El problema no es Bergoglio, viene desde hace bastante más de medio siglo con la llegada de Juan XXIII, en 1958. casi nada. Sin éste no habría habido Vaticano II, ni aberraciones sucesivas de las que...