Pues yo por la trayectoria de L'Esclat, donde comencé a reabrir los ojos. Un abrazo compis.