Esto recuerda mucho a la Alemania de los años treinta.
Debemos acostumbrarnos a no seguir el juego de quienes, desde la sombra, instigan estos actos de totalitarismo: no son "radicales", son grupos...