Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País

  1. #1
    Avatar de ilustrado
    ilustrado está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    09 ene, 12
    Mensajes
    114
    Post Thanks / Like

    Post Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País

    Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País

    El origen de la fundación de la Sociedad Económica Bascongada tuvo lugar en las periódicas reuniones que a mediados del siglo XVIII un grupo de ilustrados guipuzcoanos, principalmente nobles y sacerdotes, celebraban para conversar sobre matemáticas, física, geografía e historia, discutir problemas de actualidad, y escuchar música.

    En estas reuniones destacaron tres personalidades: el marqués de Altuna, Manuel Ignacio de Altuna, el marqués de Narros, José María de Eguía y Aguirre, y el conde de Peñaflorida, Javier María Munibe e Idiáquez. En 1763, estos tres ilustrados decidieron poner en práctica sus conocimientos presentaron a las Juntas de Guipúzcoa el plan de constitución de una Sociedad Económica, también llamada Academia de Agricultura, Ciencias, Artes útiles y Comercio, adaptado a las circunstancias económicas de la provincia.

    En 1765, Munibe obtuvo licencia real de Carlos III para la creación de una sociedad de ilustrados, fundando la Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País. Su sede estaba en el Palacio de Insausti, en la localidad guipuzcoana de Azcoitia. En el Discurso preliminar que Munibe leyó en la reunión de su fundación, enfatizó la utilidad de las ciencias modernas, especialmente las que los ilustrados llamaban prácticas.

    PALACIO DE INSAUSTI

    Se fundaba así una institución de capital trascendencia en la cultura vascongada, adaptándose a las circunstancias y economía particular de la muy noble y muy leal Provincia de Guipúzcoa, que sirviese de academia para el fomento de la agricultura, industria, comercio, arquitectura y economía doméstica. La orientación de estos estudios se dirigió a la solución de problemas prácticos y útiles, nuevos procedimientos para el ahumado de la pesca, el abono de las tierras, los nuevos cultivos, el desarrollo de la metalurgia y la construcción higiénica de viviendas.

    El conde de Peñaflorida, el marqués de Narros, el marqués de Altuna, Campomanes y otros ilustrados fueron conocidos como los Caballeritos de Azcoitia. Percibieron que España tardaba en desarrollar su potencia económica, lamentando la falta de industria y la baja productividad. Los pensadores liberales y los llamados afrancesados buscaron difundir los avances y el pensamiento de la Ilustración. Comenzaron a trabajar para introducir las más avanzadas técnicas en la agricultura, la industria, la arquitectura, la medicina, etc. La economía política, una ciencia que estaba naciendo, fue objeto también de atención especial.

    Sus planes se debatían y aprobaban en Juntas Generales, celebradas por distintas villas o ciudades, se estudiaban las 4 secciones: agricultura; ciencias y artes útiles; industria y comercio; política y buenas letras. Estas 4 secciones genéricas se perfilan en 2 planos: el adelanto de las ciencias, especialmente las consideradas útiles, y el fomento de la economía en su área de actuación. Los dos planos estaban íntimamente trabados en cualquier caso, pues la elaboración teórica debía ponerse al servicio de la mejora técnica y de la educación popular y debía repercutir en el progreso de las fuerzas productivas.

    IRURAK BAT (LAS TRES, UNA)

    Los instrumentos esenciales para llevar a cabo la tarea fueron, prácticamente en todos los casos, la redacción de memorias e informes y la creación de escuelas de formación profesional. En este sentido, la Sociedad Bascongada, por una parte, fue un gran centro de recepción de la ciencia europea a través de los viajes al extranjero de sus miembros y de la acogida en su seno de prestigiosos sabios foráneos y, por otra, se embarcó en ambiciosos proyectos educativos.

    El resultado del proyecto de los Amigos del País fue un estrepitoso fracaso al no hacer nada por plantear la génesis de una experiencia secularizada y, menos aún, por generalizar una instrucción pública, dos tareas con las que se hubiese perfilado algún atisbo de modificación de las condiciones de desigualdad sociales, culturalmente esquizofrénicas, económicamente explotadoras y políticamente paternalistas.

    Dos tareas que aquellos caballeros no llegaron ni a concebir, pues fomentar una experiencia secular hubiese significado que se empeñasen en transcender ante todo sus propias barreras religiosas y morales, buscando un marco de libertad de creencias y un clima de libre y pública expresión en las actividades cotidianas. Y, además, para ello era preciso generalizar una instrucción pública, proporcionando a las gentes sometidas un instrumento de emancipación cultural; lo cual suponía proscribir su viejo hábito paternalista, furibundamente elitista, actuando de modo absolutamente radical en el quicio de la escindida cultura en la que se desarrollaba la vida del país.

    Para empezar, era necesario que hubiesen optado por la alfabetización general de las gentes. Pero aquellos caballeros actuaron de forma alienada y sumisa en enormes naderías y vastísimos quehaceres poco menos que inocentes. Es más que probable que en la historia cultural vasca ideales tal altos jamás cayeron tan bajos.

    CABALLERITOS DE AZKOITIA

    Una gran preocupación fue la educación de los jóvenes, su formación y preparación cultural, científica y moral. Escogió como seminario el Colegio del Monumento de Loyola en 1769, bajo el nombre de Real Seminario de Vergara. Este edificio fue abandonado por los jesuitas tras su expulsión decretada en 1767, por eso el historiador que Menéndez y Pelayo llamó primera escuela laica de España. El propio rey Carlos III contribuyó aportando una valiosa financiación para las cátedras superiores en ciencias modernas, las de química y de mineralogía, así como para la organización de sus respectivos laboratorios.

    Así el seminario se convirtió en un centro cultural de primera importancia en Europa, en el que se contó con profesores extraordinarios procedentes algunos de toda Europa, entre los que destacaron Proust, Chavaneaux, Brisseau, así como otros científicos de primera fila como los hermanos Elhuyard, Erro, Mas, Samaniego, Santibáñez, Foronda y otros muchos. Este grupo de ilustrados contribuyeron a que los estudios de Vergara llegaran a conocerse y valorarse en toda Europa.

    En 1778, se creó el Laboratorio Químico en este seminario, iniciándose los estudios de química y metalurgia. En el mismo se elaboró la Ley de las Proporciones Definidas, que consiguió hacer maleable el platino y forjar diversas piezas, y se descubrió el aislamiento del wolframio o tugsteno. Se trabajaron los aceros y la mejora de las técnicas de ferrerías.

    SEMINARIO DE NOBLES DE VERGARA

    La Escuela de Ingenieros de Minas, la primera que tuvo carácter civil, fue fundada en 1777 por orden de Carlos III. Se instaló en Almadén (Ciudad Real), donde ya existía algún tipo informal de enseñanza, para aprovechar un elemento muy importante, las minas de azogue, material insustituible entonces para conseguir el amalgamamiento de la plata, fuente de riqueza de primerísimo orden en la América hispana, especialmente en Méjico.

    Esta Escuela comenzó su actividad en un contexto histórico similar a otros centros: Sajonia (Freiberg, 1767), Hungría (Schmnitz, 1770), Francia (París, 1778).

    Las Escuelas de Dibujo fundadas en Vitoria, Bilbao y Vergara en 1777, y poco más adelante en San Sebastián y Placencia. En Vitoria sigue funcionando convertida en Escuela de Artes y Oficios Artísticos, y con una importante actividad de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País en su Junta de Fundación.

    Esta gran idea ha aportado positivos avances en campos como el industrial, el agrícola, el científico, y el cultural para las Provincias vascongadas que indudablemente tendría sobre estas bases un florecimiento económico.

    También se adquirió la granja en San Miguel de Basauri, para experiencias agrarias, la Casa de Misericordia en Vitoria, y se intentó fundar una Escuela de Náutica en San Sebastián. Al mismo tiempo se constituyó una biblioteca y un gabinete de historia natural

    SEMINARIO DE NOBLES DE VERGARA

    Entre sus grandes tratadistas políticos destacaron José Agustín Ibáñez de Rentería y Valentín de Foronda. Entre 1780 y 1783, Ibáñez de Rentería leyó tres Discursos, entre ellos Reflexiones sobre las formas de gobierno, y Foronda sus primeros trabajos, que publicó en Miscelánea en 1787. Ambos defendieron el sistema liberal-burgués, hablando Ibáñez de Rentería de partidos políticos y derechos del hombre, defendiendo la democracia; y Valentín de Foronda afirmó que la conducta política debe asentarse en la libertad, propiedad y seguridad, que considera anteriores a las leyes y al poder. Y criticó a los nobles que creían que el comercio es indigno de la nobleza.

    José María de Eguía y Aguirre se hizo famoso por su Enciclopedismo, siendo elogiado por Rousseau, y llegando a tener problemas con la Inquisición, como también los tuvo Félix María de Samaniego, autor de Fábulas en verso castellano para el uso del Real Seminario Bascongado, con carácter moralizante.

    Javier María Munibe escribió Los aldeanos críticos, o cartas chríticas sobre lo que se verá, publicado en 1758, para rectificar y mofarse de las ideas sobre física que el padre Isla expuso a fray Gerundio de Campazas. Un libro satírico que defendía la ciencia moderna e identificaba la filosofía moderna y física, haciendo referencias a Galileo, Descartes, Copérnico, Newton, Leibnitz, Gassendi, Maignan y Saguens.

    La Sociedad Bascongada se ocupó también del lujo, su máximo representante Juan Sempere y Guarinos escribió Historia del Luxo y de las leyes suntuarias de España.

    Fue también foco de relaciones con la cultura extranjera de la Ilustración, principalmente con la francesa. Se enviaron becarios a estudiar fuera de España, y se abrieron puertas a científicos como el botánico y naturalista Michel Adanson, el físico-químico Davil Pierre Ruelle, el físico Teodoro de Almeida, Joseph Jérôme Lefrançois de Lalande, Louis- Bernard Guyton de Morveau, Robertson, John Needham, etc.

    Patriotas Vascongados: Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País

  2. #2
    Avatar de ilustrado
    ilustrado está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    09 ene, 12
    Mensajes
    114
    Post Thanks / Like

    Re: Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País

    Ambiente y Pensamiento de la Ilustración vascongada

    LOS AMIGOS DE UN "PAÍS"


    Durante siglos, los junteros de las Juntas provinciales y municipales vascongadas trataron los territorios como si de mayorazgos propios se trataran, patrimonio de unos pocos juanchos.


    Ya en el siglo XVIII, las Juntas generales constituían la expresión política del interés privado de un grupo de familias detentoras de tierras, caseríos, ferrerías, molinos, censos, diezmos y juros.


    A mediados de ese siglo, con el gran aumento de precios y rentas que favorecía a los propietarios de las tierras a vender o alquilar y a los productores agrícolas, y como efecto de las medidas liberalizadoras del comercio y las nuevas tecnologías del cultivo, los juanchos fueron creyendo en la idea que aun defendiendo sus intereses, actuaban por el bien común.


    El papel de la tierra se había modificado, proponiendo la implantación de nuevas ideas sobre la amortización de la propiedad, hecho que impulsó a los juanchos a discutir sobre la mejora de sus tierras. Ese fue el motivo, el interés personal privado por el cual los riquísimos amigos tertulianos de Azcoitia, en 1763, impulsaron la primera Sociedad Económica de España, a la que llamaron Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País.


    Amigos, ciertamente lo eran, pues como si de un negocio común se tratara la gestión del poder, se repartían anualmente un buen número de cargos políticos de cada villa y provincia en Juntas. En el ámbito familiar, los matrimonios resultaban como alianzas entre las familias ricas y poderosas. Y el “País” que ellos mismos ideaban y gestionaban como una gran empresa privada y exclusiva, es decir las tres Provincias Vascongadas, fueron el fruto de un único espacio de propiedades, rentas y censos para el que instituyeron el lema Irurac bat (las tres en una, las tres son una), con el logotipo solidario de un entrecruzamiento de tres manos. Las provincias eran muy similares en lo hacendístico con respecto a la administración de Estado.

    El anagrama de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País se convirtió en su divisa, con la que sellaban las actas desde 1816 a 1876, simbolizando la unión política de las tres provincias. En 1859 se creó la bandera común.


    ESCUDO Y LEMA DE LA BASCONGADA: IRURAK BAT

    LA PROTECCIÓN REAL


    En 1765, el rey ilustrado Carlos III otorgaba su Real Cédula de Protección a la Sociedad Bascongada, convirtiéndose en un organismo público de coordinación política y consiguiendo periódicas subvenciones de la Corona para la fundación y desarrollo. Estaba formado por comisionados de las Diputaciones Forales de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava.


    Esta cédula fue duramente negociada entre los Amigos y la Corte madrileña, teniendo en un alavés de Munagaray, Eugenio Llaguno y Amirola, el mejor consejero real vascongado en la Corte, que más tarde sería nombrado ministro de Gracia y Justicia. En la Corte siempre hubo consejeros y ministros vascongados que ayudaron enormemente a mejorar las condiciones de vida de las tres provincias; con los Austrias fue una presencia constatable, con los Borbones fue una posición predominante.

    Para los Amigos era importante conseguir la protección real, pero al mismo tiempo mantenían una cierta desconfianza ante un régimen absolutista, que pudiera recortar los “derechos” forales de la clase elitista y poderosa.

    Las Conferencias Políticas de las tres provincias hermanas Irurac bat se vinieron celebrando desde el último tercio del siglo XVIII. En la década de 1860, adquirieron tanta importancia que actuaban como una especie de Gobierno Confederal vascongado.


    CARLOS III


    EL AMBIENTE AZCOITARRA


    Baroja describió en El caballero de Erlaiz el ambiente de las Azkoitia y Vergara de la época, que llegarían a constituir una plataforma de renovación intelectual y simbiosis del viejo foralismo vasco con las ideas ilustradas. Este ambiente se fue generando por la amistad de unas personas con intenciones de transformar el "país" en un proyecto colectivo y sustentado en la correspondencia epistolar, además de ofrecer un modelo de desarrollo agrícola, industrial y comercial.

    En Azkoitia surgió todo, entre la calle Mayor y el río Urola, diversos caserones denominados por los aldeanos como Markestxea, Dukekoetxea, Casa Negra, etc., y otras lustrosas casas vivían grandes propietarios, ennoblecidos por la gestas de sus antecesores en los servicios del rey. Allí se aposentaban las familias del duque de Granada de Ega, la de Alduna Portu, Hurtado de Mendoza y Juintorrea, y por supuesto, Xavier María de Munibe e Idiáquez, octavo conde de Peñaflorida, fundador de la Bascongada y director vitalicio, heredero de 15 mayorazgos extendidos por las tres provincias.


    Un sobrino de Xavier María fue el literato y músico Félix María Samaniego, socio numerario y fundador de la Bascongada, rico hacendero de Laguardia y heredero de tres mayorazgos en Tolosa donde también residió, en el palacio familiar de los Idiáquez.

    En la casa contigua vivía el tercer marqués de Narros, Joaquín de Eguía e Idiáquez, secretario de la Bascongada. Munibe y Eguía eran primos, emparentados con otros muy ilustres socios y duques como los Granada de Ega, Villahermosa, Montehermoso, San Millán, Villa Alegre y otros asiduos a las tertulias de las noches azkoitiarras. Joaquín de Eguía, poseía mayorazgos paternos, innumerables caseríos rurales y casas de ciudad. Estaba casado con una Salazar y Salazar de la ribera alavesa, de alta familia noble cuyo patrimonio también engrosó a su muerte.


    XAVIER MARÍA DE MUNIBE E IDIAQUEZ y JOAQUÍN DE EGUÍA E IDIAQUEZ


    Ambos primos, Xavier y Joaquín, habían estudiado alrededor de seis años con los jesuitas en Francia (Toulouse y Bayona, respectivamente). Su colega azcoitarra, algo mayor que ellos, Manuel Ignacio de Altuna, también estudió en Italia y Francia y fue alcalde de Azcoitia por ser mayorazgo de nueve casas solares y un amplio patrimonio, amigo íntimo de Rousseau a quien esperaron sin conseguirlo en los años 40.


    Estos tres ilustrados, formaron el poderoso triunvirato fundador de la Bascongada, que en calidad de "Padres de la Provincia de Gipuzkoa" fueron elegidos junteros en sucesivas ocasiones para la Junta General provincial. Xavier también llegó a ser alcalde de Azcoitia e incluso Diputado a Corte en Madrid en 1758-1761.


    La Azcoitia de mediados del siglo XVIII fue un lugar encuentro de mayorazgos instruidos, ricos y ociosos, amantes de escuchar y componer música, entusiastas de representar y escribir teatro, fumadores de tabaco y comensales de chocolate en sus largas discusiones de salón, cuya amplia riqueza y condición social les hizo creer que los asuntos económicos y políticos debían traspasar los ámbitos parroquiales y provinciales, llegando a un mayor marco de intervención.


    Desde un interés particular, concibieron un interés único para una "país" artificial y supra-provincial, los tres brazos entrecruzados fue un auténtico símbolo. Eran los llamados "caballeritos de Azkoitia".


    FÉLIX MARÍA SAMANIEGO


    UN LUGAR DE REUNIONES PROPIO Y RESERVADO


    Según avanzaba el siglo XVIII, las élites fueron creando un espacio más íntimo y reservado, cerrado a los aldeanos y comerciantes, y adecuado para hablar de su patrimonio, lucir joyas, escuchar música cortesana y tomar chocolate: las tertulias de nobles ilustrados.


    Así como en Azcoitia hiciesen los caballeritos, en Lequeitio los Villareal y en Bilbao en "casa de Hody", no faltaron familias de abolengo que abrieron sus casas a otras familias de noble estirpe, buscando las uniones familiares mediante tertulias. Aquellas reuniones y fiestas solían estar acompañadas de música, teatro y bailes.


    Larramendi relató esas danzas en saraos y grandes salones bien iluminados que se hacían de noche y hasta muy tarde en algunos pueblos de Guipúzcoa, tachándolas de impropias y de origen extranjero. Danzas que fueron prohibidas por los obispos, quedando reducidas al ámbito de la nobleza y que el jesuita consideraba indecentes y provocadoras.


    La nobleza dirigente no abrió espacios públicos para el teatro, la música y la lectura, y menos aún para la discusión, como se hacía en Francia. Interpretaron y escucharon piezas de sainetes, minuetos y tonadas de música franco-italiana y ópera cómica, siempre dentro de los muros de sus casas-torre.


    En ocasiones, también tocaban y bailaban en el Consistorio municipal, al inicio de alguna Junta general, como en la de Azcoitia de 1764, cuando aprovecharon la cita para fundar la Sociedad Bascongada de manera oficial y festiva, o en la Conmemoración de un santo mártir nativo, como en Vergara en 1966.


    Mientras tanto, las masas se divertían en la plaza pública con los toros y la tamborilada preparada por los "Padres de la Provincia".


    TERTULIA CABALLERITOS DE AZKOITIA


    UN PROYECTO DE DEFENSA ESTAMENTAL


    El Seminario de Vergara fue constituido como el motor del Iruc bat, el organismo de unificación cultural de la élite cargohabiente que emprendería la difícil tarea de unificar económica y políticamente el "país".


    El Artículo I de los Estatutos de la Sociedad, aprobados en 1765 por su Junta de Vitoria y por el rey decía:
    "El objeto de esta Sociedad es el de cultivar la inclinación y el buen gusto de la Nación Vascongada hacia las Ciencias, Bellas Letras y Artes: corregir y pulir sus costumbres, desterrar el ocio, la ignorancia y sus funestas consecuencias; y estrechar más la unión de las tres provincias Bascongadas, de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa."


    Tras el año de la machinada de 1766, el año de la cruel represión contra los amotinados, cuyas consecuencias jamás importó a aquellos caballeros, los planteamientos fueron cambiando, hasta modificar el objeto de la Sociedad según explica su Artículo I:
    "La Sociedad Bascongada de los Amigos del País es un Cuerpo patriótico, unido con el fin de servir a la Patria y al Estado, procurando perfeccionar la Agricultura, promover la Industria y extender el Comercio."


    En pocos años, el proyecto cultural inicial que perseguía unos objetivos humanistas sufrió un vuelco derivando en una herramienta al servicio del poder, pues la intención de cambiar las costumbres remitió en la defensa de los intereses de Estado.


    Aquellos amigos ricos y poderosos, recién llegados de colegios extranjeros, soñaban con realizar una transformación cultural, mediante ambiciosos proyectos literarios, artísticos y científicos. Pero en cuanto la sociedad se agitó en revueltas y machinadas, su horizonte de utilidad al pueblo consistió en defender sus tierras, mejorar sus simientes y ganados, fabricar mejores productos férreos y venderlos más caros.


    REUNIÓN DE LOS CABALLERITOS DE AZKOITIA, LIENZO DE SERT


    UN SISTEMA DE LIBERTADES ELITISTAS Y PENSAMIENTO ÚNICO


    Los "Amigos del País", aquel grupo de gentes ricas e instruidas, conocían claramente los límites infranqueables que un sistema de libertades civiles no podía sobrepasar, restringiendo este sistema a su sector social de élite, pues era la vía eficiente para mejorar al conjunto social del país, es decir, de "su país", el del Irurac bat: Las libertades individuales al servicio exclusivo del interés privado de los ricos propietarios y de los junteros.


    Ya antes, incluso de los acontecimientos revolucionarios franceses, algunos pocos del Iruc bat sabían cómo debían situarse frente al poder central y frente a sus ciudadanos, dónde se encontraban sus intereses y las posibilidades a su alcance. Por eso, jamás propugnaron ante el público vascongado el establecimiento de un sistema de libertades con posibilidades para pensar y debatir.


    La Iglesia se lo agradecía eternamente, ganándoles el cielo y tomando ella misma la bandera de los fueros y poniéndosela a la gente que luchase durante las Guerras Carlistas "por Dios, por la Patria y el Rey". La opción de secularización sólo fue una opción personal para un grupo de sitiados sociales.


    SEMINARIO DE VERGARA


    UNA ENSEÑANZA EXCLUSIVA Y PRIVADA


    El gran fracaso de la Bascongada resultó de la exclusividad y privacidad de las actividades de educación y formación académica. Al centro educativo Real Seminario de Vergara solo acudían los hijos de la élite vascongada. Si no hubo el menor interés por posibilitar una experiencia de secularización religiosa, menos aún lo hubo por generar una instrucción pública. Dos tareas a evitar: Instrucción pública y secularización religiosa; dos tareas que de haberse puesto en práctica por estos caballeros, hubiesen cambiado las condiciones de desigualdades sociales, culturalmente esquizofrénicas, económicamente explotadas y políticamente paternalistas.


    Fomentar una experiencia secular hubiese significado traspasar sus propias barreras morales y religiosas, buscando un marco de libertad de creencias y un clima de libre y pública expresión en las actividades cotidianas. Generar la instrucción pública hubiese proporcionado a las gentes sometidas un instrumento de emancipación moral y cultural, lo cual hubiese supuesto un peligro y riesgo a sus viejas costumbres paternalistas y elitistas. Ni siquiera se pensó en la idea de alfabetizar a las gentes. Nunca en la historia cultural vasca, ideales tan altos volaron tan ras del suelo.


    IGLESIA PARROQUIAL DE SANTA MARÍA LA REAL EN AZKOITIA


    La Iglesia lo consideró insoportable y envió en 1773, a través de la Inquisición, al cura vergarés J. J. Torrado para controlar las actividades teatrales de los Amigos.


    La sumisión y dependencia de la Bascongada con respecto a la Iglesia no gustó a muchos de sus miembros. Tal fue el caso de un investigador del laboratorio químico de Vergara, el minerólogo sueco Anders Nicolaus Tunborg, quien escribió a su canciller quejándose de la dificultad de ejercer su labor de investigación científica siendo tan obligado a acudir sistemáticamente a misa y participar en las ceremonias eclesiásticas. Este joven que hizo grandes avances en el tratamiento del platino, solía estar acompañado de algún socio para dar lecciones de castellano; estaba muy respaldado pero consideraba que los socios estimaban la religión en bastante grado y los eclesiásticos eran casi soberanos.


    Esa soberanía eclesiástica era absoluta e impedía que la Sociedad alcanzara un pensamiento propio desde el que replantear el uso y reparto del bien social.


    PALACIO GAZTAN-ENEA EN AZKOITIA



    Patriotas Vascongados: Ambiente y Pensamiento de la Ilustración vascongada

  3. #3
    Avatar de ilustrado
    ilustrado está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    09 ene, 12
    Mensajes
    114
    Post Thanks / Like

    Re: Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Historiografía mitológica de la Real Sociedad Económica Bascongada

    Como escribió el antropólogo Julio Caro Baroja, hasta la invención nacional de Sabino Arana, los vascos siempre creyeron "pertenecer al grupo de los más españoles de los españoles". Eso data documentalmente desde Zaldivia y Garibay, pasando por Moret y Larramendi hasta los Astarloa, Erro, Azcue, Vilinch, Iztueta y el resto de los pensadores más euskaldunes del siglo XIX.


    Su fundamento era el mito tubaliano, estructura mitológica a la que se sumaron los caballeros de la Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País, utilizando un talante poco crítico y nada ilustrado que, aunque aparentemente quisieron renovar la historiografía, en cuanto vieron tambalearse las bases de su prístina noble y pureza de sangre, cerraron filas en torno al mito Túbal.


    ESCUDO Y LEMA DE LA BASCONGADA: IRURAK BAT

    Los Amigos de la Bascongada no pasaron de planificar una historia "nacional" que jamás logró trascender la cronología de la conquista de España por los musulmanes, y eso que estaban a finales del siglo XVIII. Produjeron decenas de trabajos históricos y cientos de pliegos escritos que quedaban estancados en los paradisíacos e indómitos inicios de los vascones: esplendorosos inicios del patriarca Túbal y sus hijos del vascuence poblando por primera vez los territorios españoles.

    Algunos de esos títulos se pueden encontrar en el fondo Prestamero del Archivo de Vitoria:

    - Antigüedad, oriegen, nobleza y virtud de fortaleza de los naturales oriundos de las novilisimas Provincias Cantabricas Guipuzcoa, Vizcaya y Alava

    - Idea general de la Nacion Bascongada y señaladamente de la Provincia de Guipuzcoa, cuyo autor es el conde Peñaflorida

    - Provincias Bascongadas, Plan del Discurso prebio a la historia nacional dellas

    - Gupuzcoa, Su antiguo gobierno y originaria nobleza

    - Indice de una obra sobre historia nacional de Guipuzcoa

    - Historia Nacional de las tres Provincias Vascongadas, Relación histórica de los sucesos ocurridos en esta nacion de Cantabria hasta la entrada de los Moros en España

    - Advertencias y apuntaciones sobre la idea general de la Nación Bascongada

    - Historia general del País Bascongado comprendida en tres Provincias, el Señorío de Bizcaia, Guipúzcoa y Alava


    ESCRITURA MITOLÓGICA DE LOS PRIMEROS FUEROS VASCOS EN MESOPOTAMIA

    Escrita probablemente por el caballero alavés José Joaquín de Landazuri, también existe una Segunda parte de la Historia nacional de las tres Provincias Vascongadas. Relación histórica de los sucesos ocurridos en esta nacion de Cantabria hasta entrada de los moros en España. Este manuscrito es el único que plantea dudas metodológicas sobre la veracidad histórica de Túbal:
    "... quien fuese el primer poblador de estos paises vascongados y el tiempo en que tubieron principio sus poblaciones nadie lo sabe en tan densas tinieblas nos dexaron sepultadas estas primeras noticias los antiguos, que no sea a bulto y sin seguro. Apoyo podemos decir los modernos. No ignoro en que es el sentir de muchos grandes autores el que Túbal... pobló en estos payses vascongados pero tampoco se me oculta el que las pruebas que nos dan para tan hermoso suceso son ineficaces para persuadir tan arduo empeño..."

    Este miembro de la Sociedad Bascongada Amigos del País propuso dos argumentos para cuestionar el poblamiento de Túbal en las Vascongadas:

    1. La supuesta abundancia de comida en los valles del Pirineo que hiciesen apetecible ese territorio al patriarca Túbal. Si bien en el siglo XVIII ya había abundancia de árboles frutales, se sabe que muchos son alóctonos y seguramente inexistentes en aquellos tiempos lejanos. Exigía a cualquier defensor del tubalismo, amplios conocimientos de botánica y geografía que en la Ilustración aún no se tenían.

    2. La certeza probada acerca de la riqueza de frutos silvestres en los valles pirenaicos tampoco asegura que Túbal se hubiese quedado en las mismas con sus gentes, puesto que aunque algo sea posible no significa que sea real. A este argumento se suma la probabilidad de que Túbal y sus compañías hubiesen preferido otros territorios peninsulares más ricos y atractivos.

    Landazuri fue el primer vasco de alta alcurnia nobiliaria y miembros de la Sociedad Bascongada en rechazar la verosimilitud de las creencias tubalistas.


    ESCULTURA A XABIER DE MUNIBE EN AZKOITIA

    Ante esta crítica ideológica e identitaria de Landazuri, el director de la Sociedad Bascongada, Xabier Munibe, defendió la tesis mitológica mediante la redacción de Idea general de la Nación Bascongada, un trabajo cuya cronología acaba hacia el año 870 y encabezó con el título Origen y primera Población del País Bascongado... En ella, el caballero Peñaflorida afirmaba que Túbal fue el primer poblador y fundó Ulibarri "primera voz bascongada y primera población de España". Sus razones fueron las siguientes:
    "Dos poderosos motivos obligaban a Túbal a buscar las montañas para su primera población. El primero el horror... a habitar las llanuras con la triste idea que aun conservaban del primer Diluvio... y la mayor seguridad que creian en las alturas. El segundo la abundancia de viberes silvestres que daban las montañas en estas regiones (castaña, nuez, abellana y la vellota de encina, robles y arces...)."

    El caballerito de Azcoitia reforzaba la tesis de la abundancia en árboles y frutos demostrando que en las montañas pirenaicas se edificaron "herrerias y fraguas como ay y ha havido", y que:
    "... la primera lengua unibersal de España fue la vascongada, la lengua de Túbal y sus gentes ... que se conserba en estas tres Provincias y sus inmediaciones de Navarra y Francia, más o menos pura segun es o a sido maior el trato con otras naciones."

    Más tarde, y ante la negativa de sus socios miembros de investigar en esta nueva dirección, Landazuri optó por darse de baja de esta institución y buscar por su cuenta la verdad los hechos del pasado y así aportar luces y razón en las tinieblas del mito identitario vascongado. Porque ante todo se trataba de una identidad, una creencia que legitimaba la supuesta nobleza primigenia en la que se basaban los intereses políticos de las élites dirigentes vascongadas, reunidas en las Juntas de la Real Sociedad de Amigos del País Bascongado.

    Otro disidente fue el historiador agustino Flórez, quien publicó en 1768 su investigación La Cantabria. Disertación sobre el sitio y extensión que tuvo en tiempo de los romanos la región de los cántabros, con noticias de las Regiones confinantes y de varias poblaciones antiguas. La tesis de Flórez sostenía que las Vascongadas jamás fueron Cantabria y que nunca existieron las supuestas hazañas libertarias de los hijos de Túbal contra la invasión romana: nunca hubo indómitos vascones.

    Los miembros de la Sociedad Barcongada no aceptaron que fuesen otras regiones españolas las que resistieron a Roma, pues en tal caso se les derrumbaría el argumento sobre el carácter impuro y mezclado de la población española en contraposición de la vascongada, así como también el supuesto abandono hispano de su inicial lengua madre eusquérica por haber sido dominada por invasores foráneos.

    Xabier Munibe y Pedro Jacinto de Álava reaccionaron contra Flórez y contra Landazuri, redactando una estrategia común, urdida mediante correspondencia y pidiendo permiso a la Corte madrileña para que respaldarse su tesis frente a sus enemigos. Los caballeritos de Azcoitia no se cuestionaron seriamente sobre el fundamento de la hipótesis de Flórez, sino que la combatieron de forma unánime a fin de supeditar el interés historiográfico a su interés identitario.


    PALACIO DE INSAUSTI, EN AZKOITIA,
    SEDE DE LA REAL SOCIEDAD ECONÓMICA BASCONGADA DE AMIGOS DEL PAÍS

    Según el historiador contemporáneo Olibarri Gortazar, los caballeritos quisieron escribir la historia acorde con los métodos modernos e ilustrados, pero cuando pusieron en marcha ese proyecto se dieron cuenta que los principales representantes españoles de la historiografía ilustrada criticarían tradiciones conservadas por los vascongados durante siglos, que ellos mismo seguían y consideraban piezas decisivas en su defensa histórico-jurídica de los Fueros frente al poder central del reino. Ante esta perspectiva, renunciaron al proyecto ilustrado de publicar historia vascongada porque debían rectificar aspectos contrarios a los intereses de las tres Provincias, o bien encontrar la crítica de los ilustrados españoles y hasta la censura del poder real.

    Los ilustrados vascongados basaron su defensa apologética del mito Túbal en citas y referencias de los Garibay, Moret, Henao, Larramendi, etc., tratando los mismo temas en torno a los orígenes, la autoctonía y el valor en las luchas contra Roma. La diferencia con respecto a los historiadores de tiempos pasados estribaba en que ahora el fin utilitario de la historia era absolutamente defensivo: blindar la ideología de identidad foral.

    Siguieron afirmando que "Fuero es una costumbre inmemorial cuia practica concreta elevó a ley... desde la primera Población" o que:
    "La nobleza natural, secundaria y moral es la que pretenece al hombre por haberla heredado de sus primeros padres... La que corresponde a Guipúzcoa es la natural, secundaria conocida con el nombre común de hidalguía de sangre porque la tiene por linaje y por tocarle como herencia, de sus primeros pobladores."

    Terminaron este párrafo con la prohibición de acceso a personas de estirpes extrañas:
    "... que no pueda vivir en su territorio ningun christiano nuebo ni persona que sea de semejante linaje, ni de casta de negros, negras, mulatos, mulatas assi esclavos como libres ni otra ninguna gente de mala raza."

    Pero Xabier Munibe y los caballeritos de Azcoitia no elaboraron una concepción protonacional vasca, como hizo Larramendi, y optaron por la tradicional idea protonacional española donde los vascongados fuesen excelentes españoles por su lealtad al monarca.

    Y es que la suerte estaba echada al iniciarse el siglo XIX: las cabezas dirigentes imaginaban un país recién inventado, con guerras civiles (carlistas), ensoñaciones tardío-románticas y una cartografía ideológica de la limpieza étnica.

    http://vascongados.blogspot.com/2017/04/sociedad-vascongada-economica-historiografia-mitologica-tubal.html

    Última edición por ilustrado; 02/04/2022 a las 00:03

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 12
    Último mensaje: 24/03/2019, 00:51
  2. Escudos, Banderas, Pendón real y Estandarte heráldico de la Real Casa y Patrimonio
    Por In diebus illis en el foro Simbología y Heráldica
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 10/04/2018, 15:22
  3. Respuestas: 24
    Último mensaje: 02/10/2016, 18:49
  4. Las Reales Sociedades de Amigos del País, ¿reformistas o liberales?
    Por Villores en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 05/05/2009, 18:20
  5. Respuestas: 2
    Último mensaje: 16/11/2007, 22:51

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •