Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 37 de 37

Tema: ¿Español o castellano?

  1. #21
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Efectivamente, Jasarhez, la eñe es una de tantísimas contribuciones españolas al mundo. Por eso dije que era una lengua muy hispánica y universal y que existe en aquellas lenguas a las que los españoles dotaron de alfabeto. Era la forma más lógica de representar ese sonido para un hispanohablante. Porque si en vez de españoles hubieran sido franceses o italianos los que llevaron el Evangelio y la cultura a esos territorios, representarían el sonido con la combinación gn. Si hubieran sido húngaros, como en catalán, ny. Si hubieran sido polacos, colocando un acento sobre una ene, y así sucesivamente.
    Efectiviwonder...

  2. #22
    Avatar de Josef
    Josef está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    13 abr, 12
    Mensajes
    311
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    en mi país se le dice español y no encuentro problema en llamarlo tanto de una forma como de otra
    "Vive en el mundo como sino hubiera más en él que Dios y tu alma: para que no pueda tu corazón ser detenido por cosa humana." SJ+

  3. #23
    Avatar de CriolloArgentino
    CriolloArgentino está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    06 sep, 08
    Mensajes
    111
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Pienso que Castellano. En el Imperio Romano no hablaban "romano", sino latín, la lengua del Lacio. Castilla es el Lacio de España. En Argentina se usan las dos, pero es más popular "Castellano", yo personalmente casi no uso "español".
    Última edición por CriolloArgentino; 05/02/2013 a las 02:04

  4. #24
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Ninguno de los dos esta mal. El error esta cuando se cree que el español es el castellano solamente. Creo que aquí en el foro hay varios temas sobre el origen de la palabra español y su raíz occitana. Todo idioma perteneciente a las Españas es español. Por consiguiente no es errado que el castellano sea denominado español pero si es errado el creer que las otras lenguas hispánicas no son español.


    Por ejemplo esto sonaría incorrecto:

    No Brasil fala-se português, não se fala espanhol.

    En Ecuador se habla español, no se habla portugués.



    Esto sonaría más correcto:

    No Brasil fala-se português, não se fala castelhano.

    En Ecuador se habla castellano, no se habla portugués.




    En conclusión: Si alguien habla en catalán, gallego, portugués o asturiano esta hablando español. Toda persona que habla una lengua hispana habla español.
    Última edición por Michael; 13/03/2013 a las 20:57
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  5. #25
    jicotea está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    18 mar, 13
    Mensajes
    26
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Que nadie me interprete mal, pero leyendo esto llego a la conclusión de que en Galicia cualquier día nos juntamos con Portugal. Ya nos llaman portugueses en toda España, de hecho si nosotros hablamos en gallego y un brasileño o portugués en su idioma, nos entendemos de maravilla. El gallego era castellano antiguo, que no evolucionó. También decimos cuando algo va mal aquí:"Menos mal que nos queda Portugal". Lo malo es que ahora está peor que nosotros.
    Aquí se le llama castellano, aunque si le llamas español nadie dice nada.

  6. #26
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Cita Iniciado por jicotea Ver mensaje
    Que nadie me interprete mal, pero leyendo esto llego a la conclusión de que en Galicia cualquier día nos juntamos con Portugal. Ya nos llaman portugueses en toda España, de hecho si nosotros hablamos en gallego y un brasileño o portugués en su idioma, nos entendemos de maravilla. El gallego era castellano antiguo, que no evolucionó. También decimos cuando algo va mal aquí:"Menos mal que nos queda Portugal". Lo malo es que ahora está peor que nosotros.
    Aquí se le llama castellano, aunque si le llamas español nadie dice nada.


    Estimado Jicotea:

    Muchas gracias por su opinión. Precisamente este tema de Galicia y Portugal se está discutiendo en un hilo, entre a este hilo y vaya a la última página, allí hay un debate sobre esta cuestión de Galicia y Portugal, me gustaría saber su opinión:

    http://hispanismo.org/hispanoamerica...-new-post.html

    Me parece a mi lo más correcto una unión entre el pueblo luso y el gallego. La diferencia no es mucha. Considero que Galicia y Portugal son dos pueblos hermanados por la historia. Me gusta mucho el tema de Galicia ya que tengo raíces astur-galaicas. Sobre el tema lingüístico: Antes todas las lenguas ibéricas, sobre todo las del noroeste peninsular eran consideradas una misma cosa. Para mi todas lenguas ibéricas son español y son inteligibles entre sí. Me parece que el gallego como el portugués pudieran evolucionar más de acuerdo a las medidas evolutivas del Castellano. Aunque también creo que no se debieron quitar sonidos del castellano ni letras tan hispánicas como la cedilla. Creo que los sonidos antiguos así como la cedilla deberían regresar al castellano pero como opcionales. Considero que el castellano debe ser un poco más como el gallego, debe haber más libertad en la escritura.

    un abrazo.
    Última edición por Michael; 02/04/2013 a las 21:41
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  7. #27
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,357
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    El tema es dado a sentimentalismos y fácilmente se hiere aun sin pretenderlo.

    El "castellano" era la lengua de la Castilla cuando era reino independiente; es la lengua del Mío Cid, de Alfonso X el Sabio, del Arcipreste de Hita, del Libro de Alexandre, del marqués de Santillana, de Juan de Mena etc.

    El trasfondo de llamar español al castellano radicaba en que a la altura del siglo XVII, el Siglo de Oro, la lengua culta y franca española era el castellano, pero no el medieval sino el evolucionado y perfeccionado con la literatura y las gramáticas.

    De ahí que por su elevado nivel respecto a las otras lenguas regionales hispanas, por su uso franco peninsular y por homologación con el resto de las naciones europeas se pasase a llamar español.

    Eso ha seguido siendo así durante estos últimos siglos. Las otras lenguas regionales nunca tuvieron ni tienen el nivel culto del castellano-español, de ahí la extensión de éste a esas regiones precisamente en aras de un mayor nivel cultural. Apenas hay obras escritas en esas lenguas regionales durante estos últimos siglos y toda la cultura escrita les ha llegado en castellano-español.

    Por tanto, con todos los respetos, debe decirse que es una injuria hacia el español, lengua cultísima y universal, equipararlo a las otras lenguas hispánicas, las cuales apenas han pasado de un uso rural, familiar y primario (pues aun los hablantes de esas lenguas regionales necesitan del español para hilvanar discursos que tengan cierto nivel de abstracción o de cultura).
    raolbo y Pious dieron el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  8. #28
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    En el caso del vascuence, sí se puede hablar de uso familiar y primario. Se trataba de una variedad de dialectos hablados por campesinos y marineros que carecían de recursos para hilvanar discursos con cierto nivel de abstracción o cultura; le faltaba el vocabulario y los conceptos para ello. Fue necesario crear una koiné artificial (el batua) y vasquizar innumerables palabras castellanas para disponer, no digo ya de vocabulario culto, sino de hasta de nombres con los que designar a objetos de uso cotidiano que son fruto de la tecnología actual. En el caso del gallego, hubo cultura ya en la Edad Media (las cantigas), si bien no volvió a resurgir como lengua literaria hasta el siglo XIX. Sin mucho problema, porque ya había sido lengua de cultura y tenía la estructura de las lenguas románicas, con lo que resultó muy fácil. El mismo portugués había evolucionado desde el gallego-portugués medieval y era una lengua rica y culta. Y en cuanto al catalán, ya en la lengua medieval, no en el catalán culto actual, Raimundo Lulio fue capaz de escribir innumerables obras de alto nivel filosófico, teológico y científico en su lengua materna. Es indudable que el castellano o español es una lengua riquísima en vocabulario y matices, hablada por aproximadamente quinientos millones de personas, de gran alcance internacional y muchísima más utilidad para comunicarse a escala planetaria. No se puede hablar necesariamente de nivel más elevado que otras lenguas regionales hispanas, a no se que nos refiramos a dialectos como el aragonés, el leonés o el bable. En el caso del vasco, ya no es vasco puro, sino una lengua artificial e híbrida en muchos casos, según el tema de que se hable. Lo que sería una injuria al español o castellano sería equipararlo con los dialectos, o viceversa. Pero no me parece que el sólo hecho de llamarlo a veces castellano sea injurioso para el propio español.

  9. #29
    nreconquista está desconectado Miembro novel
    Fecha de ingreso
    18 abr, 13
    Mensajes
    3
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Como conclusión de todo lo que uds. aportaron entiendo que se puede decir "Español" o "castellano" indistintamente. Pero como soy de la generación que en la escuela primaria teníamos la hora de "geografía", la hora de "matemáticas" y, si amigos, la hora de ¡castellano! me quedo con esta última denominación para nuestra lengua.

    Muchas gracias y de paso aprendí que existe la tortilla española en España. Creía que así la llamabamos en la Argentina para diferenciarla de la tortilla común.

    Saludos

  10. #30
    Avatar de Manuel Ribadavia
    Manuel Ribadavia está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    02 feb, 13
    Ubicación
    Veracruz
    Mensajes
    32
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Cita Iniciado por Juvinao Ver mensaje
    Hola usuarios de Hispanismo.org abro este tema para saber como denominan nuestro idioma en sus respectivos países de habla española.

    En mi país Colombia solemos llamar a nuestro idioma Español y el termino castellano es casi nulo en nuestro lenguaje cotidiano.

    He escuchado y he leído en muchas partes que en España hay problema por llamar al idioma Español y que prefieren llamarlo castellano, algo que me resulta bastante complejo ya que al idioma nacional de Francia se le suele llamar Francés, al de Italia Italiano entonces no veo el porque del problema en llamar a nuestro idioma Español, acaso el idioma no es originario de España?

    Espero sus respuestas.
    Después de leer las interesantes opiniones aquí presentadas, me parece que quienes se esfuerzan por llamarle castellano a nuestro idioma y no español, aduciendo para ello razones históricas y/o purismos lingüísticos, lo hacen (aún sin saberlo) motivados por intereses ideológicos. Algo similar puedo decir de aquellos españoles que, basándose en criterios étnicos, concluyen que en su país se habla castellano, mientras que en las naciones hispanoamericanas hablamos español.
    Así como en México a nuestra lengua oficial la conocemos únicamente como español, tampoco conozco ningún italiano que le llame veneciano a su idioma ni tampoco algún inglés que le llame británico al suyo, lo que indica la existencia de una sana unanimidad.
    Pero en España, con su actual Constitución de 1978, los políticos impusieron por decreto que la lengua oficial del estado ya no sería el español sino el castellano. Gracias a esa aparentemente sutil modificación lograron abrir las puertas al babélico modelo autonomista con la finalidad de romper la unidad nacional. Las consecuencias están a la vista.
    Última edición por Manuel Ribadavia; 02/05/2014 a las 06:21
    jasarhez dio el Víctor.

  11. #31
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Todas las lenguas que se hablan en España son españolas. Y no hay ninguna que sea más española que otra. Ahora bien, Dios y la Historia han querido (bien podría ocurrido de otra manera...) que solo una de ellas haya sido lengua común para todos los españoles. Y así, aquella particular forma de hablar el latín que adoptaron, con los años, aquellos hombres originarios de la vieja Castilla... ¡por voluntad de Dios!, comenzó a ser conocida en todo el mundo como la lengua española. Casi se podría decir que Castilla perdió la denominación de su lengua para cedérsela a España entera, tanto a un lado como al otro del océano, en otro acto de generosidad que le caracteriza (perdón, es que soy castellano y no puedo verlo de otra forma...).

    ¡Que la llamen como quieran!. Al fin y al cabo Castilla, que es la 'propietaria' en origen de esa lengua, ya hace tiempo que renunció al copyright para mayor gloria de la Hispanidad entera.


    Este mapa histórico-lingüístico (no administrativo) bien podría servir para
    ilustrar también a otro hilo que, en estos últimos días, ha estado muy calentito
    .


    Cita Iniciado por Juvinao Ver mensaje
    ...acaso el idioma no es originario de España?
    En respuesta a la pregunta de Juvinao, la zona marcada en el anterior mapa con la línea roja es el área en dónde se sabe a ciencia cierta que nació el idioma castellano (hoy conocido como 'español' en casi todo el mundo, menos en su tierra...) Son cosas que pasan en la 'Madre Patria' de nuestros días, que ya no es más que 'madre putativa', lamentablemente... de la que muchos hasta renuncian. Y casi tampoco es Patria, porque hasta parece dar vergüenza a la mayoría utilizar esa palabra, no vaya a ser que le llamen 'fascista'. Por lo tanto... si España casi está comenzando a ser una entelequia, ¿de qué nos extrañamos de nada de lo que aquí ocurra...?. España está ya casi moribunda, y se disgrega.... No ya solo entre sus antiguos reinos, sino también hasta por sus comarcas y provincias. Muchos parece que hayan puesto en marcha la centrifugadora...


    ____________
    P.D.: Con la honrosa excepción, gracias a Dios, de Hispanismo.Org... naturalmente.



    Un saludo

    .
    Última edición por jasarhez; 02/05/2014 a las 01:52
    Manuel Ribadavia dio el Víctor.

  12. #32
    Avatar de Ennego Ximenis
    Ennego Ximenis está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 10
    Mensajes
    519
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    esp ant.jpg


    Resumen

    El criterio para decidir sobre la unidad o pluralidad de lenguas en el centro peninsular durante la Edad Media ha de ser lingüístico, y no literario o político. La lengua en que se comunican hoy la mayor parte de los españoles no se originó solamente al norte de Burgos, sino también en la Rioja. León y Aragón. Esta lengua ha de llamarse española desde sus orígenes, porque ya entonces se hablaba en la mayor parte de España.
    Palabras clave: español, aragonés, riojano, leonés, castellano

    Abstract
    'Old Spanish' versus 'Old Castilian': Dialectological reflexions. Linguistics and not literature or politics should define singleness or plurality regarding languages in medieval Central Spain. The language used today by most Spaniards originated not only in northern Castile, but also in La Rioja, Leon, Aragon. This language has to be called 'español' or 'Spanish' from its origin, since it was already spoken then in most Spain.
    Key words: Spanish, Aragonese, Riojano, Leonese, Castilian




    1. Introducción

    Aunque sigue habiendo división de opiniones sobre la manera de denominar la lengua en que se comunican hoy la mayor parte de los españoles -unos la llaman español, otros castellano, otros, en fin, castellano o español, según las situaciones-, existe una considerable uniformidad en el modo de denominar la lengua en que escribió Juan Ruiz: el castellano.
    Ya es un lugar común entre los filólogos decir que esa lengua se originó al norte de Burgos, a los pies de la cordillera Cantábrica, y después, con la Reconquista, la unión de los reinos y la conquista de América, se extendió al resto del país y al Nuevo Mundo.
    Desde esta perspectiva, la lengua de Castilla pasa, de ser una criatura minúscula e insignificante, alumbrada a los pies de la cordillera Cantábrica, a convertirse en un gigante colosal tras aniquilar o arrinconar a sus vecinos: de castellano pasa a ser y a llamarse español.
    Ahora bien, ¿cuál es exactamente, dentro de este panorama. la situación lingüística del leonés y el aragonés medievales, esos viejos vecinos del castellano? En este caso, la respuesta dista mucho de ser clara y uniforme. En realidad, el tema no ha preocupado demasiado: vae victis!. Y, sin embargo, no podremos dar nombre adecuado a la lengua de Juan Ruiz o don Juan Manuel si no damos antes una respuesta aceptable a esta pregunta.


    2. Respuestas tradicionales

    Para unos, el leonés y el aragonés son dialectos del castellano. Es lo que de alguna manera afirma M. Batllori (1987: 4) en un pasaje de su obra Humanismo y renacimiento al referirse a la labor traductoria del gran maestre aragonés Juan Fernández de Heredia:
    "El gran maestre de Rodas Juan Fernández de Heredia [...] hace traducir por primera vez a una lengua romance de estirpe hispánica -al castellano o a su dialecto aragonés- a Tucídides y a Plutarco."
    Para otros, son dialectos del latín. Así se expresan, por ejemplo, F. Lázaro y V. Tusón (1987: 30-31) en un conocido libro de texto de lengua española:
    "Pero hay casos en que las hablas locales de un territorio no han llegado a constituir un modelo de lengua culta, sino que sus hablantes han adoptado otra lengua como tal. Es lo que ocurrió en España en las áreas leonesa y navarro-aragonesa, donde el latín evolucionó de modo distinto a como lo hizo en Castilla. En dichas zonas, los modelos locales de hablar no salieron de su estado disperso, estado que continúa hoy [...]. Atendiendo a los rasgos comunes, se dan a tales conjuntos de modos locales de hablar, como dialectos que son del latín, los nombres de dialecto leonés y dialecto navarro-aragonés, respectivamente."
    Para otros, en fin, son dos lenguas más. a la par del castellano, aunque con peor fortuna histórica. Es lo que sostiene R. Menéndez Pidal (1918: 3) cuando escribe:
    "El término "castellano'" puede tener un valor preciso para designar la lengua del Poema del Cid, cuando la unidad nacional no se había consumado, y cuando el leonés y el aragonés eran lenguas literarias."1
    Al afirmar que el aragonés de Juan Fernández de Heredia es un dialecto del castellano, no quiere decirnos M. Batllori que el aragonés sea una ligera diferenciación producida históricamente en el seno de la lengua de Castilla. Lo que hace Batllori es proyectar al pasado medieval la situación idiomática actual y la denominación utilizada por él para referirse a esa situación presente: en la Edad Media, como hoy, se hablaría en Aragón el "castellano", entendido como sinónimo de español. El aragonés sería, desde esa perspectiva, una modalidad regional de esa lengua común a Aragón y Castilla. La comprensión de la realidad parece acertada, pero la formulación es inadecuada. porque castellano y aragonés proceden. independientemente, del latín, y nada justifica llamar, en la Edad Media, castellano a la manera de hablar aragonesa.2
    Cuando F. Lázaro y V. Tusón afirman que el leonés y el aragonés son dialectos del latín no quieren decir, como es obvio, que los hablantes de estos "dialectos" comprendan el latín por una especial proximidad a esa lengua; quieren decir sencillamente que sus formas de hablar, procedentes del latín, no tienen categoría de lengua por carecer de escritura o de tradición literaria. Pero negar al leonés y al aragonés medievales categoría de lengua por no poseer tradición literaria es desfigurar la realidad histórica, sobre todo en el caso del aragonés. Sabido es que Juan Fernández de Heredia, en el último tercio del siglo XIV, desempeñó para las letras aragonesas una función similar a la desempeñada por Alfonso X, un siglo antes, para las castellanas. En lo que respecta al leonés, dejando a un lado casos menos claros, no es justo incluir, como hacen estos autores (1987: 64-65), el Fuero Juzgo en los documentos castellanos.
    Afirmar, como hace R. Menéndez Pidal, la existencia de tres lenguas en el seno del iberorromance central por la presencia de tres literaturas es dirimir un problema lingüístico en instancias foráneas. La lengua y la literatura no son magnitudes isométricas, y el hecho de que dos modalidades lingüísticas tengan sendas expresiones literarias no decide que sean lenguas distintas. De hecho, hoy hablamos con toda naturalidad de literatura hispanoamericana, sin que por ello afirmemos la existencia de una lengua hispanoamericana distinta de la española.


    3. Cambio de visión y de denominación

    La salida del laberinto viene dada por la adopción de un punto de vista estrictamente lingüístico: si las lenguas son básicamente sistemas de comunicación, y los leoneses,castellanos y aragoneses del medievo se entendían sin dificultad hablando cada cual a su manera, se está diciendo implícitamente que hablaban la misma lengua, a pesar de las diferencias regionales3. Esta lengua en que se comunicaban y entendían leoneses, castellanos y aragoneses no nació solamente al norte de Burgos, a los pies de la cordillera Cantábrica, sino también en tierras leonesas, aragonesas, riojanas... Y esto es perfectamente compatible con el lugar de honor que le corresponde a la variedad castellana en la historia de la lengua y la literatura. Pero sólo una visión deformada de la realidad lingüística ha podido hacer que esta lengua en que se entendían sin dificultad leoneses, castellanos y aragoneses se llame castellana. Si lo que hacía que se entendieran las gentes de esas tres zonas peninsulares era el fondo idiomático común, la denominación debiera dirigirse a ese fondo común, y no a un elemento diferencial, en este caso, el castellano. Si las lenguas tuvieran que denominarse por lo diferencial, y no por lo común, se podrían distinguir en el iberorromance central no tres lenguas, como quería R. Menéndez Pidal. sino seis o más: leonés oriental. leonés occidental, aragonés oriental, aragonés occidental, castellano norteño, castellano meridional... Y lo mismo podríamos hacer hoy,. en España y en América, con las distintas modalidades del español.
    Dada la coincidencia de las tres denominaciones idiomáticas con las de los tres reinos del centro peninsular, cabe pensar que esas denominaciones idiomáticas -leonés, castellano y aragonés- tienen en su origen una fuerte inspiración política. Pero, como es bien sabido, los límites de las lenguas no tienen por qué coincidir con los de los reinos o estados: el español moderno sigue siendo una y la misma lengua. aunque se hable en veinte estados diferentes4.
    Se impone, pues, como solución al problema que nos ocupa, cambiar, primero, el punto de vista, y después, la denominación. Hay que renunciar al uso de castellano como denominación de la lengua en que escribió Juan Ruiz, ya que lo hizo en la misma que los traductores y compiladores de la obra herediana o que el traductor del Fuero Juzgo. Podemos, sí, seguir diciendo que El conde Lucanor está escrito en castellano. que Juan Fernández de Heredia hizo traducir las Vidas paralelas de Plutarco al aragonés, o que el Fuero Jugo fue traducido al leonés, pero conscientes de que con esos adjetivos no expresamos el nombre de la lengua, sino el del dialecto o variedad regional. El nombre de la lengua ha de ser genérico y distinto de cualquiera de las variedades dialectales. ¿Cuál será, pues?
    Una solución, colmada de inocencia, sería apelar a la pura geografía y llamar a este complejo dialectal del centro peninsular iberorromance central. El nombre es correcto, y en algún momento puede ser de utilidad: pero es demasiado largo, tiene poca tradición y ninguna esperanza de prosperar. La solución más adecuada podría ser extender a la época medieval la denominación antonomástica español o lengua española, que, referida al período moderno, cuenta ya con una notable aceptación en los ambientes filológicos. De este modo. se consumaría totalmente la sustitución del castellano o lengua castellana por español o lengua española. Conviene recordar que ya R. Menéndez Pidal (1918: 3) condenó la "mala preferencia" que la Real Academia había dado a castellano para el período moderno.
    La razón fundamental de esta opción es que ya en la Edad Media esta lengua se hablaba en la mayor parte de España5. Por eso. el empleo de español para referirnos a la lengua medieval no responde, como dice R. Lapesa (1981: 299), a una "antonomasia demasiado exclusivista", sino al hecho elemental de que esta lengua tenía una extensión geográfica y demográfica mucho mayor que cualquiera de las otras lenguas peninsulares.
    Esta denominación es de origen, una vez producida la diversificación idiomática del primitivo romance (es decir, una vez pasada la etapa del romanice fabulare/ parabolare, en que aún era posible la comunicación fluida entre todas las gentes de la Romanía a través de una sola lengua: el latín tardío), y no tiene por que verse afectada por los acontecimientos de los siglos posteriores, aunque tampoco se excluya la posibilidad de cambio en la denominación. Queremos decir que, si el español hubiera tenido que cambiar de nombre al compás de su expansión geográfica y política, ya le vendría corto ese nombre, y habría que llamarlo hispánico o algo parecido6. Pero, así como podemos seguir llamando griego a la lengua de Hornero y a la hablada hoy en Atenas, a pesar de los incrementos y decrementos territoriales que ha experimentado a lo largo de su historia, así podemos seguir llamando español a la lengua de Juan Ruiz y de Cervantes, a pesar de que haya rebasado los límites geográficos y políticos de España.


    4. Historia de la nueva visión

    La idea de la unidad idiomática del leonés, el castellano y el aragonés en el período medieval es demasiado obvia como para que pueda ser un descubrimiento nuestro. Aparece con plena claridad en el autor (anónimo) de la Gramática de la lengua vulgar de España (1966), publicada en Lovaina en 1559. Para él, en León, Castilla y Aragón se hablaba lo que él denomina la "lengua vulgar de España" por hablarse y entenderse en toda ella7. Pero, curiosamente, frente a la tesis convencional, que afirma la primacía de Castilla, nuestro autor otorga la primacía a León y Aragón, alegando, entre otras razones, que, en un tiempo en que en Castilla "no se hablaba sino arávigo", ya se hablaba esa lengua en León y Aragón. Evidentemente, la aseveración del autor tiene validez para la Castilla reconquistada, pero no para la Castilla originaria, que mantuvo siempre el romance, por lo que su razonamiento carece de valor. Debiera haberse limitado a probar que León y Aragón no recibieron su lengua de Castilla: pero parece que un punto de indignación le llevó más allá de lo que era menester. Probablemente
    esto le dio pie a R. Menéndez Pidal (1918: 3) para descalificarle globalmente diciendo que su rechazo de la denominación "lengua castellana" se basa en "razonamientos incorrectísimos", y el propio A. Alonso (1958: 50) le califica de muy "razonador" pero poco "razonable". Sin embargo, la posición de este gramático es correcta en lo esencial, y descansa en una intuición muy certera: la intuición de que la lengua que habla la mayoría de los españoles no nació en Castilla y después se extendió por el sur, este y oeste de España, sino que es también, en razón de su origen, la lengua de León y Aragón...
    La idea de la unidad idiomática del centro peninsular en la Edad Media aparece también explícitamente formulada en D. Alonso (1964: 14) cuando escribe, en referencia a la glosa número 89 del Aemilianensis 60:
    "He aquí este venerable trozo [...],. que es, hoy por hoy, el primer texto, no podemos decir que de la lengua castellana, pues hay algún matiz dialectal, pero sí el primero de la lengua española".
    Hasta R. Menéndez Pidal (1918: 3), a pesar de su proclividad a admitir tres lenguas distintas en el centro peninsular durante la Edad Media, se acerca en algunos casos a la idea de la unidad idiomática. Eso sugiere el título de su obra Crestomatía del español medieval (1965-66), obra en que se reúnen textos leoneses, castellanos, mozárabes y aragoneses bajo el común denominador "español". Y ese mismo sentido parece tener el denominador "español" de su obra magna Orígenes del español (1950), en la que, además de aparecer reunidos textos leoneses, castellanos y aragoneses, se narra la protohistoria de los respectivos dialectos. Es menos probable que haya que entender el título de esta obra como descripción de los orígenes y circunstancias de una lengua - el "castellano"- que con el tiempo iba a convertirse en español.
    Esta idea de la unidad idiomática del centro peninsular es capital en el ensayo de A. López García (1985): El rumor de los desarraigados. Conflicto de lenguas en la península ibérica. Para él, ya en la Edad Media existía una única lengua en el centro peninsular que conocían incluso las gentes de la periferia. Pero esa lengua no es para él el resultado de una evolución, sustancialmente idéntica, del latín en los distintos territorios del centro peninsular, sino fruto de la expansión, en sentido este->oeste y oeste->este, de una lengua franca creada por los vascos en el valle del Ebro. En esta lengua habrían sido escritas, entre otras obras, las de Berceo, el Libro de Alexandre, el Libro de Apolonio, Elena y María, e incluso el Mio Cid; no el Fuero Juzgo (p. 60).
    En esta hipótesis no se explicitan suficientemente las relaciones entre los distintos dialectos del centro peninsular, y en particular las de esta koiné con el castellano norteño prealfonsí. Resulta particularmente extraña su afirmación de que "Castilla era el único reino que carecía de un basamento romance derivado de la escisión espontanea del latín in situ" (p. 71).
    Más allá de las palabras, la presencia del director de la Real Academia Española en los actos conmemorativos de las Glosas Emilianenses en San Millán de la Cogolla (27-101992) es también un voto a favor de la tesis que propugna la existencia de una unidad idiomática en el centro peninsular ya en la Edad Media 8. Porque, si la lengua de Juan Ruiz y de Cervantes nació al norte de Burgos, y sólo después se extendió por el resto de España y por el ancho mundo, ¿qué sentido puede tener el vincular su nacimiento a unas glosas del siglo X que ni se hicieron en Castilla ni están en castellano? Sólo admitiendo que esta lengua ya en sus orígenes es transcastellana -antes hemos dicho española-, tiene sentido esa presencia y esa conmemoración.

