Pero no habíamos quedado que la inmigración masiva sólo comportaba beneficios a las sociedades de acogida.