Es evidente que sin una lengua común jamás ha habido ni puede haber nación propia. Si la península ibérica hubiera consistido en cuatro bloques dialectales cerrados jamás se hubiera formado la unidad...