    5. Historia de la denominación

    Aunque la denominación español (o equivalentes) empezara a "cundir" (A. Alonso 1958: 15) en el siglo XVI. tal vez sea excesivo decir que en la Edad Media sólo se usó de vez en cuando. La denominación lenguaje de España aparece tres veces en las Siete Partidas (Part. II, VII, 4; II, IX, 27; y II, XVIII, 1 [J. Mondéjar Cumpián 1981: 33-34]), y una vez en el Setenario (Set. 187. 10 [H. J. Niederehe 1975: 82]). "Espannol" aparece en el cap. 183 de la Primera crónica general (Alfonso X 1977: 136a, 20), y su equivalente francés "espaignol" se documenta en el Román de Gaufroy (J. Mondéjar Cumpián 1981: 16) y en la versión francesa de la Escala de Mahoma (H. J. Niederehe 1975: 82). Y, en los textos latinos, parece que no era infrecuente referirse al romance central con la denominación "hispanicum (idioma)" (G. Menéndez Pidal 1951: 365, 367, 377). Hasta Nebrija, que cuando se expresa en romance usa el adjetivo "castellano", utiliza en sus textos latinos los adjetivos "hispanus" o "hispaniensis" para referirse a su lengua9.
    Se podrá decir que las denominaciones "espannol/espaignol, hispanum, hispanicum, Hispaniense o lenguaje de España" denotan la misma realidad que castellano (J. Mondéjar Cumpián 1981: 33), aunque sea distinta la connotación. Sea de ello lo que fuere, lo único que interesa señalar aquí es que estos términos no fueron rarae aves antes del siglo XVI, y que, si estos términos fueran aptos para referirse a las formas lingüísticas castellanas, a fortiori lo serían para referirse, inclusivamente, a las leonesas y aragonesas10.


    6. Nuevo significado de español

    Nuestra denominación -siempre español- coincide en un tramo temporal con la de los que, a partir del siglo XVI, llaman española a nuestra lengua. Pero esta coincidencia en el significante oculta diferencias en el significado. De hecho, para los defensores del patrón castellano antiguo->español moderno, el español es castellano expandido; es decir, el español es la lengua de la Castilla norteña que se ha extendido por toda España y gran parte del Nuevo Mundo. Eso explica el que A. Alonso (1958: 163) diga que "castellano y español nombran a un mismo objeto con perspectivas diferentes". Vistas así las cosas, las formas lingüísticas leonesas y aragonesas habrían sido sustituidas en la mayor parte de su territorio por la "lengua castellana". La acción habría sido tan intensa y eficaz que, en el caso del leonés, por ejemplo, si hemos de creer a R. Cano, al final sólo quedan algunos rasgos leoneses "dentro de una estructura castellana" (R. Cano 1988: 206). Nuestra imagen de la realidad es en alguna medida distinta: el español moderno es español expandido, y las áreas leonesa y aragonesa no cambiaron de lengua con la creciente castellanización. Abandonaron, sí, algunos de sus rasgos a cambio de otros castellanos; pero su léxico, su gramática y su pronunciación siguieron siendo mayoritariamente los de antes: León no aprendió a decir pan, vino, amor, cielo, tierra, vida, muerte, amo, amas, ama, amamos... de Castilla. Eso se podría haber producido si el agente exterior hubiera sido, por poner un caso extremo, el árabe o el vasco. Pero el castellano, al no ser lengua distinta, no produjo en León y Aragón un cambio de lengua.
    Por otra parte, como muy bien señala V. García de Diego, el "castellano" fue especialmente inhábil para defenderse de los dialectos vecinos; en célebre expresión de este autor, "el castellano es un complejo dialectal" (V García de Diego 1950: 330). El propio R. Lapesa reconoce que "el castellano drecho" alfonsí "respondía en general al gusto de Burgos, pero con ciertas concesiones al lenguaje de Toledo y León" (R. Lapesa 1981: 241).
    Apenas es posible exagerar la presencia de lo castellano en la expansión del español: pero no se deberían silenciar o minusvalorar otras presencias. En el andaluz, a pesar de su indudable ascendencia castellana, hay tantos rasgos de índole leonesa que, para la zona central y occidental, hasta se ha acuñado la denominación de "Andalucía leonesa" (A. Zamora Vicente 1974: 330). De origen leonés parecen ser, entre otros rasgos, la ascensión de /-e/ a /-i/ y de /-o/ a /-u/, la esporádica sustitución de /1/ por /r/ en los conjuntos prenucleares (por ejemplo, /pr/ y /br/ por /pl/ y /bl/), la velarización de la /n/ final de palabra, e incluso el tan extendido y perturbador de la aspiración de la /s/ implosiva (P. M. Lloyd 1993: 556-557). Esto no es nada sorprendente si tenemos en cuenta que la conquista de la Andalucía central y occidental fue una empresa conjunta de Castilla y León11. En la Andalucía oriental, es sobradamente conocida la presencia de numerosos elementos aragoneses (A. Zamora Vicente 1974: 327).


    7. Conclusiones

    De lo expuesto hasta aquí pueden extraerse las siguientes conclusiones:
    1) El criterio para decidir sobre la unidad o pluralidad de lenguas en el centro peninsular durante la Edad Media ha de ser de carácter lingüístico, y no literario o político.
    2) La lengua en que se comunican hoy la mayor parte de los españoles no se originó solamente al norte de Burgos, sino también en la Rioja. León y Aragón. Sólo así tiene sentido decir que la glosa 89 del Aemilianensis 60 es el primer texto de la lengua española.
    3)
    Esta lengua ha de llamarse española desde sus orígenes, porque ya entonces se hablaba en la mayor parte de España. Esta denominación es antonomástica, y es, en el fondo, tan ingenua como la de "selección española" en el ámbito deportivo.
    4)
    Al ser denominación de origen, no tiene necesariamente que cambiar por el hecho de que el español haya rebasado los límites geográficos y políticos de España.





    Bibliografía

    ABC. 27-10-1992.
    ALFONSO X (1977), Primera Crónica General, Madrid: Gredos, 2 vols.
    Ainado ALONSO (1958), Castellano, español, idioma nacional. Buenos Aires: Losada.
    Dámaso ALONSO (1964). De los siglos oscuros al de Oro. Madrid: Credos.
    Miguel BATLLORI (1987). Humanismo y renacimiento. Barcelona: Ariel.
    Rafael CANO (1988). El español a través de los tiempos. Madrid: Arco/Libros.
    Eugenio COSERIU (1981), "Los conceptos de dialecto, nivel y estilo de lengua y el sentido propio de la dialectología". LEA, III, 1-32.
    Vicente GARCÍA DE DIEGO (1950). "El castellano como complejo dialectal". RFE. XXXIV. 107-124.
    Gramática de la lengua vulgar (1966). Madrid: CSIC. (Ed. facsimilar de la de 1559. Lovaina: Bartholomé Gravio.)
    Rafael LAPESA (1981). Historia de la lengua española. Madrid: Gredos.
    Fernando LÁZARO y Vicente TUSÓN (1987), Lengua española, Salamanca: Anaya.
    Paul M. LLOYD (1993). Del latín al español. 1. Fonología y morfología históricas de la lengua española, Madrid: Gredos.
    Ángel López GARCÍA (1985), El rumor de los desarraigados. Conflicto de lenguas en la península ibérica. Barcelona: Anagrama.
    Gonzalo MENÉNDEZ PIDAL. (Í951). "Cómo trabajaron las escuelas alfonsíes". NRFH. V. 363-380.
    Ramón MENÉNDEZ PIDAL (1918). "La lengua española. Una carta de don Ramón Menéndez Pidal", Hispania, 1. 1-14.
    Ramón MENÉNDEZ PIDAL (1950). Orígenes del español. Estado lingüístico de la Península Ibérica hasta el siglo XI, Madrid: Espasa Calpe.
    Ramón MENÉNDEZ PIDAL (1965-1966). Crestomatía del español medieval. Madrid; Gredos. 2 vols.
    José MONDÉJAR CUMPIÁN (1981). "Castellano" y "español", dos nombres para una lengua. Granada: Don Quijote.
    Antonio de NEBRIJA (1946). Gramática de la lengua castellana, Madrid: Ed. de la Junta del Centenario. (Ed. facsimilar de la de 1492. Salamanca.)
    Antonio de NEBRIJA (1951). Vocabulario español-latino. Madrid: Real Academia Española. (Ed. facsimilar de la de 1495. Salamanca.)
    Hans-Joseph NIDEREHE: (1975). Die Sprachauffassung Alfons des Weisen. Studien zur Sprach- und Wissenschiaftsgeschichte. Tubinga: M. Niemeyer.
    Alonso ZAMORA VICENTE: (1974). Dialectología española. Madrid: Gredos.



    Notas

    1 Sin embargo, cf. apartado 3 de este trabajo.
    2 Es posible también que con la expresión "su dialecto aragonés" se refiera M. Batllori al dialecto que hablaba Juan Fernández de Heredia, sobrentendiendo que es el latín la lengua de referencia. En este caso, su posición sería sumamente confusa, ya que, por una parte, admitiría que el aragonés tiene tradición literaria, y, por otra, le negaría la categoría de lengua.
    3 No podemos estar de acuerdo con Coseriu (1981: 8) cuando afirma que, "aun no habiendo intercom-prensión, puede tratarse de dialectos de la misma lengua histórica".
    4 Un caso ilustrativo es también el del valenciano con respecto al catalán: ni porque pertenezca a distinta comunidad autónoma, ni porque tenga gramática escrita "propia", deja de ser la misma lengua que el catalán.
    5 A. López García (1985: 70. 77-78. 90) aduce como razón justificativa de español -para él la única- la particularidad de ser la lengua de comunicación entre todos, o casi todos, los habitantes de la Península. La razón es óptima, pero no la única. La observación ya aparece en el autor de la Gramática de la lengua vulgar (1966: 6). aunque rechaza la denominación española.
    6 Hispánico era precisamente la denominación que sugería Ricardo Rojas en 1923: cf. A. Alonso 1958:139.
    7 En un primer momento incluye también el portugués dentro de esta "lengua vulgar de España": después, teniendo en cuenta que el portugués "tiene tantas y tales variedades en algunas palabras y pronunciaciones", admite que "bien se puede llamar lengua de por si" (p. 7).
    8 En sus palabras ("A la lengua castellana la han hecho española y de dimensión universal los españoles que permanecieron entre el Mediterráneo y el Atlántico y los que fueron a Ultramar" [ABC. 28-10-92. p. 5]), el Director de la Real Academia se atiene al patrón mas extendido en los ambientes filológicos:
    castellano antiguo-español moderno.
    9 Cf. Nebrija 1946, prólogo y colofón, y 1951 s. castellano.
    10 A. López García (1985) rechaza reiteradamente la denominación castellano para el constructo vasco-rrománico que, según él, llegó a ocupar el centro peninsular ya en la Edad Media (cf. sobre todo, pp. 36, 61 y 69). Al convertirse en el medio normal de comunicación entre los distintos pueblos de la Península,
    11 Concretamente, entre los repobladores de Jerez de la Frontera, el 45% eran oriundos de zonas leonesas o gallego-portuguesas, y, entre los pobladores de Sevilla, después de su conquista por Fernando III, había un numeroso contingente de gentes noroccidentales (Lloyd 1993: 556-557).
    Donoso y Manuel Ribadavia dieron el Víctor.
    Libra zagun, mutillak, España lepratik,
    harturik hontarako fusillak bertatik;
    ekarriko dizkigu pakiak gerratik,
    poztutzen dala oso mundua gugatik.

    Españan española da Don Karlosena,
    ekarri zagun hura ahal degun lehenena;
    konfiantza jar zagun oso harentxena,
    berak emango digu gustorik onena

    POR DIOS Y POR ESPAÑA VICTORIOSOS DE TODOS SUS ENEMIGOS, SIN PACTOS NI MEDIACIONES.

    .“Miguel, Miguel, Miguel guria,
    Zaizu, zaizu Euskalerria”.

  13. #33
    Agustina está desconectado Miembro novel
    Fecha de ingreso
    04 may, 15
    Mensajes
    1
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Hola! Con respecto a este tema creo que la denominación más acertada es "español" ya que el castellano era un dialecto que se hablaba en la región de Castilla. Si bien el español de Castilla fue uno de los dialectos más influyentes para la consagración del español actual, en el resto de la península hubo muchos otros dialectos que también influyeron en su evolución como el leones que se hablaba en el reino de León o el Navarro-aragones.

  14. #34
    Avatar de Ennego Ximenis
    Ennego Ximenis está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 10
    Mensajes
    519
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    -Repetido-
    Última edición por Ennego Ximenis; 14/02/2016 a las 01:23
    Libra zagun, mutillak, España lepratik,
    harturik hontarako fusillak bertatik;
    ekarriko dizkigu pakiak gerratik,
    poztutzen dala oso mundua gugatik.

    Españan española da Don Karlosena,
    ekarri zagun hura ahal degun lehenena;
    konfiantza jar zagun oso harentxena,
    berak emango digu gustorik onena

    POR DIOS Y POR ESPAÑA VICTORIOSOS DE TODOS SUS ENEMIGOS, SIN PACTOS NI MEDIACIONES.

    .“Miguel, Miguel, Miguel guria,
    Zaizu, zaizu Euskalerria”.

