Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 11 de 14 PrimerPrimer ... 234567891011121314 ÚltimoÚltimo
Resultados 201 al 220 de 276

Tema: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

  1. #201
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Y también que con el parecer
    de dicho Gobernador haber
    dejado el Curato de la ciudad
    de la Nueva Barcelona en un
    solo cura, por la cortedad de
    su feligresía. Señor: Doy
    cuenta a Vuestra Majestad
    con el testimonio adjunto ...
    Última edición por Michael; 17/11/2013 a las 05:50
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  2. #202
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Su territorio parroquial
    confronta por el oriente,
    con el pueblo de Pariaguan
    en la Provincia de Cumana,
    del Obispado de Puerto Rico,
    distante dicho pueblo del
    presente, catorce leguas y
    hasta la cumbre de la Sierra
    que divide esta y aquella ..
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  3. #203
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Petición de que se expida una
    Real Cédula a los obispos de
    Caracas y Cumaná (obispo de
    Puerto Rico) y a los gobernadores
    pidiéndoles que ayuden a recoger
    los indios fugitivos. En el Consejo
    el 16 de marzo de 1752.
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  4. #204
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Y en la visita que hizo de su iglesia
    tuvo el sentimiento de no hallar en
    ella mas ministro que un padre
    observante, misionero de Píritu,
    el cual servía interinamente el
    curato de la ciudad y regentaba
    al mismo tiempo una misión que
    tenía ...
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  5. #205
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    ..respecto de los demás
    vicarios foráneos de todas
    las ciudades, villas, y pueblos
    de esta Gobernación y de
    las anexas al obispado de
    Puerto Rico, y tiene en virtud
    de dicha Real disposición las
    especiales facultades de preveer ...
    "En el territorio de San Felipe de
    Austria y Río Caribe, informa en
    1720 al Rey el presunto Virrey de
    N. Granada, Don Jorge de Villalonga,
    hay cuatro curas de indios que se
    componen de 9 pueblos, que sus
    moradores llegarán a 350 de
    número; tienen dos Puertos.
    Estas Doctrinas las puso el Obispo
    de Puerto Rico el año de 1713, a
    cuya jurisdicción pertenecen".
    Se titulaba el Obispo como
    "gobernador de la ciudad de San
    Juan Bautista de Puerto Rico y
    sus anexos" "Y llegando a Cumaná,
    principio del obispado, comenzó a
    hacer el oficio de gobernador allí y en
    la nueva iglesia e isla Margarita, e hizo
    dos iglesias por la necesidad que había
    en ellas para los españoles..." Su iglesia
    es la más primorosa de todas las Misiones
    del Obispado de Puerto Rico; goza de una
    hacienda de cacao que tiene en el valle de
    Cúpira, que todos los años asciende su
    producto libre a doscientos pesos, ...
    satisfecho de fu gran zelo,de orden de fu
    Consejo de Indias, fe les entregó la Conquista
    Espiritual, y Mission de los Indios Infieles de
    la Isla de la Trinidad, y Provincia de Guayana,
    que pertenecen al Obispado de Puerto Rico,
    desde el año de 1687. donde comenta» ron á
    trabajar en aquel Barbaro Gentío, y aunque á
    costa de grandes trabajos.y continuas penalidades.
    con bastante felicidad.
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  6. #206
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    :
    Última edición por Michael; 08/04/2014 a las 06:10
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  7. #207
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    D. BERNARDO DE BALBUENA, OBISPO DE PUERTO RICO


    Estudio biográfico y crítico por


    Manuel Fernández Juncos


    ordenado y dispuesto para la imprenta


    por Raúl Díaz Rosales


    Universidad de Málaga





    NOTA PREVIA





    En su canónica monografía sobre épica áurea, no escatimó Frank Pierce elogios en torno a la labor crítica de Manuel Fernández Juncos y su estudio sobre Balbuena: «Contiene este libro una magnífica apreciación crítica del Bernardo, primera en su clase desde el análisis de Lista»[1]. Aludía al Examen del «Bernardo» de Balbuena[2]. Efectivamente, ambas obras suponen los primeros estudios que atienden en exclusiva en sus aportaciones a la obra de Balbuena. Si el primero de ellos centraba su análisis en el Bernardo y, a través de él, la comparación del poeta con Lope de Vega y Ariosto, Manuel Fernández Juncos aglutina diversos trabajos parciales del obispo de Puerto Rico para ofrecer una visión de conjunto que, aunque sitúa el poema épico como columna vertebral, abarca también datos biográficos y primeros asedios a sus otras dos obras (su novela pastoril Siglo de oro en las selvas de Erífile, de 1604, y el poema descriptivo Grandeza mexicana, de 1608)[3]; incluye, asimismo, un cuarto capítulo que esboza un brevísimo panorama sobre la literatura española del Siglo de Oro.
    La recepción de este texto ha sido escasa en los estudios en torno al valdepeñero: si bien en «El Bernardo» of Bernardo de Balbuena. A Study of the Poem with Particular Attention to its Relations to the Epics of Boiardo and Ariosto and to its Significance in the Spanish Renaissance[4], John Van Horne lo utilizaba como fuente constante a la que acudir en la reconstrucción de la biografía del valdepeñero, en Bernardo de Balbuena. Biografía y crítica, una vez asumidos los nuevos datos que modificaban sustancialmente la anterior cronología, la obra de Fernández Juncos limita su aparición a una aséptica descripción bibliográfica (la cursiva es de Van Horne): «Cree [Manuel Fernández Juncos] que ningún otro poeta español poseía para la poesía las maravillosas dotes de B., pero que tenía también grandes defectos. Analiza estos defectos; contribuye con un repaso histórico de crítica sobre el Bernardo; nombra como modelos a Homero, Virgilio, Ariosto»[5]. De la pérdida de interés de estas páginas, a medida que surgían críticas más elaboradas y pertinentes, da buena cuenta la exclusivión de este estudio en la bibliografía propuesta por José Rojas Garcidueñas, quien retoma la labor divulgadora de John Van Horne en su monografía Bernardo de Balbuena. La vida y la obra[6].
    Su vigencia, obviamente, es limitada ya desde las primeras páginas. Las incorrecciones biográficas responden a la nebulosidad histórica que enturbiaba el acercamiento al poeta[7], y el escaso ahondamiento crítico al que puede aspirar el autor se justifica por la riqueza de la obra del valdepeñero, directamente proporcional a su olvido crítico. Pero sí hay que valorar de Fernández Juncos esa labor inauguradora en el estudio sistemático y global de la vida y obra de Balbuena, aunque con ciertas restricciones hermenéuticas que limitan su pluralidad, como bien señaló Pierce: «En resumen: Fernández Juncos da un paso más en la estimación de la épica de Balbuena, aunque con ciertos prejuicios lisonjeros para la isla portorriqueña de la que era hijo y en la que había vivido el mismo Balbuena». Más aún, el patriotismo de Fernández Juncos (ovetense de nacimiento, aunqueo puertorriqueño adoptivo) alcanza paradigmática cristalización en su autoría de la letra de La borinqueña, himno actual de Puerto Rico.
    Esta edición reproduce fielmente el libro de Manuel Fernández Juncos D. Bernardo de Balbuena. Obispo de Puerto-Rico. Estudio biográfico y crítico por..., Puerto-Rico, Biblioteca de «El Buscapié», Imp. Las Bellas Letras, 1884. Las modificaciones puntuales introducidas responden a la corrección, en primer lugar, de las erratas señaladas al final del libro en su versión original. Asimismo, he corregido también aquellas que pasaron desapercibidas en su corrección: siglos XVI y XVI > siglos XVI y XVII, ánlas > áulas, durante el siglo XIII y parte del XIX > durante el siglo XVIII y parte del XIX, roció > rocio, arid > ardid, Eutre > entre, famomoso > famoso, Rocesvalles > Roncesvalles, intercandencias > intercadencias, intrable > intratable, desarrallo > desarrollo. Unifico la ortografía de algunas palabras y subsano fallos evidentes de acentuación.
    He respetado, la distinta utilización de redondas y cursivas, modificando tan sólo aquellos aspectos que son, inequívocamente, errores de composición, y adaptando el texto, asimismo, a las normas de edición de AnMal.



    D. BERNARDO DE BALBUENA. OBISPO DE PUERTO-RICO.


    Estudio biográfico y crítico


    por Manuel Fernández Juncos





    A MI PADRE.


    Miéntras llega la ocasion, que ansío, de poderle ofrecer una obra de más importancia, acoja la presente como débil prueba de la estimacion y el cariñoso afecto de su hijo.


    MANUEL.





    AL QUE LEYERE.





    Al emprender, hace ya algun tiempo, los trabajos coleccionados en el presente volúmen, guióme la buena intencion de propagar en esta Isla el conocimiento de uno de los poetas más ilustres que han vivido en ella.
    Es deber de todos los pueblos cultos honrar la memoria de los grandes hombres que les han hecho algun beneficio, y á Balbuena le debe Puerto-Rico, no sólo el de tener su nombre ligado al de una gloria nacional, sino el de haber sido heredero de todos los bienes del ilustre poeta, y honroso legatario de sus cenizas.
    Bajo este puro y hermoso cielo de los trópicos se agitó en provecho de la literatura patria aquella mente creadora del Bernardo y de El siglo de oro, y las perfumadas brisas de Borínquen recogieron los últimos cantares, la última bendicion y el último aliento de aquel prelado-poeta.
    Justo era, pues, que en Puerto-Rico se generalizasen de algun modo las escasas noticias que se conservan con respecto á Balbuena, haciendo á la vez mencion de sus principales obras. Sólo es de sentir que mis cortas facultades, y la índole de las tareas á que forzosamente consagro toda mi actividad, no me hayan permitido hacer un libro digno de tan esclarecido genio.
    Varios de los trabajos que forman este volúmen, especialmente los que se refieren al Bernardo, se han publicado ya, aunque con ménos extension y aliño, en algunas revistas literarias de la Península, donde fueron acogidos con más benevolencia y estimacion de la que seguramente merecen.
    Al coleccionarlos hoy sólo me anima el deseo de contribuir, aunque humildemente, á generalizar en este país algunas noticias sobre las obras y los méritos de Balbuena, en tanto que más afortunados escritores dan gloriosa cima á esta obra, en cuya realizacion ha hecho ya algunas diligencias plausibles el Ateneo Puerto-Riqueño.
    M. Fernandez Juncos.


    Puerto-Rico, Julio de 1883.








    D. BERNARDO DE BALBUENA.





    I.





    APUNTES BIOGRAFICOS.





    Y siempre dulce tu memoria sea,
    Generoso Prelado,
    Doctísimo Bernardo de Balbuena.
    Tenías tu el cayado
    De Puerto-Rico, cuando el fiero Enrico,
    Holandés rebelado,
    Robó tu librería;
    Pero tu ingenio no, que no podía.
    Lope de Vega, Laurel de Apolo.





    En el curso de nuestras investigaciones históricas y literarias, hemos sentido frecuentemente la pobreza de los archivos puerto-riqueños, y la escasez de noticias y documentos relativos á las cosas y á las personas de este país en los siglos anteriores.
    Los asaltos y saqueos de que fueron objetos las poblaciones más importantes de Puerto-Rico en los siglos XVI y XVI la destructora influencia del clima y la abundancia de insectos que destruyen el papel en estas regiones, y el abandono y la incuria de nuestros centros oficiales, respecto de la conservacion y custodia de documentos históricos, son las causas principales de esta escasez que hoy más que nunca lamentamos, escasez contra la cual han sido poco ménos que infructuosas las más activas diligencias de nuestros historiadores y biógrafos.
    Esta razon y la de haber sido robados y quemados por los holandeses en 1625 los archivos de esta ciudad y la casa, los libros y los papeles todos del Obispo Balbuena, disculparán la pobreza de estos apuntes, que si algo añaden á las escasas noticias que hasta hoy se han publicado acerca del famoso autor del Bernardo no son, por desgracia, bastantes para completar su biografía.
    No sin gran trabajo y diligencia hemos podido agregará las noticias hasta hoy publicadas en la Metrópoli las contenidas en los archivos civiles y eclesiásticos de Puerto-Rico, en la Biblioteca Histórica de Tapia, en un artículo del juicioso escritor puerto-riqueño Don José Pablo Morales las que adquirimos en algunas investigaciones hechas dentro de la catedral en donde reposan las cenizas del ilustre poeta, y consultando, por último, la tradicion entre las personas más antiguas y caracterizadas de esta ciudad. A la vez que procuramos satisfacer de este modo los deseos de algunas personas ilustradas, nos ha servido de estímulo el interés y la admiracion que siempre hemos sentido por aquel famoso prelado, considerándole como una gloria nacional, y en cierto modo como una de las mayores glorias de Puerto-Rico.
    Nació Don Bernardo de Balbuena[8] en la villa de Valdepeñas, provincia de la Mancha, el dia 22 de Noviembre de 1568. Sus padres, Don Gregorio de Villanueva y Doña Luisa de Balbuena, eran hidalgos naturales de aquella poblacion.
    Se ignoran los motivos que haya tenido Balbuena para adoptar el apellido materno, único que aparece en sus primeros ensayos poéticos, y con el cual autorizó despues todas sus obras y ejerció altas dignidades de la Iglesia.
    No había pasado aún de la adolescencia cuando se embarcó para Méjico, donde vivía entónces un tio suyo, canónigo de la catedral, llamado Don Diego de Balbuena, de quien hace mencion el virrey Don Martin Enriquez en carta dirgida á Felipe II[9]. Allí continuó don Bernardo de Balbuena sus estudios hasta graduarse de Bachiller.
    Desde muy jóven empezó á dar brillantes pruebas de su aplicacion, de su talento y de sus naturales dotes para el cultivo de la poesía, obteniendo premio en tres certámenes públicos. Uno de éstos, celebrado con motivo de la festividad del Corpus, fué tan brillante y solmene, que la adjudicacion del premio obtenido por Balbuena se hizo en presencia del Arzobispo Don Pedro de Moya y seis Obispos más, que á la sazon asistían al tercer concilio mejicano (1585).
    Volvió á la Península á mediados del año 1608; se graduó en Sigüenza de Doctor en teología, y obtuvo poco despues la abadía mayor de Jamaica. Antes de esta fecha había terminado el poema Bernardo, y se lo dedicó al famoso Conde de Lemos, protector de las letras y de los grandes ingenios en aquel tiempo. No pudo publicarse desde luégo dicho poema, porque el autor se vió precisado á volver en seguida al Nuevo Mundo, á donde le llamaban los importantes deberes de su cargo. Sólo llegó á publicar entónces la primera edicion de El Siglo de Oro. (Madrid, 1608).
    Ninguna noticia importante hemos podido adquirir acerca de la residencia de Balbuena en Jamaica. Muchos y valiosos debieron ser, sin embargo, los servicios que prestó á la Iglesia y á la patria desde aquel país remoto, cuando en 1620 fue nombrado Obispo de Puerto-Rico, Diócesis que en aquel tiempo comprendía, además de esta Antilla, las islas de Margarita, Trinidad y San Martin, y las ciudades y poblaciones de Cumaná, Cumagote, Nueba Barcelona, San Felipe de Austria, Santo Tomé de Guayana y algunos otros lugares de tierra firme.
    En 1622 asistió Balbuena á un concilio provincial celebrado en Santo Domingo, segun consta en varios documentos procedentes del archivo de Indias (de Sevilla); pero aunque había sido ya electo Obispo de Puerto-Rico dos años ántes, no asistió al concilio en representacion de dicha Diócesis, segun el respetable testimonio de Don Diego Torres de Vargas, cronista y canónigo de esta catedral, quien asegura que, hallándose vacía la sede episcopal de las pequeñas Antillas, fué representada en el concilio por el racionero Don Bernardino Rivero y Castilla.
    Llegó Balbuena á Puerto-Rico y tomó posesion de su cargo el año 1623, terminado ya el concilio, al que asistieron además el Arzobispo metropolitano Fray Pedro de Oviedo; Fray Gonzalo de Augulo, Obispo de Caracas; Don Agustin Serrano, Dean y representante del Obispo de Cuba, y otras dignidades eclesiásticas.
    El mismo Torres de Vargas, ya citado, asegura en su reseña histórica, escrita en la primera mitad del siglo XVII, que Balbuena vino rico á este país.
    «Pretendió (añade) hacer un convento de monjas Bernardas en el Viso, pueblo de Extremadura, y aunque envió muchos frutos y dineros en los navíos que salieron aquellos años de este puerto, los más se perdieron, con que conociendo que Dios nuestro señor quería que se gastase la renta en utilidad de la parte donde se ganaba, mudó de parecer, y habiendo fallecido el año 625, mandó su hacienda á la Iglesia con encargo de que se labrase una Capilla de San Bernardo para sagrario, y en ella se colocasen sus huesos, dotando la lámpara del aceite que pudiera gastar cada año, y en cada primer domingo de mes se le dijese una misa cantada, y el dia del Señor San Bernardo otra, con sermon y vísperas, como todo se hace».
    «Tambien los oficiales de la Real Hacienda pusieron pleito al testamento de dicho Obispo, por decir que no era válido su otorgamiento; y S. M. mandó se diese la hacienda á la Santa Iglesia».
    Nótese que el Licenciado Torres de Vargas fija la fecha del fallecimiento de Balbuena en 1625, cuando casi todos los autores europeos que han escrito acerca de este suceso convienen en que ocurrió dos años despues, ó sea el 11 de Octubre de 1627. La opinion de Torres de Vargas tiene en nuestro concepto gran autoridad, no sólo por su carácter de cronista, sino por ser coetáneo de Balbuena y canónigo de la misma catedral donde se depositaron los restos mortales de aquel ilustre poeta. Estaba, pues, en posesion del archivo eclesiástico, y conoció –segun expresamente lo declara– la capilla de San Bernardo que servía de tumba á su fundador, en la que, como era y es costumbre, estaría de manifiesto la fecha exacta de su muerte.
    Como en aquel edificio se hicieron grandes variaciones durante los siglos XVII y XVIII, y algunas de ellas con poco respeto á los nombres de personas ilustres allí enterradas, no se conserva túmulo ni inscripcion que señale expresamente la tumba del insigne prelado. Sólo á fuerza de investigaciones y diligencias hemos podido averiguar que la antigua capilla de San Bernardo corresponde al lugar donde está hoy el altar del Santo Sepulcro, y que bajo aquel pavimento se hallan las cenizas de Balbuena.
    En la toma y saqueo de Puerto-Rico por los holandeses (1625) se perdieron todos los documentos del obispado, todos los libros y papeles de Balbuena, y cuanto había en la casa episcopal[10]. De aquí, como ya queda dicho, la carencia de datos precisos y de noticias circunstanciadas acerca de los últimos años de Balbuena, y, lo que es más sensible áun, la desaparicion de sus obras inéditas La Cristiada, La Alteza de Laura, El arte nuevo de poesía y la Cosmografía Universal.
    Tal vez hubiera seguido al misma suerte El Bernardo ó la Victoria de Roncesvalles, si el autor no le hubiese mandado á Madrid poco más de un año ántes del saqueo.
    Explica Balbuena en el prólogo de esta obra (escrito en Puerto-Rico) las causas que hasta entónces le habían impedido publicarle, y con ellas se disculpa de dar en tal ocasión á la estampa un poema caballeresco, «no conforme en rigor con lo que tocaba (dice) á su oficio y dignidad y á la profesion de púlpito y estudios de teología».
    La tradicion del pueblo puerto-riqueño, que recuerda con especialidad á sus bienhechores y posee en alto grado el don de la gratitud, atribuye á Balbuena afabilidad y dulzura de carácter, sencillez y pureza de costumbres, constancia y tino exquisito en las prácticas de la caridad, aficion decidida á los ejercicios del púlpito, y fácil, brillante y conmovedora elocuencia.
    A su fallecimiento dejó todos sus bienes á favor de esta iglesia catedral, como lo expresa el párrafo transcrito, encargando la construccion de una capilla para sagrario dedicada á San Bernardo.
    Aún se dicen las misas y se celebran la festividad y vísperas mencionadas, en cumplimiento de su postrera voluntad.



    II.





    EL BERNARDO.





    A alcanzar con mi pluma á donde quiero
    Fuera Homero el segundo, yo el primero.



    Balbuena.








    Si en vez de aquilatar el mérito de una obra, examinando igualmente sus bellezas y sus imperfecciones, tratáramos sólo de formar juicio acerca de las aptitudes de su autor; si en vez de apreciar concienzudamente el pró y el contra del Bernardo, tal como se ha dado á la estampa, nos propusiéramos demostrar únicamente las grandes facultades de Balbuena para el cultivo de la poesía, especialmente de la épica, no vacilariamos en proclamarle el más grande y extraordinario de los poetas clásicos españoles que se han ejercitado en este dificil género. Ninguno de ellos, sin excepcion de Ercilla ni de Lope, llegó á poseer las maravillosas dotes de que ya en los comienzos de su juventud daba pruebas del insigne autor del Bernardo. Brillante y poderosa fantasía, imaginacion fecunda y lozana, maravillosa inventiva, facilidad extraordinaria para la versificacion, magnificencia y fuerza de colorido en las descripciones, espontaneidad y valentía, variedad de tonos, ciencia nada comun y conocimiento profundo de los afectos y las pasiones, todo lo poseía en alto grado el poeta manchego, y de todos dejó brillantes pruebas en los diversos géneros en que se ejercitó su privilegiada pluma, si bien estas grandezas se revelan más frecuentemente y con mayor abundancia en el Bernardo. ¡Lástima que entre tantas excelencias se encuentren en esta obra muchos y muy notables defectos que la deslucen!
    La compuso Balbuena en los primeros años de su juventud, cuando la inspiracion de los poetas afluye y se desborda fácilmente, sin que pueda contenerla el estéril formalismo retórico, más bien impuesto por la autoridad de las áulas que afianzado aún en el criterio propio por medio del buen gusto y la razon. Terminado apénas el estudio de humanidades, ardiendo en impaciencias de poeta novel por aplicar los conocimientos adquiridos y dar forma á las ideas que bullian en su imaginacion, dió principio á la obra impulsado por su poderoso aliento, se encariñó con el asunto (que era de por sí patriótico y grande como pocos), creció la inspiracion y el entusiasmo del poeta á medida que desarrollaba el carácter de su magnífico héroe, y aquella imaginacion fecunda y exaltada por el fuego de la juventud amontonó episodios y descripciones en número tal, que aunque asombran y maravillan por su variedad y riqueza, perjudican la accion y la enredan hasta formar á veces un verdadero laberinto.
    Y de aquí nacen los principales defectos del poema. En medio de aquella monstruosa prodigalidad, no era posible proceder con método ni aplicar con madura reflexion y discreta mano los correctivos de la lima. Su estilo es, por lo tanto, desigual, desaliñado en ocasiones, y frecuentemente incorrecto. En los pasajes de más elevacion y bizarría se encuentran expresiones bajas y triviales; al lado de pensamientos y frases que admiran por su novedad, belleza y energía se leen á menudo conceptos vulgares, rebuscados equívocos y juegos de palabras nada propios de la majestad épica. Ya es un ingrato y duro prosaismo que destruye á lo mejor la cadencia de un magnífico trozo de poesía; ya una prolija amplificacion que perjudica el efecto de primorosos rasgos descriptivos; ya una série de alambicados pensamientos que deslucen ó amenguan el mérito de alguna expresion feliz, ó una inconsiderada aglomeracion de ideas pobres y secundarias, que redundan en detrimento de la principal.
    En ninguna otra produccion de nuestro Parnaso antiguo se revelan á la par más altas dotes y más inexperiencias y descuidos que en el Bernardo, y por la misma razon es más difícil la conformidad de pareceres cuando se trata de juzgarle.
    Quintana le compara con una gran mina de oro, en la que este precioso metal está mezclado con tierra y escoria que le empeñan y le deslustran. «Pero no hay duda (añade) que hay oro en gran cantidad, y de elevados quilates, y el libro no por ser defectuoso deja de ser un riquisimo minero de invenciones de fantasía admirables, de diccion poética y de versificacion».
    Tal es, en efecto, este poema extraordinario. En cualquiera de sus páginas se encontrarán sin esfuerzo grandes bellezas de fondo y de forma, así como descuidos y desaciertos censurables. La misma facilidad para hallar en él lo bueno ó lo malo, el oro ó la escoria, la inspiracion ó la impericia, da márgen á que se extremen fácilmente los juicios en pró ó en contra, segun que el ánimo del crítico esté más ó ménos predispuesto á percibir bellezas ó imperfecciones.
    Esta circunstancia explica y disculpa en cierto modo el poco aprecio en que se tuvo el Bernardo durante el siglo XVIII y parte del XIX, y con especialidad en el período más decadente de nuestra literatura patria.
    La crítica de negacion que predominó en España desde la época de Luzan hasta la de Moratin el hijo, no era la más á propósito para reconocer y pregonar aquellas bellezas, ni para transigir siquiera con las osadias del genio, cuando no se ajustaban á los estrechos patrones de la escuela galo-clásica. No podian, ciertamente, absolver á Balbuena los que condenaban á Calderon.
    Uno de los que más acerbas críticas dirigieron contra el Bernardo, y el que más contribuyó sin duda á prevenir contra dicho poema el ánimo de la juventud estudiosa, fué D. José Gómez Hermosilla, helenista y retórico apreciable, pero crítico anatómico y apasionado, que descomponía los versos y contaba las sílabas para juzgar por sinalefa más ó menos el mérito de poetas como Melendez Valdés. Adorador idólatra de la fórma y apóstol del tradicionalismo seudo-clásico, juzgaba con excesiva severidad las obras que no se acomodaban estrictamente á las reglas de aquel sistema.
    Sólo así se comprende que Gomez Hermosilla, á quien no puede negarse gran instruccion literaria y talento nada comun, llegara hasta el punto de prescindir casi por completo de las innegables bellezas del Bernardo, y agotara el vocabulario de las frases más depresivas en la exageracion de los defectos. Ofuscado por el exclusivismo de escuela ó atento nada más que á la censura de las imperfecciones, no vió ó no quiso ver los relevantes méritos del poema.
    Los progresos de la crítica han venido posteriormente á rectificar la opinion, extraviada por largo tiempo, acerca de esta y otras muchas obras importantes de nuestros clásicos.
    El insgine Quintana, á quien hemos citado ya en otro lugar, coloca el autor del Bernardo á la cabeza de nuestros poetas épicos, y declara que esta obra, considerada como prueba de fuerzas poéticas en un jóven que acababa de salir de las áulas, no sólo es muy estimable sino en cierto modo maravillosa.
    D. Vicente Salvá, en su introduccion y notas al Arte de hablar en prosa y verso, vindica á Balbuena de las apasionadas censuras de Hermosilla.
    Gil de Zárate hace honrosa mencion de las bellezas del Bernardo, sin desconocer sus defectos, y concede á Balbuena muchas más dotes poéticas que al famoso autor de La Araucana.
    D. Cayetano Rossell admira las extraordinarias facultades de Balbuena, y le llama paradoja personificada, aludiendo á su asombrosa facilidad para producir á un tiempo mismo notables bellezas y notables imperfecciones.
    D. José Amador de los Rios reconoce asimismo las raras disposiciones de Balbuena y los méritos de sus obras.
    Por último, D. Pedro Alcántara Garcia proclama el Bernardo como el mejor de los poemas épico-caballerescos escritos en castellano, y dice que su autor compite con Ariosto en fantasia, y con Lope de Vega en facilidad para versificar, aventajándole en esmero.
    En apoyo de nuestra opinion, ya que no la necesita en el concepto público la de los escritores citados, pudiéramos reproducir fragmentos y pasajes de este poema, en número tal que llenaran un grueso volúmen; pero ni lo consienten la índole y dimensiones del presente trabajo, ni tendríamos tampoco la seguridad de elegirlos con acierto entre las cinco mil octavas de que consta próximamente este primer fruto de la portentosa y desarreglada fecundidad de Balbuena.
    Copiaremos, sin embargo, algunos brevísimos trozos, que no son ciertamente los mejores, para dar siquiera una remotísima idea de la versificacion del Bernardo á los que aún no hayan tenido ocasion de leerle:
    Hablando, al empezar, de los desgraciados amores del conde de Saldaña y la princesa hermana de Alfonso el Casto, que dieron por fruto el héroe del poema, díce:



    Tuvo el rey Casto una gallarda hermana,
    Y hubo en Saldaña un conde valeroso,
    Ella Vénus en gala cortesana,
    Y él en braveza Marte belicoso;
    Y ambos de la nobleza castellana
    La fuente de caudal más abundoso,
    En quien mostraron su poder á una,
    Los tiempos, el amor y la fortuna.



    El tiempo les dió en gracia y gentileza
    Colmando á sus deseos la medida,
    Y del pródigo amor la ancha largueza
    Todo el vivo placer con que convida:
    Sólo de la fortuna la tibieza
    Su gloria dejó en llanto convertida,
    Con que sus gustos vueltos en dolores
    Tuvieron más de amargos que de amores.



    Nótese la viveza y naturalidad de este relato. En él demuestra Balbuena que sabía concentrar los pensamientos y escribir con sobriedad y soltura.
    No es ménos digna de notarse la octava siguiente, en la que Teudonio condensa los rasgos principales de su historia.



    Estado tuve, y tengo suficiente,
    Por mí y por mis mayores levantado.
    De reyes como rey soy descendiente,
    Y tan leal a él como agraviado:
    Un tiempo me trató por su pariente,
    Con favor y caricias de privado;
    Mas siempre las privanzas de los reyes,
    Como viven sin ley, mueren sin leyes.



    Hay precision, verdad y alteza, de conceptos en la siguiente descripcion profética de D. Juan de Austria, puesta en boca de una ninfa:





    Yo digo de aquel principe famoso
    Que á España vestirá de luto y llanto,
    Despues que su valor vuelva espantoso
    El seno de Corfú y el de Lepanto;
    Y desde allí, con triunfo victorioso,
    Al espanto del mundo ponga espanto,
    Mostrando en esto ser hijo segundo
    De Cárlos quinto, emperador del mundo.



    Es bella y rica en imágenes la siguiente descripcion de un rio:





    El dios deste lugar, sagrado rio,
    De verdes cañas y ovas coronado,
    El rostro y barba llenos de roció,
    Lloviendo arroyos de sudor helado;
    Dando vida rumor al bosque umbrio,
    Y en urna trasparente reclinado,
    Del lugar con el mio más vcino
    Salió rompiendo el muro cristalino.



    Sin algun leve resabio de culteranismo, propio de la época en que se escribió, la siguiente descripcion de la noche pudiera competir dignamente con las mejores de Virgilio:





    Iban pasando entre el silencio mudo
    La oscura noche
    Por mí y por mis mayores levantado.
    De reyes como rey soy descendiente,
    Y tan leal a él como agraviado:
    Un tiempo me trató por su pariente,
    Con favor y caricias de privado;
    Mas siempre las privanzas de los reyes,
    Como viven sin ley, mueren sin leyes.



    Las comparaciones, que á veces abundan con exceso en ciertos pasajes de El Bernardo, son generalmente exactas y naturales, distinguiéndose no pocas por su belleza y novedad. Copiaremos algunas de distinto género:





    Dijo: y cual bravo toro que admitido
    Ve en su lugar quien le ha desafiado,
    En rabia ardiendo, en zelos encendido,
    Corva la frente, el pecho levantado,
    Escarbando la tierra al fresco ejido,
    Queriendo de una vez quedar vengado,
    Y, la zelosa riña terminada,
    Libre y señor de su vaquilla amada;
    Así &ª


    .............................................................


    Cual pardo huron ó astuta comadreja,
    A cazar sube un pájaro en su nido,
    Que al hueco abrigo de una corva teja
    Seguro se juzgaba y escondida;
    Tal la arrugada y carcomida vieja,
    Pegada al muro y sin hacer ruido,
    Poco á poco se acerca á la hermosura,
    De la eficacia de su ardid segura.



    En la siguiente se manifiesta más que en las anteriores la desigualdad y desaliño á que ya hemos hecho referencia. A no ser por el segundo verso, que es malo y no parece escrito por la misma mano que trazó los restantes de la octava, sería ésta la mejor en su género de cuantas se han escrito en nuestro idioma:





    Cual bello cisne sobre el crespo vado
    De Meandro, sin que en él se le consuma,
    Del blanco pecho del tumbo levantado,
    Cercos engarza de liviana espuma,
    Y en remolinos de cristal cuajado,
    Humedeciendo va la leve pluma,
    Hasta que al fin entra la juncia verde
    Al suave son de su cantar se pierde;



    Asi luchando el español guerreros
    Por las saladas ondas discurria, &ª



    Es notable por su vigor, viveza y energía, la siguiente pintura de Ferragut





    Fué Ferragut un bárbaro brioso,
    De fornida estatura de gigante,
    Miembros doblados, ánimo orgulloso,
    Colérico en sus gustos y arrogante:
    En fuerzas firme, en cuerpo poderoso,
    Velludo el rostro y áspero el semblante,
    Y en el llegar con su opinion al cabo
    Entre los valerosos el más bravo.



    En punto á descripciones no es cosa fácil elegir acertadamente muestras en el Bernardo. ¡Tal es la abundancia y variedad de las que adornan este poema!
    Copiamos á continuacion dos de las más breves, para dar una idea de la facilidad, entonacion y riqueza de colorido que poseia Balbuena para este género de producciones.
    Pinta en la primera un sitio ameno y delicioso en las márgenes del Ebro. Hay en ella elegancia, espontaneidad y animacion:



    La fresca vid al álamo sombrío
    Sus ramos dulcemente encadenaba,
    Y á costa del humor del manso rio
    De una inmortal frescura le adornaba,
    Donde al ardiente sol, el blando frio
    Con pardas frescas sombras convidaba,
    Y á contemplar en su cristal profundo
    Otro bosque, otro cielo, y otro mundo.



    En este alegre soto entretenido
    Sus flores Ferragut pisa contento,
    Y del lugar y del calor movido,
    Un nuevo busca y apacible asiento:
    Éste halla fresco, el otro más florido,
    Aquí hay más verde juncia, allí más viento,
    Hasta que, de uno en otro remolino,
    De un raudal espumoso al salto vino.



    Al sordo murmurar que se despeña,
    El hondo valle suena comarcano,
    Y de una peña dando en otra peña,
    De aljófar lleno salta al verde llano:
    Aquí una cueva está que, aunque pequeña,
    Hecha parece por divina mano,
    En cuyo húmedo seno y hueco frio
    Las deidades habitan de aquel rio;



    Donde en tiernos cuidados ocupadas,
    En grutas de cristal y ondas ceñidas,
    Las ninfas sobre telas delicada
    Sus amores dibujan y sus vidas:
    Las rubias hebras de oro marañadas,
    Entre la blanda lana retorcidas,
    A vueltas muestran de sus lazos bellos
    Mil lances de primor dellas y dellos.



    Aquí entre olores que tributa el prado,
    Al ronco estruendo del cristal rompido,
    El moro en graves trazas ocupado,
    Sin saber cómo, se quedó dormido;
    Débil Morféo en paso sosegado
    El sentir le robó sin ser sentido,
    Al blando entrar de una quietud suave,
    Que al sueño abrió, y al alma echó llave.



    En esta otra se refiere la lucha de una ninfa y un sátiro, al cual dá muerte luégo el moro Ferragut. Hay en ella naturalidad, fluidez y precision:





    En mil lazos el sátiro encadena
    El delicado cuerpo transparente,
    Y la boca de amarga espuma llena,
    Ya el dulce aliento de la ninfa siente,
    Que á desdeñosos golpes le refrena,
    Y en teson duro, y forcejar valiente,
    El torpe nudo huye, y feo semblante
    Del atrevido deshonesto amante.



    Procura libertar el tierno cuello
    Del peligroso nudo de sus brazos,
    Y el sátiro importuno el bulto bello
    Más encadena en amorosos lazos:
    El cendal rompe, troza los cabellos,
    Y el cuerpo sin piedad hace pedazos,
    Y todo en vano, que aunque no rendida
    Está de la ocasion del gusta asida.



    Cual parda sierpe, que de nudos llena,
    El águila real lleva á su nido,
    Las alas con sus rosas encadena,
    Y en ellas cuerpo y piés le tiene asido;
    O escura hiedra, que en maraña amena,
    El tronco á un olmo deja entretejido;
    O el blanco risco que la jibia tiñe;
    O el pulpo en negros lazos teje y ciñe:



    Tal el lascivo sátiro envolvia
    La bella ninfa en su prision forzada:
    El moro que entendió lo demasía
    Del torpe amor y el tiempo ocasionada,
    Del fresco lecho salta en que dormia,
    Y al vano amante la desnuda espada
    Al ciego corazón le guió de suerte,
    Que echó fuera el amor, y entró la muerte.



    Por lo que respecta á la forma de narracion, pueden tambien servir de muestra las siguientes octavas, del combate de Bernardo con Roldan:





    Cual generoso leon que entre el rebaño
    De algun collado de Getulia estrecho,
    Cansado de matar y de hacer daño
    Las garras lame y el sangriento pecho,
    Si un dragon ve venir de bulto extraño,
    La oveja que á matar iba derecho
    Deja, y en crespa crin y aire brioso
    Se arroja al enemigo poderoso;



    Asi el bravo español, viendo de léjos
    Lucir las armas del señor de Aglante,
    Tras sus nuevos vislumbres y reflejos
    Feroz sale á ponérsele delante,
    Herida el alma de los tristes dejos
    Del malogrado primo y tierno amante;
    Bien que el Marte francés al desafio
    No salió con menor aliento y brio.
    ..............................................................



    Llenos de horror y sangre, y los paveses
    Por el campo sembrados, los caballos
    De las vueltas, vaivenes y reveses
    Ni ya pueden aquí ni allí llevallos;
    Hechas sangrientas rajas los arneses,
    Por ver si así podrán mejor quebrallos
    A brazo se asen, y en alientos mudos
    Los pechos gimen en los fuertes nudos.



    De los guerreros la indomable fuerza
    La de los dos caballos trajo al suelo,
    Donde saltando cada cual se esfuerza
    A mostrar la que en él ha puesto el cielo:
    Crecen los nuevos golpes y refuerza
    El honor lo que falta, que el rezelo
    De perderle en el alma que le estima,
    La punta es de rigor que más lastima.
    .............................................................


    Y ántes que hallase tiempo conveniente
    De rehacer su furia, con dos manos
    Alta la espada, sobre el yelmo ardiente
    Bajó gimiento por los aires vanos:
    La celada rompió el golpe valiente,
    Sonó el eco en los valles comarcanos,
    Y aunque no cayó el conde, del ruido,
    Quedó atronado el uso del sentido.
    ............................................................





    Añadiremos, por último, algunos rasgos notables por la belleza ó la energía de la expresión:





    Dejaré, por ser tuyo, de ser mio.


    ......................................................


    Rayos que haceis estremecer el cielo.


    ......................................................


    La noche reina y el horror preside.


    ......................................................


    Al espanto del mundo ponga espanto.


    ......................................................


    Las venturas halladas en cadenas,
    sólo para lloradas salen buenas.
    ........................................................


    Que siempre las privanzas de los reyes,
    Como viven sin ley, mueren sin leyes.
    ........................................................


    Al mozo altivo, en su español denuedo,
    Ni un mundo de contrarios causa miedo.



    Por los fragmentos copiados, que como ya queda dicho no se han elegido con gran esmero, sino que fueron tomados de entre lo ménos defectuoso que hallamos al azar, se puede comprender hasta qué punto de perfeccion hubiera podido llegar Balbuena en esta obra, si la impaciencia juvenil no le hubiese precipitado en la realizacion de una empresa más propia de la madurez reflexiva de un maestro, que de la desenfrenada facundia de un estudiante de corta edad.
    Ya dijímos que al lado de estas y otras muchas bellezas que avaloran las páginas del Bernardo, se hallan con frecuencia descuidos é imperfecciones lamentables, y de ellos copiaríamos aquí algunos ejemplos á no habernos precedido ya en tan ingrata labor los apasionados censores de Balbuena. Debido á la diligencia que ellos mostraron en exagerar y hacer públicos aquellos defectos, resulta ahora más fácil y agradable nuestra tarea; que siempre es enojoso poner tildes y señalar lunares en obras de tal importancia y magnitud.
    Por lo que respecta al argumento, es indudable que el Bernardo aventaja á todos los demás poemas españoles de esta clase. Ni Ercilla cantando las titánicas luchas de los españoles contra los araucanos, que al fin defendían su independencia patria; ni Lope derrochando el inagotable caudal de su inspiracion poética en la narracion de una cruzada que termina con el triunfo de Saladino sobre los príncipes cristianos; ni Juan de la Cueva celebrando el triunfo de San Fernando en la conquista de Sevilla, pueden compararse con Balbuena en este punto.
    El héroe del Bernardo es más poético, más popular y más propio de la epopeya, y su hazaña es más generosa, más grande y más patriótica que la de aquellos adalides. No lucha por conquistar pueblos extraños, sino para defender el propio; no impone el derecho de la fuerza, sino que le rechaza. Su triunfo no es el triunfo de la ambicion, sino el del patriotismo. No provoca el combate: sólo acude á él para defender á su patria contra un injusto y poderoso invasor.
    Bernardo, hijo de ilegítimos amores entre el famoso conde de Saldaña y una princesa hermana de Alfonso el Casto, se educa en poder y bajo los auspicios del mago Orontes, que le instruye, le inspira grandes virtudes y le adiestra en el manejo de las armas y en el arte de la guerra. Ofendidas las Hadas por el orgullo y poderío de Carlo-Magno, que á la sazon oprimía y avasallaba el mundo, designan al jóven héroe como ejecutor del castigo que previenen contra el ambicioso Rey y contra sus doce Pares. Para que Bernardo realizara esta gran hazaña, dando muerte al encantado Roldan, debía revestirse ántes con las armas de Aquiles. Sale para Oriente, en busca de ellas, despues de haber salvado la vida al rey su tio, mostrando ya en esta accion admirable destreza y bizarría. Sucédenle muchas y muy variadas aventuras, que constituyen otros tantos episodios del poema, y, una vez provisto de las famosas armas, tiene el primer encuentro con Orlando, realiza la gran empresa del templo de la Fama, en donde liberta á Orontes, su ayo, en union de trescientos caballeros españoles, y con ellos marcha en auxilio del rey su tio, que á la sazon se disponía á rechazar las tropas de Carlo-Magno situadas ya en la parte española de los Pirineos. Se dá por fin la batalla de Roncesvalles, en la cual queda España libre, abatido el poder del orgulloso monarca y muerto Roldan á los piés de Bernardo del Carpio, el magnífico héroe del poema.
    El asunto es grande, patriótico, popular, y de los más apropiados que ofrecen nuestras tradiciones para la formacion de un poema épico nacional. La época lejana, guerrera y caballeresca á que se refiere, las creencias, las costumbres y las preocupaciones de aquél tiempo; la grandes y maravillosidad atribuidas por la brillante imaginacion de los españoles al héroe legendario de Roncesvalles, son circunstancias muy favorables que supo elegir con gran acierto el inspirado autor del poema.
    Hay verdadera grandeza en el carácter de Bernardo, y en general está bien sostenido. Lo mismo puede decirse de varios personajes principales, aunque otros dejan bastante que desear, y alguno hay que aparece y desaparece en el curso de la obra sin la debida justificacion.
    De la parte maravillosa puede decirse que está empleada con regular acierto, exceptuando alguno que otro detalle de supersticiosa y vulgar hechicería.
    El plan está bien concebido y medianamente dispuesto, no faltan en su distribucion arte y regularidad, y hasta la misma accion ofrecería pocos reparos á la crítica, si no la hicieran lenta, complicada y á veces incoherente los frecuentísimos episodios que la embarazan. Sobre este punto bastará añadir á lo ya dicho, que sin ser la accion del Bernardo igual en magnitud á la de La Iliada, resulta el poema castellano cuatro veces mayor que el griego.
    Como es natural en un poeta recien salido de las aulas, y siguiendo tambien el gusto que entónces predominaba en la poesia épica, Balbuena imitó á Homero y á Virgilio en algunos paisajes del Bernardo. Tambien tiene algunas imitaciones de Ariosto, aunque en estas últimas no suele ser tan feliz como en las primeras, á causa de que la nota regocijada festiva era la más débil entre la asombrosa variedad de tonos que poseía la musa peculiar de nuestro poeta.
    En resumen: el Bernardo es una de las más importantes y valiosas producciones épicas del Parnaso antiguo español.
    Aunque –por la edad en que su autor le escribió y por haberse editado en su ausencia[11]– dista mucho de ser un modelo de correccion, revela claramente las admirables dotes de su autor para la poesia heróica.
    No llega á la perfeccion, pero traspasa y con mucho los límites de lo adocenada y comun.
    Si no es la obra de un gran maestro, es la obra de un gran poeta.
    Con los elementos que en ella atesoró Balbuena, pudiera formarse un poema capaz de competir con los mejores de su clase.
    Tal como es, basta para constituir una gloria legítima de nuestra literatura nacional.



    III.


    EL SIGLO DE ORO.





    Después de lo dicho sobre el Bernardo, poco más añadiremos acerca de las otras dos obras que nos han quedado del mismo autor; no porque sean indigna de él, pues por sí solas hubieran bastado para darle un honroso puesto en la Parnaso español, sino porque el Bernardo es, entre las obras de Balbuena conocidas, la más genial y característica, la que revela más claramente la personalidad literaria de su autor y sus principales aptitudes.
    Es presumible que entre las obras inéditas de este poeta que se perdieron en el incendio y saqueo de Puerto-Rico, hubiera alguna capaz de superar al Bernardo en ejecución y pensamiento. Tal vez La Christiada, escrita ya cuando las facultades poéticas de Balbuena se hallaban en toda su plenitud seria un poema heórico superior al primero, pues no debe creerse que tan religioso poeta cantara con ménos elevacion y entusiasmo al héroe del Gólgota que al héroe de Roncesvalles; pero por desgracia no nos han quedado pruebas efectivas para dar más firmeza y fundamento á esta lógica deduccion.
    Dos obras, además del Bernardo contribuyeron á la merecida fama de Balbuena. Ambas las escribió en su juventud, y fueron publicadas por primera vez á principios del siglo XVII.
    La novela más importante de ellas es la titulada El siglo de oro, novela pastoral en la que alterna la prosa con los versos, segun el gusto á que se ajustaba en aquella época esta clase de producciones. No se distingue esta obra por la novedad del argumento ni por el interés de la accion. Su prosa, aunque algo afectada y difusa, es frecuentemente armoniosa, abundante, rica en matices, en rasgos de ingenio y en primores de diccion.
    Pero lo que constituye la mejor la mayor belleza, el mérito principal de El siglo de oro son sus versos, especialmente las doce églogas distribuidas entre los capítulos de la obra, como preciosas perlas engastadas en un metal relativamente pobre.
    Algunas de estas églogas son felices imitaciones de Virgilio, Teócrito, Sanazaro y otros bucólicos de fama.
    En este género aventajó Balbuena á todos los poetas españoles, con excepcion de Garcilaso, á quien suele igualar á menudo en sencillez y dulzura.
    Observador de la naturaleza y de sus leyes, supo acercarse á la realidad aún en las églogas ó escenas pastoriles, género que ya en aquella época tenía mucho de convencional y de ficticio.
    Asi como los pastores de Balbuena, si les falta á veces el candor y la ingenuidad de los de Garcilaso de la Vega, son en cambio más pastores que ellos, ganando en humanidad lo que pierden en idealismo.
    Sirvan de muestra los trozos siguientes de un diálogo entre dos pastores que celebran á competencia el amor y los encantos de sus zagalas respectivas:



    CLARINEO.


    Galatea conmigo anda jugando,
    Llámame, vuelvo, y luégo se me esconde,
    Y huélgase de verme andar buscando.



    DELICIO.


    Cuando me aguarda Filis en el rio,
    Yendo á lavar los paños, luégo pierdo
    En el monte por ella mi cabrio.
    ...................................................................


    Aquella que por selvas y quebradas
    Seguir me hace el amor, de mi se duele,
    Bien que lo encubre y borra las pisadas.



    CLARINEO


    También sé yo que mi pastora suele
    Preguntar dónde estoy, sino me halla,
    Y llora porque vuelva y la consuele.



    Bellísimo es también el siguiente pasaje, en el que aún se dulcifica más el tono, á medida que el asunto va siendo más delicado y apacible:





    Tambien yo, si alabarme pretendiese,
    Mi Filis tengo y soy enamorado,
    Y aun holgaria que ella lo supiese;
    Que cuando llevo á casa mi ganado,
    Suele aguardarme sola en el camino
    Y me asombra si paso descuidado.
    Rosas le llevo y flores de contino,
    Y pongo las guirnaldas á su puerta
    Y me huelgo en hablar con su vecino.



    Más adelante dice con no ménos dulzura y naturalidad:





    Cogida tengo de la vid temprana
    A Filis una cesta de dulzura
    De tiernas uvas de color de grana.
    .........................................................


    Dulce es el fresco humor á los sembrados,
    Y al ganado es la sombra deleitosa,
    Y más Tirrena á todos mis cuidados
    Abre el clavel, despliégase la rosa,
    Brota el jazmín y nace la azucena,
    En dando luz los ojos de mi diosa.



    Aunque demasiado cultos quizás para puestos en boca de un pastor, los siguientes versos de la égloga primera constituyen un buen modelo de bella y galante poesia:





    Los nuevos resplandores de la aurora,
    Las tiernas rosas, las doradas flores,
    Cuanto en los senos del verano mora;
    No son más que imperfectos borradores
    Do quiso retratarse tu belleza,
    Dados como al descuido los colores.
    Las perlas con que el alba se adereza,
    Y el mundo argenta y viste de alegria,
    Las nubes llenas de oro y de riqueza;
    Los mensajeros del alegre dia,
    La luz que siembran por la tierra y cielo,
    Sin tí, pastora bella, es noche fria,
    Tristeza, enfado, angustia, desconsuelo.



    No habrá seguramente en castellano muchos trozos que aventajen en armonia, belleza, dulzura y novedad:





    El sol, la luna, el alba y el lucero,
    Las doras estrellas,
    Los ejes de oro en que restriba el cielo,
    El dia placentero
    Bañado en luces bellas,
    Lloviendo lumbre y gloria por el suelo,
    Son, pastores, los bienes que á manojos
    Saca amor por las puertas de sus ojos.
    ................................................................


    Quisiera aqui pintar de tu pastora
    La boca soberana,
    Conchuela en cuyos senos plateados
    Un paraiso mora,
    De donde llueve y mana
    La gloria que da amor á sus privados,
    Donde lo ménos que hay es el concierto
    De blanco aljófar en rubíes injerto.



    Por estos y otros tesoros de poesia, diseminados en El Siglo de oro, será citado siempre Balbuena entre nuestros primeros bucólicos.
    En los sonetos y las canciones petrarquesas que tambien contiene esta obra, se nota más que en las églogas el culteranismo que ya empezaba en aquel tiempo á viciar la diccion de muchos de nuestros principales poetas.



    IV.


    LA GRANDEZA MEJICANA.





    La Grandeza Mejicana es un poema descriptivo, en el que se enumeran las riquezas, el poder, la poblacion, la industria, las bellezas y diversiones de Méjico.
    Está escrito en tercetos endecasílabos, combinacion métrica que solia manejar Balbuena con suma facilidad, sin embargo de las dificultades que ofrece.
    Hay en La Grandeza Mejicana pomposas y brillantes descripciones, variedad y abundancia ritmica, locucion poética y pasajes dignos del mayor elogio. Su principal defecto consiste en la prolijidad minuciosa de los detalles.
    La imaginacion de Balbuena, de suyo fecunda y afluente, no podia ménos de arrobarse en la contemplacion y pintura de aquella opulenta y magnifica ciudad, que llegó a ser el emporio de la riqueza y cultura del Nuevo Mundo.
    Nunca ha podido ser más disculpable que en esta ocasion aquel defecto que Quintiliano censuraba en las obras descriptivas de Ovídio, diciendo que nunca sabia acabar.
    Para concluir este exámen, dando á la vez una muestra de la prosa de Balbuena, copiaremos las siguientes línea de la introduccion á La Grandeza Mejicana.



    En los más remotos confines de estas Indias occidentales, á la parte de su poniente, casi en aquellos mismos linderos que, siendo límite y raya al trato y comercio humano, parece que la naturaleza cansada de dilatase en tierras tan fragosas y destempladas, no quiso hacer más mundo, sino que alzándose con aquel pedazo de suelo, lo dejó ocioso y vacio de gente, dispuesto á solas las inclemencias del cielo y á la jurisdiccion de unas yermas y espantosas soledades, en cuyas desiertas costas y abrasados arenales á sus solas resurta y quiebre con melancólicas intercadencias la resaca y tumbos del mar, que, sin oirse otro aliento y voz humana, por aquellas sordas playas y carcomidas rocas suena; ó cuando mucho se ve coronar el peinado risco de un monte con la temerosa imágen y espantosa figura de algun indio salvaje, que en suelta y negra cabellera, con presto arco y ligeras flechas, á quien él en velocidad excede, sale á cazar alguna fiera, ménos intrable y feroz que el ánimo que la sigue: al fin de estos acabos el mundo, remates de lo descubierto, y últimas extremidades de este gran cuerpo de la tierra, lo que la naturaleza no pudo, que fué hacerlos dispuestos y apacibles al trato comodidades de la vida humana, la hambre del oro y golosina del interés tuvo mañana y presuncion de hacer, plantando en aquellos baldios y ociosos campos una famosa poblacion de españoles, cuyas relíquias, aunque sin la florida grandeza de sus principios, duran todavia, etc.



    Hay en todo este pasaje gran fortaleza de estilo, y en él se ve que Balbuena poesía en alto grado la facultad de expresar sus pensamientos con originalidad, grandeza y valentía, aún cuando se ejercitara en géneros distintos al de su predileccion, que era el épico, para el cual hemos dicho ya que se hallaba dotado de extraordinarias aptitudes.





    V.


    OJEADA SOBRE LA LITERATURA


    ESPAÑOLA EN QUE LA ÉPOCA EN QUE FLORECIÓ BALBUENA





    Floreció Balbuena en uno de los períodos más brillantes de nuestra literatura patria.
    La poesía lírica, felizmente iniciada en siglos anteriores por el Sabio, el Arcipreste de Hita, el Marqués de Villena, Manrique, Mena, Santillana y otros ingenios, habia adquirido ya gran desarrollo y perfeccion, gracias á los esfuerzos encontrados de Boscán y de Castillejos, al impulso feliz y decisivo de Garcilaso, que armonizó la poesia popular con la erudita, al explendor y naturalidad de que acababan de dotarla Herrera y Fray Luis de Leon respectivamente, y á la riqueza y variedad de tonos que le comunicaban á la sazon los dos Argensola, Jáuregui, Rioja, Góngora, Quevedo y otros célebres poetas del siglo XVII.
    La dramática, después de los esfuerzos y tentativas de Rodrigo Cota, Naharro, Lope de Rueda, Perez de Oliva, Avendaño, Timoneda y otros, acababa de recibir el soberano impulso dado por Lope de Vega, el famoso Fenix de los ingenios, el creador del teatro verdaderamente español. Daban tambien gloria y esplendor á nuestra escena por aquel tiempo Guillen de Castro, Velez de Guevara, Montalvan, Tirso, Moreto, Alarcon, Rojas y otros émulos y felices imitadores de aquél gran poeta, y empezaba á manifestarse en sus primeros destellos el genio esclarecido y magestuoso de Calderon.
    Y como si todas las Musas se hubieran dado cita en España durante aquel glorioso período, la poesia épica, humilde y pobre hasta entónces en nuestro Parnaso, mostróse por primera vez adornada con sus brillantes y soberanos atavíos. A más del Bernardo, se escribieron y publicaron en aquel tiempo La Araucana de Ercilla, el más correcto y regular de nuestros poemas épicos; La Jerusalen conquistada, poema inferior á los dos primeros, aunque sembrado de grandes bellezas, como produccion del insigne Lope; La Christiada, del Padre Hojeda; La invencion de la Cruz, de Zárate, y otros poemas de menor importancia, amén de algunos burlescos ó festivos de mérito excepcional, tales como La Gatomáquia y La Mosquea.
    Por lo que respecta á la prosa, aún cuando no hubieran escrito en aquel tiempo el Padre Mariana, Espinel, Moncada, Melo, Solis, Saavedra Fajardo y otros prosadores ilustres, bastaría decir que en la misma época se escribió y se publicó el Quijote para expresa que fué la más gloriosa y memorable de nuestra literatura clásica.
    En medio de esta variada y espléndida manifestacion del genio literario español, sólo un hombre dotado de las grandes condiciones poéticas de Balbuena hubiera podido llegar á la altura que él alcanzó en el concepto de sus contemporáneos, sin que le abonaran los halagos de la fortuna ni siquiera su residencia en al Corte; ántes bien pasó casi toda su vida sirviendo humildemente á la Iglesia en el Nuevo Mundo, á más de dos mil leguas distantes de aquella hermosa constelación de estrellas de primera magnitud.
    No obstante estas y otras circunstancias, que no podian ménos de influir desfavorablemente en las manifestaciones de aquel privilegiado ingenio, consiguió ilustrar su nombre y contribuir poderosamente á la gloria literaria de su nacion y de su siglo.
    Con ménos impaciencia y más reflexion hubiera llegado tal vez á competir con los primeros poetas épicos de Europa.
    El error de Balbuena, al elegir como obra de prueba la que debia ser obra de empeño, nació sin duda de sus precoces y extraordinarias facultades.
    Era un ingenio excepcional, conoció por instinto sus altos vuelos, y empezó por donde los demás concluyen. Antes de endurecer sus tiernas alas en rastreros ejercícios, prefiere el hijo del águila altanera dar ya claras señales de su orígen en su primer atrevimiento.






    [1] F. Pierce, La poesía épica del Siglo de Oro, Gredos, Madrid, 1968, pág. 173.
    [2] Alberto Lista, «Examen del Bernardo de Balbuena», Revista de Ciencias, Literatura y Artes de Sevilla, Sevilla, (1856), III, págs. 81-92 y 133-143 Cotejando la versión de la revista con el autógrafo de Lista conservado en la Biblioteca Nacional (Ms. 23000) publiqué el trabajo de Lista con nota previa en Analecta Malacitana, XXVIII, 2, 2005, págs. 687-711.
    [3] Se inauguraba la época de los ensayos que abordaban la obra de un poeta o poema único, a través de la «monografía sistemática» (así la cuidada y erudita edición de Aleixandre Nicolas, L’Araucana, poème épique espagnol... traduit complètement pour la première fois en français, París, 1869, 2 vols., y la tesis de Alphonse Royer, Etude littéraire sur l’Araucana d’Ercilla, Dijon, 1879)..., sobre La Araucana, de Ercilla), tras unos primeros estudios «más amplios y globales», «ojeadas históricas de tipo embrionario», «historias literarias» u opiniones de mayor fundamento y finura exegética, como las de Quintana o Ticknor, History of Spanis Literature, Boston, 1849 (F. Pierce, op. cit., 174).
    [4] Urbana, University of Illinois Press (University of Illinois Studies in Language and Literature, vol. XII, nº 1), febrero de 1927.
    [5] John Van Horne, Bernardo de Balbuena. Biografía y crítica, Gudalajara (México), Imprenta Font, 1940, pág. 180.
    [6] Instituto de Investigaciones Estéticas / Universidad Nacional Autónoma de México, 11958, y Universidad Autónoma de México, 21982.
    [7] Hasta 1933 (John Van Horne, «El nacimiento de Bernardo de Balbuena», Revista de Filología Española, 20 (1933), págs. 160-168) no se determinó la fecha correcta de nacimiento del poeta, mientras que para establecer la cronología definitiva de su paso a América habría que esperar a 1955 (Guillermo Porras Muñoz, «Datos referentes a Bernardo de Balbuena», Revista de Indias, X, 41 (1950), págs. 591-597).
    [8] Algunos autores han escrito y escriben Valbuena. Nosotros, sin negar la razon etimológica en que se fundan, escribimos este apellido en la forma ortográfica usada por le mismo autor, que es la más general y corriente.
    [9] Coleccion de Cartas de Indias, publicada por el Ministerio de Fomento. Edicion de 1877, pág. 332.
    [10] «El año 25 saqueó el enemigo esta ciudad y se llevó hasta las escrituras de la Iglesia, y porque no le ofrecieron mucho dinero quemó muchas casas y entre ellas la de la dignidad«, Carta de Damian Lopez de Haro, Obispo de Puerto Rico, 1644, Biblioteca Histórica Puerto-riqueña.
    [11] «El desaliño repugnante de la edicion antigua, sólo es comparable con el abandono indecible que se tuvo en la correccion. Balbuena se hallaba á la sazon en América, y los que se encargaron de publicar su obra en España correspondieron muy mal á su confianza. Además de las erratas groseras, fáciles de advertir por el lector ménos instruido, son innumerables las que destruyen el sentido, hasta el punto de hacerle ininteligible, ó que vician torpemente la medida del verso», Advertencia de la Academia Española en la segunda edicion de El Bernardo, 1807.




    http://www.anmal.uma.es/numero22/Juncos.htm
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  8. #208
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  9. #209
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    ... el Gobernador de Cumaná y el
    reverendo Obispo de Puerto Rico,
    a cuya diócesis pertenece la provincia
    de Cumaná, ... en la ocasión de visita
    que hizo a aquella provincia, de las 15
    misiones que mantenían los religiosos
    observantes ...
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  10. #210
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Carta anónima sobre el estado espiritual de
    las provincias de Cumaná de Guayana, e islas
    Margarita y Trinidad, del obispado de PR.


    Excelentísimo señor: Las dos provincias de Cumaná
    y Guayana, y las islas de Margarita y de Trinidad de
    Barlovento, agregadas en lo espiritual a la isla de
    Puerto Rico, ocupan el espacio de más de 300 leguas
    de terreno, y contienen 10 vicarías eclesiásticas, 20
    ciudades y villas de españoles, 44 doctrinas curadas
    de indios, 82 pueblos de misiones: y en ellos habitan
    más de 70.000 vecinos de todas clases. De los dilata
    do del territorio, de visitarse pastoralmente sólo
    cada nueve o diez años, y del poco tráfico que se
    hace a la dicha isla de Puerto Rico,
    Última edición por Michael; 29/04/2014 a las 06:57
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  11. #211
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Carta del gobernador de Cumaná, Mateo del Mazo, a S. M. sobre la erección en doctrinas de las misiones de Píritu {Cumaná, 3 de octubre de 1712). AGI. Santo Domingo, leg. 642.


    Señor : Por real cédula con fecha de veinte y cinco de enero pasado de setecientos y dos, dirigida a don José Ramírez de Arellano, mi predecesor, que recibió estando actualmente en el ejercicio de este gobierno, que está en las que se hallan en el archivo dél, se sirve Vuestra Majestad ordenar y mandar que los pueblos de las misiones de esta provincia que se hallaren reducidos a vida civil y política y que hubieren pasado los veinte años que está dispuesto, se formen doctrinas; repitiendo este
    mismo orden por otra cédula fecha en Madrid a veinte y cuatro de marzo de setecientos y siete, dirigida a don Alberto de Bertodano, mi antecesor,1 que está en el mencionado archivo. Y aunque por una y otra manda Vuestra Majestad se observe dicha formación de doctrinas precisa y puntualmente sin perder en su ejecución tiempo alguno, como quiera que una de las principales circunstancias que en las referidas cédulas se previenen para la formación de estas doctrinas es que no se hagan sin primero comunicarlas con el Obispo de esta diócesis, que aunque vino a la cabeza de ella el últimamente electo y confirmado (sin pasar de esta provincia) a poco más de un año de su llegada se transportó a la ciudad de México al efecto de consagrarse de donde hasta a hora ha vuelto, y se está desde el año de setecientos y siete por octubre que salió de Puerto Rico, con cuya ausencia y falta no se determinaron los referidos mi antecesor y predecesor a efectuar la erección de estas doctrinas, que fueran muy del servicio de Dios y de Vuestra Majestad
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  12. #212
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Hallándose el Obispo de Puerto Rico
    visitando la provincia de la Nueva
    Barcelona (que es de su diócesis)
    escribió a V. M. en 8 de noviembre
    de 650, había llevado consigo a fr.
    Francisco de Pamplona y dos
    compañeros suyos, ...
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  13. #213
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Carta anónima sobre el estado espiritual de
    las provincias de Cumaná de Guayana, e islas
    Margarita y Trinidad, del obispado de PR.




    Excelentísimo señor: Las dos provincias de
    Cumaná y Guayana, y las islas de Margarita
    y de Trinidad de Barlovento, agregadas en lo
    espiritual a la isla de Puerto Rico, ocupan el
    espacio de más de 300 leguas de terreno, y
    contienen 10 vicarías eclesiásticas, 20 ciuda-
    des y villas de españoles, 44 doctrinas cura-
    das de indios, 82 pueblos de misiones: y en
    ellos habitan más de 70.000 vecinos de toda
    s clases. De los dilatado del territorio, de visi
    tarse pastoralmente sólo cada nueve o diez a
    ños, y del poco tráfico que se hace a la dicha
    isla de Puerto Rico,
    Última edición por Michael; 30/04/2014 a las 06:32
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  14. #214
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    CAPITULO III.
    PUEBLO <D E LA Concepcion de Plritu , sus incrementos y y nombres de sus Fundadores,

    image.jpg
    .
    AUnquc el principal instituto de la Serafica Religion de los Menores lo destinó el Altisimo para la Conversion de los Infieles , reduccion de los Hereges, y predicacion del Santo Evangelio en todo el Universo Mundo , substituyendola por los Sagrados Apostoles en el ministerio de su Predicacion y Exaltacion de nuestra Santa Fé Catholica, que desde N. Serafico Patriarca plantó y predicó en Europa, Asia, y Africa con mucha gloria del nombre de Dios, aplauso de la Iglesia , yutilidad del Pueblo Christiano ; con todo eso, la America parece que la tenia Dios destinada para que en ella la Religion Serafica emplease los fervores de su Apostolico zelo, y campeasen con singularidad los ardores de su Serafico Espiritu.
    Asi fue ella la primera que en las partes Occidentales enarboló los Estandartes de la Féi la primera que abrió el camino á tan incultas é incognitas Selvas, cooperando á su descubrimiento, y acompañando á sus primeros Conquistadores \ y finalmente , la que entre las demás Religiones es nombrada con singular expresion para esta empresa por la Silla Apostolica, a peticion de nuestros Catholicos Monarcas, cuyo infatigable y santo zelo de la propagacion de la Fe , continuado por natural herencia de unos en otros, ha imitado siempre con emulacion santa al inextinguible fuego de aquella eterna llama que nunca dice basta. Correspondio tan a satisfaccion a la confianza que en ella pusieron, y al presente tienen sus Reales, y Catholicas Magestades , que sus espirituales Conquistas mas bien se pueden numerar por Provincias y Reynos, que por sitios y Pueblos i y las almas convertidas mejor se pueden referir por millones ó quentos, que contar por determinados guarismos , premiando Dios sus laboriosas tareas con mies tan copiosa, que a no ser todo efedro de su pederoso brazo , se hiciera increible á la Fé humana.
    Y asi a imitacion de aquellos primeros Obreros y Varones Apos.; tolicos, ha continuado la Religion Serafica su Santo Ministerio con tanta vigilancia, que cada dia anhela á nuevas Conquistas y descubrimientos , como al presente lo practíca a las fronteras del gran Rio Orinoco , donde esperamos en la Divina Misericordia se logre una cosecha de muy sazonados frutos, como prometen las acertadísimas providencias que á estas Santas Misiones de Píritu expide ,, quando conviene, el zeloso ardimiento de nuestros referidos Monarcas Catholicos, coa que previene su piadosas solicitud los antídotos contra los mortiferos venenos, jque tie?
    ne difundidos el poder de las tinieblas entre estos Neofitos, y burla las astucias del Infierno para que triunfe gloriosa la Iglesia de su sobervia y vanas confianzas, y goze la Fé numerosos trofeos con tan Apostolicas empresas.
    Sea prueba de esta verdad lo que al principio de su reduccion sucedió en estas incultas montañas de Píritu , despues de muchas marciales y no bien finalizadas Conquistas. Hallabanse sus Naturales Indios combatidos con el rigor de las armas, que cada dia los tenian en sangrientas peleas,sin lograr en alguna de ellas el alimento de la Divina palabra. Resistian* se a las hostilidades con valeroso animo y natural esfuerzo; mas no hacian detestable repugnancia al suave yugo y ligera carga del Santo Evangelio. Esto se verifica en que diversas veces salieron á ofrecer la paz , y con ella pedian como necesitados parvulos el misterioso pan de la Divina Palabra, sin haber entre tantos Conquistadores quien les conduxese tan es-* piritual y provechosa semilla.
    / Cerciorado de esta verdad el Catholico zelo del Señor Don Felipe IV. ( que de Dios goza) en el modo que ya dixe en los antecedentes Capitules, fió a los Misioneros de la Serafica Familia la Espiritual Conquista de las Naciones.de Indios , que pueblan hoy las Apostolicas Misiones de Píritu , siendo los primeros a quienes encargó su Majestad Catholica lo arduo de aquella Evangelica Expedicion , en
    cu
    cuya eficaz conduela correspondió tan pronta y copiosa la cosecha , que ya casi nos faltan términos por donde extender y propagar la Fé Gatholica en los que comprehende esta Provincia; de modo , que para exercitar los Misioneros Observantes de Píritu el zelo de nuestro Apostolico Empleo , ha sido preciso establecerse a todo riesgo a la Vandadel Sur del referido Orinoco , dexando a la del Norte poblada toda la tierra que corre desde la Costa del Mar hasta las orillas del dicho Rio, con dos Villas de gente Española, y treinta y un Pueblos de Indios reducidos a Vida Civil y Policía Christiana.
    El primero que entre estos logró los resplandores de la Fé en estas Santas Misiones fue el de la Concepcion de Píritu, Cabeza de todas ellas , fundóse el año- del Señor de mil seiscientos cinquenba y seis, governando la Nave de" la Iglesia el Beatísimo Padre Alexandro VII; la Monarquía de España el Señor Don Felipe IV. el Grande; La Comisaría General de Indias el Rmo. P. Fr. Alonso de Prado ; y el Vice-Patronato y Capitania General de esta Provincia Don Pedro de Brizuela. Componese este Pueblo de Indios Chacopátas y Píritus, asi llamados por la denominacion de los sitios en que habitaban en el tiempo de su Infidelidad, que eran Chacopata y Píritu.
    Este tomó la ethimología de una especie de Palma pequeña, cuyos frutos son unos racimitos co
    mo de Ubas en agraz, y su tron-> co como una Caña , cubierto de espinas, muy negro , y tan fuerte y terso , que de él se vale la mayor parte de estas gentes para hacer Pipas , ó Cachinvos en que fumar el Tabaco , por lo mucho que resisten a la acÜvidad del fuego. Dp esta planta que habia en el dicho sitio ó quebrada , deribaron los Indios el nombre de Píritu, que hoy tiene en nuestro idioma Castellano , y en el de sus Naturales , Pinchucúar , que quiere decir quebrada donde se da la Caña ó Palma de Píritu o Pirichu. En el referido sitio fue don* de estuvieron algunos años los ocho Religiosos de la Serafica Orden, que dexé expresados en el Capitulo antecedente, procurando por todos los medios posibles conciliar la benevolencia de los Indios; porque como éstos estaban sobresaltados con las antecedentes hostilidades, dieron mucho en que merecer y exercitar la paciencia de aquellos Apostolicos Varones, que tanto deseaban por todas vias la reduccion de sus almas y extirpacion de sus Idolatrias.
    Asi permanecieron con inJ vicia paciencia hasta que , experimentados los muchos y grandes trabajos que ya dixe , determinaron mudarle del dicho sitio de Píritu el viejo al que hoy poseen, mas cercano al Mar , donde tienen una fuentecita milagrosa, que con ser de tan corto caudal, que en dos horas de tiempo a penas se podrá Henar una cantara de
    arro
    arroba, se ha mantenido inagotable mas de un siglo abasteciendo a todos los Moradores del Pueblo , que es en estas Doctrinas el de mayor numero. Este corto principio es el que dio origen al Pueblo de Píritu, y en él al todo de estas Apostolicas Misiones , que hoy permanecen con lucidos progresos y muy lustrosos adelantamientos.
    Está dicho Pueblo situado en una Quebrada de tierra no muy llana ni grande , cercado de una Serranía media legua distante del Mar y y diez de la Ciudad de Barcelona corriendo la Costa de Leste a Oeste. Su jurisdiccion es un terreno muy esteril por la falta de lluvias, que en el tiempo de Invierno las remontan a otros parages los vientos Norte y Briza, que son muy comunes en toda esta Costa. Por esta razon, y por ser su terreno muy pedregoso, viven sus Naturales con alguna escasez y penuria , precisados á retirarse una 6 mas leguas para hacer sus labranzas \ pero gozan del beneficio del Pescado y mucho Marisco , de que se sustentan la mayor parte del año. Asimismo se han aplicado con mucho anhelo a la crianza de ganado bacuno , que tienen muchos de sus Vecinos en los llanos de Palma Sola y otros parages de esta Provincia.
    Por esto, y su mas antigua comunicacion con los Españoles es este Pueblo el mas lucido , y en muchas cosas á los demás ventajoso j y sus Naturales los mas ver
    sados en nuestro idioma Castellano , afectos á las cosas de la Religion Christiana y culto Divino, y desde sus principios han sido fidelísimos Vasallos de nuestro Rey y Monarca Catholico , como lo comprueba el caso de haber desalojado a fuerza de armas , y con evidente riesgo de sus vidas a los Olandeses enemigos , que en aquellos tiempos se fortificaron en la boca del Rio Unáre, y apoderaron de una Salina , que abastece de Sal muy buena á mucha parte de esta Provincia. En otras muchas ocasiones han defendido leal y valerosamente estas Costas, sin permitir que las pisen los enemigos de nuestra invicta Corona.
    Del mismo modo celan perenemente su Pueblo con guardias continuas, que sucesivamente velan á las fronteras de sus Playas , puestos de dia y de noche en atalaya para defenderse de las invasiones y asaltos de las Naciones estrangeras. Tienen fabricada una primorosa Iglesia, que es á la verdad la mas sumptuosa que hay en este Obispado y Provincia. Debióse la magnificencia de su flU brica al M. R. P. Fr. Salvador Romero, digno y benemerito Prelado que fue dos veces de estas Apostolicas Misiones , y mas de veinte años Cura Doctrinero de dicha Iglesia i cuyo beneficio obtiene hoy el R. P. Fr. Christoval Martinez , hijo de la Santa Provincia de Granada, quien con igual zelo la conserva y tiene adornada con un magnifico Retablo y algunas Imagenes peregrinas, que en señanza, consiguieron a satisfaccion



    dicha Iglesia ha colocado, y otras muchas piezas con que la alhaja, y en que respira el mismo zelo de la Casa de Dios y honra de su Santo Templo.
    Desde los primeros años de su reduccion a nuestra Santa Fe Catholica han dado muestras los Naturales de este Pueblo de su buena índole , y Christiana constancia; han sido muy amantes de los PP. Misioneros, fieles socios en sus Expediciones Evangelicas, compañeros en los trabajos y Apostolicas Misiones, y vivos dechados para la enseñanza de los recien conversos y rebeldes ; efectos de la primacía y mayor antiguedad en la dicha de haber sido los primeros que abrazaron sin violencia la Fé Catholica , y recibieron gustosos los fervorosos influxos de aquellos Apostolicos Varones sus primeros Fundadores. Ya dixe poco antes, que fueron ocho los valerosos Soldados de la Milicia de Christo, que plantaron los Estandartes de la Fé en este Pueblo de Píritu, cuyo dignísimo Pastor y Prelado fue el V. P. Fr. Juan de Mendoza , de cuyas heroyeas virtudes y religiosas prendas hago especial memoria en el quarto libro de esta Historia.
    Este pues Apostolico Varon fue en la realidad el primer Fundador del referido Pueblo de Píritu, y con él de todas las Misiones, por haber sido la Cabeza de todos los primeros Fundadores, que como rayos despedidos de la luz >de su Doctrina, direccion , y en
    y medida de sus deseos la reduccion de tantas almas infieles, que antes tubo tan invencibles dificultades i y alumbrados de los resplandores de su virtud y buen exemplo , mostraron el camino del Señor a aquellos miserables , que se hallaban muy de asiento en la obscuridad de las tinieblas y sombra de la muerte. Mas, como las muchas ocupaciones y graves cuidados de la Prelacía , que desde Es-, paña traia sobre sus hombros, no le daban lugar á la asistencia personal y continua en la fundacion de este Pueblo, y le era preciso el atender juntamente á la de otros, sobre que yá tenia explorada la voluntad de los Indios, hizo eleccion para su primer Ministro y Coadjutor en su fundacion del V. P. Fr. Francisco Gomez Laruél, su muy amado compañero, Varon a todas luces de tan singulares virtudes y raro exemplo, como diré en su lugar, quando de ello trate de proposito.
    Con el riego de la Divina palabra y buenos cxemplos de tan Apostolicos Operarios fueron creciendo aquellas nuevas plantas en la Fé , cathequizandose unos, bautizandose otros , y todos experimentando cada dia nuevos incrementos de la gracia , mediante la Divina Misericordia, con grande consuelo de aquellos Evangelicos Obreros, que viendo logrado el fruto de sus trabajos, cada dia aspiraban a mayores progresos. De alii salian á varias Expedicio
    nes,
    nes, implorando la voluntad de los Indios \ y á este fin llevaban algunos de los ya conversos de este Pueblo de Píritu , para madrina de los que de nuevo se iban fundando economía que se ha observado en h mayor parte de las Poblaciones nuevas, que a esta y a las demás fueron succediendo, hasta los presentes tiempos , en que la notable falta de las familias antiguas reduplican los trabajos» a los Religiosos fundadores de los Pueblos nuevos, donde son al principio tan necesarias , quanto la Nacion Caríve tiene de sumamente floxa y demasiadamente libertosa. \j ¡ . í!. j El principio de este dicho Pueblo de Píritu en el numero de su Grey fue de unas trescientas almas,: que en los referidos, sitios de Chacopáta y Píritu el viejo se hallaban rancheados y dispersos.- Y es induvitable, fuera hoy de dos o tres mil almas, si no padeciera la grande escasez de las aguas y esterilidad de sus tierras > sin embargo se han aumentado en el
    "tiempo de una centuria que tiene de fundacion, unas seis mil y mas almas, que han logrado solamente las aguas del Santo Bautismo , sin otras muchas que se han bautizado en los llanos, y asentado en otros. libros. Han pasado en dicho tiempo de la presente vida a la eterna hasta quatro mil y setecientas; y tiene existentes mil y seiscientas de todas edades , dexando de referir las muchísimas que se hallan fugitivas en
    los llanos y Costa de la Provincia' de Caracas, donde viven y fallecen sin que haya despues noticia de ellas.


    Antonio Caulín
    Última edición por Michael; 16/05/2014 a las 07:06
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  15. #215
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  16. #216
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Tributo a los mártires del Obispado de Puerto Rico, de la historia y del mundo entero:


    La sangre de los mártires, semilla de cristianos


    Prof. Antonio Miralles, Pont. Università della Santa Croce, Roma


    Este título está tomado casi al pie de la letra de Tertuliano, que escribía en el año 197: "La sangre [de los mártires] es semilla de los cristianos". Encontramos la misma idea ya a mitad del siglo II, en el discurso de autor desconocido dirigido al pagano Diogneto: "¿No ves que [los cristianos], arrojados a las fieras con el fin de que renieguen del Señor, no se dejan vencer? ¿No ves que, cuanto más se los castiga, en mayor cantidad aparecen otros?" (7, 7-8). Un contemporáneo de Tertuliano, Hipólito Romano escribía, durante la persecución de Septimio Severo, que un gran número de hombres, atraídos a la fe por medio de los mártires, se convertían a su vez en mártires (cfr. Comentario sobre Daniel, II, 38).


    Esta convicción de fe de los primeros cristianos se basa en un fundamento sólido, porque Jesús, refiriéndose a su muerte redentora, dice: "Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto" (Jn 12, 24). Los mártires, pues, no han hecho más que recorrer el camino abierto por Jesús al decir de sí mismo: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida" (Jn 14, 6).


    Para el mártir, la pérdida de la vida por dar testimonio de Jesús es una ganancia, pues gana la vida eterna. Pero es también una gran ganancia para la Iglesia que recibe así nuevos hijos, impulsados a la conversión por el ejemplo del mártir y ve que se renuevan los hijos que ya tiene desde hace tiempo. Juan Pablo II se muestra convencido de ello cuando, en el año del Gran Jubileo, decía en su discurso en el Coliseo durante la conmemoración de los mártires del siglo XX: "Permanezca viva, en el siglo y el milenio que acaban de comenzar, la memoria de estos nuestros hermanos y hermanas. Es más, ¡que crezca! ¡Que se transmita de generación en generación, para que de ella brote una profunda renovación cristiana!" (Insegnamenti, 23/1, 776).


    Para comprender mejor que la muerte de los mártires es semilla de cristianos, es bueno recordar que, en la parábola de la semilla, "la semilla es la palabra de Dios", es decir, no sólo sus palabras reveladas, sino sobre todo la Palabra, con mayúscula, el Hijo que el Padre ha enviado y que el Espíritu Santo hace brotar en el corazón del cristiano, identificándolo con Cristo. Por eso, en su muerte testimonial, el mártir se identifica con Cristo. Pero también el Espíritu actúa en los corazones de quienes acogen el testimonio del mártir, que se vuelve así particularmente elocuente. Como dice el prefacio de los santos mártires: "Han atestiguado con su sangre tus prodigios".


    El mártir nos ayuda a descubrir el gran valor del testimonio dado a Cristo al donar por entero la vida. Es un don que puede ser pedido a algunos en un instante, pero que se nos pide a todos día tras día, hora tra hora. Como decía s. Ambrosio, refiriéndose a su tiempo, cuando ya las persecuciones exteriores habían acabado: "¡Cuántos hoy son mártires en secreto y dan testimonio al Señor Jesús!" (Comentario al Salmo 118).

    http://www.clerus.org/clerus/dati/20...3/12MarSp.html

    image.jpg
    Misioneros Capuchinos martirizados por indígenas en Tierras del Obispado de Puerto Rico
    Última edición por Michael; 16/05/2014 a las 07:20
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  17. #217
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Regalismo:


    El Rey. — Por cuanto D. Ramón Jover, oidor que fué de mi real audiencia de Santo Domingo, hizo presente en veinte y dos de diciembre de mil setecientos ochenta, los graves perjuicios y vejaciones que los jueces eclesiásticos irrogaban a los demás vasallos, prevalidos^ de la ley 15, tit. 10, lib. 1 de la Recopilación de Indias, que previene, que los estipendios de capellanías se paguen por mandamiento de los mismos jueces eclesiásticos, acompañando en corroboración de ello un testimonio de varios casos ocurridos con el vicario de las provincias anexas al obispado de Puerto-Rico, el cual desentendiéndose de sus deberes, habia destruido á un vasallo útil por veinte pesos quedebiade réditos de una capellanía, siendo el mismo vicario juez y parte en los autos, y habiendo llegado al estremo de rematar las hipotecas con derecho de riego, no obstante que constaba dudoso este beneficio : y por la misma causa, y conocer de otra profana, habia intentado arruinar á otro vasallo constituido en empleos honoríficos., declarándole por público excomulgado vitando, y conminán
    dole ademas con las censuras de la bula de la Cena, especialmente con las del capitulo diez y seis, solo porque imploró el real auxilio, y procuró remediar la opresión; bajo de cuyos constantes hechos, recordando el nominado ministro los que anteriormente tenia representados con fecha de veinte y cinco de mayo del año antecedente de mil setecientos setenta y nueve, con ocasión de un recurso de fuerza de no otorgar, que en el de mil setecientos setenta y siete interpuso en aquella real audiencia Fr. Francisco Cuadrado, visitador y reformador de la provincia de S. Lorenzo de la Orden de la Merced, de ciertas providencias del muy reverendo arzobispo de aquella diócesis y su provisor, reiteró sus insinuaciones sobre lo mucho que convenia reformar el despotismo con que la jurisdicción eclesiástica procuraba deprimir la autoridad real contra lo que ofrecían los derechos del estado, fundándolo en que el reino de Jesucristo fué y es espiritual, y no ha dado á sus ministros derecho alguno sobre los bienes temporales, ni mudado el órden de sociedad civil, por cuya potestad posée la iglesia sus bienes, y el clero sus privilegios, sin que la donación mude la naturaleza de las cosas donadas, ni el privilegio impida la facultad de remediar los abusos que causan sus riquezas; añadiendo consideraba, que no solo convenia declarar á favor de la jurisdicción real el conocimiento de todas las causas que no son espirituales, sino también crear leyes para suprimir las adquisiciones y usurpaciones, pues de las invasiones de los eclesiásticos habia resultado el recurso de protección; y finalmente que se reformase la citada ley quince, supuesto que la esperiencia hacia ver que en España no era necesaria, y en la América era ocasión de muchos perjuicios, que los ministros y tribunales reales procuraban evitar por ser conforme á razón, autoridad de las leyes y derechos del estado, que vindicaban sin faltar al respeto de la iglesia. Posteriormente se recibió otra representación de D.Juan Gutiérrez de Piñeres, regente entónces de la real audiencia de Santa Fe y hoy ministro togado de mi consejo de las Indias, de treinta de abril de mil setecientos ochenta y uno, en que espuso, que estándose ejecutando á D. Nicolás (Miz, como arrendador de las alcabalas del partido de Ruga, á pretesto de estar hipotecados sus bienes á dos obras pias, eshortó el provisor de Popayan, y conmimó con censuras á los jueces reales si no se inhibían del conocimiento, de que aterrados estos dejaron indefensa la real jurisdiccion, contentándose con avisarlo á los oficiales reales, de quienes dimanaba su comisión, y estos con elevarlo al regente, como encargado de la superintendencia general, el cual con precedente vista del fiscal de aquella audiencia libró oficio al R. obispo para que dispusiese el que todo se repusiera al estado que tenia cuando su provisor dio la providencia, espidiendo lasque eslimase oportunas á desagraviar la jurisdicción real, y dejar espedito el cobro de las deudas fiscales; y si bien aquel prelado contestó en los principios el recibo del oficio, sin manifestar el menor sentimiento de los términos en que iba concebido, habiendo despuesdado vista al promotor fiscal de su curia, enterado de lo que este espuso en una difusa respuesta, truncando y desfigurando los hechos, y valiéndose de doctrinas poco seguras y mal entendidas, declaró no haber lugar á la remisión de la causa al fuero real, manifestando al regente su sentimiento por el modo con que habia estendido su oficio; por lo que conociendo este que el objeto del R. obispo era hacer suya la causa de su provisor, y adoptar sus máximas; y creyendo serian ineficaces nuevos oficios políticos y estrajudiciales, dispuso se preparase el correspondiente recurso de fuerza á la audiencia de Quito, y dar cuenta como lo hizo con testimonio, á fin de que recayera la conveniente real declaración que sirviese de regla en lo sucesivo. Y habiéndose visto en el referido mi consejo de las Indias pleno de tres salas, con presencia de otros espedientes de igual naturaleza, ocurridos en diversas partes, especialmente en Yucatán con motivo de ciertos procedimientos de aquel juez eclesiástico, depresivos de la jurisdicción real, acerca del cual se declaró por real cédula de dos de abril de mil setecientos setenta, que en las causas que se ventilasen sobre principales de capellanías, podia conocer la jurisdicción eclesiástica, hasta la erección y establecimiento de ellas en caso de omisión de los testamentarios; pero que una vez establecidas las fincas que se arrendasen á legos, ó censos que se impusiesen contra ellas, cesaba ya su jurisdicción, y no tenia acción para proceder contra el lego por los réditos que debiese al capellán ó convento acreedor, por ser dichos réditos puramente profanos; y de lo que en inteligencia de todo espusieron los fiscales, deseando el Rey mi señor y padre, que santa gloria haya, uniformar en esta parte la práctica en todos los dominios de las Indias, á fin de evitar corruptelas y abusos perjudiciales á la real jurisdicción
    y perlurbativos de la tranquilidad común, á consulta del mismo consejo de diez y ocho de abril del año próximo pasado, resolvió revocar la citada ley quince, titulo diez, libro primero de la Recopilación de Indias, que previene: Que los gobernadores y justicias reales no libren mandamientos para que en virtud de ellos se ]xiguen los estipendios de capellanías que han fundado personas particulares, y dejen d los jueces eclesiásticos usar de su jurisdicción, y librar los dichos mandamientos; y subrogar en lugar de ella la acordada por la junta del nuevo código, que es como se sigue: Todas las tierras de nuestras Indias, como propias de nuestra real corona, aunque hayan pasado á otras manos por repartimiento ú otro cualquier titulo, no han podido perder ni mudar su primitivo origen y naturaleza realenga sin nuestro expreso real permiso; en cuya consecuencia declaramos, que el conocimiento de las demandas de principales y réditos de toda clase de capellanías y obras pias contra nuestros vasallos legos y sus bienes, no toca á los jueces eclesiásticos, sino á nuestras justicias reales; y mandamos que asi se guarde, cumpla y egecute. Y para precaver también ála real hacienda de los perjuicios á que se halla espuesta la recaudación de sus intereses, declaro asimismo, que á consecuencia de las sólidas y legales razones que para ello concurren y á la práctica inconcusa de esos dominios, deben continuar el real fisco y sus jueces en la posesión que siempre han estado de avocarse el conocimiento de toda causa ó negocio en que aquel tenga interés y haya de litigar como actor ó como reo: que este privilegio procede y se estiende á los casos en que las fincas obligadas á crédito fiscal se hallan afectas á favor de obras pias, capellanías, iglesias ó monasterios. Y que cuando ocurra algún motivo de competencia entre las dos jurisdicciones, observe la eclesiástica el método legal de despachar las primeras letias inhibitorias, con inserción de los documentos que acrediten la cualidad atributiva del conocimiento que pretenda pertenecería, sin abusar de las censuras, ni dirigir en ningún caso los procedimientos contra los depositarios legos á que entreguen los bienes profanos de que estuviesen obligados á responder al juez real, sino entendiéndose con este del modo urbano y atento que corresponde con arreglo á lo dispuesto por la ley cuarenta y siete, titulo siete, libro primero de la misma Recopilación, y varias reales declaraciones hechas en distintos espedientes sobre competencias entre ambas jurisdicciones. Por tanto, por esta mi real cédula ordeno y mando á mis virreyes, presidentes, audiencias, gobernadores y demás jueces y justicias de mis reinos de las Indias é Islas Filipinas y de Barlovento, y ruego y encargo á los M. RR. arzobispos, RR. obispos, á sus provisores y vicarios generales y á los demás jueces eclesiásticos de ellas, que enterados de la preinserta ley acordada por la junta del código, subrogada en lugar déla quince, titulo diez, libro primero y declaración hecha acerca del conocimiento de las causas en que tenga interés mi real fisco, las guarden, cumplan y egecuten, y hagan guardar, cumplir y egecutar puntual y efectivamente conforme á su tenor, sin que con ningún pretesto ni motivo se contravenga á ellas; por ser así mi voluntad. Fecha en Madrid á veinte y dos de marzo de mil setecientos ochenta y nueve. — Yo el Rey.—Por mandado del Rey nuestro Señor.— Antonio Ventura de Taranco. — Señalada con tres rúbricas.
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  18. #218
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    El nuevo arancel de los derechos parroquiales,
    por el cual deben gobernar sus obvenciones los
    curas rectores de las Iglesias de estas provincias
    de Cumaná y Barcelona anejas del obispado de
    Puerto Rico: Por las Misas solemnes cantadas ...
    virtud de la comisión que para dicho mes confirió
    el Iltmo. Sr. Obispo de esta diócesis, y hoy, siete
    del mismo mes, celebré su primera /í° 170/ Misa
    en dicho oratorio, día de la festividad de Los Dolo
    res de nuestra Señora, que es la patrona de dicho
    oratorio y también santa Celerina, virgen y mártir
    Última edición por Michael; 29/05/2014 a las 06:40
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  19. #219
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    .
    Última edición por Michael; 30/05/2014 a las 07:28
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  20. #220
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: Textos antiguos de la diócesis de Puerto Rico

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    y á fin de que sus habitantes no careciesen del
    pasto espiritual, solicitaron los Reyes Católicos
    de la santidad de Julio II erigiese en obispado la
    isla, nombrando de primer prelado á don Alonso
    Manso, canónigo de SalamancaymuyestimadodeSS.
    MM. por su virtud y literatura. Las bulas de ereccion
    fuéron expedidas en 8 de marzo, señalando para el
    asiento de la silla episcopal el pueblo mas principal
    que hubiese en la isla. Conforme con la concesion
    hecha por el Santo Padre, hicieron SS. MM. donacion
    de todos los diezmos al obispo y clero de la isla, y
    arreglado todo lo concerniente á este asunto, dispuso
    su viaje el Sr. Manso para regir su diócesis. Llegó á
    comprender esta deN. á S. desde la ciudad de Puerto
    -Rico hasta el rio de las Amazonas, término meridional
    del obispado; desde el Océano Atlántico que lo ciñe por
    el Oriente hasta el rio Orinoco,rio Negro y Caciquiare
    en que termina por el Occidente, confinando por
    esta parte y por la del Sur con los vastos desiertos
    que corren hasta Santafé de Bogotá y nuevos
    establecimientos de los portugueses sobre el rio Negro
    y Amazonas. Por el Oriente estaban los franceses de la
    Cayena, junto á la boca de las Amazonas, y siguiendo la
    costa hasta cincuenta y cinco leguas de las bocas de
    Orinoco, establecidos los holandeses en sus colonias de
    Esquivo, Bervis y Suriñan. En esta vasta extension llegó
    á comprenderse además de la isla de Puerto-Rico, las de
    la Trinidad, Margarita y otras muchas despobladas; las
    provincias de Cumaná, nueva Barcelona, vieja y nueva
    Guayana, hasta las Amazonas, y los cuerpos de Mision
    establecidos en el alto Orinoco hasta San José de
    las Maravitas que confina con los portugueses. Cada
    una de estas provincias, tanto por su extension como
    por su distancia de Puerto-Rico necesitaba de un
    obispo que la visitase y cuidase de las obligaciones de
    su oficio. Las distancias y dificultades de visitarlas, y
    aun de tener noticia de sus súbditos, eran poderosos
    obstáculos que inposibilitaban velar sobre sus conductas,
    ni atender al bien espiritual de las ovejas, que desde el
    descubrimiento de la tierra se fuéron agregando como
    anexas al obispado de Puerto-Rico, y prosiguieron así
    mucho tiempo despues, no obstante las repetidas
    representaciones de varios prelados, que hacian ver la
    imposibilidad de cuidar de unos pueblos situados á tan
    enormes distancias, y los irreparables daños que de esto
    se seguian al Rey y á sus vasallos, por la mala vecindad
    de tantos extrangeros que los rodeaban , y por la falta de
    administracion del pasto espiritual de que era imposible
    cuidar en provincias tan distantes, solicitando por estas
    razones se trasladase la silla de Puerto-Rico á Tierra-Firme,
    en la parte que se estimase por mas conveniente á que se
    dividiera el obispado; medida que no se adoptó hasta fines
    del siglo XVII.
    Última edición por Michael; 30/05/2014 a las 18:56
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Puerto rico autonomía española en américa
    Por Juan G.Conde en el foro Presentaciones
    Respuestas: 29
    Último mensaje: 06/11/2012, 10:55
  2. Saludos desde Puerto Rico!
    Por SagradaHispania en el foro Presentaciones
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 03/11/2012, 10:25
  3. Blasón de Puerto Rico
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 03/11/2012, 06:58
  4. El Regimiento Fijo de Puerto Rico va volviendo.....
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 08/02/2012, 06:43
  5. Puerto Rico en poema de Lope de Vega
    Por Josean Figueroa en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 26/05/2011, 19:18

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •