¡Bravo! A ver si esos mequetrefes se enteran de que todavía queda gente dispuesta a decirles cuál es su lugar.