  15. #35
    Avatar de Ennego Ximenis
    Ennego Ximenis está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 10
    Mensajes
    519
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Los orígenes de la dialectología Hispánica y Ramón Menéndez Pidal

    Por Inés Fernández-Ordóñez
    http://www.vallenajerilla.com/berceo...lectologia.htm

    Cuando a principios del siglo pasado Ramón Menéndez Pidal comenzó su actividad intelectual, poco o nada se había hecho por incorporar al ámbito hispánico los principios teóricos y métodos que había desarrollado la filología europea a finales del siglo XIX. Cuando unos cuarenta años después la guerra civil interrumpió los proyectos de investigación de don Ramón y su escuela, desmantelando el Centro de Estudios Históricos y obligando a sus investigadores a la dispersión o el exilio, la filología hispánica había sido fundada y equiparada en gran medida a las filologías de otras naciones europeas.
    Es precisamente en esta época, en los primeros años del siglo XX, y gracias a su magisterio, cuando tiene lugar la fundación de los estudios dialectales hispánicos. Esa fundación no fue una casualidad, o el fruto de un interés momentáneo, sino que formaba parte de un plan a largo alcance diseñado por Menéndez Pidal. Ya en fecha tan temprana como 1903, en una carta dirigida a Miguel de Unamuno, manifiesta su interés en estudiar el leonés y el aragonés y dedicarles dos monografías:

    Mi ambición es hacer dos libritos, uno sobre el Leonés y otro sobre el Aragonés, que sean la base para una futura historia de la Lengua española que algún día escribiré. Sé que la tarea es muy grande, pues tengo que perderme primero en pormenores y luego organizar conjuntos; pero si tengo vida, espero realizar mi idea[1].
    Mientras que la proyectada monografía sobre el leonés vio la luz en 1906, El dialecto leonés, la que había planeado dedicar al aragonés nunca se hizo realidad, y ello a pesar de que sus dos primeros trabajos que entrañan análisis de datos dialectales, el estudio de del Poema de Yusuf (1902) y la Razón de amor (1905), fueron dedicados a textos de carácter aragonés. No voy a entrar ahora en los motivos de esa postergación, en la que pueden haber contado muchos factores, tanto de orden científico, político como personal[2]. Lo cierto es que El dialecto leonés es la primera monografía en que se organizan de un modo sistemático todos los datos entonces disponibles en torno a un dominio lingüístico peninsular y puede considerarse por ello el símbolo de la fundación de los estudios dialectales hispánicos que alumbró Menéndez Pidal y su escuela.

    Pero, lejos de ser un fruto aislado, El dialecto leonés debe ser enmarcado en el conjunto de contribuciones realizadas por Menéndez Pidal (I) o diseñadas y patrocinadas por él en el Centro de Estudios Históricos (II).


    I. La fundación de los estudios dialectales

    Poema de Yuçuf. Materiales para su estudio (1902).
    Manual de gramática histórica española (1904).
    Razón de amor con los Denuestos del agua y el vino (1905).
    El dialecto leonés (1906).
    Cantar de Mio Cid. Texto, gramática y vocabulario (1908-1911).
    Elena y María. Poesía leonesa inédita del siglo XIII (1914).
    Roncesvalles. Un nuevo cantar de gesta español del siglo XIII (1917).
    Documentos lingüísticos de España. Reino de Castilla (1919).
    Orígenes del español (1926).


    II. Recopilación de fuentes dialectales inspirada por su magisterio:

    Tomás Navarro Tomás (dir.), Atlas lingüístico de la Península Ibérica (1923*1936).
    Tomás Navarro Tomás, Documentos lingüísticos del Alto Aragón (1919).
    Américo Castro, Federico de Onís, Fueros leoneses de Zamora, Salamanca, Ledesma y Alba de Tormes (1916).

    Gracias a estos trabajos, hacia 1936 se habían sentado las bases para conocer la articulación dialectal de la Península Ibérica, tanto en el pasado, en sus remotos orígenes medievales, mediante la publicación de documentos y textos, como en el presente, gracias al Atlas Lingüístico de la Península Ibérica.
    La metodología que sigue de Menéndez Pidal en todos los trabajos de investigación lingüística citados en el epígrafe I permanece esencialmente la misma en todas sus producciones, desde 1900 hasta la guerra civil y en sus estudios posteriores. En todas sus obras Menéndez Pidal hace empleo de ciertas constantes en su método de trabajo. Esto es, sus conclusiones lingüísticas se alcanzan siempre de acuerdo con ciertos procedimientos, que se repiten (III):


    III. Método de trabajo:

    1) La interpretación de los datos antiguos se combina y apoya con los modernos y viceversa. Ello es así en El dialecto leonés, en el Manual de gramática histórica, en el Cantar de Mio Cid o en Orígenes del español.
    2) No basta sólo con combinar datos antiguos y modernos, sino que hay que reunir datos procedentes de cada uno de los dialectos romances de la Península Ibérica. Los fenómenos lingüísticos se interpretan a través de la comparación intrapeninsular. En especial, el castellano sólo puede comprenderse en comparación con el leonés y el aragonés.
    3) Los datos modernos y antiguos se complementan con el testimonio de la toponimia, a la que se concede una relevancia extraordinaria como prueba de la veracidad de las hipótesis manejadas.
    4) Todos (o la inmensa mayoría de) los datos manejados tienen un carácter fonético. La fonética histórica es la estructura arquitectónica del edificio pidalino, al que se añaden tabiques gramaticales y léxicos.
    5) Menéndez Pidal no se conforma con mostrar la distribución areal de los fenómenos lingüísticos, sino que persigue hallar los motivos históricos de la formación de cada área o de cada preferencia lingüística por parte de un grupo humano. Ese deseo de obtener la causa eficiente, histórica, de cada fenómeno, tiene una contrapartida: para Menéndez Pidal los testimonios lingüísticos son pruebas de tanta o mayor importancia que los documentales para reconstruir la historia de un pueblo o de un territorio: la lingüística se convierte en una parte más de la historia general.
    6) En Orígenes encontramos ya, además, la hipótesis difusionista del cambio lingüístico: a más cantidad (más regularidad) de datos en la manifestación de un fenómeno, mayor antigüedad del mismo. Desde el punto de vista metodológico, la hipótesis implica el uso de las estadísticas (por ejemplo, en la evolución del diptongo ai, el grupo m'n o los derivados de medietate) y la comparación entre áreas geográficas peninsulares (los principios geográfico-cronológicos) que permiten identificar áreas focales en la difusión de los fenómenos descritos.

    La importancia de la estadística como método de alcanzar conclusiones reaparece esporádicamente en las obras posteriores, como su póstuma Historia de la lengua española, publicada en 2005 pero escrita en su exilio durante la guerra civil y los años inmediatamente siguientes[3].
    Este método de trabajo se pone al servicio de ciertas ideas sobre la articulación lingüística de la Península, que compendiaré en dos fundamentales: una es el papel preponderante del castellano en la formación del español; otra es que el español es el resultado de la evolución de los tres dialectos románicos centrales de la Península Ibérica, el castellano, el astur-leonés y el navarro-aragonés.


    IV. Papel preponderante del castellano en la formación del español

    La idea de Menéndez Pidal más notoria es la continua reivindicación del papel hegemónico de Castilla en la constitución del español. Esa idea tiene dos raíces. Por un lado, responde al deseo restaurador de la nación española propio de la generación del 98. Igual que Azorín o Unamuno, Menéndez Pidal atribuía a Castilla un papel dirigente en la configuración de España. Por otro lado, y esta creo que era la razón determinante para don Ramón, Castilla había alcanzado ese papel rector por un factor cultural: la fuerza atrayente de su literatura[4].
    En la visión de Menéndez Pidal, el castellano es la primera lengua con una literatura propia: la épica es castellana y esa literatura ejerce una tan potente atracción que hace del castellano la lengua literaria por excelencia:

    Esos poemas tradicionales de Castilla, renovados por la actividad y la erudición de los juglares, eran literatura oral, efímera: el único cantar de gesta cuyo manuscrito se nos conservó, el de Mio Cid, no es castellano. Los cantares épicos castellanos no consiguieron perpetuarse en las bibliotecas, pero su popularidad los imponía a la atención del cronista autor de la Najerense, y ellos, sobre toda otra producción literaria, ganaban crédito y admiración para el dialecto castellano[5].

    De ahí que le resulte molesto el testimonio de los primeros textos literarios, que no siempre están escritos en castellano. Así, aunque para la Razón de amor reconoce que "aragonés, como el copista, es el lenguaje del texto", se resiste a concedérselo al autor:
    "no podemos asegurar si el aragonesismo de este texto es propio del autor, o sólo del copista Lope [...]. El estar el pueblo de Moros a unas cinco leguas de la frontera occidental aragonesa, pudiera apoyar la suposición de un original poético venido de Castilla" (1905: 108-109).
    Esa misma actitud se percibe al analizar Elena y María: la no sujeción de la lengua del poema a la regularidad por él esperada en la manifestación de los diptongos (como es habitual, un rasgo de la fonética) es aprovechada para restar importancia al leonés como lengua literaria (y ello a pesar de reconocer que el Mio Cid ofrecía irregularidades análogas):

    Los textos literarios y los diplomas notariales [leoneses] no concuerdan en su testimonio; ni aquellos ni estos reflejan con suficiente fidelidad el dialecto leonés hablado; y en los textos literarios, especialmente, se ven luchar dos influencias, literarias también, y enteramente opuestas, la galaico-portuguesa y la castellana, que no se ejercieron de igual modo, ni mucho menos en la lengua hablada. La lengua hablada mantuvo hasta hoy caracteres propios bien armonizados entre sí, en los cuales se observa la transición gradual en el espacio, de los rasgos gallego-portugueses hasta los castellanos; en vez de esta transición gradual, los textos escritos nos muestran mezcla antagónica, pues la literatura leonesa, falta de personalidad, se movió vacilante entre los dos centros de atención que incontrastablemente la sobrepujaban (1914: 156).

    Pero de todos estos textos no-castellanos del XIII, que no se sujetaban a su visión prevalente de la lengua y la literatura castellanas, a Menéndez Pidal le disuena sobre todo el poema de Roncesvalles. Mientras que el Cid se ajusta más o menos a su teoría de una épica originalmente castellana (cuya primera manifestación sitúa en los Infantes de Lara), el único otro poema épico conservado está copiado en dialecto navarro. De ahí que se esfuerce en arrebatárselo a Navarra para concedérselo a castilla:

    En resumen, diremos que las formas navarro-aragonesas que ofrece nuestro texto son muy pocas, muchas menos aún que las que ocurren en los documentos del sur de Navarra (Fitero, Tudela) [... ] De modo que nuestro manuscrito presenta un desequilibrio entre la grafía y las formas dialectales; su carácter navarro se debe, pues, en gran parte a un amanuense, y acaso a éste se le puedan atribuir no sólo en gran parte, sino en su totalidad los dialectalismos navarros [...]. El lugar en que se redactó el poema de Roncesvalles pudiera ser Navarra. Cierto que no nos lo asegura ningún navarrismo de rima que se halle en nuestro fragmento; mas acaso parecerá natural que Navarra, el país que primero recibía a los juglares franceses que pasaban por el puerto de Roncesvalles a santiago y otros puntos, se interesase primero por una leyenda que se desarrollaba en su propio territorio [...]. No obstante, [... ] como se desconoce una literatura poética navarra en general, como se desconocen hasta meros relatos en prosa navarra acerca de la leyenda de Roncesvalles, y, por otra parte, como la literatura épica es muy activa en castilla, como en ésta el desastre de carlomagno fue popular hasta dar nacimiento a otro tema, el de Bernardo del carpio, y como, en fin, la métrica de Roncesvalles es en extremo parecida a la de Mio Cid, parece más natural suponer que en castilla se compuso el Roncesvalles, y que el lenguaje navarro con que hoy se nos presenta el fragmento recién descubierto es fruto simplemente de una adaptación debida a cualquier copista (1917: 23 y 90).

    El Roncesvalles obligaba a hablar de la posibilidad de una épica navarra, como de influencia navarra era la extremadura castellana donde previsiblemente se compuso el Poema de mio Cid. Y como navarra es la Crónica najerense en la que a finales del siglo XII se resumen por vez primera en prosa latina muchos de los cantares épicos perdidos en forma versificada. Pero Menéndez Pidal considera que los asuntos de los poemas recogidos por la Crónica najerense son necesariamente castellanos[6].
    Los primeros testimonios literarios puestos por escrito no utilizan el castellano, pero Menéndez Pidal no duda en degradar la literatura de esos orígenes, a la que tilda de "dialectal" en su Historia de la lengua (dialectal, claro está, desde una perspectiva castellanista anacrónica en la cual el castellano se identifica con la variedad que triunfará en la lengua literaria)[7]. sin embargo, si tenemos en cuenta que uno de los pasos fundamentales para que una variedad lingüística comience un proceso de estandarización es su representación escrita, cabría argüir que, en esta época primitiva, más dialectal deberíamos juzgar el castellano, sin textos literarios puestos por escrito, que el navarro-aragonés, por ejemplo, que contaba en su haber la Razón de amor o el Liber regum.
    En el castellanismo lingüístico de Menéndez Pidal se oculta, sobre todo, un castellanismo literario que nace de su visión de la poesía tradicional como única manifestación genuina del alma colectiva del pueblo español. Esta idea se desprende claramente de la cita siguiente, en que se minusvalora la primera literatura escrita por "dialectal" y por imitar modelos extranjeros mientras que se pondera la literatura de tradición oral, a pesar de ser conocida solamente a través de testimonios indirectos, y a la que se le atribuye filiación castellana en su génesis y formulación lingüística:

    Castilla, durante el reinado de Alfonso VIII, afirma más que en los períodos anteriores su individualidad lingüística y propaga rápidamente su influencia por los dialectos circunvecinos. No se conserva en este tiempo obra ninguna en castellano que nos revele gran actividad poética o prosística como apoyo de la preponderancia idiomática. [...] Mientras la literatura escrita, de imitación de modelos foráneos, escrita en pareados o en cuaderna vía, continúa firme en su dialectalismo, los juglares castellanos conseguían para Castilla la hegemonía de la literatura cuasi-oral[8].

