelical me dijo: «Si pudiera canjearme por usted como en los tiempos de San Pedro no dudaría...