Pues ya veréis, hermanos, que este hombre, a su muerte, será ''santo''. Y no me refiero a los nuestros, sino a los proclamados por la masonería, tipo Nelson Mandela. Monstruos con careta de buenas...