    Es bien sabido que Menéndez Pidal tenía por dogma que el romancero existía allá "donde quiera se habla español" y el hecho de que la lengua de los romances cantados en Galicia o Cataluña fuera el castellano probaba, a su entender, tanto la fuerza difusora de la literatura castellana como también de la lengua en que esta se transmitía[9]. Este argumento, por ejemplo, fue utilizado reiteradamente para probar que el español tenía una larga implantación plurisecular en Cataluña y ha producido, por efecto rebote, que los folkloristas catalanes apenas se hayan interesado por su romancero[10].
    La fuerza expansiva alcanzada por el castellano es, en la perspectiva de Menéndez Pidal, una consecuencia del carácter irresistible de su literatura. Por ello, igual que revolucionaria es la poesía épica castellana, revolucionaria debe ser la lengua vehicular de la misma. El carácter disidente, indócil, rebelde e inventivo del castellano se reitera insistentemente en Orígenes del español. Dos breves ejemplos:

    se ve que la tendencia vulgar a suprimir la g- estuvo algo extendida por casi toda España, aunque sólo en la revolucionaria castilla arraigó decididamente (19503: 235). El artículo en castilla se encuentra más adelantado en su evolución [...]. Las grandes vacilaciones de forma que el artículo tiene en León y en Aragón son en castilla poquísimo usadas o totalmente desconocidas. castilla, como en otros fenómenos que ya hemos notado, es la región en que la evolución se ha realizado más rápida y decididamente (19503: 337 y 339).

    Estos comentarios, que se van jalonando a lo largo de la obra, concluyen con su conocida enumeración de rasgos de la disidencia castellana (que, salvo en lo referente al artículo, son fonéticos) y con la siguiente afirmación:

    cantabria, la última conquista romana, y además comarca de romanización más lenta, nos aparece en su evolución lingüística como región más indócil a la común evolución de las otras regiones, más revolucionaria, más inventiva, original y dada al neologismo [...]. Hemos visto que castilla aparece en la Historia rechazando el código visigótico vigente en toda la Península y desarrollando una legislación consuetudinaria local. Pues lo mismo sucede con el lenguaje. El dialecto castellano representa en todas esas características una nota diferencial frente a los demás dialectos de España, como una fuerza rebelde y discordante que surge de cantabria y de las regiones circunvecinas (19503: 487).

    Creo que esa reconstrucción del área geográfica en que surge el castellano, cantabria y sus regiones circunvecinas, es esencialmente certera, si bien cabe hacer algunas matizaciones a la exposición pidalina. Por un lado, está claro que no son lícitas las valoraciones de "arcaico y conservador" y "revolucionario e inventivo" aplicadas a cualquier dialecto: ese carácter depende en gran medida de los rasgos elegidos en la observación. Hay ocasiones en que las soluciones castellanas pueden considerarse las "conservadoras", como es el caso de la ausencia de diptongación ante yod o de palatalización de la l-[11]. Por otro lado, en Orígenes nunca se destacan aquellas opciones lingüísticas en que la solución preferida posteriormente en la lengua común española no fue la castellana: este es el caso de la palabra mitad, solución procedente de oriente y allí antes implantada, tal como se demuestra en el libro (19503: 265-270). Lo mismo ha sido observado respecto de la asimilación mb > m, procedente del este, o de las palatalizaciones de pl-,kl- y fl-, procedentes del oeste, en las que Castilla figura como "área intermedia, ni pionera ni radical"12 .
    Este deseo de afirmar la disidencia castellana en lo lingüístico le plantea problemas cuando testimonios que considera castellanos por su localización geográfica no se someten al castellanismo lingüístico. Así, se niega a hacer castellanas las Glosas silenses, al reconocer el carácter navarro-aragonés de su lengua, pese al lugar geográfico al que pertenecen y a la tradición escrituraria en la que se inscriben:
    Las Glosas silenses, si por la escritura de su amanuense son tan castellanas como lo que se escribía por los monjes a las orillas del Arlanza, por su lenguaje son tan riojanas, casi, como loque se escribía en las celdas de San Millán [...]. La falta de documentos notariales viejos de Silos nos impide comprobar el lenguaje de las Glosas Silenses. Es de suponer que todos estos rasgos navarro-riojanos que hemos apuntado no eran comunes a la alfoz de Lara, sino que eran lenguaje individual del monje glosador que quería seguir el patrón de los escritos usuales en el monasterio navarro de San Millán (19503: 484-485).
    ¡No fuera a ser que lo navarro estuviera infiltrado en el corazón de Castilla! Por motivos semejantes niega que la documentación de Oña refleje adecuadamente el dialecto, por supuesto arcaísmo notarial y escriturario, cuando en otras zonas (como León) supone ese arcaísmo como propio del habla:

    El idioma castellano que servía para la elocuencia de este conde Sancho García era una continuación progresada del idioma que había servido para redactar las Glosas Silentes en los tiempos ya lejanos de Fernán González [.]; pero no conocemos muestras de esa progresada habla vulgar castellana, sino sólo de su variedad latinizada que usaban los notarios. En el archivo del monasterio de Oña, fundado por el mismo Sancho García en 1011, y rico depósito de buena parte de nuestros documentos lingüísticos, todavía podemos descubrir algunos restos del habla vulgar corriente en el Norte del condado de Sancho, la cual conservaba fossateira, junto a la forma nueva más general, fossadera o 'fonsadera', y prefería aún lomba y portiello, canaliella, en vez de los neologismos loma, portillo, etc, que se usaban ya corrientemente en Castilla
    (19503: 477).

    De la misma forma, por seguir un criterio apriorístico sobre las áreas lingüísticas basado en los límites políticos, a veces engloba los resultados de León oriental con los del resto del reino leonés, ocultando así la coincidencia primitiva de los rasgos castellanos con los del oriente de León. Ese es el caso, por ejemplo, de la evolución del diptongo ai o de las palabras que comienzan por BR-, FR-, en las que la documentación de Sahagún marcha de acuerdo con Castilla[12]. No obstante, en otras evoluciones como la de m'n, la de kt > c o la de ske > ts reconoce claramente que el oriente de León coincide con el castellano. Pese a ello, al comentar los datos, resalta siempre el liderazgo castellano:

    Una vez más Castilla sigue evolución diversa de la mayoría de los romances: fascia > haga (19503: 308).
    El neologismo de la ch en pechar, lecho, ya aludido, que se propaga por el Oriente y el Centro del reino astur-leonés, obedece probablemente a influjo castellano. Seguramente viene de Burgos el grupo mbr en vez de las formas leonesas mn, m en nombre, techumbre, etc. (19503: 452).

    Y esta misma distorsión podría argumentarse respecto al artículo, ya que el oriente de León coincide mucho antes con los usos castellanos que el resto del reino[13]. Y respecto al leísmo asociado a discontinuos masculinos es también completa la coincidencia entre el oriente leonés y el primitivo solar del castellano[14]. Cabría plantearse, pues, si esa coincidencia no es también originaria: el área primitiva del castellano debería entonces ampliarse por el oeste a la zona oriental del antiguo reino de León.
    Otros aspectos supuestamente diferenciales sabemos hoy que pudieron tener una distribución mucho más amplia que la admitida por Menéndez Pidal (por ejemplo, los cambios -LY- > ž, Ge,i- > Ø), al tiempo que la reevaluación de los documentos utilizados por Menéndez Pidal muestra en el castellano un comportamiento mucho menos decidido del que se da a entender en Orígenes[15].
    Pero todos estas observaciones son sólo de menor importancia: el edificio pidalino y, a mi entender, la reconstrucción de muchos de los hechos lingüísticos hasta el siglo XI es esencialmente certera, por mucho que hoy se pudiera mejorar, refinar y ajustar con nuevos documentos y ediciones más fiables de los mismos. El principal error (o uno de los principales) de Orígenes quizá está, en mi opinión, en sus conclusiones finales, al haber dado por hecha aquella parte de la historia de la lengua posterior a finales del siglo XI: esto es, en haber dado por segura la evolución lingüística del siglo XII en adelante sin fundamentarla en los cimientos positivos en que se había basado su trabajo interpretativo de los siglos IX al XI. Lo peor de Orígenes son estas palabras cercanas al final de la obra y tan bien conocidas:

    Hasta el siglo XI los dialectos romances de la Península tenían distribución y relaciones muy diversas de las que estamos habituados a considerar más propias de ellos desde el siglo XIII acá. Los rasgos de los dos extremos dialectales que los diferencian del castellano, es decir, los rasgos del leonés y gallego al Occidente y los del aragonés y catalán al Oriente, no sólo se acercaban más por el Norte, estrechando en medio a los rasgos castellanos, sino que se unían por el Centro y por el sur mediante el habla mozárabe de Toledo, de Badajoz, de Andalucía y de Valencia, análoga a la de los extremos en muchos de sus rasgos principales. Castilla no era más que un pequeño rincón donde fermentaba una disidencia lingüística muy original, pero que apenas ejercía cierta influencia expansiva.
    Hasta aquí la reconstrucción puede ser aceptable hoy todavía salvo en lo supuesto respecto al mozárabe. En cualquier caso, es aceptable para lo que se sabía en su época sobre los mozárabes y porque realiza afirmaciones que parten de sus datos y de la época que ha estudiado. Pero a partir de este punto Menéndez Pidal se lanza a suponer lo que pasa después del siglo XI, y ahí es donde prejuzga la historia desde su visión castellanista:
    Todo esto cambia con la hegemonía castellana que progresa desde el último tercio del siglo XI. El gran empuje que Castilla dio a la reconquista por Toledo y Andalucía y el gran desarrollo de la literatura y cultura castellanas trajeron consigo la propagación del dialecto castellano, antes poco difundido, el cual, al dilatarse hacia el sur, desalojando de allí a los empobrecidos y moribundos dialectos mozárabes, rompió el lazo de unión que antes existía entre los dos extremos oriental y occidental e hizo cesar la primitiva continuidad geográfica de ciertos rasgos comunes del Oriente y el Occidente que hoy aparecen extrañamente aislados entre sí.
    La constitución de la lengua literaria española depende esencialmente de este fenómeno [...]: la nota diferencial castellana obra como una cuña que, clavada en el Norte, rompe la antigua unidad de ciertos caracteres comunes románicos antes extendidos por la Península y penetra hasta Andalucía, escindiendo alguna uniformidad dialectal, descuajando los primitivos caracteres lingüísticos del Duero a Gibraltar, esto es, borrando los dialectos mozárabes y en gran parte también los leoneses y aragoneses, y ensanchando cada vez más su acción de Norte a sur para implantar la modalidad especial lingüística nacida en el norte cántabro. La gran expansión de la lengua castellana no se realiza sino después del siglo XI, es decir, después de la fecha que nos hemos impuesto como término a este estudio (cursiva mía, 19503: 513-514).

    Cada vez hay más pruebas de que esta expansión castellana no fue un proceso tan simple como el supuesto por Menéndez Pidal, que dependía en exceso de sus deseos de conferir a Castilla un papel hegemónico y director y que erigió su hipótesis solo en datos fonéticos. Probablemente haya que entender muchos de los cambios que transforman el castellano antiguo en el español en un contexto peninsular, como resultado de innovaciones de carácter oriental u occidental que acaban triunfando en el área central, o como resultado de la nivelación lingüística entre los diferentes dialectos[17]. Olvidado de otra dialectología histórica que no fuera la fonética y de otros testimonios que no fueran los literarios, más allá del siglo XIII Menéndez Pidal consiguió imponer esta visión simplificada de la historia de nuestra lengua, visión que ha hecho que sean muy pocos los que se hayan preocupado después por componer una visión dialectal de la historia de la lengua. Resulta paradójico que quien fundó la dialectología histórica del español haya sido precisamente quien arrumbó con las posibilidades de que esta floreciera aplicada a épocas más tardías del siglo XI.
    En este hecho ha influido, sin duda, la aceptación general de dos criterios de valoración pidalinos que son, cuando menos, discutibles. En la visión pidalina es la lengua literaria la vara de medir de la formación de la lengua común y la prueba de cargo sobre la estirpe lingüística de cada variedad es exclusivamente la fonética. Véase, a modo de ejemplo de innumerables citas posibles, su forma de razonar:

    Todo este dialectalismo [leonés o aragonés] se ve cada vez más minado en todas partes por la intrusión de formas extrañas, sobre todo por el avance de los castellanismos: primero, el diptongo ué se impone a las vacilaciones o, uo, ua; luego la ch se propaga rápidamente, excluyendo a la t etimológica; algo más tarde, la j va arrinconando a la ll o y antigua. Todas estas grandes innovaciones castellanas, que van descomponiendo y arruinado los dialectos literarios, señalan el fin de la edad primitiva del idioma. Pero Castilla, en suma, va haciendo respecto al idioma lo que había hecho respecto a la política durante el siglo anterior, combatir el estado de cosas propio de la Alta Edad Media para instaurar un orden nuevo. El castellano se ha impuesto ya a los dialectos circunvecinos, y pronto acabará con los sincretismos primitivos así como con el polidialectalismo literario. Pero claro es que Castilla, fuera de la literatura, tenía mucho menos fuerza para acabar con el dialectalismo. Los dialectos continuaron no sólo dominando en la lengua familiar de varias regiones, sino en la lengua escrita no literaria (2005: 482-483).

    La expansión del castellano se juzga a partir de datos exclusivamente fonéticos y se da por probada su imposición a los dialectos vecinos a pesar de no estar documentada en la literatura anterior a mediados del XIII ni en la documentación notarial hasta época muy posterior. Y una vez que Menéndez Pidal da por asentado el castellano como lengua apta para el cultivo escrito a mediados del siglo XIII, prefiere dejar de lado el testimonio de las fuentes documentales no literarias, quizá no tan maleables a su teoría de la hegemonía castellana, y fijarse exclusivamente en la evolución de la lengua literaria, a la que considera base constitutiva fundamental de la lengua común. Probablemente por ese motivo, en sus Documentos lingüísticos de España, que distinguen hasta quince diversas áreas castellanas (La Montaña, Campó, Castilla del Norte, Rioja, Álava, Burgos, Osma, Valladolid y Cerrato, Segovia y Ávila, Sigüenza, Toledo, Cuenca, Plasencia, Andalucía y Murcia), apenas incluye diplomas de los siglos XIV y XV (271 del siglo XIII frente a 42 del XIV y 16 del XV). Esa renuncia a mostrar la potencial variedad dialectal de los documentos castellanos de esos siglos la argumenta Menéndez Pidal con el siguiente juicio de valor:

    porque de ese tiempo ya los textos literarios castellanos se conservan en gran número y la lengua restringida y cada vez más amanerada de los notarios pierde casi todo su interés frente a la rica de los escritores de varia índole que entonces abundan (1966: V-VI).

