Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 4 de 4
Honores7Víctor
  • 2 Mensaje de ALACRAN
  • 3 Mensaje de ALACRAN
  • 2 Mensaje de Kontrapoder

Tema: Francisco Ferrer y Guardia, al servicio de la francmasonería

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,357
    Post Thanks / Like

    Francisco Ferrer y Guardia, al servicio de la francmasonería

    FRANCISCO FERRER GUARDIA, AL SERVICIO DE LAFRANCMASONERÍA
    (por Eduardo Comín Colomer)
    Viene de aquí: La Semana Trágica de Barcelona (1909); relación de templos arrasados

    I PRIMERAS ANDANZAS DEL “HERMANO CERO”
    II EL ATENTADO CONTRA LOS REYES
    III LA ‘ESCUELA MODERNA’
    IV GLORIFICACIÓN MASÓNICA DE FERRER
    V LA PROTESTA DE UN GRAN ESPAÑOL
    VI BIBLIOGRAFÍA

    I PRIMERAS ANDANZAS DEL “HERMANO CERO”

    Francisco Ferrer Guardia nació en Alella (Barcelona) el 10 de enero de 1859. Contaba catorce años cuando un tío suyo lo llevó a Barcelona para ingresarle en una casa de comercio y convertirle en hombre de negocios. Colocado en un establecimiento de bebidas de la rambla de Canaletas, en él verificó sus primeros contactos con el anarquismo, siendo su iniciador Rafael Farga Pellicer, que, junto con Francisco Viñas y otros jóvenes, manifestaban tendencias revolucionarias que no tardarían en derivar hacia el colectivismo libertario.

    En relación con otros elementos avanzados de Madrid, al arribar a la capital de España los italianos José Fanelli y Carlos Caffiero, para constituir, en cumplimiento de las órdenes de Bakunin, el grupo de la Asociación Internacional de Trabajadores, Farga Pellicer, Viñas y Ferrer crearon la sección catalana de tal organismo mundial.

    Poco tiempo después, Ferrer dejó su empleo en el almacén de bebidas, ingresando en la Compañía de los Ferrocarriles de Barcelona a Francia en concepto de revisor. El hecho de llegar a la frontera, con ocasión de su servicio, le hizo entrar en comunicación con algunos revolucionarios emigrados en Francia que conspiraban a las órdenes de Ruiz Zorrilla, aceptando el cometido de enlace por transportar la correspondencia que entre los agitadores de dentro y fuera de la nación se cursaba.

    En el proceso instruido con motivo de la bomba arrojada por Mateo Morral al paso de los reyes en 1906, donde Ferrer figuró como encartado, existe un interesante informe policíaco en el que se asegura que la baja del doctrinario anarquista en su empleo ferroviario se debió a que en el tren donde prestaba sus servicios y, en el trayecto de Tarragona a Cerbère, murió asesinado vilmente un sacerdote español, expoliado seguidamente por los criminales. No hubo pruebas concluyentes, y de ahí que Ferrer lograra salir absuelto, aunque perdiendo el empleo. Un anarquista retractado que trabajó a las órdenes de Ferrer en concepto de secretario, no solamente recoge esta acción como cierta, sino que añade que la esposa legítima del que fue su jefe le narró los hechos con todo detalle, asegurando que con parte del botín –los autores fueron varios- pudieron ellos establecerse en París.

    Sin embargo, y procurando dar a este trabajo máxima objetividad, creemos importante recoger otra versión circulada acerca de la baja en el ferrocarril, y por la que se asegura que la Compañía, al retirarle de sus viajes a la frontera, advertida por el Gobierno de lo que el revolucionario hacía, se vio sorprendida por el abandono del servicio. Dícese que entonces Ferrer marchó a Francia, y hasta trató de justificar su actitud basándose en supuestas desavenencias conyugales, si bien lo cierto es que su esposa, Teresa Sanmartí, a la que raptó para casarse, no tardó en reunirse con él, circunstancia ésta que echa por tierra la coartada referida.

    Además, Francisco Ferrer Guardia, desde 1883, figuraba afiliado a la Francmasonería. Realizó su ingreso en la logia ‘La Verdad’, de Barcelona, justificándose su nombre simbólico de ‘Cero’ en el hecho de que figurando en el complot del general Villacampa, fracasado en septiembre del año 1886, como quiera que los conjurados eran todos elementos militares y se distinguía por la numeración correlativa, a partir del uno; Ferrer, hombre civil, optó por clasificarse con el número cero, para distinguir así su carácter paisano.

    De su matrimonio tuvo tres hijos: Paz, Trinidad y Sol, y para ganarse la vida, el agitador daba lecciones de español en dos entidades de fuerte significación. Una, el ‘Círculo Popular de Enseñanza Laica’, y la otra en el Grande Oriente de Francia, donde consiguió la afiliación y reconocimiento del grado tercero que poseía en España, siendo dato de gran curiosidad que en siete años de militancia masónica en el vecino país llegó a obtener el grado 31, cuya denominación es ‘Gran Inspector Inquisidor Comendador’.

    De sus clases en el Círculo citado sacó la amistad con Ernestina Meunier, a la que consiguió despojar de su fortuna, pues a su muerte, bastante inesperada y tenebrosa, todos sus bienes pasaron a Ferrer, produciéndose un regular escándalo, del que se ocupó la prensa parisiense, arrojando sospechas contra el heredero.

    Y no es que pretendamos acusar sistemáticamente al fundador de la Escuela Moderna, sino servir a la verdad. Por ello estimamos de interés referir que el secretario de Ferrer –“Constant Leroy”-, hallándose en París, hizo intimidad, a pretexto de darle lecciones de español, con una señora francesa, dueña de inmensa fortuna. Reunido en cierta ocasión en el café parisiense ‘Zimmer’ con los anarquistas Carlos Malato y Lorenzo Portet, conocieron éstos la buena predisposición de aquella mujer hacia las ideas ácratas. Entonces Portet le recomendó que tratara de interesarla lo más posible, y después ya se buscaría la forma de “suprimirla”, a lo que Malato replicó que no era conveniente apelar a procedimientos extremos, por lo "difícil que fue arreglar el asunto" de Ferrer, quien, por cierto, era muy amigo del médico de cabecera de la señora Meunier.

    * * *

    La amistad con la francesa llevó a Ferrer a abandonar a su esposa legítima, Teresa Sanmartí, arrebatándole las tres hijas, una de ellas casi recién nacida. La desdichada mujer trató a toda costa de que las criaturas le fueran devueltas, y al no conseguirlo se avistó con su marido, sobre el que disparó varios tiros. En su declaración ante los jueces contó la tragedia de su vida y el repugnante proceder de Ferrer, siendo muy levemente condenada.

    Pero el agitador anarquista no terminó con esto su escarnio al hogar. Muerta la Meunier, celebró su matrimonio masónico en uno de los ‘templos’ del Grande Oriente de Francia con Leopoldina Bonnard, de la que tuvo un hijo, bautizado laicamente con el nombre de Riego. Regresados a Barcelona, Leopoldina comenzó a dar clases de francés en la Escuela Moderna, hasta que la asistencia de Soledad Villafranca a tal centro distrajo a Ferrer, que recluyó a la Bonnard en la finca ‘Mas Germinal’, de Mongat, para encontrarse en plena libertad de acción. Esta nueva mujer, modista de oficio, fue elevada profesora de la Escuela en la sección de párvulos. Su belleza sirvió posteriormente a Ferrer como instrumento para algunas acciones criminales.

    II EL ATENTADO CONTRA LOS REYES

    El día 31 de mayo de 1906 se verificó en Madrid la boda de Don Alfonso XIII, rey de España, con la princesa Victoria Eugenia de Battenberg, y cuando regresaban de la ceremonia religiosa, llevada a cabo en la iglesia de los Jerónimos, desde la casa número 88 de la calle Mayor, piso cuarto, Mateo Morral arrojó un ramo de flores, dentro del que se contenía el infernal artefacto, que, al explotar, produjo numerosas víctimas.

    La idea del regicidio tuvo su origen en París y se estipulaba que tendría carácter de “acto propagandístico”, aceptándose la ocasión de las bodas reales por considerar que, siendo muchas las personalidades extranjeras invitadas, mayor sería la resonancia.

    En la última reunión que los conjurados celebraron para aprobar en todas sus partes el plan concebido por Francisco Ferrer, éste prometió hacer las necesarias gestiones para encontrar el hombre. La solución, sin embargo, partió de Soledad Villafranca, amante del agitador, que dijo: “No hay que buscarlo, pues lo tengo yo. Pensad vosotros en lo demás, porque yo tengo juventud suficiente para enloquecer a quien necesitemos.”

    Y es que Mateo Morral estaba enamorado de Soledad Villafranca, y Ferrer, sabiéndole inofensivo, fomentaba esa inclinación, con la esperanza de contar algún día con instrumento seguro para cualquier acción. El ramo que cubría la bomba arrojada por Morral al paso de la real carroza estaba formada por rosas blancas, flores preferidas de la Villafranca.

    Tan claras aparecieron las cosas, que el Juzgado decretó la prisión de Francisco Ferrer, José Nakens y otros muchísimos significados elementos de la Acracia, que pudieron salir airosos por la intervención de tenebrosos poderes. Soledad Villafranca acudió a declarar en la vista del proceso y dijo públicamente: “No creo en Dios y amo a Ferrer”. Por su parte, Leopoldina Bonard marchó a Francia, haciendo una gran campaña, apoyada en la masonería, a la que ella también perteneció, para lograr la libertad de su amante. Muy distinto a este proceder fue el que observó Ferrer con ella, pues al repudiarla y desheredar al hijo de ambos, Riego, se establecieron en Londres. A raíz del fusilamiento, la Bonnard denunció ante el procurador de la República Francesa uno de los acostumbrados hechos de Ferrer:
    “Yo había confiado a mi amigo –dice en la denuncia- la administración de mi pequeña fortuna, consistente en ciento cinco mil francos, en valores mobiliarios depositados en el Crédit Lyonnais. En 1906 pregunté a ese establecimiento sobre el estado de mis créditos, y entonces supe que Ferrer había retirado ya dichos valores.

    Sin embargo, la participación de Ferrer Guardia en otros asuntos políticos de envergadura venía de mucho antes. Y en todos se preció de intervenir como instigador y como financiero. Por cierto que pocos días antes de empezar la ‘Semana Trágica’, consta que realizó distintas operaciones de bolsa con suerte favorable. No se olvide que muchos acontecimientos políticos mundiales tuvieron reflejo en los mercados de valores antes que en realizaciones efectivas.

    III LA "ESCUELA MODERNA"

    Francisco Ferrer, antes de ser fusilado, otorgó testamento nombrando heredero universal a su hermano José, y principal legatario a Lorenzo Portet, ante quien se presentaron las reclamaciones de Leopoldina Bonnard, que dejó sin atender, pese a la intervención de Pedro Kropotkine, Fernando Tárrida del Mármol y otros anarquistas, a los que replicó diciendo que habiéndole sido confiada la continuación de la obra revolucionaria emprendida por la Escuela Moderna, necesitaba para ello todos los medios. Anselmo Lorenzo hubo de cumplir la parte secreta del testamento, que no escribió el agitador: la fundación de una organización sindical de carácter anarquista. Así pudo transformarse la antigua Solidaridad Obrera en la C.N.T. que conocimos en nuestros tiempos.

    En otro de los hechos de gran altura en que apareció complicado Ferrer fue en el atentado de la calle Rohan, de París, contra Don Alfonso XIII, a quien acompañaba el Presidente de la República Francesa, M.Loubet; y con anterioridad, en el que costó la vida del jefe del Gobierno español don Antonio Cánovas del Castillo.

    * * *

    Después de la muerte de Ferrer, ‘La Gaceta de Colonia’, periódico alemán, publicó una carta del citado, dirigida a uno de sus correligionarios, que contenía el siguiente párrafo:
    Para no asustar a las gentes y no dar al Gobierno español pretexto alguno de cerrar mi establecimiento de enseñanza, lo llamo Escuela Moderna, y no escuela de anarquistas, porque el fin de mi propaganda es, lo confieso francamente, formar en mis escuelas anarquistas convencidos. Por el momento debemos contentarnos con implantar en el cerebro de la juventud la idea de violentas agitaciones. Debe llegar a saber que contra la autoridad y la Iglesia no existe más que un solo remedio: la bomba o el veneno.”

    En carta que dirigiera a Leopoldina Bonnard, en mayo de 1905, le decía:
    Para las polémicas te puedo dar un argumento en contra de los que nos piden escuelas con grandes ventajas: enseñanza integral, trabajos manuales, oficios, asignaturas múltiples, etc.; nosotros no podemos ocuparnos más que de hacer reflexiones a los niños sobre las instituciones, sobre las mentiras religiosas, gubernamentales, patrióticas, de justicia, de política y de militarismo, para preparar cerebros aptos para una revolución social. No nos interesa hoy hacer buenos obreros, buenos empleados, buenos comerciantes: queremos destruir la sociedad desde sus fundamentos. Hoy nos contentamos con introducir ideas de revolución en los cerebros. Después, ya veremos.

    La Escuela Moderna de Barcelona se inauguró el 8 de septiembre de 1901, y en el mes de octubre comenzó la publicación del titulado‘ Boletín de la Escuela Moderna’, que Ferrer se apresuró a circular entre cuantos delegados de grupos anarquistas españoles eran conocidos de la central barcelonesa. Para muchos de aquéllos, la cosa pareció netamente racionalista, por cuanto en el periódico referido, como en la correspondencia mantenida, había especial cuidado en no cometer indiscreciones que hubieran dado al traste con los propósitos. Así, puede decirse que el lenguaje utilizado era simbólico, pero fácil de desentrañar. Por ejemplo, en el segundo número del ‘Boletín’ justificaba la coeducación de los niños y el sistema seguido por el párrafo que transcribimos:

    Pero la Escuela Moderna obra sobre niños, a quienes por la educación y la instrucción prepara a ser hombres, y no anticipa amores ni odios, adhesiones ni rebeldías que son deberes y sentimientos propios de los adultos; en otros términos: no quiere coger el fruto antes de haberlo producido por el cultivo, ni quiere atribuir una responsabilidad sin haber dotado a la conciencia de las condiciones que han de constituir su fundamento. Aprendan los niños a ser hombres y, cuando lo sean, declárense en buena hora, en rebeldía.

    Bajo estos postulados puede suponerse cuál era el funcionamiento de la Escuela Moderna. Al principio tuvo una dirección técnica, encomendada a Clemencia Jacquinet, profesora a quien clausuró la liberal y tolerante Inglaterra una escuela por las enseñanzas anárquicas que daba a sus discípulos. Cuando Ferrer le confió la citada misión, Clemencia reanudó, en la “intransigente España”, lo que en Sakha (Egipto) no le permitían los británicos. Después la sustituyó José Casasola, encargado de la enseñanza superior, y Soledad y Ángeles Villafranca, de las de carácter elemental y párvulos. Como refuerzo, daban conferencias los doctores Martínez Vargas y Odón de Buen, éste significado miembro de la Institución Libre de Enseñanza.

    En marcha la Escuela Moderna, encontróse Ferrer Guardia con la dificultad de hallar textos lo suficientemente racionalistas que apetecía; y como su fortuna personal era importante, gracias a los expolios cometidos y a otras misteriosas ayudas, proyectó la publicación de una ‘Biblioteca’, encargando los originales a la flor y nata del anarquismo nacional y extranjero. Los primeros firmantes de libros fueron: Anselmo Lorenzo, autor de una ‘Cartilla Filológica’, que, por carecer de sentido pedagógico, hubo de ser sustituida por el abecedario de Celso Gomis; Jean Grave aportó ‘Aventuras de Nono’, de tan recia significación ácrata como el autor; ‘Patriotismo y Colonización’ y ‘Cuaderno manuscrito’, como libros de lectura, eran recopilaciones de pensamientos antimilitaristas y de diatribas contra la Patria, la familia, la sociedad, etc., producidos por los doctrinarios de la acracia. Odón de Buen hizo la ‘Geografía’; Nicolás Estévanez, un ‘Resumen de la Historia de España’, donde a los sectarios juicios del autor se unía la falacia de las notas editoriales, y Clemencia Jacquinet dio a luz el ‘Compendio de Historia Universal’, verdadero cúmulo de falsedades. De ahí en adelante puede pensar el lector sobre la catadura de los demás textos.

    (continúa)
    Última edición por ALACRAN; 07/07/2016 a las 22:58
    Kontrapoder y raolbo dieron el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,357
    Post Thanks / Like

    Re: Francisco Ferrer y Guardia, al servicio de la francmasonería

    ... IV GLORIFICACIÓN MASÓNICA DE FERRER

    Volvamos al hecho que motiva la presente narración ("Semana Trágica" de Barcelona), para señalar que hasta la madrugada del 1º de septiembre de 1909, Ferrer Guardia no cayó en poder de la justicia. Ocurrió la cosa en Alella, donde había sido montada una guardia especial, en previsión de que allí tratara de refugiarse, y poco después de medianoche, la patrulla del Somatén, formada por Rosendo Colomé, Jaime Flo y Joaquín Aloma, avistó a un individuo que les inspiró sospechas y al que abordaron preguntándole el punto a donde se dirigía. Hábilmente, el interrogado, que no era otro que Ferrer, consiguió despistar a los somatenistas, uno de los cuales se dirigió al jefe de las patrullas para darle cuenta de lo ocurrido.

    Era más de la una cuando volvió a aparecer el sospechoso en las proximidades de la ‘Coma Clara’, a un kilómetro de la población. Mandaba el grupo el cabo del Somatén don José Colomer, figurando el alcalde de Alella y subcabo de la Institución don José Aymar y el individuo Mariano Bernadas. Diéronle el alto, y el desconocido replicó en catalán que no necesitaba compañía. Pero el cabo le dijo resueltamente: ‘Es que li manén que’s ditinga’. Ante lo cual Ferrer obedeció, acercándose la patrulla, a la que, con razonamientos y evasivas, trató de confundir, llegando a explicar que se hallaba comprometido el honor de una señora de la localidad si no le dejaban marchar a Barcelona. Dio, por último, una referencia de cierto vecino como garantía; pero éste, al saberlo, replicó que era un honor para el Somatén la detención.

    Trasladado al Ayuntamiento, allí quedó bajo vigilancia, hasta que a la mañana siguiente se verificó el traslado a Barcelona, custodiado por los que le aprehendieron.

    A disposición del juez de la causa, comandante de Infantería don Valerio Raso, el sumario alcanzó 600 folios, invirtiéndose cuarenta y cinco días en la totalidad de las tramitaciones. La sentencia condenándole a muerte por rebelión lleva fecha de 9 de octubre de 1909; y, aprobada por las autoridades superiores, fue ejecutada en el castillo de Montjuich el día 13.

    Creemos que Ferrer confió hasta los últimos instantes en que la sentencia no sería ejecutada. Aún más: en carta escrita a Soledad Villafranca el día antes del fusilamiento, apuntaba una secreta confianza respecto de sus juzgadores. El, personalidad importante de la Francmasonería, ignoraba que a ésta solamente le interesaba ya como pretexto de una fortísima campaña de agitación, que si bien no llegaría a dar al traste con el régimen, sí determinaría el apartamiento del Poder de uno de los españoles más leales de aquel tiempo: don Antonio Maura y Montaner.

    Fue la Francmasonería la que se preocupó de hacer campaña en contra de España. Ferrer había de servirles de bandera, como años más tarde efectuaría la misma organización internacional con Galán y García Hernández. Principal cabeza de toda la agitación era el Grande Oriente de Francia, que supo utilizar concienzudamente a la entidad filial de la Liga de los Derechos del Hombre para promover mítines y manifestaciones, que en París y Bruselas tuvieron su máxima expresión. En la capital de Bélgica, los librepensadores levantaron un monumento a Ferrer, que los alemanes, al invadir el territorio en la guerra de 1914-18, demolieron.

    Entre las soflamas publicadas por el masonismo figura una sencillamente reveladora. Es:
    Ferrer, uno de los nuestros, vio que en la obra masónica se contenía el más alto ideal que haya sido dado al hombre realizar, y afirmó nuestros principios hasta el fin. Lo que se ha querido perseguir en él es el ideal masónico. Se opone al progreso de la Humanidad una fuerza que quiere arrojarnos en las tinieblas de la Edad Media”.

    Efectivamente, Ferrer era masón de pro. Cuando la Policía registró ‘Mas Germinal’, la finca de su propiedad en Mongat, encontró, entre numerosas cartas cruzadas con revolucionarios:
    Un estuche con cuatro insignias o condecoraciones masónicas. Otro estuche con mandil y banda color rojo, bordada en oro y plata. Otro con los títulos masónicos a favor de Francisco Ferrer y Guardia, fechados en 12 de abril de 1883, con el Símbol…”Cero”; en Alella, a 27 de abril de 1890. Otro de la Liga anticlerical de aquel grupo nombrándole presidente honorario y fechado, además, en París. Barcelona, 15 de abril de 1890. Otro del Grand Orient de France concediéndosele patente de Ché. Kad.’, en 15 fev.’. 1893. Otro del mismo Grand Orient de France nombrándosele Bref de Rose-croix en 8 de junio de 1891. Otro nombrándosele miembro activo, con la investidura de maestro masón, en 11 de junio de 1884… Una carta invitándosele a Paris para la asistencia a una logia, y una banda de raso blanco con galones dorados, dos espadas bordadas en oro y el número 31 en rojo. Otro estuche que contiene el título de Gr.’. Collège des Rites, fechado en París el 20 de marzo de 1898…
    Dos títulos iguales de la logia Les Vrais Experts (París) a favor de las hijas del señor Ferrer, Trinidad y Luz, fechados, respectivamente, en 30 de julio de 1882 y 13 de septiembre de 1884.

    Todo lo subrayado figura en el acta del registro practicado por funcionarios del Cuerpo de Vigilancia el 27 de agosto de 1909, cuando Ferrer andaba huido.

    Resulta interesante fijarse en un detalle altamente significativo, estrechamente ligado con Ferrer y producido por la Masonería: la semana anterior a la ejecución, diferentes entidades de Bélgica cursaron telegramas a Don Alfonso XIII interesándose por la suerte del procesado. Esta conducta la siguieron otras organizaciones, francmasónicas de origen, pero encubiertas con pomposos títulos “intelectuales” y “democráticos”. Era, precisamente, en momentos en que Ferrer anunciaba sus esperanzas de salir bien librado. Por esto, conociendo los métodos del francmasonismo, nos atrevemos a preguntar: ¿Por qué se llamaba tanto la atención sobre Ferrer? ¿No sería un medio de acción inverso, es decir, que en último término, acreditara la calidad de promotor de los sucesos? La Masonería, como todas las agrupaciones de izquierda, ha necesitado siempre, para sus campañas, víctimas que pasear entre plañideros y sensibleras. Francisco Ferrer estaba demasiado bien colocado para que las logias, dispuestas a emprender un rudo ataque a la católica España, desperdiciaran la ocasión.

    Porque, además, se daba la circunstancia de que en 1908 París fue escenario de un convento masónico, que, entre otros acuerdos, adoptó el de implantar la República, como hija de la Masonería, en España y Portugal. Como dato muy importante anotaremos que, en aquellos días, Segismundo Moret, conocido entre las gentes del mandil por “hermano Cobden” –que cooperó con Sagasta y otros personajes a la pérdida del resto del Imperio español-, hizo un viaje a la capital de Francia para entrevistarse con Clemenceau, entrevista que, en nuestra Patria, además de otras importantes consecuencias, dio lugar a la formación del ‘Bloque anticlerical’, integrado por liberales y republicanos, en sospechosa comunidad.

    Los planes entonces estipulados fallaron rotundamente. Cuando se quiso intentar otro segundo golpe, ocurrió la misma maniobra de entrecortinas que cuando Jaca, en 1930. O sea que mientras el contubernio político señalaba una fecha, la Masonería aceptaba el adelanto de los acontecimientos, consciente de que se produciría el fracaso, pero se tendría motivo para mayores empresas.

    El diario francés ‘L’Autorité’ nos procura, de entre cuantos de tal país defendieron la verdad española, una referencia concreta y exacta. Dice así:
    La manifestación en favor de Ferrer no ha sido más que un pretexto buscado y premiado, al servicio del cual se alistaron todos los imbéciles y canallas crapulosos de que dispone la maffia internacional, con la ayuda, dirección y complicidad de la Masonería. El objeto de los tiros no es Ferrer. ¿Qué les importa Ferrer? Es el reinado de Alfonso XIII, y, por encima de su corona, el Papado. Ese, ese es el objeto. Lo demás, una farsa para reclutar asesinos de infelices guardias, que ganan el pan de sus hijos trabajando, mientras los jefes de los asesinos embaúlan millones.”

    Le Gaulois’ (14de octubre de 1909) publicó, entre otros comentarios:
    El rey de España ha cumplido su deber de rey. La Francmasonería registra, con este motivo, la derrota más ruidosa que desde hace mucho tiempo ha sufrido.”

    ‘Le Peuple Français’ insertaba:
    Ferrer no es más que un pretexto… Intelectualmente, era nulo. No pasaba de ser propagandista rutinario. Si se ha tomado su nombre es porque ocupaba un alto puesto en el directorio de la Masonería universal. El acuerdo de todos los políticos, ciegos servidores de la repugnante secta, el de numerosos periódicos, que de ella reciben millares de francos, explican las cosas y van abriendo los ojos de las gentes.

    * * *

    Formado en París un ‘Comité de defensa de las víctimas de la represión española’, se organizó una manifestación que no alcanzó desarrollo pacífico, por cuanto algunos de los que la formaban apedreó el edificio de la Embajada de España y asesinaron a un policía, hiriendo a otros varios.

    Lo más curioso de todo fue la pretensión de elevar a Ferrer a la categoría de intelectual y a la de mártir por sus ideas. El antropólogo César Lombroso dijo que era “il nuovo martire del libero pensiero e della liberta umana”, y otros significados políticos franceses y belgas hicieron correr la especie de su gran cultura. No obstante, don Rafael Salillas, notable antropólogo y director de la Cárcel Modelo de Madrid en 1907, cuando Ferrer estuvo preso por el atentado cometido por Mateo Morral, hizo una notable disección psicológica del revolucionario y replicó agudamente a Lombroso en sus apreciaciones, por medio de una carta inserta en la ‘Revista Penitenciaria’. Comunicaba al destinatario y a Colajanni que Ferrer había dejado en las paredes de la celda que ocupó muestras de su profunda intelectualidad. Eran unos versos, de los que recogemos muestra, empezando por los que explicaban la doctrina racionalista.
    He aquí dos de las cuartetas:

    No esperes nada de los otros,
    por bellas cosas que te ofrezcan
    ciertos sabios y los poderosos,
    porque, si dan, también esclavizan.”

    Y otro, demostrativo de la doctrina:
    Buscar el acuerdo de los hombres
    en el amor y fraternidad,
    sin distinción de sexos ni clases,
    es la gran labor de la Humanidad.”

    Bajo el título ‘En acción’, dijo:
    Mi ideal es la enseñanza,
    pero racional y científica,
    cual la de la Escuela Moderna
    que humaniza y dignifica.”

    Estos, entre otros, fueron los “grandes pensamientos” que dejó Ferrer en la pared de su celda. Colajanni había dicho, en un trabajo de antropología, que “las paredes son el papel de los locos”.

    * * *

    La revisión del proceso de Ferrer Guardia constituyó durante algunos años tema favorito de las izquierdas españolas. En 1911 tuvo estado pleno en el Congreso de los Diputados aquella pretensión y se editaron gruesos volúmenes conteniendo todas las incidencias del sumario. La devolución de los bienes a Soledad Villafranca y familiares del anarco-masón es otra de las banderas que se agitan obstinadamente. El “¡Maura, no!”, como consigna de los extremistas, salta a “slogan” de los republicanos y liberales. Pablo Iglesias Posse, presidente del partido socialista y diputado dice en el Congreso que contra Maura es lícito el atentado, y, efectivamente, el insigne político mallorquín sufre el ataque de Manuel Possa, cuyo brazo fue armado por el anarco-masonismo.

    El caos político no puede ser mayor. Por algo dijo don Antonio Maura que la normalidad constitucional había sido rota en 1909, y no por el grupo que representaba, sino por el de los liberales. Pero es que en éstos, el masonismo era también muy fuerte.

    Por cierto que hemos aludido a los bienes de Ferrer, y bueno será que dejemos bien sentado que si la expoliación de la señora Meunier le procuró fondos y la estafa a Leopoldina Bonnard también le rindió pingües ganancias, nada más cierto que tras el “hermano Cero” hubo un eficaz y permanente financiamiento: el de la Masonería.

    Indudablemente, esta organización internacional y secreta le entregó la mayor parte de las riquezas que manejó Ferrer para la instalación de su Escuela Moderna. El dinero de aquellas dos desdichadas mujeres no hubiera nunca alcanzado ni para pagar la cuarta parte de los derechos de las obras encargadas principalmente a autores extranjeros, a los que remuneraba con notoria esplendidez. El legado de la Meunier empezó a disfrutarlo en 1901; pero antes de esa fecha ya daba señales ostensibles de la existencia de unas poderosas ayudas, que no deben adjudicarse a fortuna personal, pues se conoció sobradamente que su esposa legítima, Teresa Sanmartí, al reunirse con él en Francia, hubo de trabajar con todo ahínco, mientras el marido daba lecciones de español en el Grande Oriente parisiense.

    Porque no limitó su acción de mecenas del librepensamiento a España, sino que costeó publicaciones en el extranjero con la excusa de su nueva pedagogía; pero, en realidad, de propaganda anarcoide. En Bruselas lanzó ‘La Nueva Escuela’; en Roma, ‘La Scuola laica’, y en Perú, ‘La razón’. En París tenía ‘L’Ecole renovée’. La fundación y arranque de la ‘Ligue internationale pour l’education rationelle de l’enfance’ se debió a su esfuerzo económico, ya que pretendía, por medio de tal entidad, llevar la Escuela Moderna al mayor número posible de países.

    Ferrer prefería realizar su labor proselitista entre cortinas. Así lo hizo en los atentados contra el rey de España en París y Madrid y en infinidad de hechos más relacionados con la Solidaridad Obrera. Fanático revolucionario, cuando conspiraba rehuía la popularidad, demostrando un especial temple de agitador. Odón de Buen, en cierta ocasión (abril de 1903), solicitó su firma para acompañar a otras más, organizadoras de un mitin político. Ferrer negó rotundamente lo que le pedían, expresando en la carta que prefería guardar su libertad de acción “para seguir trabajando en la oscuridad”.

    Su trabajo en el primersemestre de 1909 demuestra el fondo de todo su revolucionarismo. Estuvo en Barcelona hasta marzo; de aquí se trasladó a Londres, y de la capital de la Gran Bretaña marchó a Paris, donde permaneció un día, emprendiendo viaje a Mongat, residiendo allí los días que precedieron a la Revolución.

    Un testimonio especialísimo acerca de la personalidad de Ferrer, en relación con las logias, lo aporta Copin-Albancelli en su libro ‘Le pouvoir occulte contre la France’ (pág. 85):
    El H.·. Ferrer es una personalidad importante de la Masonería: negocia con el Grande Oriente de Francia en nombre de la Gran Logia Regional de Cataluña y es, al propio tiempo, director de un centro anarquista, del que formó parte el asesino del rey (alude a Mateo Morral). Los proyectos de establecimiento de una República española han sido votados en el convento del Grande Oriente, y, por último, la Gran Logia Regional de Cataluña tiene por programa político el derrumbamiento de la Monarquía española”.

    Y todavía hay más: Ferrer, como explica don Pedro Sangró y Ros de Olano (‘La sombra de Ferrer. De la Semana trágica a la guerra europea’, pág. 193), “fue uno de los miembros más activos de la Federación masónica revolucionaria de la raza latina, constituida en Paris con el fin de trabajar por el establecimiento de una República federativa de las naciones latinas”.

    A no precipitarse los acontecimientos, Ferrer, en unión de José Nakens, Alejandro Lerroux y Anselmo Lorenzo, hubieran producido una escisión en el Grande Oriente Español, calificado por ellos –en tales momentos- de aburguesado y conservador. Proponíase fundar la logia ‘Los siete amigos’, que hubiera sido, en cuanto a participación en movimientos insurreccionales, tan importante como aquella de ‘Las nueve hermanas’, de París, durante la Revolución francesa de 1789.

    En uno de los registros policiales verificados en la Casa del Pueblo se encontraron documentos sobre este “taller”, que había de auspiciar el Grande Oriente de Francia.

    Vamos a cerrar estos comentarios mencionando que el Grande Oriente Español, dirigido por Miguel Morayta, como gran maestre, dirigió a todas las potencias masónicas con quienes mantenía relaciones una carta explicativa, fechada en 23 de octubrede 1909, de la que entresacamos estos significativos párrafos:
    La Mas.·. mundial se dirigió a este Gran Oriente Español antes de la ejecución de Ferrer invitándola a procurar su indulto. España conoció su sentencia casi a la vez que su ejecución. La Mas.·., sin embargo, pidió a tiempo, por conducto de hh.·. muy queridos, su perdón… Como pieza de convicción se presentó ante el Consejo de guerra que le sentenció su mandil y banda del Gran Or.·. de Francia, a que pertenecía…

    Terminaba explicando la lucha entablada entre los clericales y las fuerzas de izquierda, y luego de ponderar lo difícil que se presentaba, consignaba:
    Os aseguramos, queridos hh.·., que en tal trance la Mas.·. cumplirá su deber.”


    V LA PROTESTA DE UN GRAN ESPAÑOL

    Y para que el lector se percate de la feroz campaña desencadenada por el masonismo internacional contra España, vamos a transcribir el telegrama publicado el 17 de octubre (1909) por don Torcuato Luca de Tena en el diario ‘A B C’, del que era director y propietario. He aquí su texto:
    Señores directores de ‘Le Matin’, ‘Le Journal’, ‘Le Figaro’, ‘Le Gaulois’, ‘Le Temps’ y ‘Le Petit Journal’, de París; ‘Berliner Tageblat’, de Berlín; ‘O Seculo’, de Lisboa, y ‘The Times’, ‘The Daily Telegraph’ y ‘The Daily Mirror’, de Londres:
    “He visto con profundo dolor la calumniosa cruzada dirigida contra mi Patria por la pasión de algunos y el desconocimiento de la verdad por parte de otros.
    “Ferrer ha sido juzgado por un Tribunal legalmente constituido, que ha obrado de acuerdo con las leyes y que ha dado al acusado cuantas garantías dan los Tribunales de los pueblos cultos y civilizados.
    No se le ha juzgado por sus ideas, y sí como complicado en los actos que realizaron los revolucionarios que se entregaron en Barcelona al incendio, al saqueo, a la violación de religiosas y al asesinato de mujeres y niños.
    Ferrer resultó complicado en esos crímenes, según han declarado republicanos y radicales. La sesión del Consejo de guerra fue pública. Ferrer eligió libremente su defensor, que cumplió su misión con entera libertad. No prendieron a ese defensor como se ha dicho.
    “Ferrer pudo, durante muchos años, publicar sus libros, enseñar en la Escuela Moderna, desarrollar doctrinas anarquistas, excitando al incendio y al asesinato. Eso demuestra que no lo han condenado por sus ideas. Los que quieren calumniar a España ante Europa ocultan esta verdad.
    “Los fusilamientos de Montjuich, de que todo el mundo habla ahora como si se tratara de centenares de vidas, se reducen a cuatro en el espacio de dos meses y medio. Cuanto se ha dicho de tormentos es una mentira infame.
    “Permita usted, señor director, que un español que ama a su Patria y que ha dedicado su vida, su fortuna y su inteligencia al periodismo se dirija a usted en la esperanza de que dará hospitalidad en su periódico a esta declaración, hecha con el objeto de que se conozcan en el mundo entero las verdaderas causas de la condena de Ferrer, que tanto empeño tiene en falsear el anarquismo internacional, que de ese modo quiere deshonrar a mi amada Patria.-
    Luca de Tena, director-propietario del periódico ‘A B C’.

    VI BIBLIOGRAFÍA

    -Atentado de 31 de mayo de 1906. Causa por regicidio frustrado.-1906-1909.- Cinco tomos con un total de 2.890 págs.-Madrid, 1911.
    -BRISSA (JOSÉ): La revolución de julio en Barcelona. Su represión, sus víctimas. Proceso de Ferrer.- 352páginas.-Barcelona, 1910.
    -CANALS (SALVADOR): Los sucesos de España en 1909.-Dos tomos de 290 y 488 páginas, respectivamente.-Madrid, 1911.
    -Causa contra Francisco Ferrer Guardia, instruida y fallada por la Jurisdicción de Guerra en Barcelona.-Año1909.-720 páginas.-Madrid, 1911.
    -COMAS (CASIMIRO): Francisco Ferrer. Su vida, su obra destructora. Justicia de su condena.-134 páginas.-Barcelona, 1910.
    -Comité de défense des victimes de la repression espagnole: Un martyr des prétres. Francisco Ferrer. Sa vie. Son oeuvre.-80 págs.-Paris, s. a.
    -FERRER GUARDIA, FRANCISCO: La Escuela Moderna.-256 págs.-Barcelona, s. a.
    -Juicio ordinario seguido ante los tribunales militares en la plaza de Barcelona contra Francisco Ferrer Guardia.-72págs.-Madrid, 1909
    -LEROY (CONSTANT): Los secretos del anarquismo, asesinato de Canalejas y el caso Ferrer.-Méjico,1913.-272 páginas.
    -OSSORIO (ANGEL): Barcelona. Julio de 1909. (Declaración de un testigo).-72 páginas.-Madrid, 1910.
    -RIERA (AUGUSTO): La semana trágica. Relato de la sedición e incendios en Barcelona y Cataluña.-290págs.-Barcelona, 1909.
    -Semana Sangrienta (La). Sucesos de Barcelona. Historia, descripciones, documentos, retratos, vistas, etc.-Sin autor.-192 págs.-Barcelona, s. a.
    -SANGRO Y ROS DE OLANO (PEDRO): La sombra de Ferrer. De la “Semana Trágica” a la guerra europea.-Madrid,1917.
    -SIMARRO(LUIS): El proceso Ferrer y la opinión europea.-Volumen I (único publicado): El proceso.-656 páginas.-Madrid, 1910.
    -Sucesos en Barcelona en julio de 1909. Causa por el delito de rebelión militar. 1909-1910.-Dos tomos de 584 y 260 páginas.-Madrid, 1911.
    -VILLAESCUSA (Modesto H.): La revolución de julio en Barcelona.-Hechos, causas, remedios.-174 págs.-Barcelona, 1909.



    Última edición por ALACRAN; 07/07/2016 a las 18:25
    juan vergara, DOBLE AGUILA y raolbo dieron el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  3. #3
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,469
    Post Thanks / Like

    Re: Francisco Ferrer y Guardia, al servicio de la francmasonería

    Muy buen aporte para el foro.

  4. #4
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,130
    Post Thanks / Like

    Re: Francisco Ferrer y Guardia, al servicio de la francmasonería

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    El anarquismo siempre estuvo muy ligado a masonería. Dejo dos artículos, uno de Historia16, que creo que pueden resultar interesantes:

    Anselmo Lorenzo, anarquista y masón [PDF]


    El movimiento anarquista catalán y la masonería en el último tercio del siglo XIX. Anselmo Lorenzo y la logia "Hijos del Trabajo" [PDF]

    El anarquismo también hizo frecuentes incursiones en la teosofía y el espiritismo, además de ser temprano promotor del neomalthusianismo y de toda clases de aberraciones que hoy nos parecen novedosas: darwinismo, eugenesia, abortismo, feminismo, homosexualidad, revolución sexual, nudismo, pornografía, ecologismo, control de población, etcétera.
    Última edición por Kontrapoder; 08/07/2016 a las 00:39
    raolbo y Trifón dieron el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. St. Vincent Ferrer
    Por Hyeronimus en el foro English
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 13/04/2012, 12:52
  2. Ediciones San Vicente Ferrer
    Por Donoso en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 22/04/2010, 10:16
  3. Ediciones San Vicente Ferrer.
    Por Tradición. en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 03/01/2008, 20:10
  4. Deberes de los católicos para con la francmasoneria
    Por Legado hispanico en el foro Religión
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 16/09/2007, 03:02
  5. Escudo de Las Españas-Lo Ferrer
    Por Ordóñez en el foro Simbología y Heráldica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 07/03/2006, 13:04

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •