Feliz día de la Hispanidad a ambos lados del charco y que, al menos, podamos seguir salundándonos en el mismo idioma y rezando al mismo Creador durante otros tantos siglos más.