Eso mismo dice Blas Piñar Campano, y no es coña, revisad el ABC.