Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 1 de 1

Tema: El arzobispo de Argel afirma que el bautismo no salva y que es innecesario evangeliza

  1. #1
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,099
    Post Thanks / Like

    El arzobispo de Argel afirma que el bautismo no salva y que es innecesario evangeliza

    Mons. Jean-Paul Vesco asegura que el bautismo no salva y que hay que olvidarse de evangelizar.(Cath.ch/InfoCatólica).

    Mons. Jean-Paul Vesco es arzobispo de Argel desde el 12 de febrero. Basándose en su interpretación de las palabras del papa Francisco sobre la fraternidad humana sostiene que el bautismo no es necesario para la salvación. Por ello, asegura que «tenemos que deshacernos de la idea de que tenemos que evangelizar» y que «puede haber una parte de la verdad en el Islam que quizás se nos escapa».

    Mons. Jean-Paul Vesco recibió la consagración episcopal en enero de 2013, convirtiéndose en el nuevo obispo de Orán. Desde entonces, asegura que se ha sentido a veces aislado en un país donde el proselitismo está prohibido y el número de fieles es reducido. Según la ONG Puertas Abiertas, sólo hay 6.000 católicos en un país que es 98,2% musulmán. El pasado 12 de febrero tomó posesión como arzobispo de Argel.

    Los católicos de Argelia son principalmente estudiantes o emigrantes africanos y algunos expatriados. A la pregunta tantas veces formulada de «¿Qué haces aquí?», da una respuesta inspirada en el Papa Francisco.

    En febrero, usted se ha convertido en Arzobispo de Argel. ¿Cuál es el significado que quiere dar a su nuevo cargo?

    Seré arzobispo de Argel como lo fui de Orán. La Iglesia de Argelia vive a caballo entre dos mundos y esto contribuye a la dificultad de estar allí. Durante el viaje del Papa Francisco a Irak, donde se reunió con el ayatolá Ali el-Sistani, máxima autoridad musulmana chiíta del país, el Papa dijo: «Muy a menudo, tenemos que arriesgarnos para dar el paso de la fraternidad. Hay críticos, dicen que el Papa es un inconsciente, que toma medidas contra la doctrina católica...».

    Estas palabras del Papa Francisco expresan exactamente lo que vivo y siento: somos ante todo hermanos humanos. Se ha atrevido a asumir el riesgo de afirmar una hermandad humana, más allá de las afiliaciones religiosas. De este modo, muestra que la evangelización se realiza en la fraternidad y no en la conversión. ¡Esto es revolucionario! En cierto modo, afirma que el bautismo no es la condición de la salvación.

    ¿Es esta su respuesta a su papel en un país musulmán donde la conversión ya no es el objetivo?

    Debido a su situación en tierras musulmanas, nuestra Iglesia es constantemente cuestionada sobre las razones de su presencia. ¿Por qué la Iglesia está presente aquí, en un país donde casi no hay cristianos? El 31 de marzo de 2019, sentado en la catedral de Rabat, el papa Francisco nos recordó que nuestra misión como bautizados no está determinada por el espacio que ocupamos, sino por la capacidad que tenemos de provocar el cambio y la compasión, por la forma en que vivimos como discípulos de Jesús. Como nos recordaba el Papa Juan Pablo II, «no se pide un signo para ser muchos». En otras palabras, los números no son el indicador de la fecundidad de una presencia. O, dicho de otro modo, el problema no es que seamos pocos; el problema es que nos volvamos «insignificantes».

    Usted hace una distinción entre una iglesia confesante y una iglesia proselitista. ¿Puede explicarnos esto?

    Estamos aquí, siguiendo a Cristo. Nos confesamos porque no ocultamos lo que somos: confesamos la existencia de nuestra presencia, dedicada en gran parte al servicio de los demás. Sin embargo, me gustaría subrayar esta diferencia: no somos una ONG y no nos dedicamos a la acción política militante. Nuestro servicio a los demás es en nombre de Dios.

    En su carta «Construir una fraternidad», que acompañó a su nombramiento, subrayó que la fraternidad no es en sí misma un baluarte contra la violencia. Incluso puede ser el crisol de la misma, como nos recuerda el asesinato de Abel por Caín...

    La hermandad es un valor humano, visceral. En tierras musulmanas, la palabra hermano tiene un significado preciso: se refiere a la pertenencia a una misma comunidad cultural y religiosa. Es un término que tiene una dimensión muy comunitaria. Los que elegimos Argelia desde hace décadas sabemos que la fuerza y la dificultad de nuestro testimonio en este país reside en que somos a la vez parte y no parte de él.

    Del mismo modo, los cristianos nacidos en Argelia, aunque no experimentan la misma brecha cultural, también tienen la dolorosa experiencia de la distancia, incluso a veces con sus familiares más cercanos. Con discreción, humildad y comprensión, deben redoblar su fraternidad y resistir la tentación de apartarse. Si la fraternidad humana necesita límites, un «nosotros», para existir, me parece que también debe aspirar a superarlos, a menos que se condene a sí misma al encierro.

    El reto para nosotros es ser a la vez hermano de nuestro hermano y hermano de todos los hombres. Todo el reto de la fraternidad me parece que es ir más allá de los límites que la fraternidad necesita al mismo tiempo. Es el paso necesario de una hermandad recibida a una hermandad elegida. Esto también es cierto para el cristiano: un buen cristiano que nunca ha salido de su comunidad no es plenamente cristiano.

    La Iglesia Protestante de Argelia está en expansión. Está anclado en Cabilia y tiene una dinámica diferente a la suya. ¿Cuáles son sus relaciones con esta iglesia?

    Son buenas. Las iglesias evangélicas se ajustan más a un patrón de pensamiento que se encuentra en la religión musulmana. Mientras que nosotros afirmamos la existencia de una hermandad universal, las iglesias evangélicas hacen hincapié en la entrada en una comunidad a través del bautismo. Además, las iglesias protestantes no se consideran extranjeras, ya que están formadas esencialmente por conversos argelinos. Estamos en cierto modo más «aculturados». Pero todas las historias de encuentro con Cristo son sobrecogedoras. Las iglesias protestantes no son nuestros competidores. También tienen su parte de verdad que quizás se nos escapa.

    En concreto, ¿cómo se organiza la vida cristiana en Argelia?

    Nuestro tamaño es modesto y ninguno de los sacerdotes dedica todo su tiempo al servicio de la comunidad cristiana. Esto nos da la oportunidad de vivir más en la fraternidad y la corresponsabilidad, que no presta demasiada atención a la distinción entre clérigos y laicos y permite que un estudiante de África hable durante mucho tiempo con un obispo.La llegada, en los últimos veinte años, de estudiantes y emigrantes podría haber hecho temer una reorientación pastoral hacia la comunidad cristiana en detrimento de la relación con el mundo argelino. No sólo no ha sido así, sino que nuestros hermanos y hermanas estudiantes o migrantes son actores privilegiados en la construcción de la fraternidad, una fraternidad que vivimos esencialmente con los habitantes de este país.

    Sus actividades están orientadas principalmente al mundo musulmán que le rodea. Tratas, ayudas, asistes a tus vecinos musulmanes... ¿Cómo sucede?

    Todos los días nos encontramos con personas que nos dicen que conocen nuestra religión y por qué no es un verdadero camino hacia Dios. Es difícil escuchar estos discursos con el Corán como argumento irrefutable. A su vez, tengamos cuidado con nosotros mismos cada vez que tengamos la tentación de mirar al Islam de forma negativa. Tenemos que deshacernos de la idea de que tenemos que evangelizar, de que tenemos que poner a los demás en contacto con nuestra verdad, y al mismo tiempo aceptar que también puede haber una parte de la verdad en el Islam que se nos escapa.

    Sobre todo porque la mayoría de sus socios son musulmanes...

    No podemos dar nuestro testimonio sin nuestros socios musulmanes argelinos. Son las personas que llevan con nosotros la responsabilidad de la animación de nuestros centros, de nuestras actividades, e incluso de nuestra vida eclesial. Son todos los formadores, las mujeres que participan en las actividades de los talleres de artesanía, los alumnos que trabajan en nuestras bibliotecas, los padres de los niños que nos confían, los responsables de las asociaciones con las que trabajamos.Tal vez tengan que enfrentarse a miradas de reproche cuando atraviesan las puertas de nuestros centros, cuando nos confían a sus hijos para realizar actividades. Y para ello, también deben, como nosotros, dar un gran salto de fe y arriesgarse a la fraternidad en acción.https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=42749
    Última edición por Pious; 04/08/2022 a las 14:18

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. ¿Cuánto nos cuesta mantener tanto parásito innecesario?
    Por Valmadian en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/10/2019, 16:01
  2. Prisioneros españoles escapando de Argel
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/01/2017, 14:05
  3. Bautismo Católico vs Bautismo Novus Ordo
    Por FernandoIII en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/06/2014, 15:36
  4. Atentado en Argel.
    Por Val en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 15/04/2007, 01:33
  5. Salva vs Oleguer
    Por VonFeuer en el foro Tertúlia
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 14/02/2007, 19:56

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •