He de decir que yo me solidarizo con la gente que estuvo en Cangas y que me parece deleznable; una prueba más de cómo se las gasta el sistema con sus mamporreros del terror marxista.