Allí había quinientas personas a punto de ver el partido y nadie dijo nada. Ni siquiera para defender su integridad física ante las luctuosas consecuencias que podría tener un incendio de esas...