Lo de España últimamente tiene tintes kafkianos, en todos los sentidos, cuando uno cree que la situación no puede ir peor viene algo a confirmarte que sí, suma y sigue. :(