Nadie más ciego que quien no quiere ver.
Si él lo desea, que pida fe. Y la fe le llegará.

Padre Nuestro.