No solo es Argentina. En España también amenazan ahora los nuevos mandarines con castigar penalmente la apología del franquismo.

Digo yo que, tomando el tema con filosofía, podíamos "cambiar...