Es importante defender nuestra identidad, pero no a costa de atentar contra nuestros principios.