Estimado, déle el beneficio de la duda a Carrillo, no veo su objeción como maliciosa, sino como duda sincera, expresión de una inocencia casi infantil.

Me explico, hoy en día estamos acostumbrados...