Cuando yo era un adolescente, los chavales patriotas llamábamos a los rojillos "guarros" que era una justa definición de sus pintas astrosas; pues allá por los noventa aún asociaban la mugre corporal...