En 1969. Para que luego digan. Y en cambio ahora toleran impunemente las ofensas contra el castellano y hasta se persigue su uso en algunos casos.