Si bien hasta cierto punto los sueldos deben estar acordes con el cargo o las funciones, debe entenderse que siempre dentro de unos límites razonables y justos. Clama al cielo que unos ganen...