Que magnífico texto de los años 20, que leído hoy es perfectamente actual en su denuncia de la falsa libertad y la perversión del lenguaje.