Conforme al dogma modernista de la evolución, no habría nada estable ni inmutable en la Iglesia, lo que está condenado de forma expresa tanto por el Syllabus de San Pío Nono como por el Concilio...