    Que sea la literatura la vara de medir explica también a sus ojos la decadencia del leonés en la Edad Moderna:

    En el antiguo reino de León, Asturias ofrece una producción literaria mínima, casi nula, y Galicia muy poca. Y aunque exceden con mucho a esas dos, las otras regiones del reino, considerando éste en conjunto durante la edad del español clásico, muestran una fecundidad bastante menor (244 autores) que la de Castilla la Vieja (450 autores) o Castilla la Nueva (519 autores), con ser cada una de estas territorio menor que el del reino leonés. Esto por sí solo explica la supremacía incontrastable del patrón lingüístico castellano (2005: 701).

    Por el mismo motivo, resta importancia a la inoportuna literatura medieval aragonesa promovida por Juan Fernández de Heredia, por si cupiese alguna duda sobre si podría hacer sombra a la castellana, haciendo ver que sigue modelos extranjeros y no tendencias propias:

    La más importante acción cultural del reino de Aragón no procede de su propia entraña (casi estéril en la época medieval), sino de importación externa (2005: 595).

    ¡Cómo si gran parte de la literatura medieval castellana (incluida la épica) nada tuviera que ver con la influencia externa!


    V. El español es el resultado de la evolución de los tres dialectos románicos centrales de la Península Ibérica

    Esta idea sobre la hegemonía del castellano en la evolución lingüística peninsular se ha asentado firmemente tanto en los defensores de las ideas pidalinas como en sus detractores. Entre los primeros, la consecuencia de su adopción incondicional ha sido no considerar la posibilidad de que el astur-leonés o el navarro-aragonés hayan contribuido a la formación de la lengua española (por no mencionar al gallego-portugués o al catalán), de forma que con frecuencia se prescinde de su testimonio al investigar la historia del español, que pasa a ser exclusivamente historia del castellano. Entre los segundos, el resultado de la aceptación de las ideas pidalinas no se reduce a la identificación del español con el castellano, sino a estimar el español-castellano una lengua foránea fuera de los límites de Castilla, que invade territorios lingüísticamente ajenos y los somete a un proceso de castellanización. Tanto unos como otros olvidan que junto a la pertinaz y sesgada defensa de lo castellano como núcleo y esencia de lo hispánico, Menéndez Pidal siempre sostuvo que el español (o lengua común española, como la llama a veces) se constituyó sobre una base castellana que habría absorbido (o se habría fusionado con) el leonés y el aragonés, y si uno lee su Historia de la lengua,encuentra que se preocupó por explicar las fases de ese proceso [18] . En cambio, ese proceso constitutivo de lo español no está tratado salvo tangencialmente en la Historia de la lengua de Rafael Lapesa, porque, para entonces, las ideas castellanistas de su maestro habían calado tan profundamente que, según se deduce de la exposición del libro, desde el siglo XIII se considera historia de la lengua española sólo la historia del castellano, sin plantearse el problema de cómo se produjo la desaparición de los dialectos históricos, la castellanización consecuente de sus territorios ni si en ese proceso pudieron esos dialectos influir en la formación de la lengua común española.
    Esas ideas, en las que estaba presente la necesidad de contar al menos con el leonés y el aragonés para explicar lo español, latían ya en Menéndez Pidal a principios de siglo: en la carta a Unamuno de 1903 antes citada se comprueba que sólo tras haber estudiado el leonés y el aragonés se podrá acometer la historia de la lengua española. Y en el Manual de gramática histórica afirma:

    El castellano, por servir de instrumento a una literatura más importante que la de otras regiones de España, y sobre todo por haber absorbido en sí otros dos romances principales hablados en la Península (el leonés y el navarro-aragonés) recibe más propiamente el nombre de lengua española (19406: 2).

    Y como es bien sabido, así lo defendió tanto en la Real Academia, con éxito, como en la redacción de la Constitución de la República, sin fruto. Interesa destacar de esta cita el hecho de que considera impropio hablar de lengua castellana porque estima que el resultado, que es la lengua común española, también contiene elementos del leonés y el navarro-aragonés. Ello se ve más claramente cuando trata de los préstamos de las otras lenguas romances al castellano:

    Las otras hablas de España más afines al castellano y que se fundieron con él para formar la lengua literaria, dieron también a ésta muchísimas palabras; pero son difíciles de reconocer, pues como estos dialectos afines tienen la mayoría de sus leyes fonéticas comunes con el castellano, tales palabras no llevan sello de evolución especial (19406: 27).

    Es interesante resaltar de este pasaje el máximo valor conferido a la fonética por Menéndez Pidal, ya antes expuesto. Aunque participa plenamente de la idea de una formación compleja de lo español, reconoce su impotencia para identificar la aportación de cada área lingüística al basar casi todas sus deducciones sobre argumentos fonéticos.
    El propio título de Orígenes es ilustrativo respecto a las ideas de Pidal sobre la lengua común española: no son los Orígenes del castellano, sino del español, y en romance español afirma estar escritas las Glosas emilianenses, pese a su neto carácter navarro-aragonés:

    Esta zona es la patria de las Glosas Emilianenses en que un monje mezcla el naciente idioma español con unas frases en vasco [...]. Las Glosas [... ] son el primer texto en que el romance español quiere ser escrito con total independencia del latín (19503: 225 y 470).

    De acuerdo con esa perspectiva, el libro analiza datos procedentes de los dominios lingüísticos centrales de la Península Ibérica, desde León a Aragón, que estima la base del español, al tiempo que prescinde casi siempre del gallego-portugués y el catalán.

    Como muestra de que creyó hasta cierto punto en la asimilación o nivelación lingüística entre los dialectos centrales peninsulares, también puede señalarse que pensaba, por ejemplo, que el rechazo de la apócope en la lengua literaria común, a la que dedica muchos epígrafes en su Historia de la lengua (y de nuevo es un fenómeno concerniente a la fonética) fue debido a influencia leonesa. Así, al tratar de los dialectalismos presentes en la obra de Alfonso X, afirma:


    En la misma General Estoria (manuscrito vaticano) aparece otro leonesismo que más especialmente nos interesa: piedade, salude, indicio de que el leonés echa el peso de su tradicional autoridad en contra de la apócope de la vocal final que el castellano extremaba; el leonés, veremos que obtendrá un triunfo en ese terreno.
    En sintaxis se observa más abundantemente el influjo leonés, generalizando la interpolación de una palabra, a veces más de una, entre el pronombre átono y el verbo [...] Es un uso irradiado desde el Occidente de la Península, pues estas interpolaciones tienen su máximo uso en el gallego portugués, donde aún hoy subsisten; luego abundan en el leonés antiguo, y son desconocidas, o casi, en el aragonés. Su boga en Castilla se ha de deber a influjo galaico-leonés (2005: 532).
    Y al tratar de la persistente apócope de los pronombres me, te en el Libro de buen amor, indica que todos los casos
    ocurren en la parte de las serranillas, sin duda representando la lengua rústica de Guadarrama, a la cual no había llegado la influencia leonesa adversa a la apócope (2005: 577).

    En el tránsito del siglo XIV al XV Menéndez Pidal reafirma la contribución leonesa a la lengua y literatura españolas al relacionar el rechazo a la apócope con el triunfo de dos nuevas composiciones métricas, los romances y las octavas de arte mayor, que acaban con las formas poéticas hasta entonces tradicionales:

    El leonés vencerá por completo en cuanto a la apócope, como en otros puntos, pero ya no hay clara conciencia de que represente un dialecto aparte (2005: 584).
    Con estas dos invenciones métricas [romance y arte mayor], la lengua española había encontrado su propio ritmo en frases o hemistiquios de 6 y 8 sílabas [...]. Este cambio de versificación sin duda se relaciona con el olvido de la apócope, o sea, con la conservación de la -e final latina que, por influjo principal de León, dio al idioma su nuevo y definitivo ritmo; no es por esto de extrañar el influjo del reino leonés en la constitución de los dos metros de Romance y de Arte Mayor (2005: 594).

    Y al relatar la final extinción de la apócope no verbal, concede a León el protagonismo:

    Durante cuatro siglos el dialecto central castellano vacila entre el leonés y el aragonés respecto a la conservación o pérdida de la -e final, cediendo por fin a la tendencia leonesa, como era de esperar, dada la antigua unidad política de los reinos de Castilla y de León (2005: 645).

    Que esa cesión "fuera de esperar" no es, desde luego, lo esperable a tenor de la constante insistencia pidalina en la prevalente adopción de las soluciones castellanas. Frente a este reconocimiento, si bien testimonial, de la contribución leonesa, no parece haber un fenómeno equivalente en que las soluciones aragonesas se presenten como triunfadoras en el español, salvo en el caso de algún aragonesismo léxico (como, por ejemplo, entremés, faxa o arrollar) (2005: 646, 698). Este silencio parece tener que ver con el propio método de trabajo empleado por Menéndez Pidal, esencialmente basado sobre las diferencias fonéticas, al no hallar trazos de fenómenos fonéticos inequívocamente aragoneses en la lengua literaria común (a diferencia de la ausencia de apócope extrema, rasgo occidental).
    Sin embargo, no debe descartarse una cierta tendencia "latente" en su discurso a no resaltar o a minusvalorar las posibles contribuciones aragonesas, frente a las leonesas. Este hecho, por ejemplo, es perceptible en su reconstrucción de la formación yla extensión del sistema fonológico del español moderno. La responsabilidad de la nueva pronunciación se atribuye insistentemente en la Historia de la lengua a la fonética castellano-vieja a pesar de que, en realidad, por "castellano-vieja" se refiere a la pronunciación del norte, en la que se incluyen laxamente territorios pertenecientes a varios orígenes, situados en los márgenes del Ebro y del Duero.
    No puedo menos que observar que, en la concepción de Menéndez Pidal, Castilla la Vieja se circunscribe a Cantabria y regiones circunvecinas en la Edad Media, y, en coherencia con esa reconstrucción, argumenta que el Auto de los reyes magos o el Poema de mio Cid no son castellanos (2005: 468-472). Pero a partir de la Edad Moderna el área territorial se dilata no poco y considera Castilla la Vieja territorios que hasta bien entrada la Edad Media formaron parte del reino de León, como Valladolid y Palencia, o incluso situados en el oriente de León y en la Tierra de Campos. Así estima fiel exponente de la pronunciación "castellano-vieja" el testimonio proporcionado por Antonio de Torquemada, que dice "hacerlo 'conforme al uso y estilo de la casa de Benavente'", a pesar de ser consciente de que "Torquemada [...] parece describirnos la pronunciación más autorizada de su tierra, esto es, desde el Esla (Benavente) hasta el Pisuerga (Torquemada) en cuyo centro está tierra de Campos (Mayorga)" (2005: 880), esto es, territorios que formaban parte del reino de León. No obstante la ubicación geográfica del autor del Manual de escribientes, insiste repetidamente en que la pronunciación moderna tiene su origen en Castilla la Vieja (2005: 875-887, 995-1017) y asegura que, debido a su influencia,

    Desde luego los dialectos afines al español literario, el astur-leonés y el navarro-aragonés, ensordecieron contemporáneamente sus fricativas j, z, s (2005: 1016).

    A pesar de que reconoce en nota que "casos esporádicos de ensordecimiento ocurrían desde época antiquísima en aragonés" (2005: 1016, n. 47), nada se hace para relacionar este hecho con la evolución castellana, ni se discute el comportamiento lingüístico de autores de origen navarro o aragonés contemporáneos de los castellanos, cuyo uso, en cambio, es prolijamente comentado.


    VI. Final

    El castellanismo de Menéndez Pidal responde indudablemente a los "prejuicios" ideológicos de su tiempo y al papel que reservaba a Castilla en la expresión literaria del ser nacional hispánico. Debemos, pues, prescindir de él como "prejuicio", como "juicio previo", ya que está basado, además, en un análisis exclusivamente fonético de los hechos lingüísticos. Pero, además, ni siquiera en lo relativo a la pronunciación es evidente la existencia de la famosa "cuña castellana", que sólo resulta cierta basada en el imperfecto conocimiento que se tenía de la fonética dialectal entre los años 20 y 50 del pasado siglo. No se habían publicado entonces (ni todavía hoy) los datos que hubieran permitido articular dialectalmente la Península Ibérica: los del Atlas Lingüístico de la Península Ibérica (ALPI), datos que deben considerarse un tesoro sin par, ya que son los únicos que agrupan en una malla común, por muy imperfecta que sea, a todo el territorio peninsular[19]. Si esos datos hubieran sido conocidos entonces, hubieran puesto de manifiesto una realidad mucho más compleja que la de la cuña castellana.
    Esa complejidad ya fue planteada por Navarro Tomás (1975) en sus estudios de geografía lingüística fonética publicados tras la aparición del primer volumen del ALPI, o por Catalán en su artículo magistral "De Nájera a Salobreña. Notas históricas y lingüísticas sobre un reino en estado latente" (1975), en que analiza el único mapa léxico del ALPI disponible por ahora: aguijón. Los trabajos de Navarro Tomás permiten visualizar que muchos aspectos fonéticos del castellano occidental son comunes con el dominio leonés (la pronunciación reducida de la -s y -θ finales, la articulación abierta de la o tónica)[20] , mientras que el País Vasco, Navarra, Aragón, La Rioja y la franja oriental del castellano marchan unidos: no hay, pues, un castellano uniforme en muchos aspectos, incluso en los relativos a la pronunciación. Así sucede que muchas soluciones fonéticas que Menéndez Pidal consideraba en exclusividad castellano-viejas probablemente fueran al mismo tiempo bien navarras, bien aragonesas o bien leonesas (y no por simple castellanización), tal como ya desde los años 60 autores como Alonso (1962) se encargaron de demostrar para la confusión medieval entre la b y la v o para el ensordecimiento de sibilantes [21].
    El artículo de Catalán, aparte de mostrar la existencia de áreas lingüísticas que no se correspondían con el papel hegemónico que Menéndez Pidal atribuía a Castilla, revela claramente que en la articulación dialectal de la Península Ibérica debe considerarse no sólo la fonética, sino también el léxico, a lo que, por mi parte, añado la necesidad de valorar la gramática. Hay rasgos gramaticales castellanos, como el leísmo, que sólo se dan en el oriente de León, la Castilla occidental y el País Vasco. El conjunto de fenómenos conectados con el neutro de materia propios del habla castellana desde la Edad Media (Fernández-Ordóñez 1994, 2001, 2006-2007) no ha encontrado acogida ni en la lengua estándar ni en el español de la mayor parte de la Península. Tampoco avanza más allá del Duero, en Castilla, ni del Ebro, en La Rioja y Navarra, un fenómeno cuyo foco se sitúa en el castellano oriental de Burgos, Vizcaya y La Rioja: el desplazamiento de las formas verbales en -ra / -se por el condicional -ría, pese a estar ya bien documentado en esa zona en la Edad Media (Pato 2003). En la constitución de la lengua común de los antiguos reinos medievales de León, Aragón, Navarra, Castilla, Toledo, Sevilla, Murcia y Jaén (en la terminología de Alfonso X), no siempre han prevalecido los rasgos de Castilla. Los tiempos compuestos, por ejemplo, tienen su foco en el oriente peninsular catalano-aragonés (Rodríguez Molina 2004, 2008) y sólo fueron acogidos tardíamente en el centro peninsular, de forma que todavía hoy gallego yasturiano los desconocen mientras que el castellano norteño y el habla de los antiguos territorios del reino de León (con Extremadura, Andalucía occidental y América) los emplean hoy con muchas más restricciones que otras áreas y que el español estándar peninsular. La desaparición de amase a favor de amara debe tener su foco originario en el occidente peninsular, tal como dan fe hoy el asturiano, las variedades habladas en el antiguo reino de León, Andalucía occidental y el español atlántico, variedades todas ellas en las que amara ha eliminado absolutamente a amase como forma subjuntiva, frente a la conservación preferente de amase en la montaña aragonesa (cf. Alvar 1979*1983). Podría argumentarse así con otros muchos aspectos. Muchos de los cambios lingüísticos que transforman las variedades medievales en las modernas, contemplados simplemente en una perspectiva panpeninsular, en la que tengamos en cuenta el testimonio simultáneo de todas las lenguas romances, nos hacen formular hipótesis sobre los focos de difusión de las soluciones modernas que hasta ahora apenas se han considerado. Sin negar que haya existido en ocasiones una cuña castellana, habrá que admitir que simultáneamente aparecen una cuña castellano-leonesa, otra castellano-navarro-aragonesa, a veces una cuña que agrupa a todo el bloque central leonés-castellano-aragonés[22], además de distribuciones geolingüísticas en que la cuña castellana no progresa, detenida bien en el Duero o en el Tajo, y queda anclada en una tierra de filiación lingüística aún incierta.

    En conclusión, sólo en un contexto comparatista pueden interpretarse correctamente los hechos lingüísticos. Si las lenguas románicas peninsulares se han marginado con frecuencia de la investigación del español es, sin duda, porque en la escuela filológica española caló tan hondo el castellanismo de Menéndez Pidal que quizá se llevó más lejos de lo propuesto por su autor. Es obligación de los filólogos y lingüistas del siglo XXI el repararlo.






    Referencias bibliográficas:

    Alonso, Dámaso (1962): Temas y problemas de la fragmentación fonética peninsular, Madrid: CSIC.
    Alvar, Manuel (1979-1983): Atlas lingüístico y etnográfico de Aragón, Navarra y La Rioja, con la colaboración de Antonio Llorente, Tomás Buesa y Elena Alvar, 12 vol., Zaragoza : Institución Fernando el Católico / CSIC.
    Atlas lingüístico de la Península Ibérica (ALPI): Navarro Tomás, Tomás (dir.) (1962): Atlas lingüístico de la Península Ibérica, vol. 1, Fonética, con la colaboración de Francesc de Borja Moll, Aurelio M. Espinosa [junior], Luís F. Lindley Cintra,
    Armando Nobre de Gusmao, Aníbal Otero, Lorenzo Rodríguez Castellano y Manuel Sanchis Guarner. Madrid: CSIC. Armistead, Samuel G. (2001): "Menéndez Pidal, the epic and the generation of '98", La corónica, 29.2, págs. 33-57. Cano Aguilar, Rafael (1998): "Los orígenes del español: nuevos planteamientos", en I. Andrés-Suárez y Luis López Molina, Estudios de lingüística y filología españolas.Homenaje a Germán Colón, Madrid: Gredos, págs. 127-140.
    Cano Aguilar, Rafael (2005): "Cambios en la fonología del español durante los siglos XVI y XVII", en R. Cano (coord.), Historia de la lengua española, Madrid: Ariel, págs. 825-857.
    Castro, Américo y Federico de Onís (1916): Fueros leoneses de Zamora, Salamanca, Ledesma y Alba de Tormes, Madrid, Centro de Estudios Históricos.
    Catalán, Diego (1975): "De Nájera a Salobreña. Notas lingüísticas e históricas sobre un reino en estado latente", en Studia Hispanica in Honorem R. Lapesa, III, Madrid: Seminario Menéndez Pidal / Gredos, págs. 97-121. Republicado en El español.Orígenes de su diversidad, Madrid: Paraninfo, 1989, págs. 296-327.
    Catalán, Diego (2005): "Una catedral para una lengua" (Introducción a la Historia de la Lengua de Menéndez Pidal), en R. Menéndez Pidal (2005), t. II, págs. 77-354.
    Catalán, Diego y Alvaro Galmés de Fuentes (19892): "La diptongación en leonés", Archivum, IV (1954), págs. 87-147, reeditado en Las lenguas circunvecinas del castellano, Madrid: Paraninfo, págs. 167-206.
    Cid, Jesús Antonio (1991): "Una encuesta en Guernica (1920-1921). Menéndez Pidal, el romancero y los nacionalismos ibéricos", en J. A. Lakarra, I. Ruiz Arzalluz, (eds.), Memoriae L. Mitxelena Magistri Sacrum, San Sebastián: Diputación Foral de Guipúzcoa, págs. 527-552.
    Egido Fernández, María Cristina (2003): "Algunos aspectos gramaticales en documentación astur-leonesa", en Hermógenes Perdiguero Villareal (ed.), Lengua romance en textos latinos de la Edad Media, Burgos: universidad de Burgos / Instituto Castellano y leonés de la Lengua, págs. 49-69.
    Fernández-Ordóñez, Inés (1994): "Isoglosas internas del castellano. El sistema referencial del pronombre átono de tercera persona", Revista de Filología Española, LXXIV: 1, págs. 71-125.
    Fernández-Ordóñez, Inés (2001): "Hacia una dialectología histórica. Reflexiones sobre la historia del leísmo, el laísmo y el loísmo", Boletín de la Real Academia Española, LXXXI, 2001, págs. 389-464.
    Fernández-Ordóñez, Inés (2006): "Contribuciones de Ramón Menéndez Pidal al estudio del catalán: Del I Congrés Internacional de la Llengua Catalana al Atlas Lingüístico de la Península Ibérica", en Maria Pilar Perea, Germá Colón Doménech (eds.), El Primer Congrés Internacional de la Llengua Catalana. Reflexos i projeccions, Barcelona / Castelló de la Plana: PPu, págs. 173-202.
    Fernández-Ordóñez, Inés (2006-2007): "Del Cantábrico a Toledo. El "neutro de materia" hispánico en un contexto románico y tipológico", Revista de Historia de la Lengua Española, 1, págs. 67-118, y 2, págs. 29-81.
    Forneiro, José Luis (2000): El romancero tradicional de Galicia: una poesía entre dos lenguas. Oiartzun: Sendoa.
    Forneiro, José Luis (2004): Allá em riba un rey tinha una filha. Galego e castelhano no romanceiro da Galiza. Ourense: Difusora.
    Forneiro, José Luis (2005): "Presenca da língua castelhana na literatura popular galega", Agália: Publicagom internacional da Associaçom Galega da Lingua, pags.97-120.
    Forneiro, José Luis (2009): "Linguistic borders and oral transmission", en Fernando Cabo Aseguinolaza (ed.), A Comparative History of Literatures in the Iberian Peninsula, Amsterdam, John Benjamins, en prensa.
    García Isasti, Prudencio (2004): La España metafisica. Lectura crítica del pensamiento de Ramón Menéndez Pidal (1891-1936), Bilbo: Universidad del País Vasco / Real Academia de la Lengua Vasca. Gerli, E. Michael (2001): "Inventing the Spanish Middle Ages: Ramón Menéndez Pidal, Spanish cultural history, and ideology in philology", La corónica, 30.1, págs.111-126.
    Heap, David (2002): "Segunda noticia histórica del ALPI (a los cuarenta años de la publicación de su primer tomo)", Revista de Filología Española, LXXXII, págs. 5-19. Heap, David (2003-2009): Atlas lingüístico de la Península Ibérica. ALPI searchable database. London, Ontario : University of Western Ontario. (ALPI). Hess, Steven (1996): "'Castilian hegemony': Linguistics and Politics in Orígenes del español", La corónica, 24.2, págs. 114-122.
    Lapesa, Rafael (19819): Historia de la Lengua española, Madrid: Gredos.
    Matute Martínez, Cristina (2004): Los sistemas pronominales en español antiguo. Problemas y métodos para una reconstrucción histórica, Madrid: Universidad Autónoma / Ed. de la Autora (http://pidweb.ii.uam.es/coser/public...stina/1_es.pdf).
    Menéndez Pidal, Ramón (1902): "Poema de Yuquf. Materiales para su estudio", Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, VII, págs. 91-129, 276-309, 347-362. Reeditado en Textos medievales españoles. Ediciones críticas y estudios, Madrid: Espasa-Calpe, 1976, págs. 421-519.
    Menéndez Pidal, Ramón (1904, 19406): Manual de gramática histórica española, Madrid: Espasa-Calpe.
    Menéndez Pidal, Ramón (1905): "Razón de Amor con los Denuestos del agua y el vino", Revue Hispanique, XIII, págs. 602-618. Reeditado en Textos medievales españoles. Ediciones críticas y estudios, Madrid: Espasa-Calpe, 1976, págs. 103-117.
    Menéndez Pidal, Ramón (1906): «El dialecto leonés», Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 14, págs 128-172 y 294-311, reeditado bajo el título El dialecto leonés, Oviedo: Instituto de Estudios Asturianos, con prólogo, notas y apéndices de Carmen Bobes, 1962.
    Menéndez Pidal, Ramón (1908-1911, 1976-19805): Cantar de Mio Cid. Texto,gramática y vocabulario, 3 v., Madrid: Espasa-Calpe. Menéndez Pidal, Ramón (1914): "Elena y María (Disputa del clérigo y el caballero). Poesía leonesa inédita del siglo XIII", Revista de Filología Española, I, págs. 52-96.Reeditado en Textos medievales españoles. Ediciones críticas y estudios, Madrid: Espasa-Calpe, 1976, págs. 119-159.
    Menéndez Pidal, Ramón (1917): "Roncesvalles. Un nuevo cantar de gesta español del siglo XIII", Revista de Filología Española, IV, págs. 105-204. Reeditado en Textos medievales españoles. Ediciones críticas y estudios, Madrid: Espasa-Calpe, 1976, págs. 7-93.
    Menéndez Pidal, Ramón (1919, 1966): Documentos lingüísticos de España, I. Reino de Castilla, Madrid: CSIC.
    Menéndez Pidal, Ramón (1923): "Articulación lingüística de España", Enciclopedia Espasa, t. XXI, s. v. «España». Cito por separata con numeración independiente: págs. 1-23.
    Menéndez Pidal Ramón (1926, 1950 ): Orígenes del español. Estado lingüístico de la Península Ibérica hasta el siglo XI, Madrid: Espasa-Calpe.
    Menéndez Pidal, Ramón (2005): Historia de la Lengua española, Madrid: Fundación Menéndez Pidal / Real Academia Española, 2 v. Morgades, Josep (2006): "(Con)textos d'un text: el del Primer Congrés de la Llengua", en Maria Pilar Perea, Germá Colón Doménech (eds.), El Primer Congrés Internacional de la Llengua Catalana. Reflexos i projeccions, Barcelona / Castelló de la Plana: PPu, págs. 25-63.
    Navarro Tomás, Tomás ([1919] 1957): Documentos lingüísticos del Alto Aragón, Syracuse, New York: University Press. Navarro Tomás, Tomás (1975): Capítulos de geografía lingüística de la Península Ibérica, Bogotá: Instituto Caro y Cuervo. Pascual Rodríguez, José Antonio y Ramón Santiago Lacuesta (2003): "Evolución fonética y tradiciones gráficas. Sobre la documentación del Monasterio de Sahagún en Orígenes del español", en Hermógenes Perdiguero Villareal (ed.), Lengua romance en
    textos latinos de la Edad Media, Burgos: universidad de Burgos / Instituto Castellano y leonés de la Lengua, págs. 205-220.
    PATO, Enrique (2004): La sustitucion de "cantara/cantase"por "cantaría/cantaba" en el castellano septentrional peninular, universidad Autónoma de Madrid / Ed. del Autor (http://pidweb.ii.uam.es/coser/public...rique/2_es.pdf). PENNY, Ralph (2004): Variación y cambio en español, Madrid: Gredos. Traducción española de Variation and Change in Spanish, Cambridge University Press, 2000. PEREA, Maria Pilar (2005): Antoni M. Alcover. Dialectóleg, gramátic, polemista, Montcada i Reixac: Fundació Germá Colón Doménech / Publicacions de l'Abadia de Montserrat.
    PÉREZ Pascual, José Ignacio (1998): Ramón Menéndez Pidal. Ciencia y pasión, Valladolid: Conserjería de Educación y Cultura, Junta de Castilla y León.
    PÉREZ VILLANUEVA, Joaquín (1991): Ramón Menéndez Pidal, su vida y su tiempo, Madrid: Espasa-Calpe. PORTÓLES, José (1986): Medio siglo de filología española (1896-1952). Positivismo e idealismo, Madrid: Cátedra.
    Ridruejo, Emilio (1995): "Procesos migratorios y nivelación dialectal en los inicios de la reconquista castellana", en Estudis de lingüística i filologia oferts a Antoni M. Badia i Margarit, II, Barcelona: Universitat de Barcelona / Publicacions de l'Abadia de Montserrat, págs. 235-248.
    Rodríguez Molina, Javier (2004): "Difusión léxica, cambio semántico y gramaticalización: el caso de haber + participio en español antiguo", Revista de Filología Española, LXXXIV, págs. 169-209.
    Rodríguez Molina, Javier, «La extraña sintaxis verbal del Libro de Alexandre», Troianalexandrina, 8 (2008), págs. 115-146.
    Santanó Moreno, Julián (2003): "Menéndez Pidal y la filología del 98. Estado latente e intrahistoria", Criticón, 87-88-89, págs. 787-798.
    TUTEN, Donald N. (2003): Koineization in Medieval Spanish, Berlin / New York: Mouton de Gruyter.
    Umphrey, G. W. (1911): "The aragonese dialect", Revue Hispanique, XXIV, págs. 5*45.




    NOTAS

    [1] Citado por Catalán (2005: 89). También en Pérez Pascual (1998: 81).
    [2] En lo científico bien pudo influir la publicación del artículo de G. W. Umphrey (1911), que es citado como referencia válida de conjunto para describir las características del aragonés antiguo: Menéndez Pidal (1923: 19). Hasta, al menos, 1906, la idea de escribir una monografía dedicada al aragonés no debió ser descartada, ya que el tema elegido por Menéndez Pidal en su contribución al I Congrés de la Llengua Catalana de 1906 es precisamente el de los límites entre el aragonés y el valenciano: véase Fernández-Ordóñez (2006: 174-175). En lo político bien pudo influir la polémica desencadenada sobre el carácter foráneo o plurisecular del castellano en Cataluña a raíz de la publicación de su artículo "Cataluña bilingüe" en 1902. Tratan de la polémica, Cid (1991: 539-549, esp. 541-542), Pérez Pascual (1998: 79*80), Perea (2005: 263-278, 287-292), García Isasti (2004: 336-342) y Morgades (2006: 33-38). Y en lo personal el aragonés nunca debió de interesarle en la misma medida que el asturiano. Probablemente carecía de datos modernos de primera mano como los que sin duda conocía de Asturias tanto por sus orígenes familiares como por sus estancias de juventud en esa tierra (véase Pérez Villanueva 1991: 23*37). Que siempre le atrajo más el asturiano que el aragonés se revela, por ejemplo, en las varias encuestas planeadas y acometidas con posterioridad a 1906 (en 1907, 1910, 1912, 1932 y 1946-50) con el objeto de perfeccionar el conocimiento del dominio lingüístico (Catalán / Galmés 19892: 167-170).
    [3] Véanse, por ejemplo, los recuentos relativos a la apócope de la vocal final (2005: 547-553, 580-584, 643-644), el leísmo (2005: 1019-1024) o la aspiración de la f- latina (2005: 999-1003).
    [4] Al respecto véanse Portóles (1986), Armistead (2001), Gerli (2001), Santano (2003) y el mucho menos ponderado análisis de García Isasti (2004).
    [5] Cursiva mía. Menéndez Pidal (2005: 472).
    desde luego, del relativo a la sucesión del rey sancho el Mayor. Más que asunto castellano los relatos contenidos en la crónica parecen compartir un cierto rechazo al reino de León.
    [6] "La Crónica Najerense, escrita a raíz de la muerte del emperador Alfonso VII, hacia 1160, nos da resumen o prosificación latina de cinco poemas de asunto castellano" (2005: 471). Afirmación esta muy discutible, ya que también varios de ellos bien podrían considerarse de asunto navarro, como es el caso,
    [7] El capítulo X de la parte III se titula "Esplendor de la literatura dialectal (1140-1180)" y dentro de ese capítulo, el epígrafe 8 "Carácter dialectal de la literatura". En el capítulo XI contrastan los epígrafes 1 "Preponderancia castellana" y 7 "Castellanización de la lengua literaria" con el 6 "Convivencia y mixtura de dialectos" y el 8 "Dialectalismo cancilleresco y notarial". En el capítulo II de la parte IV, al hablar de la lengua de los poemas de clerecía, se encabeza el epígrafe 1 con "Dialectalismo atenuado". En todos estos casos, lo lingüísticamente no castellano es descrito como "dialectal", incluyendo como no-castellano el reino de Toledo y la Extremadura castellana. Así, tanto el Auto de los reyes magos como el Poema de mio Cid no son considerados castellanos.
    [8] Cursiva mía. Menéndez Pidal (2005: 474-475).
    [9] Así, al comentar el romance transcrito por el mallorquín Jaume de Olesa en 1421, precisamente la primera documentación existente de un romance lírico, dice: "El castellano, en sus manifestaciones populares, hablado o cantado, ejerce influjo poético en tierra catalana antes e independientemente de su difusión política. La lengua no sigue al imperio, como decía Nebrija; la lengua sigue a la cultura" (2005:
    647).
    [10] "Muchos folkloristas catalanes dejaron de interesarse por su romancero, excelente como pura poesía si más, al recelar que no fuera tan netamente catalán como deseaban", en palabras de Cid (1991: 550). Sin embargo, hay territorios bilingües que no han aceptado el romancero como género de transmisión oral, como el País Vasco, a pesar del uso plurisecular del romance y del intenso contacto con Castilla, según hace notar Cid (1991). Por otro lado, tanto en Cataluña como en Galicia y Portugal los romances muestran hibridismo lingüístico, si no adaptación completa a las lenguas del entorno, frente a lo que pensaba Menéndez Pidal. Véanse los estudios de Forneiro sobre las lenguas empleadas en el romancero
    de Galicia (2000, 2004, 2005, 2009).
    [11] Como bien señala Cano (1998: 130).
    [12] Véase Cano (1998:130),
    [13] Según han oportunamente demostrado Pascual y Santiago (2003).
    [14] Tal como prueba Egidó (2003).
    [15] Véanse Fernández-óRDÓÑez (1994, 2001, 2006-2007) y Matute (2004).
    [16] Cano (1998: 131-134).
    [17] Son cada vez más los que abogan a favor de la idea de la nivelación de dialectos en el proceso de repoblación, y no de simple castellanización: véanse Ridruejó (1995), Penny (2004), Tuten (2003). El propio Menéndez Pidal no es ajeno a la idea: "Cuando se produce la conquista de Andalucía y Murcia, se habían unido para siempre Castilla y León, así que la repoblación se hace con gentes mezcladas de los dos reinos, sin separación territorial entre gallegos, leoneses o castellanos, mezcla favorable a los influjos dialectales que integran la lengua común" (2005: 491). Pero siempre defiende la base castellana de la variedad triunfante, según prueban sus palabras sobre la mezcla de dialectos en el Toledo reconquistado: "Junto a los mozárabes (y los musulmanes y judíos, que en el reino toledano permanecieron o concurrieron a él) se establecieron, desde la conquista, como pobladores diferenciados los "castellanos" (nombre bajo el cual se incluían ya indistintamente tanto los procedentes del reino de León como a los procedentes del reino de Castilla y a los de las Extremaduras) y los "francos". Con el paso del tiempo, la legislación mozárabe del Fuero Juzgo, rechazada al principio por los pobladores castellanos, se fue generalizando en el curso de los siglos XII y XIII para todos. En cuanto al lenguaje ocurrió lo contrario, la lengua vulgar fue unificándose sobre base castellana" (2005: 453).
    [18]Aparte de los epígrafes citados supra, nota 7, son muestra de su interés por la contribución del leonés y el aragonés a la lengua común los siguientes: parte IV, capítulo VI "Estado de la lengua común", 1. "Relativa estabilidad", 2. "La lengua común. Toledo y Sevilla", 4. "Los dialectos laterales y el dialecto central"; capítulo VII "Período de transición (1370-1400)", 1. "Influjo galaico-leonés. Romances y arte mayor", 2. "Ensayos humanísticos en aragonés: Fernández de Heredia"; parte V, capítulo II "Los dialectos viejos completan su nacionalización", 1. "Ojeada general", 2. "La unidad política y el reino de Aragón", 3. "El reino de León", 4. "Castilla la Nueva. Toledo y la corte como normas uniformadoras". A ellos hay que sumar, como muestra de análisis de aspectos sujetos a variación dialectal, los dedicados a la disidencia andaluza y a la fonética castellano-vieja.
    [19] Seguido por otros muchos. Véase Cano (1998: 135-138), (2005).
    Posibilidad ésta apuntada por Cano: "En los muchos casos de diferencias dialectales (históricas y modernas) basadas en la morfología, en especial la verbal, tampoco se trata de que el castellano desplazara desde el principio unas formas que, ante su empuje, quedaran arrinconadas en los márgenes: por el contrario, el castellano compartió muchas de esas formas en la época antigua, e incluso después. [...] en el plano sintáctico [...] este dialecto vuelve a estar acompañado por los vecinos: del leonés al aragonés, con el castellano como elemento central, la imagen de homogeneidad interna y de mutua comunidad sintáctica es completa. Los dialectos centrales forman en este sentido un bloque compacto, en el que comparten fenómenos como el empleo de a ante Objeto Directo en condiciones idénticas, el uso de los tiempos y modos verbales, los mecanismos y modos específicos de rección y complementación oracional e interoracional..." (1998: 138-139). Aunque no puedo compartir la idea de que haya completa uniformidad sintáctica entre los dialectos centrales, es cierto que en muchos aspectos marchan a la par frente al gallego-portugués y/o al catalán.
    Sólo se publicó un tomo del ALPI en 1962 y sus materiales permanecieron desaparecidos por más de 40 años, hasta que, reencontrados por Heap (2002), están siendo ofrecidos en Internet en forma de imágenes: véase Heap (2003-2009)
    [20] Véanse las conclusiones de su análisis de la o de boca: "Las zonas del catalán, aragonés y del castellano oriental excluyen visiblemente la variedad de tendencia abierta. Las del castellano occidental y del leonés rechazan la tendencia cerrada" (1975: 91). Igual separación entre dos tipos de castellano hay en la articulación de la -s final: "La diferenciación entre las variedades plena y reducida de la final -s señala en Castilla dos zonas distintas. La -s plena en el mapa de árboles corresponde con raras excepciones a las provincias orientales de Logroño, Soria, Guadalajara, Cuenca y Albacete [articulación en que coinciden con Aragón y los territorios catalano-hablantes]; la reducida se da en las provincias centrales y occidentales de Santander, Burgos, Palencia, Valladolid, Segovia, Ávila, Madrid, Toledo y Ciudad Real" (1975: 189). Y muy parecida también es la distribución de -z final: "La amplia extensión de la -z interdental comprende las provincias castellanas, leonesas y aragonesas. Se distinguen en la articulación de la final -z, como en la de la -s, una modalidad plena y otra reducida y débil. La zona más uniforme de -z plena incluye Navarra, La Rioja, Aragón, La Alcarria y Cuenca. Soria practica la modalidad reducida, pero Logroño, Guadalajara y Cuenca, con variedad plena, contrastan con la atenuada predominante en Santander, Burgos, Palencia, Valladolid, Segovia, Ávila y Madrid. Se advierte también en este caso la mencionada diferencia entre el lado oriental de Castilla y el occidental, aunque con menos regularidad que en el de la -s. En Asturias, León, Zamora, Lugo y Orense, la -z interdental plena es más frecuente que la reducida, al contrario que Salamanca, adscrita a la variedad reducida de la Castilla occidental" (1975:191-192).
    [21] Seguido por otros muchos. Véase CANO (1998: 135-138), (2005).
    [22] Posibilidad ésta apuntada por CANO: "En los muchos casos de diferencias dialectales (históricas y modernas) basadas en la morfología, en especial la verbal, tampoco se trata de que el castellano desplazara desde el principio unas formas que, ante su empuje, quedaran arrinconadas en los márgenes: por el contrario, el castellano compartió muchas de esas formas en la época antigua, e incluso después. […] en el plano sintáctico […] este dialecto vuelve a estar acompañado por los vecinos: del leonés al aragonés, con el castellano como elemento central, la imagen de homogeneidad interna y de mutua comunidad sintáctica es completa. Los dialectos centrales forman en este sentido un bloque compacto, en el que comparten fenómenos como el empleo de a ante Objeto Directo en condiciones idénticas, el uso de los tiempos y modos verbales, los mecanismos y modos específicos de rección y complementación oracional e interoracional…" (1998: 138-139). Aunque no puedo compartir la idea de que haya completa uniformidad sintáctica entre los dialectos centrales, es cierto que en muchos aspectos marchan a la par frente al gallego-portugués y/o al catalán.
    Libra zagun, mutillak, España lepratik,
    harturik hontarako fusillak bertatik;
    ekarriko dizkigu pakiak gerratik,
    poztutzen dala oso mundua gugatik.

    Españan española da Don Karlosena,
    ekarri zagun hura ahal degun lehenena;
    konfiantza jar zagun oso harentxena,
    berak emango digu gustorik onena

    POR DIOS Y POR ESPAÑA VICTORIOSOS DE TODOS SUS ENEMIGOS, SIN PACTOS NI MEDIACIONES.

    .“Miguel, Miguel, Miguel guria,
    Zaizu, zaizu Euskalerria”.

  16. #36
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,311
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Un meme de Hispanicball que le viene como anillo al dedo al tema (tiene sentido, ya que al inglés no se le llama británico):



    Saludos en Xto.
    EspadaDeRoma dio el Víctor.
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  17. #37
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Español o castellano?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Al inglés no se lo llama británico salvo cuando se quiere diferenciar la variedad británica de la americana, y aun así adjetivado y no como sustantivo, pero lo llamamos inglés, o English lo anglohablantes, no British ni británico, porque es inglés pero no escocés, galés ni irlandés aunque sea lo que más se hable en Escocia, Gales e Irlanda. Otra cosa es que algún español despistado llame Inglaterra a toda Gran Bretaña, cosa harto frecuente.

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Pueblo Español: iniciativa de ayuda al necesitado español
    Por Juan del Águila en el foro Temas de Portada
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 26/09/2016, 06:36
  2. ¿ Castellano o Español ?
    Por Ordóñez en el foro Tertúlia
    Respuestas: 47
    Último mensaje: 14/03/2013, 00:35
  3. Castellano y Español
    Por DeusEtPatris en el foro Presentaciones
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/07/2006, 21:49
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/07/2005, 20:32
  5. Respuestas: 5
    Último mensaje: 03/05/2005, 12:57

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •