Claro. Pero no les decía: "Seguid en vuestro pecado", sino que los convertía. Cuando salvó a la adúltera de que la apredrearan, le dijo: "No peques más".