Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 20 de 20
Honores3Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Donoso
  • 1 Mensaje de

Tema: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,630
    Post Thanks / Like

    Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos acusándoles de «ocultar la verdad» «Los medios de comunicación católicos dejan de serlo cuando el testimonio de fe se aparta de la trifulca ideológica...», señaló el escritor Juan Manuel de Prada en el X Encuentro de Comunicadores Sociales que organiza la Delegación de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Madrid. Pide a los periodistas católicos ni traicionar la fe ni convertirse en «marcianos».
    Juan Manuel de Prada mostró serias dudas sobre el servicio a la Verdad que prestan los medios de comunicación católicos. El escritor afirmó que los medios, incluidos los de inspiración cristiana, están contribuyendo a ocultar la verdad y a convertir la realidad en un lodazal en el que todas las opiniones valen lo mismo, informa Análisis Digital.

    Aguachirle moralista
    En su ponencia señaló su decepción por el hecho de que los cristianos que participan en tertulias, están convirtiendo la fe en una especie de «aguachirle» moralista en la que se mezcla la ideología con un moralismo utilizado como simple aderezo de los análisis, sin ir nunca a lo esencial.

    Simple barniz moral
    De Prada, que ya se plantea disminuir su presencia en tertulias radiofónicas y televisivas, consideró que hoy los medios católicos que se limitan a hablar de todo y opinar de todo con un simple barniz moral, pero sin dar las explicaciones de la realidad desde la luz de la fe.

    Presupuestos ideológicos que no son cristianos
    «No he visto ni oído que se interprete la crisis económica, por ejemplo, desde los postulados de la fe católica», lamentó. Se refirió en este sentido al ensayo de Hilaire Belloc escrito en 1913 sobre el “Estado servil”, para afirmar que capitalismo y socialismo terminan hermanándose para convertir a los ciudadanos en esclavos del sistema económico, algo que no se ha analizado desde la perspectiva de la fe en los medios católicos. «El resultado –añadió- es pavoroso ya que estamos así condenados a aceptar los presupuestos ideológicos en ausencia de una perspectiva crítica cristiana», destaca Análisis Digital.

    COPE
    Juan Manuel de Prada insistió en que los medios de comunicación católicos que se adaptan al mundo como respuesta habitual, vienen a traicionar el sentido mismo de la fe. Se refirió a COPE para criticar los análisis que hasta hace poco se hacían desde presupuestos e ideologías liberales «en las que están las raíces de todos los males que corrompen a la sociedad».

    Los medios católicos no dan respuesta
    Admitió que ahora las cosas han cambiado en la cadena episcopal pero que se observa una ausencia de capacidad para analizar la realidad desde la fe. A este propósito criticó que no se haya afrontado en la cadena católica un debate a fondo sobre el tema de la pederastia mientras que todos los medios de comunicación la han emprendido contra la Iglesia, infiltrando el veneno de la apostasía. «¿Por qué no se habla de este tema?, se preguntó, para responder: «Falta capacidad para explicar las razones de la fe». Así, los que han contribuido a convertir la depravación como algo normal, ponen el cadalso a la Iglesia, sin que los medios católicos sean capaces de dar una respuesta...

    Análisis desde la raíz
    Citó a Chesterton para destacar que su conversión al catolicismo le permitió «estirar» su mente y darle a su inteligencia una vista de águila y ver así las cosas desde sus raíces o principios originarios... Pues bien, eso es justo lo que Prada echa en falta en los medios católicos. «Las ideologías nos proponen una visión con anteojeras y nos obligan a ver el mundo sin atisbar las causas que original el mal».

    Reinado de confusión
    En suma, Prada expresó su desilusión ante el hecho de que en los medios católicos se pongan en un mismo nivel los planteamientos socialistas y liberales que los cristianos, lo cual colabora con el reinado de la confusión en que nos encontramos. Para el orador, la misión de los medios de comunicación católicos debe ser la de alumbrar desde la fe, la de acabar con la confusión, la de analizar desde un plano sobrenatural.

    El temor a convertirse en marcianos
    «Los periodistas católicos, observó, lo tienen difícil porque están obligados a desenvolverse en un plano natural en el que o se traiciona la fe o se convierten en marcianos».

    De Prada consideró, por último, que hay que recomponer el tejido celular cristiano y para ello hay que encarnar la fe en todos los grandes asuntos de nuestro tiempo, «donde no valen todas las opiniones».


    Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos acusándoles de «ocultar la verdad» - ReL

  2. #2
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,468
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Dios quiera que con las verdades de Prada, los medios católicos se dejen de "hacer la plancha", colaborar con los enemigos, confundir, guardar un silencio complice, etc, etc.
    Como decía Santa Catalina de Siena a los Cardenales de su época:"Gritad, gritad con cien mil lenguas, que por haber callado el mundo esta podrido".
    Claro esta que para eso tendrían que volver a la Tradición!!!

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,630
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    ABC, La Razón, Intereconomía, COPE. Periodismo católico: nadie da lo que no tiene

    Gran follón el que se ha armado con la intervención de Juan Manuel de Prada en la X Jornada de las Comunicaciones Sociales, que organiza cada año el Arzobispado en Madrid. Lo único que hizo el novelista fue dejar claro lo que es y lo que no es un medio de comunicación cristiano. Y eso ha sentado muy mal. Al menos, dos medios se han dado por aludidos: COPE e Intereconomía -el presidente de éste último, Julio Ariza, abandonó la sala cuando hablaba De Prada-, quizás porque son los dos que tienen vitola de ideario cristiano. ABC y La Razón defienden algunos valores no negociables como la vida, pero a los cuatro puede decírseles aquello de plurales, es decir, un pelín neuróticos. Y todo esto lo suelto yo, no De Prada.
    En pocas palabras, lo que el articulista vino a decir es que un medio cristiano no tiene que ser pietista, es decir, un medio dedicado a retrasmitir actos religiosos pero que tampoco puede ser un medio dualista que establezca una muralla entre el plano natural y el sobrenatural. De Prada lo contó así: “No se puede juzgar lo sobrenatural con criterio católico, y lo natural con criterios ajenos a la fe porque, entonces, para juzgar la realidad, en vez de adherirte al pensamiento católico te tienes que adherir a una ideología ajena o, lo que es peor, a un interés ajeno, y manejarte con conceptos que excluyen lo sobrenatural”.
    Traduzco a la bajura: la clave del periodismo católico es que nadie da lo que no tiene. No puede hacerse periodismo cristiano con periodistas agnósticos. Este era el problema de Federico Jiménez Losantos en la COPE y seguirá siendo el problema de la COPE si el sustituto de Nacho Villa es Ernesto Sáenz de Buruaga.
    Citando una vieja tautología, periodista católico es aquel que es periodismo y es católico (grandiosa definición la mía). Periodismo es hablar de lo que ha pasado hace una hora o de lo que está pasando ahora mismo. Católico es un adjetivo pero un concepto sustantivo que no sólo debe aplicarse al llamado periodismo religioso sino al político, al económico, al internacional y también al deportivo y taurino. Porque la moral no es más que una escala de valores y el hombre, animal aproximadamente racional, piensa en juicios, en juicios de valor, en juicios morales.
    Traducido: el problema de ABC, La Razón, la COPE, Intereconomía, consiste en sacrificar el éxito a su ideario. Si la cosmovisión cristiana no está de moda -algo que me niego a aceptar- entonces no puedes ser cristiano y triunfar en el mundo mediático. Tendrás que renunciar a uno de los dos: a Cristo o al éxito. Lo que no puede hacerse es fichar a periodistas agnósticos para medios cristianos y luego darle una patina eclesial. De ese mejunje, a lo más que puede salir es empalagoso clericalismo, no periodismo cristiano. O, como decía cierto amigo mío, eso es como cuando un pío creyente comprara el ‘puticlub’ del pueblo para cerrarlo pudorosamente los domingos y fiestas de guardar.
    El periodismo católico tiene que hablar de la crisis financiera, producto de la inmoralidad de la especulación en los mercados de valores. Eso es periodismo cristiano pero no es periodismo religioso.
    Para hablar de periodismo dual, yo hablaría de esquizofrenia porque para eso soy mucho más bruto que De Prada. Y, en el mejor de los casos, saldrá un periodismo pepero, derecha pagana, compuesto por la progresía de derechas, esa que está convencida de que España se recristianizará cuando echemos a ZP de La Moncloa.
    Insisto: nadie da lo que no tiene. Sólo periodistas cristianos, y además cristianos coherentes, pueden hacer medios cristianos. Si son buenos periodistas harán buen periodismo cristiano. El buen periodismo católico no pueden hacerlo agnósticos ni pueden hacerlo curas, ni tampoco, cristianos de misa de doce, esos buenos ciudadanos que al, entrar en la redacción -Chesterton dixit- dejan en el perchero el sombrero... y la cabeza (lo peor es que algunos están tan aburguesados que también dejan el corazón). Y, precisamente por eso les llaman ‘profesionales’.
    En plata y con el exclusivo ánimo de meterle el dedo en el ojo: ¿pueden la COPE e Intereconomía convertirse en derecha pagana disfrazada de cristiana? Sí, pueden. Es la deriva que han tomado. Carlos Dávila no puede dirigir un periódico cristiano porque no es cristiano y le honra su sinceridad al advertirlo. Ernesto Sáenz de Buruaga -al parecer sustituto de Nacho Villa- no puede hacer un programa cristiano porque no es cristiano. Ambos no son de la Iglesia, son del PP, que -no se lo van a creer- no es exactamente lo mismo. De ABC y La Razón a lo mejor no necesito realizar tantos distingos.
    Simplemente: nadie da lo que no tiene ni nadie hace lo que no sabe hacer... o lo que no se atreve a hacer.
    Oiga, ¿y no estará usted entrometiéndose en la conciencia de cada cual? En la conciencia no, en las convicciones, que no es lo mismo. Y sí, tengo que entrometerme porque todo lo anterior no sería válido si estuviéramos hablando de una fábrica de embutidos, de una cadena de montaje de automóviles o de una panificadora. Hablamos de comunicación, de trasmitir mensajes, algo que se hace en educación, en periodismo, en política, etc.
    Y no lo olviden: si la coherencia con unos principios no triunfa en prensa no hay que cambiar los principios, sino el mundo... o renunciar al éxito en ese mundo.
    Eulogio López


    Edición completa de Hispanidad
    Xaxi dio el Víctor.

  4. #4
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Amigos foreros, esta noticia es muy importante, lo que ha dicho de Prada en público y a la cara de los culpables es exactamente lo que ocurre, y precisamente en hacer verdadero análisis católico (muy mejorable y sin cubrir todos los ámbitos desde luego) es lo que hacemos aquí. Habrá que seguirle la pista a este hombre, porque el análisis que hace ya es un salto cualitativo que antes no tenía, ha salido del cauce revolucionario de opinión (derecha-izquierda, progres vs conservadores, etc) y sus "opciones" y se ha situado en un plano superior, el de católico y no católico, plano que no existe en la vida pública democrática. Es un mensaje demoledor que a muy poca gente católica se le ha ocurrido por su cuenta.


    ------


    No entendimos del todo a Juan Manuel de Prada


    Ni Religión Confidencial ni yo. Ahora estoy en situación de precisar mejor el sentido de sus palabras, cosa que hago con muchísimo gusto. La base de la intervención del conocido escritor católico estaba en un artículo que acababa de publicar en XLSEMANAL, titulado En el pretorio, que fue leído al pie de la letra por él y que transcribo íntegramente:
    "En uno de los pasajes más estremecedores del Evangelio Jesús decide guardar silencio. Ocurre en el pretorio, cuando, después de proclamar que había venido al mundo para dar testimonio de la verdad, Pilato le pregunta, mientras crece el clamor rabioso de la multitud sedienta de sangre: «¿Y qué es la verdad?». He meditado mucho en los últimos meses sobre este pasaje evangélico, en apariencia tan desolador: la pregunta de Pilato se suele interpretar como un alarde de cinismo; y el silencio de Jesús, como un rasgo de humano desaliento. Pero la exacta interpretación es que Jesús calla porque sabe que las palabras, aun las más verdaderas, pueden ser devoradas, apabulladas, ensordecidas por un guirigay aturdidor; y que, en esa circunstancia, hablar se torna estéril. Nunca sabremos si Pilato tuvo oportunidad de conocer la verdad más tarde, en circunstancia más propicia, recordando a la Verdad que tuvo ante sí, magullada y escarnecida, en el pretorio; pero lo que es indubitable es que Jesús renunció entonces a revelársela con palabras. En donde se nos confía una enseñanza que he tardado mucho tiempo en asimilar: el intento de llevar palabras iluminadoras allá donde las palabras chapotean en un batiburrillo de opiniones en porfía, enfangadas en los lodazales de lo contingente, es tarea estéril que sólo conduce a la melancolía.
    Hace algún tiempo, tomé la decisión de participar en eso que llamamos debates o, más modestamente, tertulias de actualidad. Había descubierto que nuestra época vive engolfada en un guirigay aturdidor, atrapada en un rifirrafe ideológico que le impide percibir la idea, el denominador común de lo que está sucediendo ante sus ojos; y que, incapaz de ascender desde el plano inferior de los `fenómenos´ hasta el plano superior de las primeras causas, incapaz de hallar entre el barullo de contingencias el hilo conductor que lleva hasta los principios originarios, le ocurría como al pajarillo que cae atrapado en la liga del cazador, que cuanto más aletea y se afana por desasirse, más se envisca en ella. Pensé –quizá con un optimismo un tanto presuntuoso– que si probaba a internarme en ese guirigay estaría prestando un servicio, un modesto y acaso quijotesco servicio, a mi época. Así fue como accedí a participar en este tipo de tertulias; y he de confesar que no lo hice tanto por una heroica voluntad de sacrificio como por una gozosa vocación polemista y partisana, pues para sentirme vivo necesito como el aire que respiro desafiar el curso de la corriente.
    Siempre eché a barato las penalidades y sufrimientos que, en forma de vituperios feroces, sambenitos irreductibles y desprestigios cada vez más ensañados, se arrojaron sobre mí a partir de entonces. Tengo las espaldas fornidas, pues las protege Quien un día cargó con un madero del que luego lo colgaron; y, desde luego, soportar tales cruces es un precio que uno paga con gusto y alegría, cuando a cambio recibe la gratificación de saberse vivo y de pujar por una recompensa más alta que le ha sido prometida. Pero para nadar contra corriente hace falta un río que brote de un manantial de aguas puras; y los medios de comunicación se están convirtiendo desgraciadamente en un lodazal de aguas estancadas donde ya sólo es posible chapotear en medio del tumulto, de tal modo que cualquier razonamiento se torna ininteligible, extemporáneo, incongruente con la confusión reinante; y es posible que hasta contribuya a hacer el caldo gordo a la confusión reinante, espesando aún más el barro del lodazal. Conque al nadador contra corriente sólo le resta salirse del lodazal y buscar un río donde siquiera pueda bracear en busca de manantiales originarios. Quedarse en el lodazal es tanto como resignarse a que nos ocurra lo mismo que al protagonista de aquel célebre relato de H. G. Wells, El País de los Ciegos, un expedicionario que descubre, en la región más inhóspita de los Andes, un valle poblado de indios ciegos que han permanecido durante generaciones aislados del resto del mundo. Al principio, piensa que podrá convertirse en su rey, como asegura el proverbio del tuerto en el país de los ciegos; pero pronto descubrirá que si desea ser aceptado en sociedad... deberá resignarse a que le arranquen los ojos.
    Así que, después del verano, he decidido iniciar una vita nuova, al estilo de Dante. Mi vocación polemista y partisana seguiré ejerciéndola en tribunas donde aún las palabras no sean devoradas por el guirigay aturdidor que las devora, apabulla y ensordece. Búscame allí, querido lector; y discúlpame si en otros lugares callo como hizo Jesús en el pretorio."
    Sobre esto no cabe la menor duda. Otras palabras suyas pueden haberse interpretado de modo no exacto a como las dijo.
    Se retira pues de las tertulias donde piensa que es inútil la participación pero no se retira de la COPE ni de otros lugares donde pueda exponer sus opiniones católicas. Y así como fue muy crítico con la línea de la COPE anterior también lo es con la actual como medios católicos.
    Espero haber interpretado correctamente las puntualizaciones que me llegaron y, caso de no haber sido así terminaremos consiguiéndolo por aproximaciones sucesivas siempre que estas me vayan llegando.
    Concluyo manifestando que si hubiera más escritores católicos como Juan Manuel de Prada otro gallo nos cantara.
    Xaxi dio el Víctor.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  5. #5
    Avatar de Aquilífero
    Aquilífero está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 mar, 09
    Mensajes
    582
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Hace relativamente poco, tuve el placer de acudir a una conferencia de Juan Manuel de Prada. He de reconocer, que se expresa mejor por escrito que en largas conferencias, pues su tono pausado y entrecortado, hace que el hilo argumental sea tedioso y hasta difícil de seguir. No obastante, el "todo" de su argumetnario estaba claro y hasta en algunos pasajes, díría que es de obligado cumplimiento.

    Diremos además que la conferencia versaba sobre educación y los problamas actuales que estos lamentables planes educativos plantean.

    Dicho esto, paso a lo que prosigue:

    Es cierto que desde algunos foros (Hispanismo.org, es el que más conozco) y algún que otro medio aislado, se ha hecho un ejercicio de crítica católica, como no había en el espacio mediático de grandes masas. Eso es así, en gran medida a la libertad que da el poder expresarse en este tipo de medios, (no hay horarios, no hay obligaciones cotractuales, y no hay excesivos gastos) Al mismo tiempo, el medio (que me perdonen los administradores, pero es así) es más barato de mantener que uno de masas abierto al gran públcio.

    La configuración de un medio crítico y combativo, de raigambre católica, y que analice los problemas actuales desde la óptca ctolica, es el gran reto que se ha planteado desde siempre. Dicho medio no puede estar sujeto a la jerarquía eclesiástica de ninguna especie, (como los semanarios Alba o Alfa y Omega) pues la propia Iglesia, en su amplitud, puede restringir la libertad de acción del medio y condicionar us línea editorial. Al mismo tiempo, debe llegar a la máxima gente posible, por lo que los canales de difusión deben necesariamente pasar por las parroquias y las Iglesias.

    Aquí está el primer escollo. ¿qué obispado va a permitir un medio -en el cual el propio obispado no tiene (o no debería tener) el control del mismo, así como ni voz ni veto- y al mismo tiempo éste le preste ayuda a dicho medio para su difusión y expansión?

    El segundo escollo es el de elegir bien el soporte. Al enfrentarse a los problemas mundanos de maquetación, redacción, distribución, difusión, montaje, etc (bien sea medio escrito, radio, internet digital o audiovisual) necesitará una mano de obra y unos costes fijos que deberán ser cubiertos necesariamente. Y en caso de expansión, multiplicar esfuerzos y gastos.

    Eso, en internet ahora es más económico, pero a la larga es un prlblema. Sólo si el medio se convierte en "poderoso" debido a su alcance y seguimento, es cuando el resto de medios te abre hueco y te respetan, de lo contario, en la voágine del "lodazal" del que habla Juan Manuel, te ahoga y no te dejan crecer. Sólo creciendo, se pueden exigir permisos, licencias y entrar en el reparto de la tarta mediática.

    Es muy ilustrativo el giro que ha dado Juan Manuel de Prada, pues indica, que se está llegando a analizar el problema, por parte de los comunicadores mediáticos, desde una óptica que antes no existía. Es verdad la multiplicación de blogs y otros instrumentos en la red, (no todos trigo limpio, por supuesto), y es verdad que eso puede significar algo...

    Pero creo que el problema de la ecuación aquí planteada todavía no está resuelto: ¿Cómo conseguir un medio de comunicacióin católico, que llegue a la mayor parte de la gente, que sea rentable, y cuyo argumentario entre en contacto con la realidad sin contaminarse de esa realidad? Dicho de otro modo. ¿cómo estar en el mundo, sin que el mundo me aliene, y al mismo tiempo servir a un fin necesario?
    Conócete, acéptate, supérate.
    (San Agustín)

  6. #6
    Avatar de FACON
    FACON está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    28 oct, 07
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    339
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Cita Iniciado por Donoso Ver mensaje
    Amigos foreros, esta noticia es muy importante, lo que ha dicho de Prada en público y a la cara de los culpables es exactamente lo que ocurre, y precisamente en hacer verdadero análisis católico (muy mejorable y sin cubrir todos los ámbitos desde luego) es lo que hacemos aquí. Habrá que seguirle la pista a este hombre, porque el análisis que hace ya es un salto cualitativo que antes no tenía, ha salido del cauce revolucionario de opinión (derecha-izquierda, progres vs conservadores, etc) y sus "opciones" y se ha situado en un plano superior, el de católico y no católico, plano que no existe en la vida pública democrática. Es un mensaje demoledor que a muy poca gente católica se le ha ocurrido por su cuenta.
    La razón del crecimiento que hace JMdP en el ámbito intelectual,"yo creo", es debido a la lectura que hace del Padre Castellani. Por eso muchos artículos suyos duelen y penetran como la misma Verdad.
    El noble es aquel:
    que tiene alma para sí y para otros.
    Son los nacidos para mandar.
    Son los capaces de castigarse y castigar.
    Son los que en su conducta han puesto estilo.
    Son los que no piden libertad sino jerarquía.
    Son los que sienten el honor como la vida.
    Son los capaces de dar cosas que nadie obliga y abstenerse de cosas que nadie prohíbe. Son los...

    ("El nuevo gobierno de Sancho" Leonardo Castellani)

  7. #7
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,630
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    En efecto, Facón, se nota la buena influencia de Castellani, así como la de Chesterton. Además, tengo entendido que De Prada es un converso o bien regresó al catolicismo, y es frecuente que quienes se convierten al catolicismo procedentes de ambientes no católicos o no creyentes (no sé exactamente cuál será el caso de Juan Manuel de Prada) terminen siendo buenos apologistas (Chesterton, Vittorio Messori, André Frossard...), así como quienes regresan después de haber sido un tiempo protestantes. En muchos casos terminan aprendiendo y formándose más que el católico medio y, cada uno a su modo y en distinta medida, realiza una buena labor de defensa y divulgación. Y el caso de De Prada es uno de los más notables y recomendables.

  8. #8
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    De Prada últimamente también cita mucho a H. Belloc y en Intereconomía ha llegado a citar a Vázquez de Mella. Interesante...

  9. #9
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,468
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Pués hay que apoyarlo y animarlo!!!

  10. #10
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Núcleo de la Lealtad






    Cuando los medios de comunicación católicos dejan de ser católicos


    EN EL ENCUENTRO DE COMUNICADORES SOCIALES

    “Los medios de comunicación católicos dejan de serlo cuando el testimonio de fe se aparta de la trifulca ideológica”, afirma Juan Manuel de Prada

    Redacción - 10/05/2010 [Análisis Digital] Presentado por el periodista y sacerdote Javier Alonso, el escritor Juan Manuel de Prada tuvo ayer una lúcida intervención en el X Encuentro de Comunicadores Sociales, en la que expresó sus serias dudas sobre el servicio a la Verdad que prestan los medios de comunicación social católicos. Más aún: el escritor, que ya se plantea disminuir su presencia en tertulias radiofónicas y televisivas, afirmó que los medios, incluidos los de inspiración cristiana, están contribuyendo a ocultar la verdad y a convertir la realidad en un lodazal en el que todas las opiniones valen lo mismo.



    [Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos acusándoles de «ocultar la verdad»]

    En su ponencia, seguida con enorme atención por el numeroso público asistente –estaba presente el Cardenal Arzobispo de Madrid– Juan Manuel de Prada mostró su decepción por el hecho de que los cristianos que participan en tertulias y expresan su opinión en diversos ámbitos, están convirtiendo la fe en una especie de “aguachirle” moralista en la que se mezcla la ideología con un moralismo utilizado como simple aderezo de los análisis, sin ir nunca a lo esencial. “Los medios de comunicación católicos dejan de serlo cuando el testimonio de fe se aparta de la trifulca ideológica...”

    Aludió Juan Manuel de Prada a los medios católicos que se limitan a hablar de todo y opinar de todo con un simple barniz moral, sin dar las explicaciones de la realidad desde la luz de la fe. “No he visto ni oído que se interprete la crisis económica, por ejemplo, desde los postulados de la fe católica”, lamentó. Se refirió en este sentido al ensayo de Hilaire Belloc escrito en 1913 sobre el “Estado servil”, para afirmar que capitalismo y socialismo terminan hermanándose para convertir a los ciudadanos en esclavos del sistema económico, algo que no se ha analizado desde la perspectiva de la fe en los medios católicos. “El resultado –añadió– es pavoroso ya que estamos así condenados a aceptar los presupuestos ideológicos en ausencia de una perspectiva crítica cristiana”.

    “Falta capacidad para explicar las razones de la fe”

    Al recordar que “los cristianos son el alma del mundo”, tal y como se destaca en el “discurso a Diogneto” escrito en el siglo II de nuestra era, insistió en que los medios de comunicación católicos que se adaptan al mundo como respuesta habitual, vienen a traicionar el sentido mismo de la fe. Aludió a la Cadena COPE para objetar los análisis de la realidad que hasta hace poco se hacían desde presupuestos e ideologías liberales “en las que están las raíces de todos los males que corrompen a la sociedad”. Admitió que ahora las cosas han cambiado pero que se observa una ausencia de capacidad para analizar la realidad desde la fe. A este propósito criticó que no se haya afrontado en la cadena católica un debate a fondo sobre el tema de la pederastia mientras que todos los medios de comunicación la han emprendido contra la Iglesia, infiltrando el veneno de la apostasía. “¿Por qué no se habla de este tema?, se preguntó, para responder: “Falta capacidad para explicar las razones de la fe”. Así, los que han contribuido a convertir la depravación como algo normal, ponen el cadalso a la Iglesia, sin que los medios católicos sean capaces de dar una respuesta...

    Citó a Chesterton para destacar que su conversión al catolicismo le permitió “estirar” su mente y darle a su inteligencia una vista de águila y ver así las cosas desde sus raíces o principios originarios... Pues bien, eso es justo lo que Prada echa en falta en los medios católicos. “Las ideologías nos proponen una visión con anteojeras y nos obligan a ver el mundo sin atisbar las causas que original el mal”. En suma, Prada expresó su desilusión ante el hecho de que en los medios católicos se pongan en un mismo nivel los planteamientos socialistas y liberales que los cristianos, lo cual colabora con el reinado de la confusión en que nos encontramos. Para el orador, la misión de los medios de comunicación católicos debe ser la de alumbrar desde la fe, la de acabar con la confusión, la de analizar desde un plano sobrenatural.

    “Los periodistas católicos, observó, lo tienen difícil porque están obligados a desenvolverse en un plano natural en el que o se traiciona la fe o se convierten en marcianos”. Seguidamente insistió en que estos medios deben evangelizar pero sin caer en ingenuidades. Recordó la carta del Papa a los católicos irlandeses, despedazada y recortada por los medios para crear más confusión en la medida que el mundo no entiende el mensaje cristiano y en que la visión cristiana es cada vez más extraña al mundo. Por ello, estima Prada, hay que recomponer el tejido celular cristiano. En definitiva, hay que estar abiertos a la esperanza y volver a las raíces, dar razones de la fe a los propios creyentes, encarnar la fe en todos los grandes asuntos de nuestro tiempo, donde no valen todas las opiniones...

    Fuente: Análisis Digital; consulte también: Religión en Libertad; [información obtenida a través de Embajador en el Infierno].
    + + +
    Publicado por Astigarraga en 17:17:00 1 comentarios Enlaces a esta entrada

  11. #11
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Señor, ¡qué cosas!: Enmendando la plana a Eulogio





    Enmendando la plana a Eulogio


    Después de la que se ha liado con la intervención de JM de Prada en en la X Jornada de las Comunicaciones Sociales organizada por el Arzobispado de Madrid, escribe Eulogio López un artículo en Hispanidad en general bastante atinado.



    Pero ... creo que Eulogio ha fallado en la suerte final: la estocada se me antoja un tanto desviada, dejando al animal herido de muerte pero no acabando con él.


    Dice el director de Hispanidad:
    Citando una vieja tautología, periodista católico es aquel que es periodismo y es católico (grandiosa definición la mía). Periodismo es hablar de lo que ha pasado hace una hora o de lo que está pasando ahora mismo. Católico es un adjetivo pero un concepto sustantivo que no sólo debe aplicarse al llamado periodismo religioso sino al político, al económico, al internacional y también al deportivo y taurino. Porque la moral no es más que una escala de valores y el hombre, animal aproximadamente racional, piensa en juicios, en juicios de valor, en juicios morales.
    (NOTA: las negritas son mías).


    Y es en ese punto donde a Eulogio le falla el pulso para enderezar el filo y atravesar la columna vertebral del problema. porque. siendo la moralidad un elemento definitivo, no es desde luego eso lo que debe distinguir al periodista católico.


    Si la moral es el elemento básico de distinción, podríamos convenir sin gran dificultad que hay eximios intelectuales y periodistas por el mundo que serían auténticos maestros del periodismo o la "intelectualidad" católicas, sin ser ellos mismos católicos. Como caso paradigmático se me ocurre (con matices, y sólo a título ejemplificante) el del senador y catedrático italiano Marcelo Pera, tan citado por eminentes (y no tan eminentes) católicos en las últimas fechas con motivo de los escándalos de pederastia. Ya dije en su momento cual era mi opinión sobre el famoso artículo del Sr,. Pera, y aquello es perfectamente extrapolable al asunto que nos ocupa en toda su amplitud.


    Bien sabido es que la seña de distinción que nos dió Nuestro Señor fué "en esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otro" Jn 13, 35.. Y bien cierto es que eso incluye a "todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre"Mt 12,50, por lo que efectivamente la moral es irrenunciable. Pero el Amor de Cristo lo inunda todo, lo llena todo y de todo se hace acreedor porque todo lo hace nuevo. La seña de distinción del periodista católico ha de ser la mirada amorosa sobre el mundo, que le llevará a descubrir cómo en todo el Espíritu sopla para que los hombres colaboremos con el divino plan de Redención, pues esa y no otra es la gran verdad que se oculta en todo cuanto ocurre en nuestro derredor (omnia in bonum!).


    En definitiva, no es planteable un periodismo católico que no parta de la base de la soberanía de Jesucristo sobre el mundo, porque no hay ninguna católica forma de hacer nada que no parta de ese presupuesto. No se trata de enarbolar un banderín frente al mundo, sino de encarnar ese amor en el mundo. El amor que lleva a tener sobre todas las cosas la mirada de quien es el objeto de nuestro amor. La voluntad que guía a un hombre continuamente en pos de la Verdad.


    ¿Que eso es cosa de santos? ¡Pues claro ...! De eso se trata ... ¿o no?


    Publicado por Seneka en 8:35 PM
    Xaxi dio el Víctor.

  12. #12
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    ACABA DE PUBLICAR «NADANDO CONTRA CORRIENTE» De Prada: «El periodismo católico no aporta razones para nutrir a quienes necesitan razones» Si algo no va con él, es regalar los oídos ajenos con palabras complacientes. Ahí no hace distingos de amigos ni enemigos. Tiene una responsabilidad como escritor, y la ejerce. El título de su último libro es expresivo: «Nadando contra corriente».


    Carmelo López-Arias/Alba


    Y cuando abrimos las páginas de «Nadando contra corriente» (Buenas Letras), encontramos en el prólogo su confesión de que ese talante no tiene sólo una razón doctrinaria, también temperamental.

    -¿Cuándo y por qué nace su vocación polemista?
    -Hay una componente biológica, por cierta propensión al retraimiento. Soy una persona un tanto huraña en mis hábitos y eso te hace adoptar una postura de rechazo al mundo, a lo que está de moda, a lo que se lleva, a lo gregario. Tengo desde niño un componente cascarrabias.

    -Que adquiere luego un contenido...
    -En un segundo momento descubro en el ámbito cultural una unanimidad, incluso entre personas de ideologías diversas, en el denuesto, el desprestigio, el ataque al orden cristiano. Y esto desarrolla en mí un sexto sentido para detectar los epicentros de ese intento de demolición.

    -¿Y eso cuándo sucede?
    -Cuando triunfo literariamente y soy aceptado en la feria de las vanidades del mundo de la cultura.

    -Pero usted suele protestar cuando le denominan «converso»...
    -Porque no es una conversión. En ningún momento de mi vida he roto con la Iglesia. Provengo de una familia católica, mi abuela era muy devota y he aprendido a leer con el almanaque del Sagrado Corazón, un libro de historias de la Biblia y un folletín sobre la vida de Santa Rita de Casia. Y tras recibir la confirmación llegué a ser catequista.

    -¿Esto era sabido?
    - Cuando gano el Premio Planeta, a los 26 años, varias publicaciones culturales publican un alegato pidiendo que no se compren mis libros porque soy antiabortista.

    -Entonces, ¿de dónde viene esa historia de la conversión?
    -Es un bulo que involuntariamente han provocado ciertos puritanos y fariseos que para desprestigiarme me llaman «el autor de Coños», que es como se titula mi primer libro, hoy descatalogado. Mucha gente se piensa entonces que tuve una juventud libertina. Pero «Coños» no es un libro pornográfico, sino un libro juvenil y muy desenvuelto... y que ante todo es un homenaje a «Senos» de Ramón Gómez de la Serna. ¡Es un libro de greguerías!

    -Que sirve para colgarle el sambenito...
    -Exacto, el de “el autor de Coños”, quien en un cierto momento se convierte al catolicismo... Pero es falso. Lo que sí hay es un proceso de maduración y profundización en la fe. Cuando eres joven vives tu vocación de escritor en un plano estético. Luego uno se nutre de ideas y desarrolla un pensamiento.

    -¿Se siente solo?
    -A veces sí. No el ámbito más íntimo, donde estoy respaldado por mi familia y por mis amigos. Tampoco en el sentido de experimentar momentos de desaliento o la tentación de desistir, porque tienes una misión, una responsabilidad. ¡Aunque hay ocasiones en las que una llamada de apoyo se habría agradecido!

    -¿Por ejemplo?
    -Hace muy pocas fechas, un programa de televisión de gran audiencia dedicó más de diez minutos a insultarme salvajemente, en una auténtica incitación al odio, que noto cada vez que piso la calle. No recibí una sola llamada de solidaridad proveniente del ámbito periodístico y cultural. Eso sí impresiona bastante. Ahí sí te sientes solo. Descubres que quienes se supone que te apoyan, en realidad no te apoyan.

    -¡No será el caso de los católicos de a pie! Están volcados con usted...
    -Por supuesto, y sus ánimos me llegan constantemente. Aunque también la hostilidad creciente de quienes odian lo católico, que se está azuzando en progresión geométrica en los últimos meses.

    -¿No tiene la sensación de que sus problemas con la cultura dominante comienzan cuando saca a colación la palabra «Verdad»?
    -Es que el debate de las ideas se ha trasladado a un plano donde ya no se acepta que propongas una alternativa desde las raíces, un mentís a la totalidad. Es entonces cuando comienzas a convertirte en un apestado.

    -Se insiste mucho en la libertad...
    -Pero no es un problema de libertad. De libertad disfrutamos a tope, somos libérrimos. Es un problema de «verdad», de reconstituir la naturaleza humana, de transmitir lo que es bueno y lo que es malo.

    - Y eso tiene un coste...
    - Pero es el sentido de la presencia de la Iglesia en el mundo, que no se entiende sin ese componente martirial.

    -Al que dedica un capítulo de «Nadando contra corriente»...
    -Sí, donde gloso la novela Alba triunfante, de Robert Hugh Benson. El protagonista descubre, en medio de una restauración católica perfecta, que falta algo. Y descubre que ese algo es consustancial a la fe: el sufrimiento.

    -¡Un enfrentamiento implacable...!
    -Cuando decides defender el pensamiento católico y encarnarlo en la realidad de nuestro tiempo, sabes que vas a ser despreciado, escarnecido, desprestigiado, calumniado. El modelo es Jesucristo. Y nuestra vida debe ser una imitación de Cristo. No tanto cumplir una moral o unos preceptos, como imitar a Jesús.

    -Lo está experimentando Benedicto XVI en sus carnes...
    -Sobrecoge esta campaña contra el Papa porque ves cómo el misterio de la iniquidad anda suelto, y cómo las estrategias de difamación son minuciosamente premeditadas. ¡Y quienes son más amorales son quienes promueven el puritanismo!

    -¿A qué se refiere?
    -Obviamente, a la campaña por la pederastia. Los mismos que matan a los niños en el vientre de sus madres, y, si nacen, los corrompen desde la infancia y destruyen su inocencia, luego se disfrazan de puritanos. Primero crean el caldo de cultivo de la corrupción más absoluta, y luego se rasgan las vestiduras ante quien se ha contaminado de esa corrupción en grado mínimo. Es repugnante y estremecedor.

    -Y particularmente injusto con Benedicto XVI...
    -Recordemos el último Via Crucis del papado de Juan Pablo II, cuando el entonces cardenal Joseph Ratzinger lamentó en su prédica la suciedad que hay en la Iglesia. Lo primero que anunció en cuanto fue elegido Papa, fueron nuevas medidas de discernimiento de los sacerdotes y más cautelas en el escrutinio de las vocaciones. ¡Y ahora se le presenta como protector y encubridor de la pederastia!

    -¿La Iglesia podría defenderse mejor de los ataques que sufre?
    -Indudablemente. El gran drama de la Iglesia es que el pensamiento católico y su capacidad para encarnarse brillan por su ausencia.

    -¿A qué es debido?
    -Es fruto del fracaso de la educación católica y a una indigencia intelectual pavorosa. La universidad católica no cumple sus objetivos, el periodismo católico debe replantearse a fondo... No se aportan razones para nutrir a quienes necesitan razones, y cuya fe se debilita.

    -Veo que comparte esa crítica con Vittorio Messori, quien pide más apologética y menos moralismo...
    -Efectivamente. El problema del publicista católico es que ha aceptado moverse entre unas premisas que no son las suyas. Y así es imposible actuar, porque tienes que defenderte en un plano donde todo está establecido para que no te puedas defender.

    -¿No pasa algo así en la polémica sobre el laicismo?
    -Sí. Cuando un periodista católico acepta la idea de que la religión es el origen de la violencia entre los pueblos, y el Estado es el superador de la violencia engendrada por la religión... entonces el Estado puede lanzarse a una cruzada laicista y llegar hasta donde quiera, incluso a arrancar un crucifijo de la pared de una escuela alegando que fomenta la violencia.

    -¿Qué propone usted entonces?
    -Hoy lo religioso se configura como un sector delimitado de la realidad que no tiene que invadir el resto de esa realidad. Pero esto es falso, y hay que denunciarlo así. La religión no es un reducto: invade, diría incluso que anega nuestra percepción de la realidad.

    -¿Qué traducciones prácticas tiene ese error?
    -Si aceptamos que la religión es un mero reducto, entonces lo único que podemos derramar sobre la realidad es moralismo... pero un moralismo vacuo. Y entonces el católico se ve forzado a adherirse a ideologías: ahora a ideologías de derechas, hace treinta años a ideologías de izquierdas...

    -¿En qué afecta eso a los medios de comunicación católicos?
    -En que nos limitamos a hacer una conexión con el Vaticano que dure un minuto más que la haría un medio laico. Y, cuando surgen los problemas, como en la campaña por la pederastia, todo se resuelve entrevistando a un obispo. Si me permite la exageración, el buen periodismo católico no necesitaría entrevistar a ningún obispo ni tener un corresponsal en el Vaticano.

    -¿Tenemos que resignarnos al gueto en el que algunos quieren meternos... y en el que algunos quieren estar?
    -A mí quienes me preocupan más son estos últimos. No hay por qué resignarse a ser una minoría. Pero tampoco fingir que somos una mayoría, al mismo tiempo que hacemos renuncias medulares en lo que somos. Yo sigo creyendo en la fortaleza del poder civilizador del cristianismo. Un pensamiento católico coherente y congruente no está llamado a ser cosa de minorías, en modo alguno.

    -Aunque el adversario se empeña en ello...
    -Todo está diseñado para que la acción de la Fe se desarrolle en un ámbito minoritario: los medios de comunicación, los paradigmas culturales, todo se configura a partir del odio a lo que supone el orden cristiano. La Iglesia se convierte entonces en el único enemigo a batir que queda. Porque la vocación del cristianismo es de mayorías.

    -¿Cómo reconquistarlas?
    -El mayor error es seguir actuando como si el mundo fuese mayoritariamente católico. A eso se llegará, pero no de forma inmediata, sino de forma mediata, con la reconstrucción de nuestro propio tejido celular. Benedicto XVI lo tiene claro, pero le ponen trabas por la inercia de querer llegar muy rápido y a todo el mundo.

    -¿Y eso no es posible, con las posibilidades tecnológicas actuales?
    -Es imposible, porque el lenguaje católico ya no es inteligible para todo el mundo. Hay que hablar menos para quien no puede o no quiere comprender, y más para los propios. Y eso sí será efectivo. Porque en medio de esta descomposición de la civilización occidental, lo que sigue destacando es la eterna novedad del cristianismo.

  13. #13
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Increíble entrevista, las negritas son mías. Parece que estamos antes una conversión realmente en serio:

    JUAN MANUEL DE PRADA, ESCRITOR
    “Para transformar la sociedad hay que ir a las cuestiones de fondo”

    ‘Lágrimas en la lluvia’ abordará en Intereconomía TV “las grandes tendencias culturales de nuestro tiempo”. Aunará cine “de gran valía” y un debate “cercano y cordial”.

    Madrid.- Ganador del Premio Planeta con 27 años (por La Tempestad) en 1997 y del Primavera de Novela (2003) más el Nacional de Narrativa (2004) por La vida invisible, Juan Manuel de Prada acaba de publicar Nadando contra corriente, una selección de artículos para “enjuiciar la realidad desde otra perspectiva distinta”. Asegura haber renunciado “a los honores de la cultura oficial”, pero no a influir en la sociedad. Pronto podremos verle dirigiendo un programa de Intereconomía TV para abordar “los grandes asuntos de nuestro tiempo”.

    -Adelántenos cómo será el programa.

    -Será un programa cultural en el que se abordarán los grandes asuntos de nuestro tiempo. El título, Lágrimas en la lluvia, es un homenaje a la escena final de Blade Runner. El cine de gran valía será punto de partida para un debate sobre grandes temas de nuestra época. Las películas serán enjundiosas, pero lo que se busca no es un comentario cinematográfico o de expertos. Tendrá un tono cercano y cordial. Es una fórmula arriesgada: hablar de asuntos de gran calado pero con un enfoque próximo, tratando de irrumpir en la intimidad del espectador.

    -¿Lejos de la discusión política?

    -Las grandes tendencias del pensamiento se explican desde la cultura, no desde la politiquilla de cada día. Desde la politiquilla puedes enconar o enardecer a la gente, pero si no logras alimentarla, nutrirla, procurarle un instrumento para enjuiciar la realidad desde otra perspectiva distinta, a la larga no consigues nada.

    -¿Le parece inútil el debate político?

    -Es muy importante la diatriba, la denuncia de los aspectos más puntuales de la actualidad, pero al mismo tiempo hay que ir nutriendo ese suelo que al final es de donde la raíz se alimenta. No me interesa dar caña, me interesa transformar la sociedad en la escasísima medida de mis posibilidades. Me interesa proponer.

    -¿Cambia las tertulias por este programa?

    -La participación en otros programas la voy a restringir. Esto es lo que anuncié y se disparató diciendo que me retiraba o que había arremetido contra la Cope. Ambas cosas son falsas. Lo que hice fue una defensa de un periodismo católico en el que creo, frente a otros en los que no creo.

    -¿Cuál es la diferencia entre ambos?

    -Ahora mismo el periodismo presuntamente católico confina la fe a los aspectos sobrenaturales, y a la hora de analizar los aspectos naturales de la realidad, termina acogiéndose a tal o cual ideología. Yo reivindico la posibilidad de un periodismo que enjuicie la realidad desde el pensamiento católico.

    -Y eso, ¿cómo se hace?

    -Decía Chesterton que católicos son los que están de acuerdo en los puntos del credo y son libres para discrepar en todo lo demás. Yo percibo muchas veces que en el ámbito del periodismo católico hay discrepancia en los puntos del credo pero absoluta unanimidad en todo lo demás. Eso es periodismo ideológico.

    -¿De qué ideología?

    -De cualquiera. Si la interpretación de la realidad se deja a las ideologías, el periodismo católico deja de tener sentido. Hoy la ideología que está impidiendo tener una mirada específicamente cristiana sobre la realidad es el liberalismo. Hace 20 o 30 años fue el socialismo. Antes, para ser cristiano había que enjuiciar ideológicamente la realidad desde presupuestos marxistas o posmarxistas. Hoy aprecio que ese velo ideológico es liberal.

    -¿En qué se percibe esa influencia ideológica?

    -En temas tan de rabiosa y desgraciada actualidad como la crisis económica, está impidiendo que medios de inspiración cristiana tengan una aportación sustantiva en el debate. Me parece demencial seguir defendiendo el capitalismo financiero en las presentes circunstancias. Un medio católico tendría que mostrar la posibilidad de nuevos fundamentos del orden económico.

    -¿Basados en la doctrina de la Iglesia?

    -Desde León XIII hasta hoy hay un riquísimo material para profundizar en una visión distinta de la economía. Una doctrina desarrollada, por ejemplo, con el distributismo, propugnado por G.K. Chesterton o Hilaire Belloc.

    -¿Por qué elogia a los que ‘nadan contra corriente’?

    -Por su grandeza de espíritu. Defienden unos postulados, una visión de la vida, pero son gente en primer lugar capaz de perdonar las debilidades ajenas y de reconocer el talento allí donde se encuentre. Esto cada vez es más difícil, porque vivimos en una España cada vez más enconada, más enquistada en sus odios, en sus prejuicios.

    -¿Nadar ‘contra corriente’ es duro?

    -Es extenuante, es plantar constantemente cara al curso de los acontecimientos. Pero como decía Chesterton, la única manera de saber que uno está vivo es nadar contra corriente. Los mecanismos de presión social son muy fuertes y hacen que mucha gente no tenga fuerzas.

    -En su caso, ¿a qué tuvo que renunciar para no ser arrastrado?

    -Hace 10 o 12 años recibía todas las semanas una invitación para viajar a todos los Institutos Cervantes del mundo. Ahora no recibo ni por recomendación. Renuncias a todo, a los honores de la cultura oficial, que son muy grandes hoy en día, porque evidentemente el poder constituido sabe perfectamente la importancia que tiene mantener apesebrados a una serie de representantes del mundo cultural. Pero no es solo eso. Mis libros se traducían antes hasta a 30 idiomas. Ahora mismo a mí no me traduce nadie, porque la prensa cultural con prestigio fuera de España no me considera. Te condenan al ostracismo. Renunciar a esto es muy duro y tienes que tener una Razón, así, con mayúscula, para hacerlo, si no, no habría manera.

    -¿Qué hacer para nadar ‘contra corriente’?

    -Me estremece la falta de un sostén cultural fuerte. Quienes combaten este modelo social están muy desguarnecidos culturalmente. Cuando te enfrentas a una corriente cultural muy poderosa, la tentación de atrincherarte, de recluirte en la ciudadela, es muy fuerte. Pero si te recluyes, dejas de tener los instrumentos para desenvolverte en el mundo, para que tu labor sea eficaz, para que otros se animen a nadar contra corriente. Hay que hacer como San Pablo en el Areópago. Se desenvolvía en el mundo con los instrumentos del mundo. Es muy importante dotar culturalmente a estos nadadores contra corriente que lo tienen muy difícil. Esto es lo que modestamente trato de hacer con suerte no siempre favorable.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  14. #14
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,468
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Magnífico la de Juan Manuel de Prada!!!
    Por fin alguien que se anima a decir las cosas como son!!!
    Hay que apoyarlo!!!

  15. #15
    Von_keitel está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    13 mar, 10
    Mensajes
    56
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Gran analisis de Juan Manuel De Prada,yo creo que los catolicos de verdad y gente conservadora de verdad hablen,no caigan en las distorsiones y manipulaciones de esta "nueva derecha" que trae aires neocon que habla de liberalismo a mi entender imcompatible con lo que ha defendido el catolicismo en la historia por lo menos de España.
    Es desde luego flipante que habiendo sido los catolicos entre los que mas lucharon contra el liberalismo en sus medios haya habido y hay gente como Losantos.
    Por ultimo comentaros que Intereconomia veto publicidad del Frente Nacional cuando ya estaba contratada para la manifestacion que se hizo el 18 de Abril para pedir la dimision de Zapatero.

  16. #16
    De Mora está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    25 abr, 10
    Mensajes
    42
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    No solo Losantos. César Vidal, compañero de fatigas suyo, es un reconocido protestante, además de uno de los mayores sionistas de España, junto con Pilar Rahola. Es lamentable la evolución que ha tomado el espectro político. Ha habido un gran movimiento hacia la izquierda de todas (todas) las fuerzas políticas, así el PP defiende cosas que hace 50 años no se atrevía a decir ni el PSOE.

    Los de Intereconomía son unos pájaros... claro que es normal, por algo el propietario es el PP, no van a facilitarle las cosas a un partido que es rival directo. Es como el canal oficial de TV del PP, aunque siempre veo el Gato de los lunes, que sale Juan Manuel.

    ¿Por cierto, a quién se refiere cuando habla de unos ataques que ha sufrido?

  17. #17
    José Carlos está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    05 nov, 09
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    20
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Pienso que Juan Manuel de Prada tiene toda la razón en su dura crítica. Por desgracia, la mayor parte de los escritores católicos están muy influenciados por la ideología relativista y laicista, que no hay duda de que está haciendo estragos en el seno del pueblo creyente. ¿Soluciones? La primera, creo yo, sería un reforzamiento en lo que podríamos llamar "cultura teológica". La formación "doctrinal" de nuestros escritores, como de todo nuestro pueblo, es muy deficiente. En segundo lugar, menos catolicismo "de boquilla" y más de sacramentos y oración, que es el auténtico catolicismo. Más pensar y sentir con Jesucristo y estar más unidos a Él, y menos "catolicismo sociológico de pura apariencia", que es lo que siempre o tradicionalmente se ha llevado.

  18. #18
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    El autor, hoy en "La puntilla" , sencillamente genial, recordándonos a Chesterton y a Menéndez Pelayo, no se ustedes, pero a mi este señor cada día me impresiona más con una militancia y una fe combativa (gracias a la cual , como apuntaba en otras intervenciones antes expuestas, ha sido marginado "culturalmente") extraordinarias.

    Transcribo su intervención:


    En el epílogo de su “Historia de los heterodoxos españoles”, Don Marcelino Menéndez Pelayo resalta un hecho incontrovertible, fue la fe católica la que doto a España de una conciencia de nación, de gran nación, librándonos de ser muchedumbre de gentes colecticias, nacidas para la presa tenaz de cualquier vecino codicioso; y augura que el día en que esa fe se extinga volveremos al cantonalismo de los reinos de taifas.

    El odio hacia la religión católica es también odio hacia lo que es constitutivamente español, intento, como señalara Don Marcelino, de viciar, desconcertar y pervertir el modo de ser nacional, de sacar a la superficie todo lo malo, todo lo anárquico, todo lo desbocado de nuestro carácter.

    A la postre de todos los intentos de radicar la presencia de la fe católica de la vida social española, son expresiones de un arrebato autodestructivo. Como los alacranes que se clavan su propio aguijón y agonizan víctimas de su propio veneno, nuestros gobernantes pretenden la aniquilación de lo constitutivamente español, marginando la herencia histórica que hizo posible el nacimiento de nuestra conciencia nacional.

    La sana laicidad del estado se empieza a confundir con una beligerancia anticatólica que trata de negar al hombre su vinculación con la trascendencia, que trata de borrar nuestra genealogía espiritual y cultural; y borrar esa genealogía es condenar a los españoles al desarraigo, a la orfandad, a la intemperie.

    Quienes ahora impulsan esta ley contra la libertad religiosa, que es una ley contra la identidad española , saben que la fe católica guarda en su seno una cosmovisión y una antropología que dan una respuesta cargada de sentido a los grandes anhelos humanos; saben que, como afirmaba Chesterton, esa fe es una dinamita que no solo es capaz de hacer añicos un sistema injusto, sino que puede ser el sustrato sano y firme para una sociedad renovada. Saben que la fe católica es nada más y nada menos que el esqueleto y las entrañas, la musculatura y el espíritu, el alma y el carácter de nuestra identidad nacional.

    Eso es precisamente lo que anhelan destruir, para convertirnos, como anticipara Menéndez Pelayo, en muchedumbre de gentes colecticias, sin rumbo y sin norte, condenadas a la disgregación y la inanidad, condenadas también … a despellejarse entre si.


    Bravo por JMdP.
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

  19. #19
    De Mora está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    25 abr, 10
    Mensajes
    42
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Ardo en deseos de que salga ya su nuevo programa. Hace ya dos semanas que no aparece en el gato al agua...

  20. #20
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,630
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Juan Manuel de Prada hace una dura crítica a los medios católicos

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Nos queda De Prada

    Recién termino “Nadando contra corriente”, libro colección de artículos periodísticos obra de Juan Manuel De Prada, editado en Buenas Letras. Nota al margen: leyendo a De Prada caigo en la cuenta de que si quieres conocer la cosmovisión real de tu interlocutor, especialmente si se trata de un hombre público, no precisas de un largo test. Si andas mal de tiempo pregúntenle qué piensa sobre el aborto. Mano de santo, con eso basta. No diría lo mismo hace medio siglo: hoy sí.
    De Prada se ha convertido, en España, en el pensador católico oficial, pesada carga que sobrelleva con dignidad. Y encima se trata de un cristiano sin apellidos, no afiliado a movimiento alguno. Este chico...
    Jaime Campmany decía que vivía atado a la columna; ya lo ven, De Prada vive aherrojado por el deber de proporcionar criterio cristiano sobre la actualidad en tiempo real, en caliente. Y lo más agotador no consiste en proporcionar criterio cristiano sino responder a las majaderías cristofóbicas. Chesterton decía que sólo existían dos tipos de personas: cristianos y panteístas. Pero el maestro siempre sospechó que la modernidad caminaba hacia el manicomio y hoy se hubiera encontrado conque los dos bandos se han dedicado a cristianos y anticristianos.
    No. De Prada no sólo habla del derecho a la vida, es decir, de la vida. Habla de moral, la única ciencia exacta aunque de interminable casuística. Le encanta zarandear los tópicos: el de la libertad sin referencia, el de la crueldad taurina... Es un currante del artículo que a la postre y, como todo intelectual con pedigrí, le basta con formularse una sola pregunta: ¿qué y cómo respondería a este dilema Jesús de Nazaret?
    No se pierdan el artículo “Gordos”, una genialidad que empieza a abrirse paso: no lo duden, por la salud caminamos hacia la tiranía y ni siquiera por el mórbido placer del poder: de hecho, nosotros mismos pediremos las cadenas.
    Al final, nos advierte De Prada, toda la ecuación, aparentemente inextricable, de la modernidad radica en la necesidad de elegir entre vida corta o supervivencia larga. Y a veces la vida arriesgada, una broma de la Providencia, resulta más dilatada.
    El buen artículo de una página vale lo mismo que un ensayo de 600. Tiene exposición nudo y desenlace o, si se prefiere, tesis, antítesis y síntesis... si es un buen artículo.
    Como ocurrió con Chesterton tras su muerte, a De Prada costará mucho rehacerle, porque es un escritor de artículos. Son pensadores de la sociedad de la información. Escriben la historia en tiempo real, lo que, no se crean, tiene su complejidad


    Eulogio López


    Edición completa de Hispanidad

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. II Republica asesina y criminal
    Por TerciodeSarmiento en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 49
    Último mensaje: Hace 1 semana, 16:46
  2. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 65
    Último mensaje: 26/03/2021, 17:44
  3. En busca de la verdad: el verdadero origen de Cristobal Colón
    Por Lo ferrer en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 29/03/2014, 01:17

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •