Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus

Tema: A propósito del mea culpa del papa Francisco en Canadá

  1. #1
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,099
    Post Thanks / Like

    A propósito del mea culpa del papa Francisco en Canadá

    La Iglesia Católica, fiel al mandato de su divino Maestro de «id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura» (Mar.16,15), lleva a cabo desde su fundación una vasta labor misionera con la cual no sólo ha llevado al mundo la Fe sino también la civilización, santificando lugares, pueblos, instituciones y costumbres. Gracias a dicha labor, la Iglesia ha civilizado también los pueblos de las Américas, que estaban inmersos en el paganismo y la barbarie.

    La primera misión Jesuita del Canadá entre los pieles rojas iroqueses, dirigida por el padre Carles Lallemant (1587-1674), desembarcó en Quebec en 1625. En 1632 llegó una nueva misión, guiada por el padre Paul le Jeune (1591-1664). El padre Giovanni de Brébeuf (1593-1649) regresó en 1633 con otros dos sacerdotes. De choza en choza, empezaron a instruir en el Catecismo a niños y adultos. Pero algunos hechiceros convencieron a los indios de que la presencia de los padres atraía sequías, epidemias y otras calamidades. Entonces los jesuitas decidieron proteger a los catecúmenos aislándolos en poblaciones cristianas. La primera se construyó a cuatro millas de Quebec. Constaba de fortín, capilla, viviendas, hospital y una residencia para los padres.

    Contemporáneamente, algunos voluntarios se ofrecieron a convertir a los indios: Santa María de la Encarnación Guyart Martin (1599-1672), ursulina originaria de Tours, que junto con otras dos religiosas había fundado un internado en Quebec para enseñar a los niños indios; doña Maria Madeleine de la Peltrie (1603-1671), viuda francesa que con algunas hermanas hospitalarias de Dieppe había fundado un hospital, asimismo en Quebec; miembros de la Società di Nostra Signora que con la ayuda del padre sulpiciano Jean Jacques Olier (1608-1657) y de la Compañía del Santo Sacramento fundaron en 1642 Villa María de Montreal, a partir de cual nacería la actual Montreal.

    Pero los iroqueses se mostraron irreductiblemente hostiles. Habían mutilado de forma atroz al padre Isacco Jogues (1607-1646) y a su coadjutor René Goupil (1608-1642) y los cubrieron de carbones encendidos. En marzo de 1649 los iroqueses martirizaron a los padres Brébeuf y Gabrielle Lallemant (1610-1649). Atravesaron al padre Brébeuf con barras de hierro candente y le arrancaron trozos de carne que devoraron ante sus ojos. En vista de que el mártir no dejaba de alabar a Dios, le arrancaron los labios y la lengua y le clavaron tizones encendidos en la garganta. El padre Lallemant fue torturado poco después con mayor crueldad aún. Más tarde, un salvaje le destrozó la cabeza con una hoz y le arrancó el corazón, cuya sangre bebió para asimilar su fuerza y valor. En diciembre, una nueva ola de odio feroz dio dos nuevos mártires, los padres Charles Garnier (1605-1649) y Noël Chabanel (1613-1649). Los ocho misioneros jesuitas, conocidos como los Mártires del Canadá, fueron beatificados en 1625 por Benedicto XV y canonizados por Pío XI en 1930.

    Estos episodios forman parte de la memoria histórica del Canadá y no se pueden olvidar. Siendo jesuita, el papa Francisco debería conocer esta epopeya, narrada entre otros por su compañero de orden el padre Celestino Testore en su libro Los santos mártires del Canadá, publicado en 1941.

    Pero ante todo el Santo Padre debería haber tratado con mayor prudencia el caso del supuesto descubrimiento de fosas comunes en las residencias estudiantiles para indios del Canadá, red de colegios fundada por las autoridades y encomendada principalmente a la Iglesia Católica, aunque también en parte (30%) a la anglicana canadiense, con miras a integrar al alumnado en la cultura nacional, de conformidad con la Ley de Civilización Gradual aprobada por el Parlamento en 1857. En las últimas décadas se ha acusado a la Iglesia Católica de participar en un plan de exterminio cultural de los pueblos aborígenes, cuyos hijos habrían sido arrancados de sus familias para adoctrinarlos y en ocasiones someterlos a tratos abusivos a fin de asimilarlos a la cultura dominante. En junio de 2008, basadas en posturas indigenistas, las autoridades canadienses pidieron perdón oficialmente a los indígenas y crearon una Comisión de Verdad y Reconciliación para los internados de indios.

    A pesar de los 71 millones de dólares recibidos, los investigadores de la comisión llevan siete años trabajando sin encontrar tiempo para consultar los archivos de los Oblatos de María Inmaculada, la orden religiosa que a finales del siglo XIX empezó a regentar los internados. Entre tanto, gracias a la información recabada en dichos archivos, el historiador Henri Goulet, en su Histoire des pensionnats indiens catholiques au Québec. Le rôle déterminant des pères oblats (Presses de l’Université de Montréal, 2016), ha demostrado que los oblatos eran los únicos defensores de la lengua y el modo de vida tradicional de los indios del Canadá, a diferencia del Gobierno y la iglesia anglicanos. Esta línea de investigación historiográfica es confirmada por las obras de uno de los mayores estudiosos internaciones de la historia de la religión en el Canadá, el profesor Luca Codignola Bo, de la Universidad de Génova.

    De la acusación de genocidio cultural se ha pasado a la genocidio físico. En mayo de 2021, la antropóloga Sarah Beaulieu, tras inspeccionar con georradar los terrenos colindantes al internado de Kamloops, hipotizó la existencia de una fosa común, sin haber realizado excavación alguna. Las afirmaciones de la antropóloga, divulgadas por las grandes medios de difusión y avaladas por el primer ministro Trudeau, han dado lugar a teorías muy variadas, algunas de las cuales afirman que centenares de niños habrían sido asesinados y sepultados subrepticiamente en fosas comunes o tumbas irregulares en terrenos de colegios católicos de todo Canadá.

    La noticia carece totalmente de fundamento, dado que no se ha llegado a desenterrar cadáver alguno, como documentó Vik van Brantegem el 22 de febrero pasado en el blog Korayzm.org. El 1º de abril se publicó en el blog UCCR una minuciosa entrevista al historiador Jacques Rouillard, profesor emérito de historia de la Universidad de Montreal, en la que desmiente categóricamente los genocidios cultural y físico de los indígenas canadienses y niega la existencia de fosas comunes en los internados. Está convencido de que por detrás de todo el asunto se oculta un intento de obtener indemnizaciones millonarias. El pasado 11 de enero, el mismo profesor Rouillard publicó un extenso artículo en el portal canadiense Dorchester Review en el que sostiene que en las presuntas fosas comunes no se ha encontrado el cuerpo de ningún menor en sepulturas clandestinas ni en ningún otro enterramiento irregular en el internado de Kamloops. Detrás de los colegios no hay otra cosa que camposantos en los que eran enterrados no sólo los alumnos, sino también gente de la localidad y los propios misioneros. En base a la documentación presentada por Rouillard, entre 1915 y 1964 fallecieron 51 niños. Se ha encontrado documentación sobre la causa de la muerte de 35 de ellos, en su mayor parte por enfermedad y algunos por accidentes. Un nuevo artículo, publicado por el profesor Tom Flanagan y el magistrado Brian Gesbrecht el 1 de marzo pasado en el Dorchester Review corrobora que no existe el menor indicio de que un solo menor haya sido asesinado en los 113 años de historia de los internados católicos. Según los propios datos facilitados por la Comisión para la Verdad y Reconciliación, la tasa de mortalidad entre el alumnado de los internados era en promedio de 4 al año por cada mil, en su mayoría de tuberculosis o de gripe. Parece que al fin se ha autorizado que se lleven a cabo excavaciones en Kamloops pero, como afirma el profesor Rouillard, habría sido mejor hacerlas el otoño pasado para que se conociese la verdad. Así se habría evitado que el papa Francisco fuera a pedir perdón por hipótesis no probadas. Un intelectual canadiense lo expresa con estas palabras: «Parece mentira que un estudio preliminar sobre una presunta fosa común en un huerto haya desatado semejante avalancha de afirmaciones contando con el aval de las autoridades canadienses y que hayan sido reproducidas por medios de todo el mundo. No se trata de un conflicto entre historia oficial e historia indígena oralmente transmitida, sino entre esta última y el sentido común. A estas alturas no se han realizado aún exhumaciones ni se han hallado restos. Una acusación criminal exige pruebas verificables, y más si hace mucho tiempo que murió el autor del delito. Por tanto, es importante que se hagan cuanto antes excavaciones para que la verdad se imponga sobre la fantasía y las emociones. Si lo que se quiere es reconciliación, ¿acaso no es preferible indagar y contar toda la verdad antes de inventar mitos sensacionalistas?»

    https://adelantelafe.com/a-proposito...sco-en-canada/

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,484
    Post Thanks / Like

    Re: A propósito del mea culpa del papa Francisco en Canadá

    No, Santidad, España no impuso su lengua en América


    En su reciente visita a Canadá, en la que una vez más (y van tres) el Papa ha pedido perdón por "los errores de la evangelización" de América (pinche aquí si le interesa el tema), ha señalado Francisco que“parte de la herencia dolorosa que estamos afrontando nace de haber impedido a las abuelas indígenas transmitir la fe en su lengua”, añadiendo que “esta pérdida es ciertamente una tragedia”.

    Muy posiblemente tal sea el problema en Canadá, no digo que no, pero para bien o para mal, no lo fue, desde luego, en los Virreinatos Españoles.

    Yo, como tantos españoles, como casi todo el mundo en realidad, como probablemente Vd. mismo que me lee ahora, siempre creí que una de las características de la evangelización y colonización españolas había sido la aportación de una lengua común a todos los americanos del Río Grande para abajo (y aún para arriba). Y tengo que decir que mientras eso creí, no me pareció nada mal sino, bien al contrario, un gran logro y algo digno de agradecer, dada la situación previa de un continente en el que se hablaban más de dos mil lenguas diferentes, y en el que la comunicación era, en consecuencia, prácticamente imposible.

    Pero es que a medida que me he ido metiendo en la historia de la colonización española de América, he descubierto que, al contrario de lo que sostiene el Papa, al contrario de lo que todos creíamos, España en ningún momento impuso el español en el Nuevo Mundo.

    La evangelización se hizo desde el primer momento en las lenguas amerindias. Ya en tiempos tan tempranos como 1512, reinando Fernando el Católico, las Leyes de Burgos ordenaban este procedimiento de evangelización:

    “Mandamos que cada [encomendero] […] sea obligado a hacer mostrar un mochacho, el que más hábil dellos les paresciere, a leer y escrevir, y las cosas de nuestra fe, para que aquellas muestre después a los otros indios”.

    Algo más tarde, se expresa en estos términos Carlos I sobre la enseñanza del español a los indígenas americanos:

    “Que donde fuere posible se pongan escuelas de lengua castellana para que aprendan los indios. […] Que enseñen a los que voluntariamente la quisieren aprender, como les sea de menos molestia, y sin costa”.

    Ante el escaso avance logrado, en 1573 el Consejo de Indias pide al rey Felipe II que tome medidas para fomentar el castellano en los virreinatos, a lo que éste responde llegando más lejos que su mismo padre:

    “No parece conveniente forzar [a los indígenas] a abandonar su lengua natural: sólo habrá que disponer de unos maestros para los que quieran aprender voluntariamente nuestra idioma”.

    De hecho, tres años antes, en 1570, una real cédula había decretado el náhuatl como lengua oficial de los nativos del Virreinato de Nueva España.

    No, por suerte o por desgracia, para bien o para mal, -que para todo habrá opiniones-, la política lingüística española en América fue exactamente la contraria a la que acostumbramos a creer. No eran los indios los que tenían que hablar español, eran los misioneros españoles los que tenían que hablar las lenguas indígenas. Sólo a modo de ejemplo, esta instrucción que emite Carlos I al Virrey de Méjico en 1536:

    “Es muy importante que […] los religiosos y personas eclesiásticas se apliquen a saber su lengua [la de los indios] y para ello la reduzcan a algunas gramáticas y manera fácil como se pueda aprender”.

    No por casualidad, serán precisamente los misioneros españoles los que más harán por preservar y fomentar las lenguas indígenas, mucho más que los propios indígenas, escribiendo… ¡¡¡hasta seiscientas gramáticas americanas!!! De lenguas tan curiosas como el nahuatl, tarasco, purépecha, otomí, ñañú, mixteca, zapoteca, maya, pocomchí, chibcha, quiché, cachíquel, zutuil, zedal, vilela, achagua, guaraní, lule, toconate, aimara, toconoté, mapuche, mapudungún, araucano, huasteca, tarahumara, ópata, cahita, tepeguana, guajiro y tantas otras.

    La segunda lengua moderna del mundo que tendrá gramática propia, sólo después del español, y antes incluso que el portugués, el francés, el alemán, el inglés o alguna de las muchas que se hablan en Italia, será el náhuatl, que ya disponía de una gramática en el año 1531 escrita por los franciscanos, gramática que, por desgracia, se ha perdido. No sólo fue el náhuatl la segunda lengua en tener su gramática, sino que fue ¡¡¡incluso la primera!!! -anterior en esto al mismísimo español-, en tener dos, cuando en 1547 Andrés de Olmos escribe la que es la segunda gramática de la lengua principal de los mejicanos.

    En muchas de las casi treinta universidades que España va a fundar en América se crean facultades de lenguas indígenas. Una ordenanza de 23 de septiembre de 1580, ordena que“entre las cátedras que se instituyesen en la dicha universidad hubiese una de lengua general de los dichos indios”, y no contenta con ello, marca la exigencia de que los clérigos estén en posesión de la certificación correspondiente para incorporarse a sus parroquias.

    No, Santidad, la política lingüística española en América no consistió en imponer el español sino, bien al contrario, en fomentar el conocimiento y uso de las lenguas principales americanas, elevadas al rango de lenguas francas, por lo que se puede asegurar que lenguas como el náhuatl, el quechua, el guaraní y otras, conocerán su esplendor, mayor incluso que en los tiempos prehispánicos, gracias precisamente a la labor instructora de los misioneros y maestros españoles.

    De catecismos en lenguas autóctonas americanas ni hablamos. Elena Irene Zamora, de la Universidad de Valladolid, menciona la confección de catecismos en lenguas como el zapoteca, náhuatl, quechua, tarasco, idioma de Hueypuchtlan, lengua de Pánuco, lengua de Tepuzculula, guatemalteco, chichimeca, tzeldal, chiapaneca, otomí, zacapula, chontal, matlazinga, popolaca, guasteco, mixteca, dialecto de Tlachiaco y Achiula, maya, utlalteco y lengua de Florida… ¡Y no son todas!

    Se calcula que para cuando España abandona el escenario americano en el primer cuarto del s. XIX… ¡¡¡apenas un 20% de los indígenas son capaces de hablar en español!!! Lo que no es óbice para que deje evangelizado al 100% de la población. ¿Cómo se ha conseguido ese milagro sino sobre el esfuerzo de los misioneros hispanos, y entre ellos precisamente, y más que ninguna otra orden, los jesuitas?

    Ahora resulta que -fíjense Vds. lo que son las cosas, paradojas de la Historia- la labor de universalización del español… ¡¡¡será obra de las repúblicas hispanoamericanas que reemplazan a los virreinatos españoles!!! Habrá sido, tal vez, lo único bueno que hayan hecho desde que se separaron de España, pero las cosas como son: la labor de universalización de una lengua franca para toda la parte del continente evangelizada por España es obra de ellas. España sólo "homogeneizó" en la evangelización, en la lengua no, ¿a que no se lo esperaba Vd., querido lector?

    Francisco tiene un problema: la evangelización española, me parece que España también, no le gustan… Pero la obstinada realidad le hace ver a cada paso que más de la mitad de las personas que constituyen su grey, -hispanoparlantes y no hispanoparlantes-, provienen de la evangelización hispana. Compatibilizar ambas realidades es muy difícil. Algo tan complicado sólo tendría una solución; informarse mejor sobre la evangelización española, leer más sobre ella y salir de los círculos de los que, con toda probabilidad, bebe su a todas luces equivocado conocimiento sobre el tema. Hay un libro sobre el tema, “Historia desconocida del Descubrimiento de América. En busca de la Nueva Ruta de la Seda”, que, con el debido respeto, me permito recomendar a Su Santidad, a ver si le coge un poquito más de cariño a la obra española en la Historia.

    Pero lo haga o no lo haga, la realidad se impone: las abuelitas de las que habla Francisco claro que pudieron enseñar la fe de Cristo en la única lengua que hablaban, la suya. Porque en ella se la enseñaron, porque en ella la aprendieron. Y porque en ella la transmitieron.

    Que hagan Vds. mucho bien y que no reciban menos.

    ©Luis Antequera




    https://www.religionenlibertad.com/b...n-America.html
    Pious dio el Víctor.

  3. #3
    Avatar de MONTECASINO
    MONTECASINO está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    02 ago, 12
    Mensajes
    90
    Post Thanks / Like

    Re: A propósito del mea culpa del papa Francisco en Canadá

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    El humo del maligno ha penetrado por las resquebrajaduras de la Iglesia como expresó Paulo VI.
    Lo más grave es que la confusión ha llegado a la más alta alta Jerarquía.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El papa Francisco no descarta su renuncia
    Por Pious en el foro Crisis de la Iglesia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 30/07/2022, 16:00
  2. ¿Adónde va el Papa Francisco?
    Por Valmadian en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 23/11/2016, 03:05
  3. El Papa Francisco y el podemita Iglesias.
    Por Valmadian en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/06/2016, 12:45
  4. ¿Es el papa Francisco I judío?
    Por donjaime en el foro Crisis de la Iglesia
    Respuestas: 21
    Último mensaje: 13/12/2015, 19:07
  5. El papa Francisco y el sacerdocio
    Por Hyeronimus en el foro Crisis de la Iglesia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 23/04/2014, 14:00

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •